El misterio del solitario

poker de asesHans Thomas, un muchacho noruego emprende junto a su padre, un marino aficionado a la filosofía y a la bebida, un viaje hacia Atenas en busca de su madre. Pretenden cruzar en coche toda Europa, desde Noruega hasta Grecia. Por azar se detienen en Dorf, un pueblo suizo, donde un viejo panadero le regala al niño un panecillo con un diminuto y misterioso libro dentro, que deberá leer con la lupa que le dona un enigmático enano. Mientras viajan, Hans leerá la historia de un marino que 150 años antes naufraga y llega a una isla que no figura en ningún mapa, y con el que el destino parece haberlo vinculado.

portada francesa

Esta obra tiene diversos premios:Premio de Crítica Literaria de Noruegaportada inglesa; Premio Europeo de Literatura Juvenil; Premio Literario del Ministerio de Asuntos Sociales y Científicos de Noruega.

En España:Premio Conde de Barcelona (1995)y Premio Arzobispo Juan de San Clemente

Sin duda, este es la mejor obra literaria de Gaarder como tal, ya que, sin prescindir de su habitual trasfondo filosófico, la historia es la absoluta protagonista. La trama está realmente bien tejida y es un auténtico placer llegar al final. Por otro lado, la huella que deja el libro no es pequeña ni poco importante, ya que al leer el libro uno se da cuenta del auténtico milagro que es existir. No es casualidad que éste sea el libro preferido del autor de entre los que ha escrito.

Si no ha leído el libro y lo quiere leer, le aconsejo que no siga leyendo esta hoja y que no lea la tapa de atrás del libro, porque vale la pena ir descubriendo con la lectura las sorpresas del libro.

¡Ojo! Esto no es un cuentecillo de duendes, sino una invitación a que nos salgamos de la baraja. Comodín es el alter ego de Gaarder, intemporal, inmortal, que observa la vida desde fuera del cuento y se hace preguntas como un filósofo. Además el libro tiene una trama de "libro dentro del libro" sencilla pero eficaz porque no nos dejamos de preguntar qué va a pasar después.



 

 

 

 

 

Volver a Principal