Fernando III el Santo
Fernando III el Santo
Alfonso IX. Estatua en la ciudad de Caceres

1198. Nace en un lugar de Zamora donde posteriormente se alzaría el Monasterio de Valparaíso (1).

Hijo del rey leonés Alfonso IX y doña Berenguela, hija ésta del rey castellano Alfonso VIII.

Sus posibilidades de reinar son prácticamente nulas (tiene un hermano mayor también llamado Fernando (que fallece en 1211) tanto en Castilla donde Enrique I es el sucesor de Alfonso VIII, como en León donde Alfonso IX se siente más inclinado a dejar el trono a una de sus hijas nacidas de su anterior matrimonio con Teresa de Portugal.

1202. Inocencio III declara nulo aquel matrimonio, pues Berenguela es sobrina de Alfonso IX, y sin embargo legitima el hijo de éstos. Por éste motivo, marcha a Burgos donde vivirá con su madre.

Doña Berenguela. Estatua sita en el parque del Retiro. Madrid
Monasterio de San Salvador en Oña (Burgos).

1205. Marcha con su madre a Galicia, según lo acordado en el pacto de separación de sus padres.

1208. A los diez años peligra su vida. No puede dormir ni comer.

Berenguela coge al niño en sus brazos, llega al Monasterio de Oña. Reza, llora durante una noche entera ante la imagen de la Virgen

"y el menino empieza a domir e despois que foi esparto,
luego de comer pedía
".

A partir de entonces le acompaña siempre la fortuna.

1214. Muere su abuelo, el rey castellano Alfonso VIII. El nuevo rey es su tío Enrique, hermano de su madre, quien ejerce de regente.

1217. Una teja hiere a Enrique I, mortalmente en la cabeza, mientras juega con unos muchachos de su edad en el patio del Palacio Episcopal de Palencia.

Berenguela es Reina de Castilla.

Avisado por su madre, Fernando se reúne con ella y juntos marchan hacia Valladolid. Allí Berenguela recibe el reino que le pertenece por herencia e inmediatamente renuncia a él en favor de su hijo. El rey cuenta con dieciocho años.

Todos los nobles y obispos le reconocen en seguida como su Rey, con excepción de la poderosa familia Lara.

Su coronación se produce el 2 de junio en la ciudad de Nájera.

El Alférez Mayor de Castilla, don Alvaro Núñez de Lara, con el beneplácito de Alfonso IX cerca Valladolid, teniéndose que retirar el nuevo rey y su madre a Burgos.

Estatua de Fernando III en la ciudad de Najera.

Grabado que representa a doña Beatriz de Suabia.

Fernando III para calmar las ansías de su padre se ve obligado a cederle la posesión de algunas ciudades vallisoletanas. Asímismo, confirma privilegios al de Lara.

1218. El Señor de Lara vuelve a levantarse en armas contra su soberano, quien cuenta con el apoyo de algunos nobles. Tras una serie de combates de resultado adverso al monarca, sobreviene la muerte a Alvaro Nuñez de Lara en el Castillo de Castrejón.

El 26 de agosto, mediante el Pacto de Toro se logra la tan ansiada paz entre los reyes castellano y leonés.

1219. El 30 de noviembre casa en Burgos con doña Beatriz de Suabia, hija del Emperador de Alemania.

Poco después, en el Monasterio de Las Huelgas de Burgos, el obispo Don Mauricio le ciñe la espada de Fernán González y le arma caballero.

Ordena la construcción de una catedral en la ciudad de Burgos, poniendo él mismo la primera piedra.

1221. Nace su primogénito Alfonso (el futuro Alfonso X el Sabio). De este matrimonio nacerán 9 hijos más.

Se termina la construcción de la Catedral de Burgos.

Manda disolver la Orden de Monfrac, por haberse venido a menos, intregándose todos sus miembros en la más poderosa Orden de Calatrava. A tal efecto, hace entrega al Maestre de Calatrava, don Gonzalo Yáñez, del Castillo de Monfrac (Monfragüe).

Berenguela había firmado durante su regencia una tregua con los almohades el 1215.

Fernando III la renueva puesto que necesita la paz externa para terminar de ordenar los asuntos del reino.

1222. Ha de desplazarse hasta el Señorío de Molina, donde don Gonzalo Pérez de Lara se ha hecho fuerte. La feliz intervención de Berenguela se plasmará en la Concordia de Zafra, por la cual doña Mafalda, hija del molinés contraerá matrimonio con un hermano del rey, el infante Alfonso.

1224. Fallece Yusuf II y con este hecho sobreviene también el final de las treguas acordadas con Castilla.

Escudo de armas de la familia Lara.
Estatua de Fernando III. Jardines del Palacio Real (Madrid)

Fernando III ha conseguido la pacificación de su reino y está más que dispuesto a pasar a la ofensiva contra los almohades.

En la Curia de Carrión recibe los recursos necesarios para la realización de su empresa.

Este mismo año parte desde Baeza, cuyo lider musulmán, Al-Bayasi es aliado suyo y realiza una primera toma de contacto contra las fuertes murallas de Jaén.

1225. En julio con la ayuda de su vasallo Al-Bayasi ataca Jaén, pero no consigue penetrar dentro de sus murallas, que se hallan además protegidas por la ayuda de 160 mercenarios cristianos, capitaneados por Alvar Pérez de Castro.

Los sitiadores, aparte de talar y devastar los campos próximos, prueban las defensas de las fuertes murallas de la ciudad, con ataques esporádicos, que son respondidos con salidas eventuales de los sitiados. La crónica de estos encuentros dice al respecto

"Los sitiadores allanaron las cauas que eran fondase furacaron las barbacanas"

Tras estos embites y sopesado el poder defensivo del enemigo, ordena levantar el campo.

A su regreso devasta los campos musulmanes de Montejícar, Cazalla, Arbuniel y Pegalajar, pero fracasa en la conquista de Walma -Huelma-, fundamental en sus aspiraciones de abrir el camino hacia la Vega de Granada.

1226. Erige la Catedral de Toledo.

1228. Realiza correrías por tierras de Jaén, tomando algunas poblaciones como Castro y destruyendo algunas otras.

1229. Toma el Castillo de Otiñar, vital para impedir la llegada de suministros y apoyo a Jaén, preparando el inminente asedio sobre la ciudad.

El rey leonés Alfonso IX, deja dispuesto que, habiendo muerto su primógenito Fernando el año 1214, a su muerte, violando el derecho sucesorio, el trono de León recaiga en sus hijas Sancha y Dulce, nacidas de la unión con Teresa de Portugal.

1230. El 24 de junio el monarca castellano comienza nuevamente el asalto a la ciudad de Jaén (2).

En septiembre tiene que levantar el sitio por la noticia de la muerte de Alfonso IX. Fernando III se desplaza desde el sur para reclamar inmediatamente sus derechos al trono leonés.

Fernando III el Santo, dibujo de Serra.
Berenguela de Castilla, según una imagen sita en la vidriera del Castillo de Curiel (Valladolid).

En Orgaz se reúne con algunos nobles afines a sus pretensiones.

Sin embargo, algunos leoneses no simpatizan con su causa, defendiendo los derechos de las princesas Sancha y Dulce al trono. Así el Conde Diego Froilaz se fortifica en San Isidoro mientras que García Rodríguez hace lo propio en Las Torres de León.

Diego Froilaz enferma y no tarda en achacarlo a un castigo divino por su rebeldía en acatar al nuevo monarca. Abandona su resistencia, acción inmediatamente seguida por García Rodríguez.

La extraordinaria habilidad de Berenguela va a salvar definitivamente la situación en beneficio de su hijo. Entrevistada en Valencia de Don Juan con Teresa de Portugal, logra que Sancha y Dulce renuncien a las concesiones del testamento a cambio de la suma anual de 30.000 maravedíes para cada una, en lo que se conocerá como Tratado de las Tercerías.

Así, el 2 de diciembre es proclamado Rey de Leon en Toro, ciudad a la que concede la distinción de

"CIVITAS TAURENSIS SUPERIOR EST IN REGNO LEGIONES"

Castilla y León se unen definitivamente y nunca volverán a separarse.

El monarca recorre algunas ciudades de León, Galicia y Asturias. Pero sus capitanes no descansan.

El Arzobispo Rodrigo Ximenez de Rada conquista Cazorla y Quesada.

1231. En abril firma el Tratado de Sabugal con Sancho II. Mediante dicho tratado devuelve al rey portugués el Castillo de San Esteban de Chaves, mientras que el luso se compromete a guerrear contra los musulmanas.

Así, el monarca castellano-leonés organiza una razzia que dirige hacia Córdoba y Sevilla. Al frente de este ejército coloca al noble Álvar Pérez de Castro el Castellano (3), que ya ha obtenido el perdón real.

En Jerez se encuentran con un potente ejército musulmán al que derrotan, a pesar de la inferioridad numérica.

Sancho II de Portugal.
1232. Envía a su hijo Alfonso a la villa de Manzaneda de Limia -Orense- bajo la custodia de su ayo, Garci Fernández y Ruiz Sarmiento.
Plaza Mayor de Trujillo, con el castillo al fondo.

Inicia su segunda campaña contra los musulmanes.

En diciembre, asegurado su dominio sobre León, concentra sus ejércitos en Toledo.

Antes de que concluya el año, Trujillo, está en sus manos.

1233. Sus tropas reconquistan Montiel, Baza, Ubeda y Baeza. El camino del Guadalquivir se halla expédito.

1234. La ofensiva se demuestra implacable: se conquista Medellín mientras los reinos cristianos de Portugal y Aragónavanzán inmisericordes.

En el invierno se desplaza hasta Castilla para resolver algunos asuntos de estado con sus súbditos.

En diciembre se halla nuevamente en Gata.

1235. En la primavera se halla en Toledo.

Luchas intestinas desgarran, además, a los musulmanes de Al-Andalus. Estos se hallan divididos entre los partidarios de Aben Hud, el legítimo soberano, y los que defienden a Muhammad Ibn Yusuf al Hamar (4).

Aben Hud intenta, desesperadamente, de negociar treguar con los reinos cristianos para intentar ahogar la revuelta, pero esta no hace sino agravarse.

Como consecuencia se conquistan fácilmente los Castillos de Iznatoraf y Santiesteban.

En agosto se halla en Burgos.

Muere en Toro su esposa, Beatriz de Suabia.

Fernando III por C. Múgica (Palacio del Senado) MADRID
Fernando III por Francisco José Sánchez. Estatua sita en Córdoba.

Sus tropas conquistan Alange, Magacela y Santa Cruz. Su estrategia no puede ser más acertada militarmente: encerrar Sevilla en medio de dos ofensivas paralelas que surcan Extremadura y la Cuenca del Guadalquivir.

1236. Conquista de Córdoba. En enero tiene lugar un acontecimiento de radical importancia. Se hallan reunidas Las Cortes en Burgos cuando llegan inesperadas noticias. Intrépidos caballeros se han apoderado por sorpresa del arrabal cordobés conocido como La Ajarquía (5).

Los caballeros Pedro Ruiz Tafur, Benito de Baños, Domingo Muñoz, Martín Ruíz de Argote y Álvaro Colodro (entre otros), han sido previamente informados por desertores musulmanes de que la ciudad se hallaba prácticamente desguarnecida en algunos puntos y sería fácil apoderarse del arrabal.

Inmediatamente piden ayuda (pues su situación es crítica) a don Alvar Pérez de Castro, que se encuentra en el Castillo de Martos y al rey castellano leonés que se halla en Benavente con su madre.

El rey se desplaza inmediatamente acompañado del infante Alfonso, las milicias concejiles de Zamora, Salamanca, Toro y León y numerosos caballeros.

El 7 de febrero ya se halla a las puertas de Córdoba, estableciéndose inmediatamente el cerco.

Al contingente de tropas cristianas se le unen las mesnadas de los Obispos de Cuenca y Baeza. El incesante goteo de tropas que llegan lleva el desasosiego a los moradores musulmanes.

Aben Hud cuenta con abundantes efectivos en Écija, pero no se decide a atacar e intentar romper el cerco. Tiene motivos sobrados para ello. Los ejércitos aragoneses de Jaime I se aprestan al asalto definitivo sobre Valencia.

En esta tesitura decide mover sus tropas en dirección a Almería con la intención de

"mover sus navíos que y tenía para levarlos por guarda del puerto de Valencia..."

perdiendo así los cordobeses, toda esperanza de recibir ayuda. Las crónicas no pueden ser más explícitas al respecto. Sus habitantes aquejados

"por lides et por combatimientos que les fazían, et vencidos por la fanbre et por mengua de viandas,
diéronse por fuerca al rey Don Fernando
. Et los alarues, que yazíen encerrados en la cipdat,
salieron los cuerpos saluos, et no mas, a vida"

Dibujo de Jaime I, cabalgando.
El 29 de junio, Córdoba se rinde. Las condiciones de la rendición son simples: se respeta la vida de todos cuantos quieran quedarse y los que se marchen se llevarán todo cuanto puedan consigo (6).

Traslado de las campanas hacia Santiago de Compostela por J. M. Mencía.

Resulta difícil magnificar el enorme impacto moral que causa en El Islam la pérdida de Córdoba. También para los cristianos encierra un simbolismo obvio. De Córdoba habían partido las expediciones que los habían esclavizado y saqueado durante generaciones. Allí se habían originado las terribles campañas anteriores de Almanzor.

Ahora Fernando III considera llegado el momento de realizar un acto de innegable justicia histórica y así ordena la devolución de las campanas compostelanas robadas por Almanzor en el año 998, y que habían sido traídas a hombros de cautivos leoneses y colocadas en la mezquita

"para vergüenza del pueblo cristiano".

Igual que en el pasado, viajarán a hombros de cautivos pero esta vez rumbo a sus legítimos propietarios.

1237. Celebra una alianza con el Rey de Jaén, permaneciendo en Córdoba hasta agosto.

Contrae segundas nupcias con Juana de Ponthieu. De este matrimonio nacerán

  • El infante Fernando Alfonso
  • El infante Juan
  • El infante Luis
  • La infanta Leonor

Permanece en Toledo mientras sus tropas siguen conquistando plazas y castillos.

1238. Se produce una grave carencia de alimentos en Córdoba. El rey se ocupa del envío de víveres. A pesar de ello, muchos de los que habían llegado recientemente, deciden volver a sus lugares de origen (7).

1240. Muere don Alvár Pérez de Castro, uno de sus más leales servidores. Fernando III se pone al frente de su ejército logrando la conquista de importantes ciudades como Cabra, Osuna, Marchena, Morón, Cazalla, Zafra, Porcuna y algunas otras más.

Fernando III pintado  por Bartolomé Esteban Murillo
1241. Don Diego López de Haro se subleva. El monarca castellano-leonés sofoca la rebelión mostrándose después clemente con el vencido.
Foto enviada por José Maurandi.

1243. Enferma y se retira a la ciudad de Burgos, dejando en manos de su heredero, el principe Alfonso la ocupación del Reino de Murcia, que termina haciéndose vasallo de Castilla y León .

El 6 de abril extiende en Valladolid un privilegio rodado que dice

"...hago donación, concesión, confirmación y firmeza, valedero para siempre, en favor de vos el Concejo de Baeza, presente y futuros... Además os concedo los castillos de Huelma y Bélmez, que están en tierra de moros, con todos sus términos; si los podéis tomar o conquistar, tenedlos como heredad y término, y si los conquistare o tomare yo o cualquier otro después de mi muerte o antes, que dé esos dos castillos al Concejo de Baeza ......"

1244. El 26 de marzo, como consecuencia de esta conquista, su hijo firma con el rey aragonés Jaime I el Tratado de Almizra, por el que se fija el límite de la expansión aragonesa hacia el sur.

Sus súbditos Rodríguez González Girón y el Maestre de Santiago, Pelayo Pérez Correa, se apoderan de los últimos reductos murcianos: Cartagena, Lorca y Mula. A sus habitantes se les respetan tanto la vida como sus bienes.

1245. Una vez repuesto, se entrevista con su madre en la antigua Pozuelo (Ciudad Real). Esta será la última vez que el monarca vea a doña Berenguela con vida.

Sitía Granada, pero las tropas del rey moro Ibn al Hamar se defienden con tal denuedo que decide levantar el sitio.

Se reanudan los ataques contra el Reino de Jaén, que se halla defendido por el caudillo Umar ibn Muza. La empresa se presenta ardua por la orografía del terreno. Ante la perspectiva de sufrir innumerables bajas, el monarca castellano-leonés se inclina por la paciencia llevando a la práctica una de las estrategias de asalto más antiguas y eficaces: el hambre (8).

En el invierno se arrasan los cultivos y las aldeas cercanas a la ciudad. Se producen escaramuzas entre los dos bandos como una de las citadas en las Crónicas de Ávila (9).

1246. El 28 de febrero Ibn al Hamar, persuadido de que la conquista del Reino de Jaén es cosa de tiempo, mediante el Pacto de Jaén, entrega el citado reino, comprometiéndose a abonar una cantidad anual en concepto de parias, y logrando así la pervivencia de su Reino de Granada.

Al Hamar de Arjona, según una ilustración de Antonio Ceacero Hernández.

Muere doña Berenguela.
Retrato imaginario de Fernando III.

Conquista de Sevilla. Inmediatamente comienza a preparar la conquista del Reino de Sevilla. Para ello encarga al burgalés Ramón Bonifaz la creación de lo que será la primera marina castellana. Además le distingue con el título de Primer Almirante de Castilla.

Ramón Bonifaz se dirige a las Cuatro Villas de la Costa de Castilla: San Vicente de la Barquera, Laredo, Santander y Castro Urdiales. Allí consigue una flota de trece galeras y otros bajeles menores. Y las abastece de armas y marineros guipuzcoanos, vizcainos, asturianos y gallegos.

En otoño comienza la primera expedición armada por tierras sevillanas, devastando la ciudad de Carmona.

1247. Fernando III ordena la leva de nuevas milicias concejiles. Desde su campamento en Tablada dirige personalmente las operaciones.

El infante Enrique (hijo suyo) junto a su aliado Ibn al Hamar combaten denodadamente en la comarca de Jerez.

La campaña es dura como refieren algunas crónicas (10).

1248. Ramón Bonifaz derrota a la flota musulmana que guarda la desembocadura del Guadalquivir, bloquea la entrada del mismo, impidiendo la llegada de refuerzos, el aprovisionamiento de víveres y cortando la comunicación entre Sevilla y Triana.

La Fortaleza de Triana es tomada con terribles pérdidas en ambos bandos.

Los musulmanes sevillanos se encuentran al límite de sus fuerzas y se avienen a negociar.

El 23 de noviembre capitula Sevilla y la enseña castellano-leonesa ondea ya en El Alcázar. Los musulmanes pueden elegir entre seguir viviendo en la ciudad, sometidos a las leyes castellanas o recoger cuanto puedan de sus bienes y marcharse. La mayoría optará por esta segunda opción.

Todos los nobles que se han distinguido en la acción, siguiendo su costumbre habitual, son generosamente recompensados.

Fernando III recibiendo las llaves de Sevilla. Oleo de Pacheco.

Ultima comunión de Fernando III.

Seguidamente hacer marchar a sus ejércitos en dirección a Cádiz.

De forma sucesiva conquista otras poblaciones como Arcos, Medina-Sidonia, Sanlúcar, Lebrija, Arcos, Rota, Santa María del Puerto y Jerez, distinguiéndose especialmente en estas conquistas el Maestre de Santiago, Pelayo Pérez Correa.

Ramón Bonifaz derrota a una segunda escuadra musulmana.

Consigue la conquista del Reino de Niebla, del que forman parte las ciudades de Huelva, Ayamonte, Gibraleón...y algunas otras (11).

1252. Se encuentra en Sevilla, iniciando los preparativos para la conquista de Marruecos cuando, inesperadamente, le sobreviene un ataque de hidropesía, enfermedad que le deja en cama postrado y de la que no logra recuperarse.

En la noche del 30 de mayo, sintiéndose morir, pide le sea traída una soga, la cual se la pone al cuello. Tras hacer esto se tiende en un lecho de cenizas exclamando:

"Desnudo salí del vientre de mi madre, que era la tierra, desnudo me ofresco della.
E, Señor, rresçibe la mi anima entre la compaña de los tus siervos"

Asímismo, con una daga se hace heridas por su cuerpo, mientras se agarra a una cruz que le habían traído, pidiendo perdón a Dios por sus muchos pecados cometidos.

Fernando III el Santo, gran martillo de la Reconquista Española, fallece en la madrugada del 31 de mayo, siendo enterrado en la Capilla Real de Sevilla.

1671. Es canonizado por el Papa Clemente X.

Cuadro que representa la muerte de Fernando III el Santo. Capilla de la Academia de Ingenieros (Hoyo de Manzanares) (MADRID).

Sus restos se veneran en la Catedral de Sevilla, con elogioso epitafio en latín, castellano, árabe y hebreo, que reza como sigue:

AQVI YAZE EL MVY ONDRADO HERNAN-
DO, SEñOR DE CASTIELLA, E DE TOLEDO, E
DE LEON, E DE GALICIA, DE SEVILLA, DE
CORDOVA, DE MVRCIA, DE IAHEN, EL QVE
CONQUISSO TODA ESPAñA, EL MAS LEAL,
EL MAS VERDADERO, EL MAS FRANCO,
EL MAS ESFORZADO, EL MAS APVESTO, EL
MAS GRANADO, EL MAS ZOFRIDO, EL MAS
HOMILDOSO, EL QVE MAS TEMIE A DIOS, EL
QVE MAS LE FACIE SERVICIO, EL QVE
QVEBRANTO, E DESTRVYO A TODOS SVS
ENEMIGOS, EL QVE ALZO, E ONDRO TO-
DOS SUS AMIGOS, E CONQVISSO LA CIV-
DAD DE SEVILLA, QVE ES CABEZA DE TO
DA ESPAñA, E PASSO EN EL POSTRIMERO
DIA DE MAYO, EN LA ERA DE MIL E CC.
E NOVAENTA.

 

(1). Su lugar de nacimiento es bastante discutido:

  • Bolaños, localidad manchega en la provincia de Ciudad Real
  • Toro
  • Guadalajara, en la Torre del Infante
  • Al final se acepta Valparaíso como lo más probable...Así lo relata el historiador Julio González:

"La Reina se dirige de Salamanca a Zamora...acampa en Peleas...
trasladada después a tal sitio con el nombre de Valparaíso..."

Lucas de Tuy le denomina como "Rex Ferinandus montesinus", ó lo que es lo mismo "el montesino", según él, por haber nacido en una tienda de campaña en pleno monte.

El propio rey Fernando, posteriormente, costeará la construcción de un monasterio en este lugar

"que en adelante sea conocido solo con este nombre,
y nunca se le dé el del antiguo Bellefonte o Peleas".

(2). Como anécdota, señalaremos que, habiendo llegado tarde los caballeros de Ávila al asedio, el rey los hace situarse en el Cerro del Neveral, en la parte más peligrosa, sufriendo el hostigamiento de los musulmanes desde el interior.

(3). Dicen algunos historiadores que en esta expedición hace marchar a su propio hijo, el príncipe Alfonso, que cuenta con 9 años de edad, para que vaya tomando contacto con crudeza de la guerra. Otros historiadores discrepan y argumentan que se trataba del infante Alfonso de Molina, hermano de Fernando III.

(4). El citado llegará a ser Emir independiente de Arjona y Las Alpujarras, y quien dará comienzo a la dinastía que gobernará en Granada hasta el año 1492 (los nazaríes).

(5). Descrita en la Primera Crónica General (capítulo 1046).

(6). Las Crónicas hablan profusamente de la conquista de la ciudad.

  • Rodrigo Ximénez de Rada cuenta que "tan grant es el abondo de la ciptat de Córdoua, et el solaz della et la plantía, que luego las yentes, oydo el pregón desta ciptat, vinnieron de todas partes de Espanna, pobladores a morar et a poblar, et corríen allí...como a bodas de rey, et tantos eran los que veníen que fallecieron las casas a los pobladores et non pobladores...ca más eran los moradores que non las casas"
  • La Crónica Látina asegura que los musulmanes salieron "flentes et ululantes" (llorando y gritando).

(7). La Crónica Latina comenta que, a pesar de la belleza de la ciudad "se encuentran pocos que quieren permanecer en ella".

(8). Ximénez Jurado nos dice que "la ciudad era fuerte, así por la aspereza de su sitio, que obligaba a no poder levantar máquinas, ni ingenios de guerra para combatirla, como por la fortaleza de sus muros, dentro de los cuales había mucha gente de pelea bien prevenida de armas y bastimientos".

(9). Cuentan dichas Crónicas que los caballeros abulenses participan en dos ataques contra la Puerta de Martos, consiguiendo expulsar a los defensores del antemuro, pero no logrando acceder a la entrada principal. También cuentan como un grupo de jinetes musulmanes captura a un grupo de aprovisionamiento de víveres cristiano, en el camino del Castillo de Castro. Inmediatamente, don Álvar Gil de Villalobos dá la orden de socorrer a este grupo, saliendo una abundante guarnición cristiana tras los jinetes musulmanes, siendo sorprendidos en una celada preparada por estos al efecto y sufriendo gran descalabro.

(10). José Manuel Ruiz Asencio, en el año 1991, relata: "Mucha sangre fue en esa cerça derramada e muchas mortandades fechas, las unas, en lides, las otras, enfermedades grandes e muy grand dolençia que en esa hueste avía, ca las calenturas eran tan fuertes e de tan grand ençendimiento e tan destemplammientos que se moríen los omes de grand destemplamiento corrompido del ayre, que semejava llama de fuego, e corríe aturadamente siempre el viento, tan escalentado commo ssy de los infiernos saliese. E todos los omes andavan todo el dia corriendo agua, de la gran sudor que fazía, tan bien en estando por las sonbras commo por fuera o por doquier que andavan, commo ssy en baño estoviesen".

(11). Según un estudio del Dr. Manuel González (1991).

 
Castillos de España
 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 23/02/2016