LA HIRUELA
Inicio
Escudo de La Hiruela Escudo de La Hiruela
Ir a LOCALIZACIÓN Ir a HISTORIA Ir a LUGARES DE INTERÉS Ir a FESTEJOS Y EVENTOS

LOCALIZACIÓN


Acceso en coche: A 100 km de Madrid, por la N-I. Tomar el desvío de la Situación de La Hiruela M-137, hasta Montejo de la Sierra, donde se toma la M-916.
Acceso en autobús: Autobuses de la Mancomunidad desde Buitrago
Habitantes: 74
Superficie: 17,2 Km2
Altitud: 1.827 m.
Ayuntamiento: C/Arriba, 8    Tel:  91-869-71-40
Etimología: De Yrola, forma mozárabe de ciruela. Probablemente ciruelos silvestres, endrinos.

      El término municipal de La Hiruela está situado en el límite noroeste de la provincia de Madrid, entre cerros y terreno quebrado de la vertiente este de Somosierra, a 105 Km. de la capital, en la cuenca del río Jarama. Su extensión es de 17,2 kilómetros cuadrados y ocupa un terreno accidentado de la Sierra de Panorámica de La Hiruela Guadarrama, con los montes Calahorra y Sierra Concha y el Cerro de la Artillla. El Pico Porrejón alcanza los 1.827 m. y junto al Jarama la altitud es de 1.700 m, siendo la altitud del pueblo de 1.257 m.
      El curso de agua más importante es el mencionado Jarama, que en su tramo más alto discurre por el norte del término. En el límite oriental discurre por un valle encajado el arroyo de Las Huelgas. Por otro valle encajado, en el centro del territorio municipal, corre el arroyo de la Fuentecilla, junto al cual se asienta el núcleo, unos 50 m. más alto de cota.
      La villa de La Hiruela, que concentra la totalidad de la población, se ubica en la falda del alto de Bañaderos, rodeado por los Picos de Morra de la Dehesa y Cabeza del Burrial, con laderas de bosque de robledales en campos cercados, prados y monte bajo. El asentamiento está rodeado por el río Jarama al norte, el arroyo de la Fuentecilla al este y el arroyo de la Umbría, al oeste. En su parte inferior hay una zona amplia de huertas cercadas.



HISTORIA


      Posiblemente, como en el caso de los demás pueblos dependientes de Buitrago, el primer asentamiento se produjo entre los siglos XII y XIII, después de la Reconquista y época de repoblación de toda la zona.
      La Hiruela perteneció a la Comunidad de Villa y Tierra de Buitrago, siendo cabeza del Cuarto de las Cuatro Villas eximidas (con la Puebla y El Atazar), y con todos ellos pasó a pertenecer a los Mendoza desde 1368, integrando el Señorio de Buitrago. En 1490 obtuvo el privilegio d eVillazgo y su cañada obtuvo el rango de real, manifestando así su importancia ganadera.
Calle de La Hiruela       En efecto, La Hiruela es un pueblo ganadero típico, generado y condicionado por su economía, el clima y la topografía en la que se asienta. Su trama urbana es de gran sencillez, como resultado de la principal preocupación de abrigarse de los rigores del clima, con la progresiva edificación de construcciones compactas, cerradas al exterior, apoyándose las unas en las otras a lo largo de dos calles principales, compartiendo medianeras; se dejan algunos entrantes a las huertas o caminos que conducen a prados y sembrados. Por estos espacios libres pasan las regueras, encauzando el agua de los manantiales que nacen por encima del pueblo.
      Desde que obtuvo el privilegio de Villazgo formó parte del Cuarto de las Villas, dependiendo directamente del Duque del Infantado, nuevo titular del Señorío, y adquiriendo de recho a rollo o picota. Conservó su derecho sobre pastos, aguas, carbón, caza y pesca durante los siglos XVI y XVII.
      En 1751 habitaban el lugar 55 vecinos (220 personas). En esta época existían tierras de regadío para hortalizas, frutales y nogales, prados de regadío y secano , tierras de sembradura de secano, dehesas para pastos y leña, ejido para pasto, montes y tierras incultas. Se producía centeno, lino, linaza, hierbas, manzanas y cerezas. En cuanto a la ganadería, se daba la presencia de cerdo, buey, vaca, cabra y oveja. También se explotaban colmenas.
Rincón que muestra el tipismo del pueblo       En esta época ya estaba consolidado el tejido urbano que se ha mantenido prácticamente sin variaciones hasta nuestros días. El núcleo se estructura en dos calles paralelas a distinta altura que descienden desde la entrada del pueblo por la carretera que viene de Montejo y el Puerto de La Hiruela, hasta la plaza donde se asienta la Iglesia. Los edificios se agrupan en grandes manzanas.
      A mediados del siglo XIX, La Hiruela tiene 30 casas, incluida la del Ayuntamiento, la escuela de instrucción primaria y la Iglesia Parroquial de San Miguel. Sus vecinos eran 32 y 128 los habitantes. Desde entonces la población ha ido disminuyendo progresivamente, sobre todo a partir de los años 60 del presente siglo debido a la intensa emigración a Madrid. En el censo de 1991 de contabilizaban 32 habitantes, convirtiéndose La Hiruela en el segundo municipio menos poblado de la provincia de Madrid. En el censo de 1995 se contabilizan 55 habitantes.
      Durante todo este período la economía tradicional del pueblo se ve afectada por los mismos condicionantes que el resto de la zona: extinción del Régimen Señorial, Desamortización, desaparición de la Mesta y crisis de la ganadería tradicional.
      Hoy, La Hiruela mantiene su tejido original sin actuaciones que degraden la estructura del poblamiento, ni construcciones de segunda residencia fuera del casco urbano.
      Los edificios son marcadamente rústicos, de fábrica de laja de pizarra (piedra del terreno) y huecos con cercos de madera. Algunos de ellos están abandonados.



LUGARES DE INTERÉS


Iglesia Parroquial de San Miguel Arcangel       La Iglesia Parroquial de San Miguel Arcangel de contrucción barroca aunque remozada actualmente, nave con arco triunfal de medio punto, muros de mampostería y coro en alto.


FESTEJOS Y EVENTOS


      En La Hiruela se celebran las Fiestas de la Virgen del Rosario con la tradicional procesión, caldereta, juegos y orquesta.

Ir al mapa de la Sierra Norte Ir al INICIO