RASCAFRIA
Inicio
Escudo de Rascafria Escudo de Rascafria
Ir a LOCALIZACIÓN Ir a HISTORIA Ir a LUGARES DE INTERÉS Ir a FESTEJOS Y EVENTOS Ir a OTROS

LOCALIZACIÓN


Acceso en coche: A 96 km de Madrid por la N-I. En el km 69 se coge la M-604
Situación de Rascafria Acceso en autobús: Empresa Continental Auto. Línea de Rascafría. Desde el intercambiador de Plaza de Castilla.
Acceso en tren: Línea al Puerto de Cotos desde Cercedilla.
Habitantes: 1.615
Superficie: 150,5 Km2
Altitud: 1.160 m.
Ayuntamiento: Plaza de España, sn     Tel:   91-869-11-17
Etimología: Contracción de "carrasca fría". Carrasca es la encina (Quercus ilex L.) pequeña con aspecto de matorral.

      Rascafría, junto con su anejo Oteruelo y Alameda y Pinila del Valle, se encuentra enclavado en la más alta del Valle del Lozoya, en la parte noroccidental de la Comunidad de Madrid, en la Sierra de Guadarrama, en un paraje de extraordinaria belleza. El valle es amplio y despejado, situado a unos 1100 metros de altitud y delimitado por dos cadenas montañosas: la septentrional, divisoria entre Madrid y Segovia, en la margen izquierda del Lozoya, se extiende desde Cotos al Portachuelo de Navarredonda, con altitudes que oscilan entre 1800 y 2200 metros y sus cumbres nevadas gran parte del año. Los pasos a Segovia se producen por los Puertos de Cotos, El Reventón, Malgosto y Navafría.
Ayuntamiento de Rascafria       Todos los pueblos del Valle Alto se encuentran situados en la margen izquierda del río, en la ladera orientada al sur. El término municipal de Rascafría, con 150,30 kilómetros cuadrados es el de mayor extensión de la zona y comprende dos núcleos de población, Rascafría que es la cabecera municipal, y Oteruelo del Valle. El Monasterio de El Paular está emplazado a 2 km. del casco de Rascafría. Es también el municipio más occidental el Valle, ocupando su su cabecera. Su límite sur discurre por la Cuerda Larga, en donde se elvan las cumbres de Guarramillas, Valdemartín y la Cabeza de Hierro (2383 m). Al norte de estas cumbres nace el río de la Angostura que más tarde toma el nombre de Lozoya. En él vierten numerosos arroyos: por la derecha, el Guarramillas, el de los Cerradillos, el de los Machos y el de la Najarra, que llegan al río a través de profundas gargantas; por la izquierda destaca el arroyo de la Umbría que, procedente de Peñalara, recoge las aguas de los arroyos de la Pedriza, el Berzal, el de los Pájaros, etc.
      A los numerosos arroyos y torrenteras hay que añadir las lagunas glaciares de Peñalara, las Cinco Lagunas y de los Pájaros.
      El territorio, de alto valor paisajístico, es bellísimo, encontrándose poblado de espesos bosques de robles y pinares que alternan con prados. Entre estos parajes naturales se puede destacar la Cueva de la Mora, situada en el arroyo de las Cocinillas, que constituye un lugar interesante y pintoresco. La fauna es rica y variada.



HISTORIA


      El origen del pueblo se remonta a la Edad Media y se encuentra ligado a la repoblación de la Sierra llevada a cabo por cuadrillas segovianas. El Valle era un territorio libre que fue anexionado por el concejo de Segovia, con el beneplácito del rey, mediante el sistema de carta pueblas y ordenanzas. Estos Plaza de Rascafria con su olmo de 400 años documentos obligaban a todos los que adquirieran tierras en el Valle, a construir una casa y a tener caballo propio.
      En el siglo XIV se fundó la Cartuja de El Paular, a 2 km. de Rascafría, al pie del macizo de Peñalara, entre bosques de pinos y robles. Antiguos palacios y pabellones de caza de Juan I, así como las tierras que los rodeaban y distintas Rentas fueron donados a la Orden Cartuja. La nueva comunidad se costituyó en 1391, pero las obras no se acabaron hasta el siglo XV. En estos años la Cartuja había acumulado nuevas propiedades y privilegios. A partir de la fundación de la Cartuja toda la historia del Valle y en especial la de Rascafría, estuvo vinculada a la historia del cenobio.
      Rascafría era un lugar de realengo, perteneciente a la Comunidad de Villa y Tierra de Segovia, a cuya jurisdicción estaba sujeta, pero se tienen muy pocos datos del municipio en los siglos XVI y XVII. Los únicos edificios singulares conservados de esta época son la Iglesia Parroquial de San Andrés y "La Casona", complejo residencial con huerta y jardín.
      En el siglo XVIII (1751) Rascafría estaba habitado por 206 vecinos. Su economía estaba centrada en la ganadería, fundamentalmente lanar. Los numerosos prados se complementaban con algunos cultivos de regadío, frutales y algo de trigo, centeno y lino. Pero los graves daños ocasionados a los cultivos por los animales del cazadero de los Reales Bosques de Valsaín empobrecieron a los habitantes que poco a poco se fueron dedicando al negocio de la madera, transportando a la corte los productos de la tala. La villa poseía dos molinos harineros, una taberna, una carnicería, un mesón y un hospital para transeuntes.
      Tras la reestructuración provincial realizada en 1833, Rascafría pasa a formar parte de la provincia de Madrid. A lo largo del siglo la población aumentó ligeramnete, alcanzándose los 260 vecinos y 1040 habitantes, en 1888. La economía seguía basándose en la ganadería, pero a finales de la centuria se había producido un cierto desarrollo industrial. Funcionaban una fábrica de papel con 30 ó 40 operarios, una fábrica de vidrio, tres molinos harineros y varias serrerías, la más importante de las cuales era la Sociedad Belga de los Pinares de El Paular, fundada en 1855. También en este siglo se empieza a renovar la arquitectura local, al sustituirse algunos edificios agropecuarios tradicionales por nuevas construcciones de carácter más urbano.
      En el siglo actual la población permanece prácticamente estable (en torno a los 1100 habitantes), aunque con algunas oscilaciones en las distintas décadas. En 1975 se anexionó a Rascafría el núcleo de Oteruelo. A las actividades económicas tradicionales, ganadería y explotación maderera, se ha unido en los últimos años el turismo, que absorbe una parte muy importante del mercado de trabajo, tanto en verano, como en invierno, debido a las estaciones de esquí de Valdesquí y Cotos.



LUGARES DE INTERÉS


      La Iglesia de San Andrés Apóstol de Rascafría está ubicada en el extremo norte del caso urbano. Es obra considerada por algunos de Juan Gil de Hontañón de finales del S.XVI. La fábrica es de mampostería con refuerzo de sillares en las esquinas y consta de tres naves y cabecera plana ornada con bolas al exterior. La torre, de planta cuadrada y ubicada a los pies del templo, consta de dos cuerpos. El inferior de mampostería con sillares en las esquinas y el superior de sillares con dobles vanos de medio punto para campanas a los cuatro lados. Toda ella se remata con un chapitel de pizarra moderno. Creada originalmente con una sola nave, a finales del S.XVI se le añaden dos naves laterales, según trazas de Alonso de Covarrubias, separadas por dos arcos de medio punto apoyados sobre columnas estriadas en el lado sur y lisas en el norte. Las naves se cubren con artesonado moderno y el presbiterio con bóveda gótica de crucería con terceletes apoyada sobre ménsulas, obra de Juan Ruesga, aparejador de Juan Guas. En 1938, durante la última guerra civil, sufre un incendio sufriendo graves desperfectos, y a partir de 1950 se lleva a cabo su restauración.
      La Iglesia de Nuestra Señora de la Paz de Oteruelo del Valle es una obra probablemente del S.XVIII. Quedó muy deteriorada durante la Guerra Civil y fue reconstruida en 1944. Se configura al exterior con una serie de volúmenes de diferentes alturas, encalados y sin interés artístico. La espadaña, lo más significativo del conjunto, consta de dos cuerpos claramente diferenciados, el inferior realizado en mampostería con sillares laterales y cuatro cuerpos troncocónicos que dan estabilidad a la obra. El cuerpo superior, o de campanas, es de sillarejo y, al igual que el inferior, se compone de tres subcuerpos que van reduciendo sus dimensiones a medida que ascienden. Entre los dos primeros, separados por una cornisa, se abren dos amplios huecos para campanas en arcos de medio punto. El superior, muchos más reducido y centrado sobre el anterior, se remata en punta y abre un sólo y pequeño hueco de campana, también de medio punto.
      El Ayuntamiento es una obra de principios del S.XX con típico sabor neomudejar. Levantada sobre las ruinas de un ayuntamiento anterior arrasado por un incendio. Es de planta rectangular cubierta a dos aguas. Tiene dos alturas y consta de dos cuerpos rectangulares laterales y un tercero que los une transversalmente retranqueándose de la línea de fachada, configurando un pórtico con tres arquerías muy rebajadas y balconada superior de tres vanos. El cuerpo central corona su fachada con una espadaña donde se ubica el reloj u un pequeño arco de medio punto para la campana del mismo, todo ello enmarcado por un frontón y dos columnillas. Resulta de gran armonía el juego de hiladas de ladrillo rojo con las cajas blanqueadas delimitadas y circundadas por aquellos, así como el uso de la caliza clara en la configuración de la balaustrada central de la fachada, en las cobijas superiores de los cuerpos laterales y en los detalles de la espadaña del reloj.
      Cercana a la Iglesia de San Andrés Apóstol se ubica "La Casona" o Casa de Trastamara. Tradicionalmente considerada, aunque sin mucha fiabilidad, pabellón de caza de los reyes Trastamaras y primera residencia de cartujos hasta finalizadas las obras del Paular. Es obra datable en el S.XVI, de mampostería y con fachada en arco de medio punto con grandes dovelas, en la de la clave se emplaza un escudo con dos leones y un castillo, bajo tejadillo donde abre un portón de doble hoja. Al interior consta de una huerta jardín cuya fachada principal al edificio se configura con un porche soportado sobre tres columnas toscanas que sujetan un alfarje de Puente del Perdón madera que se apoya sobre ménsulas del mismo material en el muro del edificio. Bajo este pórtico un arco de medio punto con dovelas de piedra que se ubica descentrado respecto al eje de simetría da acceso al interior.
      El Puente del Perdón se alza sobre el río Lozoya y servía para comunicar la Cartuja con el molino de papel ubicado hoy en día en la finca de los Batanes. Es obra de la primera mitad del S.XVIII y está toda ella realizada en sillares de granito. Consta de tres arcos iguales de medio punto, el central enmarcado por dos pilastras de planta semicircular con tajamares en su base. En planta se configura por dos espacios semicirculares a ambos lados del puente y otras dos plazoletas de igual forma, pero menor dimensión, sobre las dos pilastras centrales del mismo.
Monasterio de El Paular       El Monasterio de El Paular fue fundado en 1.390 por Juan I de Trastámara, cumpliendo así el deseo de su padre, Enrique II, de crear un monasterio cartujo. En el lugar existía hasta entonces un pabellón de caza familiar y una ermita. Estos terrenos (los del Pobolar o alameda) fueron cedidos por los Trastámara a los monjes cartujos. El cenobio fue en gran parte financiado por la familia real. En un principio fue construido el claustro con las celdas de los monjes. En 1.406, Enrique III ordena levantar un palacio junto al convento así como una iglesia cartuja, pues hasta el momento se oficiaba en la ermita del Pobolar. No obstante, las obras finalizarán durante el reinado de su hijo Juan II. Este monarca concede a los cartujos la propiedad del rio Lozoyacon su pesca, por lo que la riqueza de la comunidad va en aumento.
      Juan Gil de Hontañón fue, probablemente, el artífice de la Capilla de los Reyes (hoy bajo la advocación de la Virgen de Monserrat, frente a la entrada del hotel). El patio central es en realidad un cementerio ajardinado en el que han sido enterrados a lo largo de seis siglos los religiosos que han consagrado su vida a Dios en el interior de este recinto. No obstante, el convento no albergó orden alguna desde 1.835, como consecuencia de la desamortización de Mendizabal, en virtud de la cual pasó a ser propiedad estatal, hasta 1.954 en que el edificio es entregado en usufructo a los monjes benedictinos. Poco después, se habilita como hotel lo que antaño fueron las dependencias reales.
      Una de las zonas que más impresiona es la capilla concebida como custodia, para guardar las sagradas formas. Este sagrario fue construido en 1.619, aunque experimentó una importante reforma un siglo después, durante la que adquirió su actual estructura barroca. Esta estancia fue ideada por el arquitecto Francisco Hurtado Izquierdo y otros artistas andaluces a inspiración de la antigua cartuja de Granada (de la que también fueron artífices). Este recinto se compone de Transparente y Sagrario. El material que prima es el mármol, aunque abunda también el empleo de pan de oro en la decoración.
      Juan Guas fue el encargado de las obras de construcción del atrio de la iglesia. Su retablo mayor es de estilo gótico-flamígero del último tercio del siglo XV. La influencia flamenca se aprecia sobre todo en las figuras representadas en el altar, que muestran una gran elegancia y minuciosidad en los detalles, así como en el altorelieve. Se detecta también la influencia del plateresco en los doseles y las celosías. En el centro, presidiendo el altar, se situa la imagen de la Virgen de Santa María de El Paular. De gran belleza es la portada de acceso a esta iglesia, en estilo gótico decadente, que representa en el tímpano la imagen de la Virgen Dolorosa con su hijo muerto.



FESTEJOS Y EVENTOS


Talla de la Virgen de Gracia

      La Fiesta de San Isidro, con misa, procesión, bailes y aperitivos (Fiesta de Interés).
      La Fiesta de la Virgen de Gracia y San Roque en Agosto, y la de San Andrés en Noviembre.
      Travesía de la Laguna de Peñalara. Travesía a nado de la gélida laguna, en agosto. Se trata de la competición de este tipo más antigua de España.




OTROS


Oteruelo del Valle
Etimología: Cerrillo u otero pequeño en el Valle del Lozoya.
Altitud: 1.118 m
Distancia a Madrid: 91 km
Acceso: En el km 69 de la N-I, tomar el desvio al oeste y seguir 22 km, pasando el Cuadrón, Lozoya, y Alameda del Valle.

LEYENDAS SENDERISMO

      El Tuerto Pirón. Fernando Delgado Sanz, nacido a mediados del S.XIX en el segoviano pueblo de Santo Domingo de Pirón, fue un bandolero que desarrolló su actividad a lo largo y ancho de toda la sierra de Guadarrama y Somosierra. Una nube en un ojo y su lugar de nacimiento fueron el origen de su apodo "el Tuerto Pirón". Se cuenta en Rascafría como este bandolero, que robaba a los ricos, asaltaba iglesias y caminos y luego lo repartía entre los más necesitados, cometía sus fechorías por la noche y durante el día se ocultaba en el hueco de la gran olma de su plaza de España. Por fin, un mal día, fue apresado y condenado a cadena perpetua, pasando los últimos veinticinco años de su vida en la cárcel.
      La Cueva de la Mora. Cuenta la leyenda que en la "Cueva de la Mora", a unos dos kilómetros de El Paular, en el arroyo de Cocinillas, vivía una hermosa sarracena que salía todas las mañanas a asearse a una oquedad en forma de palangana que había en lo alto de la peña donde estaba su morada. Un día, un vecino de Rascafría, la sorprendió en su tarea diaria y se enamoró perdidamente de ella. La mora correspondió a su amor y su apasionado romance lo vivieron en secreto entre la cueva y sus idílicos alrededores. Pero un día nuestra protagonista fue sorprendida por su dueño y señor, un celoso y tirano moro. Desde aquel día, su amante, la esperó y esperó pero nunca más volvió a verla. Hoy tan sólo quedan la cueva y la palangana donde la mora se aseaba como mudos testigos de aquel apasionado amor.
      El Carro del Diablo. Cuentan como Juan Guas, arquitecto de la catedral de Segovia, se veía agobiado por su compromiso para terminarla a tiempo. Pronto se le presentó el mismísimo Lucifer y le propuso que le entregara su alma a cambio de terminar la obra en el plazo previsto. Aceptada la condición el diablo comenzó a acarrear carretas de piedra que desde Rascafría ascendían el puerto del Reventón en dirección a la ciudad castellana. Juan Guas, viendo que el plazo ya era posible, a falta tan sólo de levantar la segunda torre del templo, rompió el trato con Satanás y éste ciego de cólera convirtió en roca el último carro que ascendía penosamente el puerto. Al final concluyo el tiempo y la catedral de Segovia quedó con una torre más pequeña que la otra. Pero no terminan aquí las leyendas sobre el Carro del Diablo pues hay quienes creen que a su alrededor, la noche del equinoccio de primavera (21 de marzo), se reúnen allí las brujas del centro peninsular para celebrar sus horrorosos aquelarres, bailando desnudas y diabólicamente a la pálida luz de la luna.

      Rascafría - Lozoya: Por la cuenca alta del río Lozoya, entre las dos poblaciones más emblemáticas del valle, pasando por los pueblos de Oteruelo, Alameda y Pinilla del Valle.
      Rascafría - Puerto de Cotos: Pasando el Monasterio de El Paular y adentrándose en los orígenes del río Lozoya, donde éste aún no ha recibido su nombre y se le conoce como arroyo de Guarramillas y río de La Angostura. Entre eternos pinares de pino silvestre explotados por la Sociedad Belga desde 1840. En el arroyo de Barondillo, en el monte de la Cinta, existe una importante tejera con algunos de los ejemplares más impresionantes de la Comunidad de Madrid.
      Rascafría - Puerto de la Morcuera: Ascenso a las praderas de alta montaña del puerto de la Morcuera entre robledales y pinares. Podemos observar las famosas cascadas del Purgatorio en el río Aguilón y magníficos ejemplares de acebos, tejos, serbales de cazadores, etc.
      Rascafría - Peñalara - Lagunas: Peñalara es el pico más alto de la Comunidad de Madrid (2.430 m.) y conserva restos de glaciarismo, únicos en la provincia, manifestados en sus lagunas de origen glaciar: Cinco Lagunas, laguna del Operante, laguna de los Pájaros y laguna Grande de Peñalara.
      Rascafría - Puerto del Reventón: Esta ruta comunicaba antiguamente el Monasterio de El Paular con el segoviano de la Granja y en el camino podemos observar rocas de caprichosas formas que han suscitado nombres como "la Gallina", "la Tortuga" o el famoso "Carro del Diablo" del que se conserva una hermosa leyenda.

Nacimiento del rio Lozoya

Ir al mapa de la Sierra Norte Ir al INICIO