O
 
La Bounty | Don Miguel de Mañara | Ishtar | Twinsen | Otto Bus | Gatopardo | Paul Shark | Bokassa | Arsenio Lupín | Liposan | ETIMOLOGÍA DE LOS APODOS | Dede | Güestia | Nuberu | Verbatim | Birdy | Dama del Punt | Ignatius J. Reilly | Scarlett | Sin | Lutz Long | Cenerentola | Eleazar | Rohan | Apodos gatunos | Star-Stress | Tábata | Oka | Clara de noche | Campanilla | Galadriel | Pixi Dixi | Doroty | April | Homer | Panenka | 29A | Cantinflas | Keitel | Valium 10 | Tinuviel | Olivia | GranEnano | Aristogato | ULTimaTE | Belfegor | Morals | Anónimo | Elufe | Don Gato | Garfield | Security | Nick errante | Coque | Matrix | Sapo cansionero | Machu Pichu | Sepik | ___\~~~ | Junebell | Fendetestas | O | Rahel | Escaflowne | Panspermia | Kalukas | lapu lapu | Wasa | Luna | Ardid | Hello | Krazy Kat
 
O
 
   

L'histoire d'O
 
Histoire d'O
novela erótica de la escritora Pauline Réage.
En Historia de O se narra cómo O, raptada por su propio amante y conducida al tenebroso castillo de Roissy, es sometida a torturas, humillaciones y violaciones colectivas que ella acepta resignada, por amor a los dos hombres a los que sucesivamente considera su amo: Renée y Sir Stephen. Pero, a pesar de tanto azote y tanta cadena, la novela no espeluzna en ningún momento porque a medida que se avanza en su lectura advertimos que no pretende ser la narración de hechos verosímiles tanto como la de las fantasías de la autora: Roissy, una especie de recreación metaliteraria de los castillos de Sade, es un universo al margen de lo real, un extraordinario constructo fantasmagórico que permanece en un tiempo detenido, el ilusorio. Todo en Roissy responde a una estética del simulacro: desde los torturadores anónimos que, cual asistentes a un carnaval, mantienen el rostro perpetuamente enmascarado, hasta los trajes de opereta que llevan los habitantes del castillo. La novela es un cuento, un cuento moral en el que los progresos de O en el ejercicio de la sumisión no son sino el reverso de la dominación a la que se pliega, hasta que O consiga finalmente ejercer el mismo dominio sobre sí misma, al ejercitarse en la insensibilidad al dolor. Una lectura menos entusiasta de la novela advierte que el cuerpo de O, objeto de verdadero culto entre sus verdugos, sustituye progresivamente a la mujer que O era, por metonimia, hasta que en la escena final O ha dejado de ser una persona: «¿Era acaso de piedra o de cera, una criatura de otro mundo...?». Tras este cierre se nos advierte de que «en un último capítulo que fue suprimido, O volvía a Roissy, a donde Sir Stephen la abandonaba. Existe otro final para la historia de O y es que, al darse cuenta de que Sir Stephen va a abandonarla, ella prefiere la muerte. Y él accede».

En la secuela de la historia, la autora ha optado por el primero de los finales posibles. Así que O regresa a Roissy, decidida a someterse a Sir Stephen. Pero, para su sorpresa, su dueño ni siquiera se toma la molestia de aparecer por el castillo, sino que la cede como esclava para que otros hombres dispongan de ella previo pago.

http://www.ctv.es/USERS/borobar/o.htm
tomado de esta dirección.