Nuestra web usa cookies propias y de terceros para mejorar la navegación Aceptar.
Puede conocer nuestra política de cookies .
  

.
EL TEMPLETE
 
 
DONATIVOS  PARA "LA SEVILLA QUE NO VEMOS"
 
Como ha hecho el fundador de Wikipedia, yo también solicito donativos para LA SEVILLA QUE NO VEMOS , que es algo especial. Es como una  macro enciclopedia  monográfica de la Sevilla del ayer y hoy .Decidí hacer algo diferente,  fruto de un trabajo individual y diario de mas de 17 años .-

Si todo el que leyera esto, porque le gustan : los artículos, reportajes, fotografías, vídeos , curiosidades o lo usa como instrumento de consulta, donara solo 5€, solo tendría que recaudar fondos un día al año. Pero no todos pueden o quieren donar. y con solo una vez al año, mas que suficientes personas podrían tener a bien donar, por algo que les agrada visitar diariamente . Este año, por favor consideren donar 3€, 5€, €20, o lo que puedan contribuir para poder continuar con LA SEVILLA QUE NO VEMOS , donde el equipo es de una sola persona, y se le dedica cotidianamente no solo mucho esfuerzo, mucho tiempo, sino también  dinero en renovación de material informático, gráfico, en nuevas tecnologías, transportes, internet , etc .-

La donación la pueden efectuar en esta cuenta ES16 2100 9715 8322 0003 3072 , y así podrá seguir disfrutando de LA SEVILLA QUE NO VEMOS .Gracias Julio Domínguez Arjona 

 EL CRIMEN DE LAS ESTANQUERAS     

     
    

JULIO DOMÍNGUEZ ARJONA 
4 de Abril  de 2018

Matilde y Encarnación Silva eran dos hermanas de Estepa, solteras, de algo más de cincuenta años . Matilde regentaba un estanco en la Puerta de la Carne, y Encarnación era cajera de los almacenes «El Águila», en la calle Sierpes.  El viernes 11 de julio de 1952 fueron brutalmente asesinadas en el estanco que regentaba una de ellas, lo que conmovió a la sociedad de la época por la saña con apuñalamiento que fueron asesinadas  .-

En principio parecía que el robo no había sido el móvil del crimen, pues tanto las joyas que había en la casa como el dinera de la recaudación estaba intactos .

La policía presionada para que se solucionase el caso cuanto antes. A final del mes de julio aún no se tenían pistas  pero  una serie de atracos  en otros estancos de Sevilla provocaron la detención de tres malhechores que fueron lo que pusieron a las fuerzas de seguridad tras sus pasos . Siguiendo esta pista  comenzaron las detenciones. El primero en caer fue Juan Vázquez . Este delincuente confesó haber participado en los hechos y señaló Lorenzo Castro  y a Antonio Perez  como sus acompañantes.

El 21 de octubre de 1954, dos años después de los asesinatos, comenzaba el juicio contra estos tres hombres. La terna de delincuentes se desdijo de sus confesiones y ni las armas homicidas ni el dinero supuestamente robado aparecieron en ningún caso. Los abogados defensores repitieron durante sus alegatos que no existían pruebas de cargo suficientes para condenar a sus defendidos. Pese a todo esto los acusados fueron declarados culpable y condenados a muerte.-
 
En Sevilla  no se había llevado a cabo ninguna ejecución ordinaria desde el año 1924. El alcalde, el arzoobispo y numerosos ciudadanos suplicaron el indulto. Meses antes Franco había aplicado dicha gracia a varios presos políticos en su afán por lograr el beneplácito de EEUU.-
     
Pena que se llevaría a cabo tal dia como hoy en la cárcel de Ranilla de Sevilla, tal dia como hoy un 4  de abril de 1956, después de que ni los recursos ni la petición de indulto llegasen a buen puerto. Pero la historia no acaba ahí .-

Transcurridas casi dos décadas de la ejecución de los tres condenados un hombre con buen porte se presentó en un confesionario. Después de preguntar por el sacerdote le consultó si estaba obligado como  cura e a guardar el secreto de lo que iba a decirle. Después de que el religioso asintiera el extraño dijo :

"Quiero confesar que hace casi 20 años fui yo quien asesinó a las estanqueras. No me arrepiento por ellas, sino por esos tres hombres que pagaron por un crimen que no había cometido".

El visitante reconoció su culpabilidad como asesinó de las estanqueras. Le explicó con todo lujo de detalles cómo había llevado a cabo los brutales crímenes . Su identidad lógicamente ha permanecido en el anonimato. Nunca se ha podido saber de quién se trataba. Un hecho real que supera la mítica película Yo confieso, de Alfred Hitchcock, o la sevillana versión del crimen de Cuenca .-

Personas próximas a las víctimas comentaron que, tras la Guerra Civil, las hermanas Silva habían delatado, en su localidad natal de Estepa, a gente de izquierdas que acabó ante el paredón. El móvil habia , desembocando en un brutal veganza  llevada a cabo por un hijo de los fusilados .-




VOLVER A DIRECTORIO
VOLVER A LA PAGINA PRINCIPAL