Aerófonos

Aerófonos primitivos. La emisión de un chorro de aire procedente de los pulmones, que penetra en un tubo más o menos grueso y recto, y que se hace salir por orificios estratégicamente hechos en el instrumento, produce, al vibrar, el sonido, que es modificable según por el orificio hacia el cual se oriente la corriente de aire:
Silbatos Flautas de pastor
Lengüetas: hojas vegetales, paja de trigo y centeno
Clarinetes primitivos (de lengüeta simple); de boquilla: cuernos, caracola; de membrana: mirlitón
Otros aerófonos incluyen, por ejemplo, a las gaitas, flautas, dulzainas o chistus, de los que en la exposición hay una variada muestra, tanto en lo que se refiere a las formas, como al material con el que están construidos.

Las dulzainas son instrumentos de muy variadas formas y tamaños, que producen un sonido bastante agudo, muy apropiado para las fiestas religiosas y profanas. Lo normal es que se construyan utilizando diversas maderas para el cuerpo de la misma, pero también pueden hallarse algunas hechas de barro cocido y aun con la corteza de algunos árboles, como pueden ser las ramas de castaño

Cuerno o cuerna. Son instrumentos nacidos en el mundo pastoril. Sirvieron principalmente para emitir señales y comunicarse. Otros usos han sido los de reclamo de caza, y el avisar tanto en tiempo de paz, como en la guerra. La cuerna lleva un par de orificios que, según se taparan o destaparan, producían sonidos diversos.

Un aerófono muy antiguo es el formado por cañas de diversos tamaños, con los cuales se obtienen sonidos diferentes según sea la longitud de la caña. Están unidas unas a otras en orden decreciente. Los sonidos más agudos los producen las cañas más cortas. Se van haciendo más graves a medida que el flujo de aire se dirige a las cañas más largas.
Algunos de los instrumentos considerados como musicales han sido utilizados por profesionales, como es el caso del chiflo del afilador, muy conocido en todo el país. Cuando desde el interior de la casa se oía sonar este simple instrumento (el que en la foto tiene forma de caballo de ajedrez), ya se sabía que en la calle había un afilador con su rueda, dispuesto a trabajar.

En barro cocido se han fabricado también diversos instrumentos, tales como las ocarinas y los pitos de agua. Los primeros se utilizaron como insrtrumentos propiamente musicales, y los segundos para diversión y jolgorio de los chiquillos. De ellos existe una buena muestra en la exposición.
Flauta de tres agujeros. Instrumento construido en madera, con bisel en uno de los extremos y tres agujeros en el otro, dos en la parte superior y uno en la inferior. Por lo general tienen 41 cm. de longitud. Se toca de ordinario con el tamboril Según la región, recibe diferentes nombres: flabiol en Cataluña, flauta rociera en Huelva, flauta maragata, el chistu vasco, la gaita charra, el pito de Zamora y Burgos, la gaita extremeña... Para construirla se utiliza madera de acacia, peral, tejo, aunque la más apreciada es la de urz, nombre con el que en León conoce el brezo. Se tañe con la mano izquierda, y queda libre la derecha para tañer el tambor.