imagen
CÓDIGO DEONTOLÓGICO Y ÉTICO DEL PSICÓLOGO COLOMBIANO
PSICOLOGIA HOY NELRIK
PSICOTERAPIA HOY
LEY DEL PSICÓLOGO EN COLOMBIA
CÓDIGO DEONTOLÓGICO Y ÉTICO DEL PSICÓLOGO COLOMBIANO
ENSAYO, EJERCICIO PSICOANALÍTICO
ATENCIÓN EN CRÍSIS
SE REGLAMENTA EL CÓDIGO DEONTOLÓGICO Y BIOÉTICO Y OTRAS DISPOSICIONES
Corte Constitucional de Colombia aval la nueva ley del psicólogo
Imagen
CONTINUAMOS TRABAJANDO PARA FORTALECER LA PSICOLOGÍA EN COLOMBIA

(EQUIPO DE TRABAJO)

ESTE CÓDIGO DEONTOLÓGICO PRETENDE DAR PAUTAS QUE ORIENTEN EL QUEHACER DEL PSICÓLOGO COLOMBIANO

EL SUSTENTO TEÓRICO ESTA FUNDAMENTADO PRINCIPALMENTE EN: LA APA, COLEGIOS DE PSICOLOGÍA DE ESPAÑA, ARGENTINA Y BRASIL, Y OTROS TEMAS DE CONSULTA RELACIONADOS CON LA ÉTICA LA DEONTOLOGÍA Y EL PAPEL DEL PSICÓLOGO EN COLOMBIA Y EL MUNDO

POR FAVOR LÉALO Y DÉNOS SU OPINIÓN

PROMOVIDO POR LA FUNDACIÓN DE PSICOLOGÍA INTEGRAL FUPSI DIRECTOR Dr. PEDRONÉL MANRIQUE

EQUIPO DE TRABAJO:

COORDINACIÓN PROPUESTA E INVESTIGACIÓN
NELSON RICARDO VERGARA C.
PSICÓLOGO, ESPECIALIZACIÓN EN PSICOLOGÍA CLÍNICA Y ANALISTA DE SISTEMAS.

ASESORÍA EN REDACCIÓN
NIDIA LUCIA MORALES T.
PSICÓLOGA. ASESORA ADMINISTRATIVA

ASESORÍA REVISIÓN Y AJUSTES
JUAN DAVID MONTOYA
PSICÓLOGO, ANTROPÓLOGO, FILÓSOFO

LECTURA Y CORRECCIONES FINALES
PEDRONEL MANRIQUE L.
PSICÓLOGO, Dr. EN FILOSOFÍA, Dr. EN TEOLOGÍA, Dr. EN PSICOLOGÍA
FUNDADOR DEL COLEGIO OFICIAL DE PSICÓLOGOS DE COLOMBIA (D.E.P.) +

CÓDIGO DEONTOLÓGICO Y ÉTICO DEL PSICÓLOGO COLOMBIANO

INTRODUCCIÓN
TITULO 1. FUNDAMENTOS
TITULO 2. PRINCIPIOS GENERALES
TITULO 3. RESPONSABILIDAD SOCIAL E INTEGRIDAD
TITULO 4. COMPETENCIA PROFESIONAL
TITULO 5. RELACIÓN CON OTROS PROFESIONALES
TITULO 6. INTERVENCIÓN
TITULO 7. SECRETO PROFESIONAL
TITULO 8. OBTENCIÓN Y USO DE LA INFORMACIÓN
TITULO 9. INVESTIGACIÓN Y DOCENCIA
TITULO 10. PUBLICIDAD, PRESENTACIÓN Y PROMOCIÓN PROFESIONAL
TITULO 11. HONORARIOS Y REMUNERACIÓN
TITULO 12. GARANTÍAS AL DEBIDO PROCESO

INTRODUCCIÓN
El presente código deontológico y ético del psicólogo colombiano responde a las necesidades que la profesión de psicología requiere, con el ánimo de establecer y/o dar pautas que orienten el quehacer del psicólogo/a colombiano.
El termino deontología fue empleada inicialmente en el siglo XIX por el filósofo y jurista Ingles Jeremías Bertham (1748 -1832) quien titulo su obra "Deontology of the Science of Morality “ ésta fue publicada en (1834) después de su muerte, haciendo referencia a los deberes humanos. Etimológicamente este concepto tiene su raíz del griego, "deon-ontos" que significa deber y “logos” que significa tratado. La ciencia que trata los deberes.
Para Bentham, la deontología se aplica fundamentalmente al ámbito de la moral, es decir, a aquellas conductas del hombre que no forman parte de las hipótesis normativas del derecho vigente. Trata, pues, del espacio de la libertad del hombre, sólo sujeto a la responsabilidad que le impone su conciencia. Asimismo, Bentham considera que la base de la deontología se debe sustentar en el principio de la utilidad, lo cual significa que los actos buenos o malos de los hombres sólo se explican en función de la felicidad o bienestar que puedan proporcionar. Para Bentham la deontología se entiende a partir de sus fines (el mayor bienestar posible o el acto de hacer el bien)
Se entiende a la deontología como la ciencia que trata de los deberes, ética moral y normas que para el caso de la psicología se denominaría (deontología psicológica) como el conjunto de reglas que regulan las relaciones de los psicólogos entre ellos, entre sus clientes o entre la sociedad y ellos.

Es entonces la deontología un recurso ético, moral, y legal, con el cual el psicólogo colombiano puede ejercer su profesión de forma libre y responsable.

" de primum non nocere” (lo primero es no hacer daño) Principio hipocrático.

El sustento teórico esta fundamentado principalmente en la investigación, mediante la cual se hizo un análisis con respecto a los términos de ética, moral y la deontología, siendo esta última la que más respondía a la estructuración de un código que reuniera la descripción y orientación del que hacer del psicólogo. La connotación que la deontología a tenido fue muy defendida por el general Francisco de Paula Santander quien introdujo al país los planteamientos de Bertham, y quien además conoció personalmente a filósofo y jurista Inglesen en 1830.
Para la elaboración del presente código deontológico y ético, se tomo en cuenta: LEY 58 DE 1983 “Reglamentación de la profesión de psicólogo en Colombia”, el código de ética del psicólogo colombiano, código de ética de la APA, códigos deontológicos de psicología de: España, Argentina y Brasil, y otros temas de consulta relacionados con la ética la deontología y el papel del psicólogo en Colombia y el mundo; también se estableció un grupo de trabajo y análisis académico que revisó el presente código.
Aunque en Colombia ya se tenía un código de ética para el psicólogo; era importante complementar dicho código y darle una connotación deontológica que va más acorde con el desempeño profesional e incluye lo ético y moral como ya se ha expuesto. Con respecto al anterior código de ética del psicólogo colombiano se agrego artículos en lo referente a COMPETENCIAS PROFESIONALES, SECRETO PROFESIONAL, HONORARIOS, PRESENTACIÓN Y PROMOCIÓN PROFESIONAL, RELACIÓN TERAPÉUTICA (INTERVENCIÓN), INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA Y DOCENCIA, a esta ultima (docencia) se le dio gran importancia ya que en el código de ética el articulado al respecto era muy escaso.
El criterio deontológico no excluye en ninguna forma la adaptación y cambios que pueda tener la actividad de la profesión de psicólogo en el momento histórico, cultura, costumbre y el progreso humano. No es contrario a la actual ley 58 de 1983 ni las que posterior a esta se establezcan en el país como mecanismo de control legal de la profesión del psicólogo. Siempre estará este código abierto a cambios y necesidades que correspondan al momento actual del país, propendiendo siempre por el buen ejercicio de la profesión de psicólogo/a de forma libre y responsable.
"Es cosa amable hacer el bien a uno solo;
pero mas bella y mas divina es hacerlo al
pueblo y a las ciudades".
Aristóteles


Ps. NELSON RICARDO VERGARA C.



Titulo 1. FUNDAMENTOS
Artículo 1º. Este código deontológico y ético, está destinado a servir como regla de conducta profesional, en el ejercicio de la Psicología en cualquiera de sus modalidades. Proporcionando principios generales que ayuden a tomar decisiones informadas en la mayor parte de las situaciones con las cuales se enfrenta el/la psicólogo/a.
Artículo 2º. La actividad del Psicólogo se rige, ante todo, por los principios de convivencia y de legalidad democráticamente establecidos en el Estado Colombiano
Artículo 3º. En el ejercicio de la profesión el/la Psicólogo/a tendrá en cuenta las normas explícitas e implícitas, que rigen el entorno social en que actúa, considerándolas como elementos de la situación y valorando las consecuencias que la conformidad o desviación respecto a ellas puedan tener en su quehacer profesional. Su objetivo es la protección y el bienestar del individuo y de los grupos con los cuales trabaja el/la profesional de la psicología, guiar y proteger a éste en el ejercicio de la profesión. Es responsabilidad de cada psicólogo/a el logro de los estándares de conducta profesional más altos. Para el logro de estos objetivos es preciso que el la psicólogo/a realice un compromiso de por vida a actuar ética y moralmente, que aliente estas mismas conductas en estudiantes, colegas y el publico con el cual trabaja y que mantenga una actitud abierta al cambio y a los nuevos conocimientos.
Artículo 4º. El/la Psicólogo/a rechazará toda clase de impedimentos o trabas a su independencia y ejercicio profesional, dentro del marco de derechos y deberes plasmados en el presente Código.

Titulo 2. PRINCIPIOS GENERALES
Artículo 5º. El presente código deontológico y ético se refiere a las reglas y normas que regulan las relaciones de los psicólogos/as entre colegas, con sus clientes y/o alumnos o entre la sociedad y el la psicólogo/a y a todas las áreas del ejercicio profesional, investigación y docencia. Estas normas se aplican tanto al psicólogo/a graduado como al estudiante de psicología.
Artículo 6º. Para fines del presente código, se considera psicólogo/a, toda persona que posea un título que le acredita como tal, expedido por una Universidad Colombiana cuyo programa de psicología esté reconocido por las leyes del país, o por Universidad extranjera después de haber sido legalizado el título ante las autoridades colombianas respectivas. Para ejercer la profesión de psicólogo/a en Colombia se requiere: 1) poseer el titulo universitario de psicólogo/a, y 2) poseer tarjeta profesional o su equivalente expedida por el Colegio Oficial de Psicólogos de Colombia (hoy la Secretaria de Salud o Ministerio correspondiente en Colombia)

Titulo 3. RESPONSABILIDAD SOCIAL E INTEGRIDAD
Artículo 7º. El ejercicio de la Psicología se ordena a una finalidad humana y social, que puede expresarse en objetivos tales como: el bienestar, la salud, la calidad de vida, la plenitud del desarrollo de las personas y de los grupos, en los distintos ámbitos de la vida individual y social. Puesto que el/la Psicólogo/a no es el único profesional que persigue estos objetivos humanitarios y sociales, es conveniente y en algunos casos se precisa la colaboración interdisciplinaria con otros profesionales, sin perjuicio de las competencias y saber de cada uno de ellos.
Artículo 8º. El compromiso social del psicólogo/a, se refiere al aporte de conocimientos, técnicas y procedimientos para crear condiciones que contribuyan al bienestar de los individuos y al desarrollo de la comunidad, propendiendo por una mejor calidad de vida.
Artículo 9º. La profesión de Psicólogo/a se rige por principios comunes a toda deontología y ética profesional: respeto a la persona, protección de los derechos humanos, sentido de responsabilidad, honestidad, sinceridad para con los clientes, prudencia en la aplicación de instrumentos y técnicas, competencia profesional, solidez de la fundamentación objetiva y científica de sus intervenciones profesionales.
Artículo 10º. El/la Psicólogo/a no realizará por sí mismo, ni contribuirá a prácticas que atenten a la libertad e integridad física y psíquica de las personas. La intervención directa o la cooperación en la tortura y malos tratos, además de delito, constituye la más grave violación de la deontología y ética profesional de los/las Psicólogos/as. Estos no participarán en ningún modo, tampoco como investigadores, como asesores o como encubridores, en la práctica de procedimientos crueles, inhumanos o degradantes cualesquiera que sean las personas víctimas de los mismos, las acusaciones, delitos, sospechas de que sean objeto, o las informaciones que se quiera obtener de ellas, y la situación de conflicto armado, guerra civil, revolución, terrorismo o cualquier otra, por la que pretendan justificarse tales procedimientos.
Artículo 11º. Todo/a Psicólogo/a tiene el deber de informar, al menos a los organismos que corresponda, acerca de violaciones de los derechos humanos, malos tratos o condiciones de reclusión crueles, inhumanas o degradantes de que sea víctima cualquier persona y de los que tuviere conocimiento en el ejercicio de su profesión.
Artículo 12º. El/la Psicólogo/a respetará los criterios morales y religiosos de sus clientes, sin que ello impida su cuestionamiento cuando sea necesario en el curso de la intervención.
Artículo 13º. En la prestación de sus servicios, el/la Psicólogo/a no hará ninguna discriminación de personas por razón de nacimiento, edad, raza, sexo, credo, ideología, nacionalidad, clase social, o cualquier otra diferencia.
Artículo 14º. El/la Psicólogo/a, en sus informes escritos, será sumamente cauto, prudente y crítico, frente a nociones que fácilmente degeneran en etiquetas de desvaloración y discriminatorias del género raza o condición social, de normal/anormal, adaptado/inadaptado, o inteligente/deficiente.
Artículo 15º. El/la Psicólogo/a nunca realizará maniobras de captación encaminadas a que le sean confiados los casos de determinadas personas, ni tampoco procederá en actuaciones que aseguren prácticamente su monopolio profesional en un área determinada. El/la Psicólogo/a en una institución pública no aprovechará esta situación para tomar casos a su propia práctica privada.
Artículo 16º. El/la Psicólogo/a no prestará su nombre ni su firma a personas que ilegítimamente, sin la titulación y preparación necesarias, realizan actos propios del ejercicio de la Psicología, y denunciará los casos de intrusión que lleguen a su conocimiento. Tampoco encubrirá con su titulación actividades vanas o engañosas.
Artículo 17º. Cuando se halle ante intereses personales o institucionales contrapuestos, procurará el/la Psicólogo/a realizar su actividad en términos de máxima imparcialidad. La prestación de servicios en una institución no exime de la consideración, respeto y atención a las personas que pueden entrar en conflicto con la institución misma y de las cuales el/la Psicólogo/a, en aquellas ocasiones en que legítimamente proceda, habrá de hacerse valedor ante las autoridades institucionales.

Titulo 4. COMPETENCIA PROFESIONAL
Artículo 18º. Los deberes y derechos de la profesión de Psicólogo se constituyen a partir de un principio de independencia y autonomía profesional, cualquiera que sea la posición jerárquica que en una determinada organización ocupe respecto a otros profesionales y autoridades superiores.
Artículo 19º. La autoridad profesional del Psicólogo/a se fundamenta en su capacitación y calificación para las tareas que desempeña. El/la Psicólogo/a ha de estar profesionalmente preparado y especializado en la utilización de métodos, instrumentos, técnicas y procedimientos que adopte en su trabajo. Forma parte de su trabajo el esfuerzo continuado de actualización de su competencia profesional. Debe reconocer los límites de su competencia y las limitaciones de las técnicas que puedan existir.
Artículo 20º. Sin perjuicio de la legítima diversidad de teorías, escuelas y métodos, el/la Psicólogo/a no utilizará medios o procedimientos que no se hallen suficientemente contrastados, dentro de los límites del conocimiento científico vigente. En el caso de investigaciones para poner a prueba técnicas o instrumentos nuevos todavía no contrastados, lo hará saber así a sus clientes antes de su utilización.
Artículo 21º. Todo tipo de material estrictamente psicológico, tanto de evaluación cuanto de intervención o tratamiento, queda reservado al uso de los/as Psicólogos/as, quienes por otra parte, se abstendrán de facilitarlos a otras personas no competentes. Los/las Psicólogos/as gestionarán o en su caso garantizarán la debida custodia de los documentos psicológicos.
Artículo 22º. Cuando una determinada evaluación o intervención psicológica envuelva estrechas relaciones con otras áreas disciplinares y competencias profesionales, el/la Psicólogo/a tratará de asegurar las correspondientes conexiones, bien por sí mismo, bien indicándoselo y orientando en ese sentido al cliente.
Artículo 23º. El ejercicio de la psicología no deber ser mezclado, ni en la práctica, ni en su presentación pública, con otros procedimientos y prácticas ajenos al fundamento científico de la psicología.

Titulo 5. RELACIÓN CON OTROS PROFESIONALES
Artículo 24º. Sin perjuicio de la crítica científica que estime oportuna, en el ejercicio de la profesión, el/la Psicólogo/a no desacreditará a colegas u otros profesionales que trabajan con sus mismos o diferentes métodos, y hablará con respeto de las escuelas y tipos de intervención que gozan de credibilidad científica y profesional.
Artículo 25º. El ejercicio de la Psicología se basa en el derecho y en el deber de un respeto recíproco entre el/la Psicólogo/a y otras profesiones, especialmente las de aquellos que están más cercanos en sus distintas áreas de actividad.

Titulo 6. INTERVENCIÓN
Artículo 26º. El/la Psicólogo/a debe rechazar llevar a cabo la prestación de sus servicios cuando haya certeza de que puedan ser mal utilizados o utilizados en contra de los legítimos intereses de las personas, los grupos, las instituciones y las comunidades.
Artículo 27º. Al hacerse cargo de una intervención sobre personas, grupos, instituciones o comunidades, el/la Psicólogo/a ofrecerá la información adecuada sobre las características esenciales de la relación establecida, los problemas que está abordando, los objetivos que se propone y el método utilizado, los alcances y limitaciones del trabajo, los costos, y la utilización confidencial que se dará a los resultados. En caso de menores de edad o legalmente incapacitados, se hará saber a sus padres o tutores.
Artículo 28º. El/la Psicólogo/a debe dar por terminada su intervención y no prolongarla con ocultación o engaño tanto si se han alcanzado los objetivos propuestos, como si tras un tiempo razonable aparece que, con los medios o recursos a su disposición, es incapaz de alcanzarlos. En este caso indicará a la persona, grupo, institución o comunidad qué otros psicólogos o qué otros profesionales pueden hacerse cargo de la intervención.
Artículo 29º. Por ninguna razón se restringirá la libertad de abandonar la intervención y acudir a otro psicólogo o profesional; antes bien, se favorecerá al máximo la capacidad de decisión bien informada del cliente. El/la Psicólogo/a puede negarse a simultanear su intervención con otra diferente realizada por otro profesional.
Artículo 30º. El/la Psicólogo/a no aprovechará la situación de poder que pueda proporcionarle su estatus para reclamar condiciones especiales de trabajo o remuneraciones superiores a las alcanzables en circunstancias normales.
Artículo 31º. El/la psicólogo/a, no se prestará a situaciones confusas en las que su papel y función sean equívocos o ambiguos. No debe establecer relaciones afectivas y/o de pareja con un(a) cliente por lo menos hasta dos años después de finalizar el proceso terapéutico. Es conveniente abstenerse de establecer relaciones profesionales con parientes o familiares, amistades cercanías o en cualquier otra circunstancia de cercanía como empleados, asistentes o compañeros de trabajo.
Artículo 32º. El/la Psicólogo/a debe tener especial cuidado en no crear falsas expectativas que después sea incapaz de satisfacer profesionalmente.
Artículo 33º. El/la Psicólogo/a no se inmiscuirá en las diversas intervenciones iniciadas por otros psicólogos.
Artículo 34º. En los casos en que los servicios del psicólogo sean requeridos para asesorar y/o efectuar campañas de publicidad comercial, política y similares, el/la Psicólogo/a colaborará en la salvaguardia de la veracidad de los contenidos y del respeto a las personas.

Titulo 7. SECRETO PROFESIONAL
Artículo 35º. El psicólogo/a esta obligado a guardar el secreto profesional en todo aquello que por razones del ejercicio de su profesión haya recibido información.
Artículo 36º. Toda la información que el/la Psicólogo/a recoge en el ejercicio de su profesión, sea en manifestaciones verbales expresas de sus clientes, sea en datos psicotécnicos o en otras observaciones profesionales practicadas, está sujeta a un deber y a un derecho de secreto profesional, del que, sólo podría ser eximido por el consentimiento expreso del cliente. El/la Psicólogo/a velará porque sus eventuales colaboradores se atengan a este secreto profesional
Artículo 37º. En el ejercicio de su profesión, el/la Psicólogo/a mostrará un respeto escrupuloso del derecho de su cliente a la propia intimidad. Únicamente recabará la información estrictamente necesaria para el desempeño de las tareas para las que ha sido requerido, y siempre con la autorización del cliente.
Artículo 38º. Cuando la evaluación o intervención psicológica se produce a petición del propio sujeto de quien el/la Psicólogo/a obtiene información, ésta sólo puede comunicarse a terceras personas, con expresa autorización previa del interesado y dentro de los límites de esta autorización.

Titulo 8. OBTENCIÓN Y USO DE LA INFORMACIÓN
Artículo 39º. La información obtenida por el psicólogo no puede ser revelada a otros, excepto en los siguientes casos, siempre y cuando no conlleve peligro o atente contra la integridad y derechos de la persona, su familia o la sociedad:
a) Cuando dicha evaluación o intervención ha sido solicitada por otra persona - jueces, profesionales de la enseñanza, padres, empleadores, o cualquier otro solicitante diferente del sujeto evaluado-, éste último o sus padres o tutores tendrán derecho a ser informados del hecho de la evaluación o intervención y del destinatario del Informe Psicológico consiguiente. El sujeto de un Informe Psicológico tiene derecho a conocer el contenido del mismo, siempre que de ello no se derive un grave perjuicio para el sujeto, y aunque la solicitud de su realización haya sido hecha por otras personas o entidades.
b) Cuando las autoridades legales lo soliciten, solo en aquellos casos previstos por la ley. La información que se suministre será estrictamente la necesaria.
c) Cuando el cliente se encuentre en incapacidad física o mental demostrada que le imposibilite para recibir sus resultados o dar su consentimiento informado. En tal caso, se tomarán los cuidados necesarios para proteger los derechos de estos últimos. La información sólo se entregará a los padres, tutor o persona encargada para recibir la misma.
d) Cuando se trata de niños pequeños que no pueden dar su consentimiento informado. La información sólo se entregará a los padres, tutor o persona encargada para recibir la misma.
Artículo 40º. Los informes psicológicos realizados a petición de instituciones u organizaciones en general, estarán sometidos al mismo deber y derecho general de confidencialidad antes establecido, quedando tanto el/la Psicólogo/a como la correspondiente instancia solicitante obligados a no darles difusión fuera del estricto marco para el que fueron recabados.
Artículo 41º. Las enumeraciones o listas de sujetos evaluados en los que deban constar los diagnósticos o datos de la evaluación y que se les requieran al Psicólogo por otras instancias, a efectos de planificación, obtención de recursos u otros, deberán realizarse omitiendo el nombre y datos de identificación del sujeto, siempre que no sean estrictamente necesarios.
Artículo 42º. De la información profesionalmente adquirida no debe nunca el/la Psicólogo/a servirse ni en beneficio propio o de terceros, ni en perjuicio del interesado.
Artículo 43º. La exposición oral, impresa, audiovisual u otra, de casos clínicos o ilustrativos con fines didácticos o de comunicación o divulgación científica, debe hacerse de modo que no sea posible la identificación de la persona, grupo o institución de que se trata.
Artículo 44º. En el caso de que el medio usado para hacer o mostrar exposiciones de casos o información, conlleve la posibilidad de identificación del sujeto, será necesario su consentimiento previo explícito.
Artículo 45º. Los registros de datos psicológicos, entrevistas y resultados de pruebas en medios escritos, electromagnéticos o de cualquier otro medio de almacenamiento digital o electrónico, si son conservados durante cierto tiempo, lo serán bajo la responsabilidad personal del Psicólogo en condiciones de seguridad y secreto que impidan que personas ajenas puedan tener acceso a ellos.
Artículo 46º. Para la presencia, manifiesta o reservada de terceras personas, innecesarias para el acto profesional, tales como alumnos en prácticas o profesionales en formación, se requiere el previo consentimiento del cliente.
Artículo 47º. Los informes psicológicos habrán de ser claros, precisos, rigurosos e inteligibles para su destinatario. Deberán expresar su alcance y limitaciones, el grado de certidumbre que acerca de sus varios contenidos posea el informante, su carácter actual o temporal, las técnicas utilizadas para su elaboración, haciendo constar en todo caso los datos del profesional que lo emite.
Artículo 48º. El fallecimiento del cliente, o su desaparición -en el caso de instituciones públicas o privadas- no libera al Psicólogo de las obligaciones del secreto profesional.

Titulo 9. INVESTIGACIÓN Y DOCENCIA
Artículo 49º. Todo/a Psicólogo/a, en el ejercicio de su profesión, procurará contribuir al progreso de la ciencia y de la profesión psicológica, investigando en su disciplina, ateniéndose a las reglas y exigencias del trabajo científico y comunicando su saber a estudiantes y otros profesionales según los usos científicos y/o a través de la docencia.
Artículo 50º. En la investigación, el/la Psicólogo/a se abstendrá y se negará absolutamente a causar en la persona daños permanentes, irreversibles o innecesarios para la evitación de otros mayores. La participación en cualquier investigación deberá ser autorizada explícitamente por la/s persona/s con la/s que ésta se realiza, o bien por sus padres o tutores en el caso de menores o incapacitados.
Artículo 51º. Cuando la investigación psicológica requiera alguna clase de daños pasajeros y molestias, como choques eléctricos o privación sensorial, el investigador, ante todo, se asegurará de que los sujetos participen en las sesiones experimentales con verdadera libertad, sin constricciones ajenas de tipo alguno, y no los aceptará sino luego de informarles puntualmente sobre esos daños y obtener su consiguiente consentimiento. Aún habiendo inicialmente consentido, el sujeto podrá en cualquier momento decidir interrumpir su participación en el experimento.
Artículo 52º. Cuando la investigación requiera del recurso a la decepción o al engaño, el/la Psicólogo/a se asegurará de que éste no va a producir perjuicios duraderos en ninguno de los sujetos, y, en todo caso, revelará a éstos la naturaleza y necesidad experimental de engaño al concluir la sesión o la investigación.
Artículo 53º. La investigación psicológica, sea experimental, sea observacional en situaciones naturales, se hará siempre con respeto a la dignidad de las personas, a sus creencias, su intimidad, su pudor, con especial delicadeza en áreas como: a) el comportamiento sexual, que la mayoría de los individuos reserva para su privacidad, b) también en situaciones relacionadas con ancianos, accidentados, enfermos, presos, etc. c) que, además de cierta impotencia social entrañen un serio drama humano que es preciso respetar tanto como investigar.
Artículo 54º. La experimentación con animales evitará también, o reducirá al mínimo, los sufrimientos, daños y molestias que no sean imprescindibles y justificables en atención a fines de reconocido valor científico y humano. Las operaciones quirúrgicas sobre animales se efectuarán con anestesia y se adoptarán medidas apropiadas para evitar las posibles complicaciones. El personal directamente implicado en la investigación con animales seguirá en su práctica los procedimientos de alojamiento, manejo experimental y eliminación (eutanasia) de los animales, se ha de tener una conducta ética y respetuosa en el cuidado y utilización de animales siguiendo las normas y leyes nacionales e internacionales para tal efecto.
Artículo 55º. Los psicólogos/as que desempeñan funciones en la formación, capacitación, entrenamiento, supervisión de pregrado o postgrado de profesionales psicólogos, sea en forma regular o esporádica, en instituciones públicas, privadas o a titulo personal, deberán guiarse por las siguientes reglas:
a) No delegarán ninguna de sus funciones como docente en personas no capacitadas para cumplirlas.
b) Garantizarán el nivel académico de los docentes involucrados en la enseñanza, capacitación y entrenamiento.
c) Serán cuidadosos en el empleo de la influencia que, por la asimetría de los roles, pueden tener sobre sus estudiantes y/o supervisados.
d) Promoverán en los alumnos el conocimiento y observancia de la deontología y ética profesional.
e) Mantendrán buenas relaciones con los alumnos sobre la base de un nivel adecuado de exigencia y del respeto mutuo.
f) Los psicólogos enseñarán el uso de técnicas y procedimientos psicológicos solamente a profesionales con titulo habilitante para el ejercicio de los mismos o a estudiantes de las carreras que conducen a tal habilitación, con la salvedad que esto no autoriza a los estudiantes al ejercicio profesional.
g) Cuando en la formación de grado se requiera que los alumnos administren, empleen o evalúen técnicas y procedimientos psicológicos se arbitrarán los medios para asegurar que los sujetos implicados hayan brindado su consentimiento en forma directa o de manera implícita por haber sido informados de que la institución en la que se los atiende tiene convenios para la formación de alumnos de pregrado.
h) En el empleo que los psicólogos hacen de casos como material ilustrativo se extremarán los cuidados necesarios para mantener la reserva sobre los datos que pudieran identificar a los involucrados.
i) En ningún caso el docente abusará de su condición formadora y de evaluación con respecto al alumno/a y su proceso educativo o al servicio que presta a éste. Esto mismo se extiende a todos los estamentos y personas involucradas en la formación y capacitación profesional, o de otra índole, para con los estudiantes de psicología.

Titulo 10. PUBLICIDAD, PRESENTACIÓN Y PROMOCIÓN PROFESIONAL
Artículo 56º. La publicidad de los servicios que ofrece el/la Psicólogo/a se hará sin exageraciones, sensacionalismo o superficialidad, de modo objetivo y veraz, especificando el título que le acredita para el ejercicio profesional, y su registro de tarjeta profesional (número de resolución) y/o su condición de colegiado si lo está, presentar los títulos académicos obtenidos, las áreas de trabajo o técnicas utilizadas. En ningún caso hará constar los honorarios, ni ninguna clase de garantías o afirmaciones sobre su valía profesional, competencia o éxitos. En todo caso habrá una correcta identificación profesional del anunciante en cualquier método o medio de comunicación que se emplee.
Artículo 57º. Constituye una grave violación de la deontología profesional atribuirse en cualquier medio - anuncios, placas, tarjetas de presentación, programas de TV o Radial, prensa, Internet, etc.-, una titulación que no se posee, así como también utilizar denominaciones y títulos ambiguos, que, aún sin faltar de modo literal a la verdad, pueden fácilmente inducir a error o a confusión, e igualmente favorecer la credulidad del público a propósito de técnicas o procedimientos de dudosa eficacia. Debe asegurarse de que: a) sus afirmaciones se basen en conocimientos científicos de psicología, b) se respete el presente código deontológico y ético, c) se indiquen las limitaciones de divulgación de la presentación que se haga.
Artículo 58º. El/la Psicólogo/a no ofrecerá su nombre, su prestigio o su imagen, como Psicólogo, con fines publicitarios de bienes de consumo, ni mucho menos para cualquier género de propaganda engañosa.
Artículo 59º. Como Psicólogo/a, en cambio, puede tomar parte en campañas de asesoramiento e información a la población con fines culturales, educativos, sanitarios, laborales u otros de reconocido sentido social.
Artículo 60º. Al publicitar una clínica, un instituto, un centro de actividad profesional, o cualquier otro servicio propio de la psicología, la información debe ser veraz y objetiva. Es preciso especificar el propósito y las destrezas concretas de los profesionales que trabajan en dicha entidad o servicios.
Artículo 61º. Al promocionar, postgrados, cursos, seminarios, talleres, o conferencias, la publicidad debe describir claramente: los temas a tratar, objetivos, metodología, el público al que se dirige, los costos y la experiencia y preparación de los profesionales que dictarán y/o dirigen las actividades.
Artículo 62º. En ningún caso el/la Psicólogo/a podrá realizar psicoterapia por teléfono, correo, Internet, radio o televisión, ni por otro medio semejante. El/la Psicólogo/a podrá dar información a las personas interesadas, en los medios de comunicación ya mencionados, pero no terapia. Distinto esto de una orientación o atención en crisis que se requiera y pueda ser atendida por los medios de comunicación aquí mencionados.
Artículo 63º. El/la Psicólogo/a que utilice seudónimo o un nombre de persona jurídica en su actividad profesional deberá declararlo al Colegio Oficial de Psicólogos para su correspondiente registro.

Titulo 11. HONORARIOS Y REMUNERACIÓN
Artículo 64º. Los honorarios son parte de la relación contractual y el/la psicólogo/a está en su derecho de cobrar por el trabajo profesional que realiza. El monto de dichos honorarios y la forma de pago se deben informar y definir desde el comienzo de la relación profesional.
Artículo 65º. Es preciso evitar la explotación económica del cliente. El pago de honorarios no debe ser objeto de conflicto en la relación profesional. Es conveniente evitar recibir regalos o servicios del cliente como parte de pago.
Artículo 66º. El/la Psicólogo/a se abstendrá de aceptar condiciones de retribución económica que signifiquen desvalorización de la profesión o competencia desleal.
Artículo 67º. Sin afectación a terceros, el/la Psicólogo/a puede excepcionalmente prestar servicios gratuitos de evaluación y de intervención a clientes que, no pudiendo pagarlos, se hallan en manifiesta necesidad de ellos.
Artículo 68º. El Colegio Oficial de Psicólogos podrá elaborar orientaciones sobre honorarios mínimos por acto profesional de acuerdo con la naturaleza, duración y otras características de cada acto de ejercicio de la Psicología.
Artículo 69º. La percepción de retribución y honorarios no está supeditada al éxito del tratamiento o a un determinado resultado de la actuación del Psicólogo. Pero se garantizará el cumplimiento de los procesos terapéuticos acordados.
Artículo 70º. El/la Psicólogo/a, en ningún caso, percibirá remuneración alguna relacionada con la derivación de clientes a otros profesionales.

Titulo 12. GARANTÍAS AL DEBIDO PROCESO
Artículo 71º. El/la psicólogo/a como ciudadano/a está sujeto a las acciones jurídicas que determinan las leyes de la República de Colombia, en especial la Ley 58 de 1983 y otras que hubieren correspondientes a la Reglamentación de la profesión de psicólogo/a en Colombia
Artículo 72º. La Comisión Deontológica y ética, velará por la interpretación y aplicación de este Código. El Colegio Oficial de Psicólogos asegurará la difusión de este Código entre todos los profesionales y el conjunto de instituciones que corresponda. Procurarán asimismo que los principios aquí expuestos sean objeto de estudio por todos los estudiantes de Psicología en las Universidades, entidades y escuelas de estudios psicológicos.
Artículo 73º. Las infracciones de las leyes que reglamentan la profesión de psicólogo/a en Colombia y de las normas del Código Deontológico y ético, en el Ejercicio de la Psicología, deberán ser denunciadas ante una Comisión Deontológica del colegio oficial de psicólogos. El expediente deberá tramitarse bajo los principios legales y en condición de reserva, concluyendo con una propuesta de resolución y/o conciliación de las partes. La comisión Deontológica luego de escuchar al interesado o a las partes, adoptará la resolución procedente, acordando el sobreseimiento o la imposición de la sanción disciplinaria que corresponda. Según la gravedad de la falta disciplinaria son: a) amonestación privada, b) amonestación pública c) suspensión temporal para ejercer la psicología d) cancelación definitiva de la licencia para ejercer la psicología.
Artículo 74º. La sanción aplicable en cada caso se determinara teniendo en cuenta: a) la naturaleza de la falta, b) las consecuencias de la misma, c) el carácter de reincidencia del/la infractor/a, d) las obligaciones especiales que su cargo o estatus profesional conllevan, e) las condiciones de invalidez o de necesidad causadas a las personas perjudicadas por la falta cometida.
Artículo 75º. El Colegio Oficial de Psicólogos de Colombia, promoverá y apoyara la defensa de aquellos colegiados que se vean atacados o amenazados por el ejercicio de actos profesionales, legítimamente realizados dentro del marco de derechos y deberes del presente Código, defendiendo en particular el secreto profesional y la dignidad e independencia del Psicólogo.
Artículo 76º. El Colegio Oficial de Psicólogos de Colombia, tratará de que las normas de este Código Deontológico y ético, que representan un compromiso formal de las institución colegial y de la profesión ante la sociedad colombiana, en la medida en que la sociedad misma las valore como esenciales para el ejercicio de una profesión de alto significado humano y social, pasen a formar parte del ordenamiento jurídico garantizado por los Poderes públicos.
Artículo 77º. Cuando un Psicólogo se vea en el conflicto de normas adversas, incompatibles, ya legales, ya de este Código Deontológico y ético, que entran en colisión para un caso concreto, resolverá en conciencia, informando a las distintas partes interesadas y a la Comisión Deontológica del colegio oficial de psicólogos de Colombia.
DERECHOS RESERVADOS DE AUTOR Y EQUIPO DE TRABAJO
DIRECTOR DE INVESTIGACIÓN Y PROPONENTE DE ESTE CODIGO Y LEY
Ps. Nelson Ricardo Vergara Chaparro.

ESPERAMOS SUS COMENTARIOS
 
Escriba sus comentarios
clik aqui para enviar sus comentarios

nelrik@hotmail.com
nelrik@galeon.com

Carrera 19 No. 84-96 consultorio 206
teléfono (571) 2574235 Antigüo Country Bogotá D.C. Colombia