EL MUNDO DEL GATO
 
EL MUNDO DEL GATO

   
 

 
Imagen
La infancia

Los gatos al nacer no pueden ver ni oír, pero si pueden tocar y oler, reconocen a su madre por medio de estos dos sentidos, de hecho, el sentido del olfato jugará un papel primordial en sus vidas.

La alimentación es crucial en este momento, un gato recién nacido duplica su peso en sólo 5 días, cada gato tiene su propio pezón, al que vuelve por medio del olfato cada vez que quiere comer. Este mecanismo de la naturaleza evita disputas entre las crías por el alimento.

Dependen de la madre de una forma vital, no sólo por el alimento sino también por el abrigo, dado que los gatitos recién nacidos no pueden controlar su propio calor corporal, por lo que sin el contacto y el calor materno morirían en menos de una hora.

Los cachorros abandonarán el seno materno en cuatro semanas. A las cinco semanas tienen perfectamente desarrollado el oído. La vista la desarrollan plenamente a los cinco meses. No conocen el miedo hasta las seis semanas de vida.

Si los gatos no entran pronto en contacto con humanos no podrán ser mascotas y crecerán como felinos salvajes recelando de nosotros. Esto no quiere decir que tengan que ser necesariamente arrancados de su madre, sino que se acostumbren desde pequeños al contacto y la compañía humana.

A los cinco meses un gato es adulto y autosuficiente. Al año, todos los sentidos, fuerza muscular y coordinación física están plenamente desarrollados.



Un cuerpo atlético



Las características del cuerpo de un gato serían la envidia de cualquier deportista. Tienen 40 huesos más que el hombre repartidos entre la columna y la cola principalmente, lo que le da una flexibilidad excepcional. También los discos entre las vértebras son más gruesos que los humanos y se estiran, giran y contraen mucho más, lo que les posibilita adoptar posturas casi imposibles. Pueden aumentar la longitud de su cuerpo en un 11%, recorren cinco veces la longitud de su cuerpo de un salto, lo que equivale a cruzar de un salto el equivalente humano del ancho de una piscina y, mientras las patas de atrás ejecutan el salto por medio de un estallido de fuerza bruta, las delanteras recuperan el equilibrio en una décima de segundo. El torso es estrecho, lo que posibilita que las patas delanteras puedan colocarse muy juntas, utilizando la cola para mantener el equilibrio, si este equilibrio se pierde tienen un sistema exclusivo de alarma: el líquido del oído interno chapotea y desencadena un reflejo autocorrector que les asegura casi siempre caer de pie, una vez en el suelo, vuelven el líquido a su sitio con un rápido movimiento de cabeza.
imagen
Los sentidos

En cuanto a sus sentidos, tanto el de la vista como el del oído están bastante más desarrollados que en los humanos. Por ejemplo, en el oído de un gato el tictac de un reloj suena cuatro veces más fuerte. Su oído también puede diferenciar a hombres y mujeres, dado que es especialmente sensible a las altas frecuencias, de hecho también sienten más agrado por los tonos altos y en cuanto a voces, tonos femeninos. Pueden oír simultáneamente cientos de sonidos que ni el hombre ni el perro podrían ser capaces de detectar y analizar por separado y ni mucho menos juntos. Poseen más de veinte músculos en cada oreja, lo que les permite moverlas independientemente a fin de localizar sonidos con total precisión, son incluso capaces de oír la corriente eléctrica residual, esa que va por los cables eléctricos incluso con los electrodomésticos apagados. Toleran una cacofonía de sonidos que a nosotros nos resultaría ensordecedora. Su oído es tan fino que pueden localizar la posición exacta de una presa en tan sólo 1/16 parte de segundo

Su otro sentido especialmente desarrollado es la vista. Para ellos la vista es crucial para la caza, tanto como el oído. Sus ojos se concentran en la presa excluyendo todos los demás objetos. En ese momento es lo único que ve con total nitidez. Lo demás es una masa borrosa. Sus ojos funcionan casi con la misma eficacia de día que de noche. La visión nocturna de los gatos es 5 veces mejor que la humana. Poseen gran cantidad de células receptoras de luz, el precio sin embargo es una cierta pérdida de nitidez. La visión se ve mejorada por un mecanismo de reflexión, en la parte posterior del ojo tiene una capa de cristales reflectores que envían de nuevo a la retina la luz no utilizada. Cuando la oscuridad es total los bigotes sustituyen a los ojos. Todos los objetos producen perturbaciones en el aire que los rodea, aun en las noches quietas los bigotes pueden percibir imperceptibles cambios en la atmósfera. Este radar le permite caminar entre objetos que apenas ve, como si sus bigotes fueran otro par de ojos y a pesar de no ver a su presa, pueden determinar por este medio y sobre todo por el oído su posición exacta con un error de solo unos centímetros a una distancia de decenas de metros.

Un sentido que tienen poco desarrollado es el gusto, que es bastante inferior al humano, de hecho poseen un 25% menos de papilas gustativas que nosotros y, al revés que los perros, no son golosos. En cuanto a la comida, detestan la comida fría de la nevera, lo que más les gusta es que se encuentre a la temperatura de la presa, en torno a 36 grados. Poseen no obstante un sentido a medio camino entre el gusto y el olfato, tienen un órgano en el paladar que no tiene el hombre, los olores entran por la boca y ascienden por dos orificios situados detrás de los dientes delanteros y que conducen a una diminuta cámara donde se concentran y se absorben, lo que significa que los olores pueden, literalmente, saborearse.

Su olfato, por otra parte, es 14 veces más sensible que en los humanos, si bien está menos desarrollado que en los perros. Este es un sentido que utilizan para comunicarse, no para cazar. Es más probable pensar que nos reconocen más por el olfato que por la vista, de hecho, ellos no reconocen su imagen en el espejo porque carece de olor. En comparación con el hombre, un gato posee doscientos millones de células olfativas, mientras que el hombre sólo cinco millones, además el área de cerebro reservada al olfato es también mayor que en el hombre. Pueden saber quien ha estado en una habitación y cuando se ha ido sólo olisqueando el aire.

Otro fino sentido que poseen es una especie de tacto, pero no de la forma que nosotros lo entendemos. Las sensibles almohadillas de sus patas registran cualquier vibración. Esto lo utilizan ellos como un sistema de alarma. Los gatos, por este medio, son capaces de percibir un terremoto días antes de que suceda, registran incluso los que no son capaces de registrar los modernos aparatos científicos de medición. Todavía no se ha encontrado explicación a esta peculiaridad. En cuanto al resto de su piel, el pelo les protege del exceso de calor, por ello toleran temperaturas extremas, es fácil verlos durmiendo plácidamente muy juntos a estufas, chimeneas, etc. a una distancia que a nosotros nos resultaría insoportable o cuando menos incómoda, mientras que ellos perciben un agradable calorcillo.

También toleran en gran medida el dolor, debido a un elevado número de endorfinas que generan cuando les son necesarias.

Tienen un excepcional sentido de la orientación, muchos han recurrido cientos de kilómetros para volver a su territorio. Se cree que se orientan por una combinación del sol y el campo magnético de la tierra. Más difícil es explicar cómo algunos gatos han recorrido distanciados enormes para reunirse con sus dueños tras una mudanza cuando ellos no han estado aquí nunca. La ciencia actual no puede explicar en su totalidad la magia felina. Quizás sus sentidos estén mucho más desarrollados de lo que pensemos o posean sentidos que aún desconocemos.
imagen

La convivencia con los humanos



Los gatos que viven como humanos nos ven como miembros de su misma especie, para ellos somos también gatos, nos consideran como madres adoptivas que les damos todo lo que necesitan, se acostumbran a nuestros horarios y la rutina diaria les tranquiliza. Patrullan la casa por necesidad instintiva, hacen rondas para vigilar que nada cambia y si hay algún cambio lo estudian y analizan con profundidad. La televisión es un motivo de preocupación, una imagen en movimiento puede ser una presa o un enemigo. Los animales vivos son una televisión interesante y, al contrario que pudiera parecer, no es del todo frecuente que un gato ataque a los peces de un acuario, aunque esto no se sepa muy bien porqué, se puede especular sobre su conocimiento de que un ataque de este tipo le reportaría una pérdida de posición en la casa o que simplemente piensen que se tratan de meros objetos decorativos, en cualquier caso es una conducta extraña que no tiene una clara explicación, puesto que dichos animales siguen siendo presas y eso es algo que por su instinto es difícil que olviden.

Mientras que los perros son leales, los gatos están junto a nosotros por interés. No nos necesitan ni a nivel emocional ni práctico, aunque eso sí, les hacemos la vida más fácil, pero si no les alimentásemos se marcharían. Son egoístas por naturaleza, aunque esto también está en contraposición a lo anteriormente comentado, sobre que se han dado casos de animales que han recorrido enormes distancias para localizar a sus amos tras una mudanza. Después de todo, quizás no sean tan egoístas.

Un gato puede crear vínculos con humanos más fuertes que con otros gatos, puesto que con nosotros no pelean ni por comida ni por territorio.

Los gatos adultos salvajes, no suelen maullar nunca, son sonidos reservados para los humanos dado que saben que nosotros nos comunicamos por sonido y así obtienen respuestas.

También suelen ronronear, aunque no se sabe por qué, puesto que lo hacen cuando están a gusto e incluso también cuando algo les duele.

Los beneficios que pueden reportar a los humanos la convivencia con gatos son importantes. Aunque parezca una frivolidad está demostrado que mejoran la calidad de vida, reducen la tensión y el ritmo cardíaco, son relajantes y tranquilizadores y, por estos motivos, las personas que poseen gatos tienen una esperanza de vida más larga.

A los gatos, por norma general, les suele encantar que les acaricien y parece ser que los humanos siempre estamos dispuesto a ello, para los gatos esto es un recuerdo materno, nuestras manos son como inmensas lenguas que los limpian al igual que un día lo hizo su madre. También las caricias son una mezcla de olores, de esa manera el olor del gato se mezcla con el nuestro y así de paso nos marca como su territorio.
imagen

El aseo

La limpieza es algo fundamental en sus vidas, de hecho un tercio del tiempo de vigilia lo pasan acicalándose. El pelo muerto pierde sus aptitudes aislantes por lo cual debe de ser eliminado. La lengua tiene una especie de púas dirigidas hacia atrás, esto hace que actúe como un peine, además, los lametones estimulan las glándulas que tienen en la base de los pelos, lo que hace que provoquen una secreción que hace que mantengan su piel impermeable.

Se lamen también cuando están perplejos, asustados o aburridos, para ellos es una forma agradable de pasar el rato.



El sueño



Sobre el sueño podemos decir que en esto son especialistas, dos tercios de su vida la pasan durmiendo y no existe el insomnio felino. Son tan expertos que se han utilizado en muchos experimentos, casi todo lo que se sabe del sueño se lo debemos a ellos. Aquí sin embargo tenemos que hacer un inciso. Estamos totalmente en contra de la experimentación con animales y de hecho nada nos gustaría más que dejasen a los gatos dormir tranquilamente... entre otras cosas.



Su carácter



Los gatos son animales individualistas y territoriales, el apareo es una de las pocas causas que les lleva a buscar a otro gato. Tienen que cruzar territorios ajenos y cuando esto ocurre los machos pueden atacar agresivamente al intruso. Un maullido furioso significa fuera, si esta señal se ignora el propietario reta al intruso. Entonces el agresor reivindica su territorio con marcas que indican sexo, salud, edad y condición. Si el invasor es más fuerte la lucha es tímida y el dueño generalmente se retira.


   
   
 
imagen

Punto final



Como conclusión, podemos decir que según lo expuesto los gatos son unos seres fascinantes. Su cuerpo, que parece de goma, es el de un animal con unas aptitudes físicas impresionantes, sus sentidos son tremendamente agudos y posiblemente todavía desconozcamos alguno, su carácter altivo y arrogante está bien justificado por sus condiciones y no es raro que en un tiempo fueran dioses. La selección natural ha funcionado con ellos de forma impresionante, hasta tal punto que decimos que poseen siete o incluso nueve vidas por la facilidad conque pueden evitar el peligro. Sin embargo todavía es por eso más enternecedor ver como estos animales, cazadores implacables y asesinos natos por naturaleza, pueden derretirse con nuestras caricias. Pero no nos dejemos engañar, a un gato lo acariciaremos cuando él quiera y seguramente haremos las cosas cuando él decida. Un gato no vive con nosotros, cuando entra por la puerta de casa somos nosotros los que vivimos con él, somos de su propiedad y nuestra casa es su territorio, aunque seamos nosotros los que paguemos el alquiler o la hipoteca.
mas fotos de mi gato dimitri
Aqui podras ver todas las fotos de mi gato dimitri, con sus comentarios.
el foro
Deja tu opinion en el foro, por favor. Gracias.