Posturas

Juegos

   Con hielo

   A CIEGAS

Masturbación      

Relatos eróticos

Fisiología

Anticonceptivos

Humor

Películas

Utensílios

 
 

Juegos eróticos a ciegas

Todos tocamos, oímos, gustamos y sentimos más intensamente en la oscuridad. Si nos vendamos los ojos para anular nuestro sentido de la vista, podemos experimentar y explorar toda una nueva gama de exquisitas sensaciones y sentimientos. Puede ser una buena idea atar pierna con pierna para notar los movimientos del otro.

La forma en que reaccionamos ante personas y situaciones que podemos ver con nuestros ojos tiene un profundo efecto sobre la manera de comportarnos. Sin embargo, cuando nos privamos de la vista, aunque sea por un período muy corto, podemos ‘ver’ con nuestros otros sentidos con mucha más plenitud e intensidad. Compruébalo por ti mismo con unos simples juegos a ciegas.
Los vendajes pueden hacerse con cualquier material, pero el más suave y más sensual es probablemente la seda; una bufanda de seda puede servir perfectamente
.Decidid quién será el primero. Luego, el ‘vidente’ de la pareja puede atar la venda alrededor de la cabeza del ‘invidente’.

SENTIR EL TACTO

Primero, explora tu sentido del tacto. Prueba diferentes texturas para sensibilizar a tu pareja. Para empezar, sirven perfectamente plumas o tiras de terciopelo, seda o lino. Haz que tu pareja se tumbe boca abajo, y lentamente empieza a hacerle cosquillas en el cuello. Luego baja por su espina dorsal con ligeros toques con plumas, y seguidamente más fuertes, con un cepillo. Hazle cosquillas en la parte posterior de sus pantorrillas con un trozo de terciopelo u otros materiales. Prueba a cepillar sus nalgas con un cepillo suave.

Ahora dale la vuelta para estimular sus puntos sensibles de la parte frontal:
Para la mujer: roza ligeramente sus pezones y el entorno de sus senos con un trozo de lino. Su textura, ligeramente áspera, le producirá hormigoneo.
Para el hombre: enrolla un pedazo de tejido de seda alrededor de su pene y luego desenróllalo lentamente.

Cepíllale la parte interior de sus piernas con toques largos y suaves. Acércate seductoramente a sus genitales.

MASAJE  EXTRASENSUAL.

No hay nada más sensual que un largo, profundo y lento masaje. Si eres tú el masajista, unta tus manos con aceite deliciosamente perfumado; tal vez vainilla, naranja o almizcle. Mientras tu pareja yace desnuda y ciega frente a ti, frota con tus manos sus hombros y lentamente distribuye el aceite por su espalda. Frota sus nalgas con un movimiento de arriba abajo y viceversa. Ahora, aplica el masaje suavemente en la parte frontal de su cuello y lentamente baja hacia los senos y toda la zona pectoral. Aplica el masaje en pequeños círculos, empezando por los pezones y luego sigue con círculos más grandes.

Dale golpecitos con las manos en la cintura y las caderas, frótale el vientre.

Finalmente, sigue bajando y tócale suavemente la zona genital, asegurándote de que tus dedos estén bien untados de aceite. A partir de ese punto puede pasar cualquier cosa.

¡QUE DELICIA!

Puedes practicar un juego de degustación consistente en tu amante pruebe diversos manjares y adivine qué es. Utiliza frutos frescos, ostras, chocolates y frutos secos, como nueces y avellanas. Trata de echar miel, sirope o helado en la punta de la lengua. O bien prepara un par de sus platos favoritos.

Haz que tu pareja espere en la habitación a oscuras mientras vas a la cocina. Pon pequeños bocados en su boca, o si prefieres, pásalos un momento por sus labios. Fastídiale con besos entre bocado y bocado.

VENDAJE FINAL

Trata de hacer el amor con tu pareja mientras tiene los ojos tapados. Generalmente dependemos mucho de nuestra vista para estimularnos eróticamente, pero al desprendernos de este sentido, podemos activar y acentuar deliciosamente los otros.

Dale a los sentidos un trato extra mediante una suave música de fondo mientras te dejas caer sobre los mullidos cojines o en la cama. Mantén a mano las plumas, fulars y aceites para que puedas llevar a cabo el juego amoroso, si lo deseas, o véndate tú también los ojos y únete al juego.

PROPUESTAS AÚN POR DESARROLLAR

Jugar a ciegas, desnudos, y tratar de pegar trozos de regaliz pegajoso en el cuerpo del otro. Estableced una puntuación para los lugares ‘pinchados’ que sean más excitantes. Luego comeros los trozos pegados en el otro.

Dejar que tu pareja permanezca desnuda ante ti y rociarla con una pistola de agua, puede ser un buen juego. Entretente variando la presión del agua al repartirla por todo el cuerpo.

Organizar un concurso a ciegas de cata de vinos, o probar con una sesión de degustación de chocolate y las ricas trufas favoritas de tu amante.

Preparar una fiesta de ojos vendados para ti y tu amante. Quedad de acuerdo para permanecer a ciegas durante toda la cena.

 
 

 

Click Here!