Supervivencia

Lo importante es "sobrevivir"

Manual de supervivencia Mochila Calzado Refugio Señales
 

 

Reglas básicas de supervivencia.


La sigla P.L.A.N. constituye una regla mnemotécnica para la elaboración de una secuencia de procedimientos a seguir ante una situación de supervivencia.

P por Protección: después de un accidente, y habiendo evaluado la situación, debemos alejarnos de peligros potenciales, o bien alejar a éstos de nosotros. Ponernos a salvo de incendios, explosiones, derrumbes, inundaciones, y construir refugios que nos protejan de las inclemencias meteorológicas representa el primer paso a seguir.

L por Localización: destacar nuestra posición cuanto antes facilitará la tarea de los equipos de búsqueda y rescate. La disposición de señales radiales, visuales, auditivas y el conocimiento de los códigos internacionales evitarán demoras a la hora de ser localizados y disminuirán las probabilidades de prolongar nuestra permanencia en una situación que puede agravarse con el tiempo. P por Protección: después de un accidente, y habiendo evaluado la situación, debemos alejarnos de peligros potenciales, o bien alejar a éstos de nosotros. Ponernos a salvo de incendios, explosiones, derrumbes, inundaciones, y construir refugios que nos protejan de las inclemencias meteorológicas representa el primer paso a seguir.

L por Localización: destacar nuestra posición cuanto antes facilitará la tarea de los equipos de búsqueda y rescate. La disposición de señales radiales, visuales, auditivas y el conocimiento de los códigos internacionales evitarán demoras a la hora de ser localizados y disminuirán las probabilidades de prolongar nuestra permanencia en una situación que puede agravarse con el tiempo.

A por Abastecimiento: el pronto abastecimiento de agua potable es vital, puede según la temperatura ambiente una deshidratación aguda puede costarnos la vida en pocas horas. Saber cómo y dónde obtener agua es fundamental, así como conocer las técnicas de potabilización. La provisión de alimentos animales y vegetales se ubica en segundo lugar. El abastecimiento se completa con el acopio de combustible y materiales para señalización.

N por Navegación: perdidas las esperanzas de rescate y agotadas las posibilidades de permanencia, tomamos la difícil decisión de abandonar el sitio del accidente. Antes de hacerlo nos plantearemos cuál será nuestro destino y cómo evitaremos perdernos. Para ello serán imprescindibles los conocimientos de navegación terrestre por estima y la señalización regular de la dirección de marcha.

Supervivencia en los cuatro ambientes globales de la Argentina.

Diez consejos para tener en cuenta en cada región.

La selva
1. Cubrirse completamente el cuerpo para evitar picaduras y raspones.
2. Dormir aislados del suelo, en hamacas o refugios elevados.
3. Siempre potabilizar el agua antes de consumirla. Los animales más peligrosos de este ambiente sólo son visibles con el microscopio.
4. No meter las manos en huecos o mover troncos, piedras u hojarasca sin revisar debajo primero con un palo. Revisar la ropa y el calzado antes de ponérselo.

5. La señal de localización más efectiva consiste en quemar vegetación húmeda para producir humo blanco.
6. Nunca desplazarse por la noche.
7. Siguiendo el curso de los arroyos, tarde o temprano llegaremos a un río, y éste finalmente nos conducirá a un poblado.
8. Señalizar regularmente la dirección de marcha evitará marchas en círculo.
9. Lavar regularmente la ropa retrasará su putrefacción y nos mantendrá refrescados. Todas las veces posibles expondremos las ropas y el cuerpo al sol para prevenir las micosis.
10. Evitar los primeros pobladores hasta asegurarnos de que no serán hostiles.
                                                                             

Los desiertos
1. Evitar la exposición al sol durante el día y al frío durante la noche.
2. Vestir ropas holgadas que cubran todo el cuerpo, en especial la cabeza y la nuca. Proteger los ojos de los reflejos.
3. Modificar el terreno haciendo señales de tres metros de alto por uno de ancho, acumulando rocas, cavando canaletas, etc.
4. Fabricar un heliógrafo, para recorrer regularmente el horizonte con el reflejo.
5. Racionar la transpiración y no el agua.
6. Beber regularmente y de a pequeños sorbos.
7. Aprender a buscar y obtener agua potable. No beber el agua del radiador, sangre ni orina.
8. Disminuir la ingesta de alimentos si el agua escasea.
9. Reposar a la sombra durante el día, trabajar o caminar durante la noche.
10. Tratar de no abandonar la zona del accidente. Si se decide marchar, señalizar la dirección con una gran flecha.

Las regiones frías
1. Evitar la exposición al viento, lluvia o nieve mediante la construcción de un refugio.
2. Recolectar material combustible y tratar de evitar que se moje.
3. Dejar ventilación en los refugios o cuevas de hielo para no intoxicarse con dióxido de carbono.
4. Vestir varias capas de ropa holgada, rellenando el interior con pasto seco, bollos de papel, plumas, etc. Proteger los ojos de la ceguera por reflexión en la nieve.
5. No friccionar ni golpear tejidos congelados. Jamás calentarlos directamente sobre el fuego.

6. No tocar metales helados con la piel desnuda.
7. No desplazarse con baja visibilidad, de noche, con niebla o durante ventiscas o tormentas.
8. Beber abundante agua.
9. No comer nieve ni hielo. Primero hay que derretirlos y mineralizarlos.
10. Mantenerse activo sin perder las esperanzas.

El mar y las costas
1. Reconocer la ubicación de las balsas, salvavidas y botiquines cada vez que subimos a una embarcación.
2. Colaborar con las indicaciones de la tripulación y no inflar los chalecos dentro de la nave para no entorpecer la circulación.
3. No alejarse con las balsas de la zona del naufragio, amarrándolas entre sí y arrojando las anclas flotantes.
4. Recoger todos los restos del naufragio que puedan resultar útiles para señalización, obtención de agua, caza, pesca y aumento del confort dentro de la balsa.
5. Protegerse de la exposición excesiva al sol. Prevenir la hipotermia cubriéndose del viento.
6. Mantener secos y custodiados los dispositivos de señalización, comunicaciones, botiquines, elementos punzantes y alimentos.
7. Evaluar el momento correcto del empleo de bengalas y fumígenos.
8. Racionar los alimentos, pero nunca el agua.
9. Jamás beber agua salada. Procurar recoger la de lluvia o construir un destilador.
10.  No ingerir alimentos proteicos si no se dispone de agua suficiente.