Masa de Sal
 
INTRODUCCIÓN
Angelitos
Arbolitos
Calcetines
Calendarios
Conejitos
Gorros
Figuras Biblicas
Flores Recicladas
Floreros
Frascos Decorados
Guirnaldas
Instrumentos
Juegos
Juguetes
Latas
Masa de Sal
Monstruos
Móviles
Ojitos Móviles
Palitos
Papelería
Pascua
Perros Ropa
Plegados
Pesebre
Portarretratos
Rollos Confort
Títeres

LINKS
FIGURAS DE MASA DE SAL

imagen
- La pasta de sal es una de las masas más fáciles de elaborar.
- Recuerda a la plastilina y, con ella, se pueden realizar figuras variadas que sorprenden por la sencillez con que se modelan.
- Si se trabaja con las manos, es cierto que conviene tener una pizca de destreza, pero también se puede optar por emplear moldes, que permiten acabados muy realistas con trabajos de poca dificultad.

Cómo elaborar la masa
1.- Como su propio nombre indica, la sal es el principal ingrediente de esta pasta.
2.- Para adquirir su textura definitiva necesita la ayuda de otros tres colaboradores: agua, harina y aceite.
3. La cantidad que debe emplearse es, aproximadamente:
. dos vasos de harina,
. un vaso de sal,
. otro de agua y
. una cuchara de aceite o glicerina.
4.- Estos ingredientes se mezclan en un cuenco hasta obtener una pasta, que no debe ser demasiado líquida -conviene agregar el agua poco a poco-.
5.- Cuando la pasta se desprenda fácilmente de las paredes del cuenco y no se pegue a las manos, estará lista para trabajar con ella.
6.- Se puede guardar hasta dos días en el refrigerador sin perder sus propiedades
7.- En cuanto a la conservación, durante el trabajo hay que mantener la pasta de sal "en una caja hermética de plástico para que no se seque".
8.- Además, si no se emplea toda la masa, se puede guardar hasta dos días en el refrigerador sin que pierda sus propiedades (en una bolsa de plástico).
9.- Para que sea útil, la pasta de sal debe tener una textura similar a la masa de pizza o pan.

Consejos
· Modelar con pasta de sal no es difícil. A pesar de los resultados, la técnica sorprende por su sencillez.
· Se puede dar forma a pequeñas figuras, tazones, sombreros, pulseras, collares...
· Una vez que las figuras están secas hay que pintarlas. Si se quieren obtener tonos suaves, lo más recomendable es utilizar acuarelas.
· Si se prefieren los tonos vivos, hay que decantarse por pinturas acrílicas (con agua). También se pueden emplear colorantes que se mezclan directamente con la masa.
· El último paso del proceso consiste en barnizar las piezas para protegerlas del polvo y la humedad.
· El barniz suele ser el mismo que se emplea para madera (mate o brillante) o en spray. Con tres capas es suficiente.