Membranófonos

Este tipo de instrumentos tienen como base una caja de resonancia, que puede estar construida con materiales diversos, a la cual se sujeta una membrana o parche (generalmente, aunque no exclusivamente, de piel), que, tensada y golpeada, produce el sonido.
Pueden ser percutidos con la mano: panderos, panderetas, panderos cuadrados; con baqueta: cajas, tamboriles, tambores, bombos; o frotados: como las zambombas Soplados: mirlitón.

Zambomba. Instrumento rústico musical que se utiliza preferentemente como acompañamiento de la voz en las canciones de Navidad. Si va asociado a otro instrumento, éste es de la familia de los idiófonos (almirez, sartén, u otros.) Se puede hacer con una vasija de barro, de madera u otros materiales, cerrados por un extremo y abierto por el otro, en el cual se coloca una piel tirante que lleva en el centro, bien sujeto, un mástil (paja, caña, vara) que se frota de arriba abajo y a la inversa, con la mano humedecida. Produce un sonido fuerte, ronco y monótono, cuya intensidad y altura depende el recipiente con el que se hizo.
Pandero: es un instrumento formado por uno o dos aros superpuestos, provisto de sonajas o cascabeles, también sin ellos, cuyo aro está cubierto por uno de sus cantos o por los dos con piel lisa estirada. Los hay circulares y cuadrados. Estos últimos, que todavía se usan, fueron introducidos por los árabes y reciben el nombre de adufes.
Pandereta: como el pandero, tiene gran importancia como elemento rítmico. No hay uniformidad técnica para tañerla, que está en función de la habilidad de quienes la tocan.