Atenea/Minerva

 
Atenea/Minerva | Apolo/Febo | MITOLOGIA GRECOLATINA | Zeus/Jupiter | Hera/Juno | Artemisa/Diana | Hefesto/Vulcano | Hermes/Mercurio | Ares/Marte | Afrodita/Venus | Rea/Cibeles | Poseidon/Neptuno | Demeter/Ceres | Dionisios/Baco | Hades/Pluton | Heracles/Hercules | Hestia/Vesta
 
Atenea/Minerva
 
 
Atenea
Algunas fuentes relatan que Zeus se empeñó en conquistar a la titánide Metis, a pesar de su actitud esquiva. De hecho, sus intentos para despistar al poderoso dios no hicieron otra cosa que acentuar sus deseos, que después de numerosas artimañas acabaron cumpliéndose.

Metis se quedó embarazada y el destino acabaría interviniendo en la gestación. Los oráculos anunciaron que daría a luz primero a una hembra y luego a un varón que destronaría a Zeus. El poderoso dios recordó que él mismo había cumplido esa profecía al luchar contra su padre Cronos. Sin pensárselo dos veces, se comió a la embarazada. Pero en la curiosa digestión, el feto de la futura Atenea siguió su proceso y, al cabo del tiempo reglamentario, Zeus sintió dolores de parto. Sin saber a qué se debían, se tiró al lago Tritón para aplacar en sus aguas el extraño síntoma. De nada le valió el chapuzón, ahora era la cabeza la que le molestaba más que nunca. Al verlo en tan penosa situación, se acercaron el resto de las divinidades del Olimpo y Hermes diagnosticó certeramente la causa de la jaqueca: un embarazo craneal. Algunos autores cuentan que fue el dios herrero Hefesto el que se apiadó del dolor de Zeus y le abrió el cráneo de un golpe certero. Por la violenta trepanación, en una espectacular arribada al mundo celestial, salió la triunfante Atenea, armada de pies a cabeza y bramando como un soldado embravecido ante las filas enemigas, en vez de llorar como cualquier recién nacido.