Principal

Chile

Chile

Chile

++++++++++++++

Principal

Arica

Historia

Fotos

Personas

Turismo

Literatura Regional

Literarura Universal

Enlaces

Contactos

++++++++++++++

Sonríele a la vida!!

 

 

 

 

ACECHO

           

            Revolotea fantasma, revolotea, cuando te atrape volarás en la jaula de un texto.

 

  DE LA BOLSA DE PAPEL SALIÓ  LA MANO DEL DESTINO

  

      Juan Pérez la estrechó.

 

AY, ROSARIO

 

              Loca de amor y celos, Rosario se lanzó a las líneas del ferrocarril. El maquinista Clemencio, nuevamente destrozó a Rosario.

 

CRÍTICO DE LA FE

 

           Después que Moisés recibió la Tablas de la Ley, Aarón descubrió varias faltas de ortografía y guardó silencio.

HISTORIA INCOMPLETA

 

               Como parte de mi herencia, recibí una caja de fotografías del entredicho, que con filo justiciero separaron cuerpos y rostros a mansalva. A mí, el más pecador de todos, me salvó el amor de madre.

EN UN BOSQUE DE ROBLES, CANELOS Y COPIHUES

     

     

Si no estuviera muerto, añoraría los prodigiosos bosques sureños y a la india Juni, que malditamente sola me parió sobre la húmeda hojarasca, asistida por frondosos robles, canelos y copihues.

Ante mis primeros bramidos se asomaron varios nubarrones curiosos, la savia vegetal apuró su latir y el sol se hizo el sordo. Natural como el aire, nací huacho y con apodo "la cría del huinca".

       Cuando murió la Juni- era un niño de seis años -, solo y desamparado, no me quedó otra que trabajar de mandadero, así pasé por todas las casas de Tirúa. Hasta que una mañana, aburrido del hambre huí a Temuco en busca de mejores pagos - claro que los encontré... Me allegué a la casa de los Milanao y esa misma tarde, me invitaron a una marcha por la recuperación de nuestras tierras. Salí a luchar por la dignidad  de mi pueblo. De tres lumazos me quebraron un brazo. Los policías dispararon tres, seis, ocho veces. Arrastrándome llegué a la cumbre y me abracé al rehue. Rompiendo los cielos apareció la Juni montada en el Puelche y alzándome con ternura y pesar me devolvió al lugar que guardaba mi placenta. Me acurruqué en la húmeda hojarasca ...

 ¡Ay, si no estuviera muerto!

Nelson Gómez  León

 

Volver a Inicio