El Castillo de Franz Kafka.

Principal Artículos Kafka y Borges Textos de Kafka Bibliografia Cronología contada Familiares y amigos Lecturas Álbum de fotos Enlaces

 

 

Lecturas e influencias

La influencia póstuma de Kafka ha sido inmensa. Su modernidad, hoy dia, resulta abrumadora. El mundo actual del 2001 resulta hasta tal punto un calco de sus escritos que ha llegado a ser considerado un visionario. El número de autores, muchos de ellos primeras figuras de la literatura contemporánea, que han acusado su influjo es inacabable. Lo cual resulta curioso en un autor que pretendió destruir su obra y que no pensaba para nada en gloriosas posteridades literarias. Habría alucinado al ver que casi un siglo después de la época en que él escribía, se le considera uno de los autores canónicos del XX. De todos modos para él, la literatura era algo fundamental: como creador, pero también como lector. Llegó a decir que todo lo que no era literatura le hastiaba y provocaba su odio (incluso las conversaciones sobre literatura). Forzosamente varios autores debieron dejar huella en él, a pesar de su originalidad y su estilo únicos. A continuación os presento unas breves reseñas de algunos de los autores que más influyeron en Kafka. La nómina, como veis, es diversa:

Blaise Pascal (1623-1662). Escritor, pensador y matemático francés. Fue notable su precocidad en el campo de las matemáticas: A los 16 años publicó un Ensayo sobre las secciones cónicas; a los 19, inventó una máquina aritmética: la primera máquina para calcular. En su vida y obra, influyó mucho el jansenismo. Tras un periodo mundano, entre 1651 y 1654, llevó una vida de gran ascetismo. En el campo literario, sus dos obras principales fueron Las provinciales y Los pensamientos. En la primera, defiende, en forma epistolar, la causa jansenista. La segunda, Los pensamientos, habían de constituir una acabada y pulida apología del cristianismo, y fue publicada postumamente. Se trata de anotaciones, dificilmente clasificables, que fueron recopiladas a su muerte. La razón no basta: son necesarias la intuición y la voluntad de creer, para asi acercarse a lo sobrenatural. El hombre aspira a la verdad y al infinito, pero por si solo no puede alcanzarlos.

J. W. Goethe (1749-1832): El máximo nombre de la literatura en lengua alemana de todos los tiempos, no pudo pasar desapercibido a nuestro autor. Goethe era poeta, dramaturgo, polígrafo, científico...Su obra Werther (en realidad una obra de juventud, bastante autobiográfica), fue precursora del romanticismo, ya en 1774. La obra fue popularísima y muy divulgada, ya durante el final del XVIII, y se puede considerar, además de uno de los escritos fundacionales del movimiento romántico, como una de sus cumbres. Goethe fue evolucionando de figura máxima del romanticismo hacia un clasicismo puro. El Fausto, su máxima obra, que se basa en un mito del que ya se ocupó Marlowe, fue elaborada a lo largo de toda su vida y está considerada como una de las cumbres de la literatura mundial. Además de su actividad literaria, Goethe cultivó la ciencia, aunque hoy dia se considera que sus escritos en este campo tienen más valor literario que científico: era ante todo, un poeta. Está considerado como la figura central de la cultura alemana.

Gustave Flaubert (1821-1880): Escritor francés. Posiblemente, uno de los autores que más influyeron en Kafka. Fundador de la moderna novela realista y precursor del naturalismo. Se le conoce sobre todo como autor de Madame Bovary. Era un perfeccionista del estilo y la forma hasta extremos obsesivos.

Charles Dickens (1812-1870. En sus diarios, dijo Kafka de su novela América (El desaparecido) que en ella había intentado componer una narración dickensiana pero enriquecida por esas luces mas fuertes que extraje a mi época y por las luces más opacas de mi mismo.

 

A los dieciseis años, Franz Kafka se entusiasma con la lectura de Friedrich Nietzche y con la literatura científica de Charles Darwin. Durante su época universitaria, Kafka se interesa especialmente por la literatura memorialística, por los diarios y los libros de correspondencia. Lee a Gustave Flaubert y a Byron, entre otros. También descubre a Mann y a Hesse. Por contra, no se deja atrapar ni por Oscar Wilde ni por los escritores demoníacos del tipo de Huysmans. Sí por ciertos textos de literatura amigable y sencilla como las obra de los Grimm, por ejemplo. Hacia 1911, se produce su descubrimiento del judaismo y de su literatura; lee a Mendele Moscher Sfurim y sus relatos alegóricos de animales.

Hacia finales de la década de 1910 y principios de la de 1920, nuestro autor comienza a adentrarse en la cultura y la literatura checas. Lee los epistolarios de Bozena Nemcová y también su novela de 1855 La Abuela, en un episodio de la cual vio Max Brod un antecedente o prefiguración de uno de los momentos de El Castillo, que involucra a Amalia y al funcionario Sordini.

Hacia el final de su vida, Kafka aprende la lengua hebrea junto a Dora Dymant profesora de esa disciplina. Lee a Scheler, Maimónides y a Buber.

S.G.L.


Principal Artículos Kafka y Borges Textos de Kafka Bibliografia Cronología contada Familiares y amigos Lecturas Álbum de fotos Enlaces