Jaime I el Conquistador
Jaime I el Conquistador
Pedro II de Aragón. Por Manuel Aguirre y Monsalve.

1208. Nace el 2 de febrero en el Palacio de Montpellier (Francia).

Es hijo de Pedro II el Católico, Rey de Aragón y de María de Montpellier y Comnema.

Según la leyenda y sus memorias, fue engendrado de una forma poco usual, debido a las malas relaciones de sus progenitores (1).

La reina ordena encender doce cirios con los nombres de los apóstoles, manifestando que el que dure más le pondrá por nombre a su hijo. Durando más la vela de Santiago Apóstol, San Jaime.

La infancia del pequeño Jaime es muy dura, llegando a sufrir incluso un atentado en la cuna.

1210. El Papa Inocencio III declara a los habitantes de la región del Languedoc como herejes. Pedro II hace saber que cualquier intento de agresión a la región (vasalla de Aragón) será respondida por la fuerza de las armas.

1211. El 27 de enero se plasma un acuerdo entre Pedro II y Simón de Montfort (jefe de la cruzada contra el Languedoc) por el cual el rey aragonés se compromete a casar a su hijo Jaime, quien cuenta con tres años de edad, con Amicia de Montfort, hija de Simón, a cambio de que éste no invada sus terrotorios en el Languedoc.

Y para dar legalidad deja a su pequeño Jaime en calidad de rehén en manos del citado Simón de Montfort. Se estipula que el enlace se realizará cuando el heredero aragonés cumpla los 18 años.

Parece ser que el rey aragonés no tenía en alta estima a su hijo, fruto de un matrimonio que nunca fue de su agrado.

Como fuere el caso es que Simón de Montfort recluye al heredero aragonés en el Castillo de Carcassone (Francia).

Simón de Montfort.
Detalle de una litografía de Serra que representa la muerte de Pedro II en la Batalla de Muret.

1212. Pedro II toma parte activa en la batalla de las Navas de Tolosa, mereciendo el título de "el Católico" por parte de Inocencio III.

1213. En abril muere su madre en Roma.

María de Montpellier se habría desplazado hasta la ciudad eterna al objeto de solicitar al Papa ayuda para conseguir la devolución de su pequeño así como no permitir el divorcio solicitado por su marido, que tiene la intención de casarse con María de Montferrat.

En la Batalla de Muret (13 de septiembre) resulta muerto su padre, defendiendo la causa de la herejía albigeste (cátaros) contra las tropas de Simón de Montfort.

A pesar de la muerte del rey aragonés, aún sigue manteniendo retenido al pequeño Jaime.

1214. Los nobles aragoneses presionan al Papa para que Simón de Montfort libere a su heredero. Ante el temor de ser excomulgado y perder sus privilegios, el cruzado accede.

En agosto es jurado en las Cortes de Lérida con tan sólo seis años.

Su minoría de edad es protegida por la Orden del Temple en el Castillo de Monzón (Huesca). De su educación se encarga el propio Gran Maestre de la Orden, Guillém de Montrodón. Se forma un Consejo de Regencia al mando de su tío el Conde del Rosellón Sancho Raimúndez.

Su principal preocupación será la de continuar la política de Pedro II en tierras francesas. Durante su regencia se producen frecuentes revueltas nobiliarias.

1216. Muere Inocencio III. Su sucesor, Honorio III, advierte a los aragoneses que se abstengan de intentar vengar la muerte del rey Pedro II.

1218. Se celebra en julio una Curia Real en Monzón. Las presiones de su tío Fernando Abad de Montearagón y algunos nobles aragoneses (Jimeno Cornel, Pedro de Ahones, Blasco de Maza...) consiguen la renuncia de su tío Sancho Raimúndez.

Castillo de Monzón (Huesca, 2007)
Jaime I.

El Reino de Aragón queda gobernado por dos nobles: Pedro de Ahones, quien gobierna al norte y Pedro Fernández de Azagra, los territorios al sur. Todo ello bajo los auspicios del Papa.

En septiembre se celebran por primera vez en Lérida unas Cortes Generales de aragoneses y catalanes, en las cuales se confirma la moneda jaquesa que Pedro II habia labrado, declárandose no consentir que se labrase otra de nuevo, ni que bajase ni subiese de ley ni de peso.

Además, se compromete al pequeño Jaime con Leonor de Castilla, hija de Alfonso VIII, boda a celebrar cuando el futuro rey aragonés cumpla 13 años.

1219. Inicia su andadura un nuevo Concejo encabezado por el Arzobispo de Tarragona.

1220. Al cumplir los trece años, se adelanta la mayoría de edad del rey.

En junio, tropas reales sitían Albarracín, donde se ha hecho fuerte el noble Pedro Fernández de Azagra. El sitio fracasa estrepitosamente (2).

En agosto el rey se encuentra ya en Teruel.

1221. La noche previa a su enlace vela armas en la Catedral de Tarazona, donde es armado caballero.

En febrero casa en Agreda con Leonor de Castilla. El rey cuenta con trece años. Este matrimonio decretado como de conveniencias entre dos estados nunca gozará de sus simpatías.

Se celebran Cortes en Daroca, a las que asisten para prestar homenaje al rey el Conde de Urgell y el Vizconde de Cabrera. En ellas se intentan solucionar los acuciantes problemas que padece el reino, siendo ellos:

  • La pugna entra la nobleza y la monarquía, especialmente contra los Montcada y los Cabrera
  • Las constantes y estériles luchas entre miembros de la nobleza
  • La bancarrota económica del reino, heredada de su padre
  • Los problemas sucesorios en el Condado de Urgel

Nace su primogénito, Alfonso. Se recrudece la pugna entre la nobleza levantisca y el rey.

Jaime I. Estatua sita en los Jardines de la Plaza de Oriente (Madrid).

Castillo de Loarre. (HUESCA, 2007)

Para paliar sus deudas se vé obligado a hipotecar villas y castillos entre sus nobles. Las Fortalezas de Loarre y Bolea son vendidas a Pedro de Ahones.

1223. Sitía la localidad de Montcada, feudo de Guillem I de Bearn.

Temiendo por su vida, por su enfrentamiento con la nobleza partidaria de su tío Fernando, redacta en Lérida un testamento en el cual pide ser enterrado en Sigena (Aragón), fundado por su abuela Sancha y donde además se halla enterrado su padre.

1224. Cae prisionero, consiguiendo su libertad algo después.

1225. En las Cortes de Tortosa se proclama la necesidad de emprender la reconquista contra el Islam. Pero no consigue la lealtad de los caballeros aragoneses. Por tal motivo se fracasa en la conquista de Peníscola, debido a sus inexpugnables murallas, pero consigue que Abú Zayd se declare vasallo de Aragón.

Jaime I cuenta con la ayuda ya de las aristocracias urbanas.

La violación de la paz por el noble aragonés Pedro de Ahones se salda con una guerra civil abierta, primero en los Condados Catalanes y después en el propio Reino de Aragón.

El noble Sancho Martínez de Luna -fiel al monarca- causa la muerte de Pedro de Ahones. Tras enterrar al citado en la localidad de Daroca se dirigen hacia las Fortalezas de Loarre y Bolea para tomar posesión de ellas.

Al llegar, se las encuentran bien pertrechadas y defendidas tanto por el infante Fernando como por el noble Pedro Cornel, desistiendo el rey del intento.

La fidelidad y ayuda del noble Blasco de Alagón es recompensada por Jaime I con la concesión de todos los lugares y castillos valencianos que pueda conquistar en territorio musulmán valenciano, hecho que años después tendrá importantes consecuencias.

1227. Se produce un nuevo levantamiento de los nobles capitaneados por el infante Fernando, su tío.

Escudo de Pedro de Ahones.
Escudo de armas del Condado de Urgel.

La mediación del Arzobispo de Tortosa permite firmar el 22 de marzo la Concordia de Alcalá del Obispo, que trae la paz entre el rey y sus aliados, por un lado, y las facciones de los nobles levantiscos por otro.

Esto deja la puerta abierta a las grandes empresas conquistadores de Jaime I.

1228. Tras la muerte del Conde de Urgel, Armengol VIII en 1208, Guerau de Cabrera se había apoderado del Condado en 1213, en contra de los legítimos derechos de la hija del fallecido, Aurembiaix.

El monarca acude en ayuda de Aurembiaix convencido de ser la legítima heredera.

En una rápida campaña derrota al de Cabrera -al que manda encerrar en el Castillo de Loarre- y restituye a Aurembiaix de Urgell en sus posesiones el 28 de octubre, convirtiéndola además en su amante.

Se produce un clima de enfrentamiento militar entre los musulmanes del Levante. Zayyan Ibn Mardanis ocupa Valencia.

Los mercaderes de Barcelona, Tarragona y Tortosa hacen llegar su malestar al monarca, a causa de las frecuentes agresiones de los piratas musulmanes, que actúan impunemente desde su base de operaciones en Mallorca.

Se celebra una reunión en Tarragona, en casa del mercader Pere Martel, donde Jaime I les promete que limpiará la zona de piratas.

En diciembre celebra una reunión en Barcelona, donde fija las condiciones para un ambicioso plan: la conquista de Mallorca. Los nobles catalanes se comprometen a hacer entrega de naves y hombres para tamaña empresa, recibiendo a cambio tierras y botín a tenor de lo aportado por cada uno.

En una reunion posterior celebrada en Lérida, los nobles aragoneses se comprometen a asegurar la frontera sur del reino, esperando el contraataque musulmán.

El infante Alfonso es declarado heredero a la Corona de Aragón.

Retrato imaginario de Jaime I.

Retrato de Jaime I. Ayuntamiento de Palma de Mallorca.

1229. Pide al Papa la disolución de su matrimonio alegando consanguinidad -ambos son biznietos de Alfonso VII de Castilla-. La despechada Leonor ingresa inmediatamente en un convento.

Se producen luchas intestinas entre los musulmanes valencianos. Abú Zayd se refugia en Segorbe, pidiendo la ayuda militar del rey aragonés. A cambio se compromete a pagar la cuarta parte de sus rentas y algunas poblaciones.

El 5 de septiembre parte la flota real desde Salou, Tarragona y Cambrils. Le acompañan 1.500 caballeros y 15.000 infantes.

"que tota la mar semblava blanca de les veles"

como plásticamente describe la Crónica de Jaime I (3).

El 6 de septiembre, la flota avista la costa mallorquina, la Madina Mayurga musulmana. Abú Yahya el gobernador musulmán se dispone hacerles frente.

El ejército aragonés desembarca en Santa Ponsa.

El 13 de septiembre se produce la Batalla de Portopí donde el ejército musulmán es derrotado. El resto se resguarda tras las murallas mallorquinas y provocan a las tropas aragonesas crucificando a varios soldados que habían sido hecho prisioneros.

La Crónica del rey narra el momento del asalto, haciendo intervenir el favor divino, pues el primer caballero que penetró por la brecha abierta en la muralla, el aragonés Juan Martínez de Eslava, fue precedido de

"un caballero en un caballo blanco, con las armas totalmente blancas,
que debía ser, según nuestra creencia, san Jorge
".

Tras el asalto, las enfurecidas tropas de Jaime I pasan a cuchillo a toda la población agarena (diciembre).

El propio emir musulmán es aprehendido en el Palacio de la Almudaina.

La ciudad de Palma se rinde el 31 de diciembre, y con ella el resto de la isla, que apenas ofrece ya resistencia.

Dibujo de Jaime I, cabalgando.

Estatua de Jaime I en Mallorca (2008).

1230. Mallorca se constituye como un territorio más de la Corona bajo el nombre de

«Regnum Maioricarum et Insulae adyacentes»,

obteniendo una carta de franquicia.

Se anula su matrimonio con Leonor de Castilla.

Según Desclot, que lo conoce en su tiempo, Jaime I es:

"un palmo más alto que el hombre más alto de su tiempo, rubio de pelo,
blanco de cutis, de ojos negros, grueso a proporción de su altura, derecho y gallardo
".

Las mujeres le buscan con asiduidad.

1231. Mediante el Tratado de Capdepera, el rey aragonés establece un protectorado sobre Menorca, por el cual los sarracenos menorquines aceptan su soberanía.

Firma un pacto de prohijamiento mutuo con Sancho VII el Fuerte de Navarra, en virtud del cual queda obligado a defender Navarra de cualquier ataque exterior que se produzca. Además, si uno de los dos reyes muere, el otro será el heredero de ambos reinos.

El tratado es altamente beneficioso para Jaime I, por su juventud, dada la avanzada edad en que se encuentra Sancho VII.

Se produce una reunión en Alcañiz entre el monarca aragonés, el noble Blasco de Alagón y el Maestre de la Orden del Hospital Hug de Forcalquer. En ella se acuerda la conquista del Reino de Valencia y un plan para llevarlo a cabo. Se deciden por el plan del noble, que consiste en asediar las poblaciones en terreno llano y evitar las fortificadas.

1232. Mientras el rey se halla cazando por tierras de Albarracín en compañía de Pedro Fernández de Azagra, recibe la grata noticia de la conquista de Morella -zona montañosa y fortificada, curiosamente- por el noble Blasco de Alagón.

Jaime I es ya amo y señor de todas las Baleares excepto un pequeño grupo de musulmanes, que resiste en la Sierra de Tramontana.

Sancho VII. Detalle de la vidriera de Roncesvalles.
Escudo de Burriana

Redacta un testamento -revocando el anterior de Lérida- en el que pide ser enterrado en el Monasterio de Poblet. Además, declara heredero universal a su único hijo, el príncipe Alfonso.

1233. Camino de Valencia, sus huestes avanzan implacables apoderándose de cuantas poblaciones menores encuentran en su camino (Jérica, Alcalatén, Peñíscola...)

En mayo se topan con la importante Medina Alhadra árabe (Burriana), cuyo asedio comienza inmediatamente. Se usan máquinas lanzadoras de piedras y se corta el suministro de agua a la población, pero los defensores resisten. El propio rey resulta herido en el asedio.

Finalmente, el 24 de julio, tras un asedio de dos meses, Burriana se rinde. Cerca de 7.000 musulmanes abandonan la ciudad, llevándose cuanto pueden cargar.

1234. Muere Sancho VII de Navarra.

Pero Jaime I se halla enfrascado en la conquista de Valencia, perdiendo una oportunidad histórica de unir ambos reinos. El sucesor del rey navarro, es, finalmente su sobrino, Teobaldo de Champaña.

1235. El Arzobispo de Tarragona, Guillem de Montgrí, y su hermano Bernat de Santa Eugènia conquistan Ibiza.

El 8 de septiembre casa en Barcelona con Violante de Hungría. La nueva esposa del monarca se revela enseguida como una mujer enérgica de fuerte carácter, empeñada desde un primer momento en conseguir que sus hijos sean reyes, incluso a costa del hijo de la anterior mujer del rey, el príncipe Alfonso.

De este matrimonio nacerán nueve hijos:

  • Pedro, más conocido como Pedro III y sucesor al trono
  • Jaime, que reinará en Mallorca
  • Fernando, muerto en vida del rey
  • Sancho, que llegaría a ser Arzobispo de Toledo
  • Violante, que casará con el rey castellano Alfonso X el Sabio
  • Constanza, que casará con el hermano del anterior, el infante Don Manuel
  • María, que se hará religiosa
  • Sancha, religiosa que morirá en Jerusalén
  • Isabel, quien casará en 1262 con Felipe III de Francia
Jaime I. Retrato anónimo. Palacio de la Generalitat. Valencia.
Grabado que representa a Jaime I.

1236. Se reúnen las Cortes Generales en Monzón. En ellas se recaba la ayuda económica necesaria para seguir con la conquista de Valencia. Se consigue del Papa el carácter de cruzada para la empresa.

1237. Inicia la segunda parte de su campaña contra el Reino de Valencia. Con buen criterio decide atacar por el sur (conquista Cullera) y encerrar la ciudad entre dos frentes, imposibilitando la llegada de víveres y de refuerzos.

En agosto se conquista el Castillo de El Puig, que ha sido previamente abandonado por sus defensores. Desde aquí se hostiga la ciudad de Valencia. El gobernador musulmán, desesperadamente, ofrece una importante renta, diversos castillos y hacerse vasallo de la Corona de Aragón, pero Jaime I no acepta.

Un contraataque árabe es desbaratado sin problemas y los musulmanes se refugian en la fortificada Valencia.

1238. En abril las tropas aragonesas ocupan el puerto y rodean la ciudad, preparándose para un inminente asalto. Los musulmanes observan con preocupación esos movimientos de tropas. Sus temores no son infundados. El suministro de víveres a la ciudad queda cortado. Sus 15.000 habitantes son demasiados para las escasas reservas de alimentos disponibles.

El Rey de Túnez envía una escuadra con refuerzos que no consigue llegar a la ciudad.

El 28 de septiembre Abdul Zayyan, gobernador de la ciudad, despliega sobre la Torre de Bab-el-Sachar un lienzo blanco pintado con las armas de la Corona de Aragón, confirmación de la capitulación de Valencia (5). Inmediatamente se tratan los asuntos derivados de las condiciones por la cual los musulmanes hacen entrega de la ciudad, que son las siguientes:

  • Los musulmanes que viven en la ciudad pueden optar por quedarse o marcharse, con todas sus pertenencias
  • Jaime I no atacará la zona comprendida entre Cullera y Denia, en un plazo de siete años, siempre y cuando le sean entregados todos los castillos y poblaciones al norte del río Júcar

El 9 de octubre las tropas catalano-aragonesas entran victoriosas en la ciudad.

Mosaico de azulejos en la Plaza de España (Sevilla), que muestra la entrada de Jaime I en Valencia.
Estatua ecuestre de Jaime I en Valencia.

1239. Otorga fuero a la ciudad, redactado por Vidal de Canellas, conviertiendo a Valencia en un reino propio. Esto provoca la reacción de la nobleza aragonesa, que pretende hacer de las tierras valencianas una prolongación de sus señoríos.

El nuevo reino es repoblado. Los aragoneses se instalan principalmente en el interior, mientras que catalanes lo hacen en la costa, aunque la población sigue siendo mayoritariamente musulmana.

1240. Celebra un Concilio en Valencia.

Nace en la ciudad, Pedro, el primer hijo de su matrimonio con Violante.

1241. Como consecuencia dicta un segundo testamento. Mediante él, establece el reparto de su reino que queda de la siguiente forma:

  • Alfonso, su primogénito, heredará el Aragón y Cataluña
  • Pedro, heredará los territorios recién conquistados de Baleares y Valencia y los señoríos al norte de Los Pirineos

Muere su primo, Nuño Sánchez, heredando los Condados del Rosellón, La Cerdaña y el Vizcondado de Fenolledas, en Francia.

1242. Celebra Cortes en Lérida.

1243. Nace su hijo Jaime.

Celebra Cortes en Daroca, volviendo a cambiar el testamento. La nueva disposición del reparto queda así:

  • Alfonso se queda con el Reino de Aragón (6)
  • Pedro recibirá el Condado de Cataluña
  • Jaime los nuevos territorios de Baleares y Valencia

1244. Celebra Cortes en Barcelona. Para solucionar definitivamente el problema leridano decide que el río Cinca sea el límite entre el Reino de Aragón y el Condado de Barcelona, reuniéndose las Cortes por separado.

Jaime I, presidiendo las Cortes de Lérida de 1242.
Castillo de Biar. Fotografía cortesía de Santiago Lorenzo (2009).

El infante Alfonso de Castilla conquista la localidad de Játiva. Dicha localidad, según los Tratados de Tudillén y Cazorla quedaba dentro del área de influencia de la conquista aragonesa.

Jaime I responde conquistando las localidades de Villena y Sax, que según ambos tratados correspondían en derecho de conquista a Castilla. Por estos motivos está a punto de llegarse a un conflicto armado entre la Corona de Aragón y el Reino de Castilla.

Después de cuatro días de deliberaciones, el 26 de marzo los acuerdos quedan plasmados en el Tratado de Almizra, por el cual ambos reinos devuelven los territorios conquistados al reino contrario. Además, se limita la expasión aragonesa hacia el sur, pues el Reino de Murcia es objetivo castellano.

1245. El monarca aragonés conquista el Castillo de Biar con su villa, finalizando de esta forma la conquista de las tierras valencianas.

1247. La falta de respeto por los pactos firmados con los mudéjares (población mayoritaria aún en el reino valenciano), hace que se produzca la rebelión de Al-Azraq.

Se celebran Cortes en Huesca donde el Obispo Vidal de Canellas realiza la compilación de los Fueros de Aragón.

1248. Nace su hijo Fernando, de su esposa Violante.

Vuelve a modificar nuevamente su testamento (7). En esta ocasión intenta desglosar del Reino de Aragón (correspondiente a su hijo Alfonso) el antiguo Condado de Ribagorza, Lérida y la franja al otro lado del Cinca. El príncipe Alfonso reacciona airadamente y amenaza con solicitar la ayuda familiar castellana.

El rey, tras oír a una comisión de obispos, nobles y representantes urbanos de Aragón y Cataluña, decide dar al territorio aragonés el sur del cauce del Ebro hasta la desembocadura, o lo que es lo mismo, una salida directa al Mediterráneo.

Retrato de Jaime I del siglo XV.
Violante de Aragón, según la genealogía de Alonso de Cartagena.

Mientras tanto, los reinos cristianos siguen golpeando con fuerza al Islam. Fernando III el Santo, Rey de Castilla y León, conquista Sevilla.

1249. El Reino de Portugal conquista El Algarve.

Su hija Violante casa en Valladolid con el primogénito del rey castellano, el infante Alfonso.

1250. El príncipe Alfonso, descontento con su situación, recurre al monarca castellano y provoca la revuelta de algunos nobles afines a su causa.

Para solucionar el conflicto se celebran Cortes en Alcañiz. En ellas, queda establecido el reparto del reino de la siguiente forma:

  • Alfonso hereda los Reinos de Aragón y Valencia
  • Pedro es correspondido con Cataluña
  • Jaime el Reino de Mallorca y el Señorío de Montepellier

Los nobles leridanos absueltos en esta reunión del anterior juramento en la persona del príncipe Alfonso, jurando ahora como vasallos del infante Pedro.

1251. Se revisa la Costum valenciana.

En octubre muere la reina Violante.

Tras su muerte, Jaime I solicita en amores a una alta dama aragonesa llamada Teresa Gil de Vidaurre. Pero la dama no accede a sus deseos si no es a través del sagrado vínculo del matrimonio. El rey aragonés casa con ella en secreto.

De este matrimonio nacen:

  • Jaime, que llegará a ser el Señor de Jérica
  • Pedro, que llegará a ser el Señor de Ayerbe
Los restos del Castillo de Ayerbe ( 2007), vistos desde la ermita anexa.

Escudo de armas de Guerau de Cabrera.

Pero atacada de lepra esta dama, el monarca aragonés la abandona con la pretensión de casar de nuevo.

Doña Teresa recurre a Roma. El Obispo de Gerona, Berenguer de Castellbisbal, violando el secreto de confesión, transmite el secreto al Papa, con lo cual el Pontífice declara legal el matrimonio.

Jaime I, ebrio de ira, termina cortando la lengua al Obispo delator (8).

Sus cronistas describirán al rey aragonés como

"hom de fembres".

Se le conocen relaciones, además, con Guillerma de Cabrera, relación de la que nace Fernán Sánchez, al que dejará en herencia la Baronía de Castro.

De otra relación con Berenguela Fernández nace Pedro Fernández, al que le correponderá la Baronía de Híjar.

1253. El 8 de julio muere Teobaldo I de Navarra.

El 1 de agosto Jaime I, ante las apetencias castellano-leonesas por Navarra, firma un pacto con la reina viuda, Margarita de Borbón, mediante el cual se compromete a ser co-regente del heredero navarro, de nombre Teobaldo, quien sólo tiene catorce años, y protegerle así del acoso castellano. Dicho pacto firmado en Tudela lleva implícita:

  • La futura boda de Teobaldo con una de las hijas del rey aragonés (nunca se llegará a realizar)
  • Caso de fallecimiento de Teobaldo, la hija de Jaime I (ya viuda) quedaría obligada a casarse con el hermano del fallecido monarca navarro que correspondiera el trono

El documento es firmado por 10 nobles de ambos reinos.

1254. El 9 de abril es ratificado dicho pacto en Monteagudo.

El 8 de agosto se entrevista en Estella con Diego López de Haro, Señor de Vizcaya y rebelde a Alfonso X el Sabio.

Teobaldo I de Champaña o Navarra. Salón del Trono de la Diputación Foral de Navarra. Pamplona.

El Señor de Vizcaya fallece nada más regresar a sus dominios, siendo sucedido por su hijo, don Lope Díaz de Haro, quien mantiene la misma actitud que su padre (rebeldía ante el monarca castellano-leonés y ayuda mutua con el aragonés).

No tarda el susodicho en alzarse en armas. También lo hace el castellano infante Enrique en Andalucia. Ambos terminan siendo derrotados y buscan refugio en el Reino de Aragón, siendo bien acogidos por Jaime I.

1256. Teobaldo II es declarado mayor de edad, poniéndose fin así a su co-regencia en el Reino de Navarra.

Luis IX de Francia.

1257. Ratifica su último testamento, facultando al Abad Facundo para trasladar su cuerpo al Monasterio de Poblet en caso de fallecimiento.

1258. El 11 de marzo firma el Tratado de Corbeil con Luis IX de Francia, mediante el cual, el rey francés renuncia a sus derechos "teóricos" que desde los tiempos de Carlomagno tenían los soberanos franceses sobre El Rosellón, Conflent y La Cerdaña, y sobre los Condados Catalanes (Barcelona, Urgel, Besalú, Ampurias, Gerona y Vic). De la otra parte, Jaime I renuncia a sus aspiraciones más reales sobre los territorios del Midi Francés, teniendo en cuenta que su padre, Pedro II había muerto defendiendo a esos súbditos suyos.

El único Señorío que quedará en poder de la corona catalano-aragonesa será el de Montpellier.

Para dar legalidad a lo pactado, se acuerda la boda de su hija menor, Isabel, con el heredero galo.

1259. Se produce una revuelta encabezada por uno de sus hijos bastardos, Fernán Sánchez de Castro, y el Vizconde Ramón de Cardona, contra los partidarios del infante Pedro.

1260. A principios de año casa su primogénito, el príncipe Alfonso, con Constanza de Montcada.

Sin embargo, poco después el susodicho muere el 23 de marzo en Calatayud.

Con este deceso y habiendo ya fallecido su hijo menor Fernando se establece un nuevo testamento, según el cual:

  • Pedro heredará Aragón y Cataluña
  • Jaime heredará Baleares y Valencia, además El Rosellón, La Cerdaña y Conflent

Este nuevo reparto no es admitido por su primogénito, quien responde violentamente a la decisión de su padre.

1262. Para pacificar su reino se establece un nuevo reparto, según el cual el Reino de Valencia que, en principio había sido adjudicado a su hijo Jaime, pasará a pertenecer a Pedro.

Su hija Isabel casa con Felipe, primogénito del rey francés.

Escudo de armas del Infante Alfonso.
Imagen de Alfonso X. Alcázar de Segovia.

Jaime I es en estos momentos

"Jaime, por la gracia de Dios rey de Aragón, Mallorca y Valencia,
conde de Barcelona y Urgel y señor de Montpellier
..."

1264. El rey castellano Alfonso X el Sabio, pide su ayuda para someter el Reino de Murcia.

Pero reunidas Cortes en Zaragoza, desisten de tal pretensión alegando que no ven beneficios en semejante empresa, dado que según el Tratado de Almizra, en caso de conquista, Murcia será posesión exclusiva de Castilla.

1265. En las Cortes de Ejea, se dota a Valencia de un fuero propio: el Fuero de Valencia. También se le otorgan Cortes y moneda propia. Y además se impone la figura del Justicia de Aragón, intérprete de los fueros aragoneses.

A pesar de la oposición de Las Cortes, acude al frente de sus tropas hacia el Reino de Murcia.

1266. En febrero, el Reino de Murcia está ya sometido, el cual entregará a Castilla unos meses más tarde.

1268. Encontrándose en Navidad en la ciudad de Toledo, al objeto de asistir a la primera misa de su hijo, el infante Sancho, Arzobispo de Toledo, recibe una embajada de nobles tártaros, los cuales le incitan a participar en una cruzada contra los turcos, enemigos de ambos.

1269. En septiembre, una armada aragonesa parte desde Barcelona con destino a Tierra Santa.

Sin embargo pasando por tierras francesas una tormenta les obliga a refugiarse en el puerto francés de Aigües Mortes, volviendo a Aragón y abandonando definitivamente tal empresa (9).

1271. Confirma el "Foris et Consuetudines Valentiae" a pesar de la oposición de la nobleza aragonesa.

1274. Asiste al Concilio de Lyon, al objeto de ser coronado por el Papa Gregorio X. Pero éste le exige el pago de unos feudos ofrecidos por Pedro II, volviéndose sin acuerdo alguno.

Escudo de la Orden del Temple.

1275. Se produce una nueva rebelión a cargo de su hijo bastardo Fernán Sánchez de Castro, en contra de su heredero el infante Don Pedro.

En junio, el rebelde es capturado, quien muere ahogado en aguas del Cinca por orden del infante Don Pedro

"De la cual cosa nos alegramos por cierto..."

Según puede leerse en su Crónica.

Redacta un nuevo testamento en Lérida.

Se produce una sublevación de los mudéjares valencianos, quienes consiguen que el monarca aragonés se desplaze para sofocar personalmente la revuelta.

Fallece su hijo el infante Sancho, Arzobispo de Toledo, quien era prisionero de los musulmanes granadinos.

1276. En junio, es derrotado por los moros valencianos en Llutxent. Derrotado, maltrecho y viejo se retira a Valencia.

El 27 de julio muere en el Reino de Valencia.

Sus hijos hacen trasladar sus restos al Monasterio de Poblet. Le visten con un sencillo hábito del Cister y finalmente recibe sepultura.

1835. Sus restos son trasladados hasta Tarragona.

1952. Vuelven a ser reintegrados al Monasterio de Poblet, donde actualmente descansan.

Oleo de Ignacio Pinazo, representando los últimos momentos del rey Jaime I.
Espada de Jaime I.
(1). El rey estando en Montpellier tenía numerosas amantes y no quería yacer con la reina.

Esta urde un plan junto con algunos de sus nobles y eclesiásticos. Quienes hacen creer al rey que esa noche tendrá relaciones con una misteriosa dama que no quiere ser reconocida.

La misteriosa dama es la propia reina que, amparada en la oscuridad de la alcoba, consigue retener al fogoso Pedro durante toda la noche sin que este lo note.

Al amanecer, con la claridad del día, se deshace el engaño y el sorprendido rey aragonés, presa de un ataque de ira, se marcha de Montpellier para no volver jamás, dejando a su esposa encinta.

(2). El motivo del cerco es el siguiente: Rodrigo de Lizana, amigo personal de Pedro Fernández de Azagra, prende ilegalmente a don Lope de Albero, llevándolo preso a su Castillo de Lizana. Enterado el rey de los hechos por mediación del hermano y un yerno de don Lope, atacó el Castillo de Lizana. Huído Rodrigo de Lizana y refugiado en Albarracín, las tropas del rey pusieron sitio al mismo, tras la negativa de Pedro Fernández de Azagra de entregar a don Rodrigo.

(3). Según algunos historiadores, la Crónica de Jaime I no pudo haber sido escrita por él, por diversas razones. La fundamental es que consideran que el rey aragonés era bastante inculto y apenas sabía escribir -de hecho, de los numerosos manuscritos llegados hasta nuestros días, ni uno sólo está firmado por él-.

(4). Para la conquista de Burriana, se emplaza el campamento en el poblado romano de Vila-real.

(5). En las conversaciones anteriores para una eventual rendición, los negociadores aragoneses habían hecho saber a los sitiados, que, en caso de querer rendirse, debían colocar un lienzo con las dos barras rojas del monarca aragonés, como así ocurrió.

(6). En estas Cortes se produce un hecho significativo. Llegados los ciudadanos y nobles leridanos, juran a Alfonso como su Señor, entendiendo por ello que Lérida pertenece al Reino de Aragón. Seguidamente Jaime I propone a la nobleza leridana que jure también a Pedro como su Señor, cosa a la que se niegan, aduciendo, con toda la razón del mundo, que acaban de jurar al príncipe Alfonso.

(7). Los críticos historiadores con Jaime I no le dejan en muy buen lugar. Le acusan entre otras cosas de:

  • Ser mal marido de sus mujeres por ser hombre poco afectuoso
  • Ser fuerte con el débil y débil con el fuerte. Teniendo en cuenta el enérgico carácter de la reina Violante, de estar sometido a su voluntad (de ahí el cambio constante en sus testamentos)
  • Ser mal padre de sus hijos, y de perseguir sañudamente al príncipe Alfonso por complacer a su mujer Violante y a los hijos habidos con ésta
  • Le acusan igualmente de ser un pésimo político y de repartir entre su prole un magnífico reino que tanto había costado conseguir
  • Ser mal militar y un pésimo estratega, obteniendo victorias no por sus méritos propios sino por la extrema debilidad de aquellos a quienes combatía, y que ignoraba siempre estos hechos por no prever primero la fuerza real de sus enemigos

(8). Este hecho parece estar totalmente probado:

  • Zurita lo consigna en su obra Anales
  • El Barón de Tourtoulon lo admite en su obra Jacques I le Conquerant

(9). Según algunos historiadores, tal tormenta nunca llegó a existir; achacando la razón del abandono a la edad del monarca (60 años) y al deseo de estar junto a Berenguela Alfonso, sobrina de Fernando III el Santo, con quien mantiene amores. Tal suposición tiene muchos visos de ser cierta, pues nada más tomar tierra se encuentra con esta dama y la mayoría de las naves aragonesas, llegaron a su destino sin problemas.

 
Castillos de España
El castillo de la semana
Personajes medievales
 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 05/02/2011