POLITICA INTERNACIONAL

 
Aficiones | POLITICA INTERNACIONAL | Album de fotos
 
POLITICA INTERNACIONAL
 
 
POLITICA INTERNACIONAL
La política internacional es la relación sociocultural Para cada Estado, sus principales prioridades en política exterior están al mismo nivel en los Estados geográficamente colindantes, en las relaciones con aquellos países que tienen voto en las Naciones Unidas en los organismos internacionales con sede principalmente en Nueva York y Ginebra y con aquellos países con los que mantiene relaciones económicas privilegiadas. La politica exterior moderna debe obedecer a criterios de Estado a una percepción de la síntesis histórica de la ubicación de un país en el mundo, a una lectura adecuada de los desafíos de la globalización y de su impacto en la vida de cada uno de los individuos de una nación.
Variable de política interna
La política externa es, también, una variable de la política interna. Los procesos internacionales, políticos, estratégicos, comerciales, financieros, sociales, demográficos, científico-tecnológicos, culturales y de comunicación, pueden influir negativa o positiva-mente en los esfuerzos de un gobierno para consolidar la democracia y el estado de derecho avanzar en la transformación
Interpretación de la realidad nacional
La política internacional interpreta la realidad nacional y la relaciona con las tendencias positivas y eventualmente negativas de la globalización, en función de las relaciones limítrofes, regionales y mundiales. De los resultados de la ecuación entre las demandas del proceso político, económico y social interno y los límites y posibilidades que ofrece el entorno mundial globalizado, surgen las bases conceptuales, los atributos, los intereses nacionales, los principios, la agenda, las prioridades y el modelo de gestión institucional de la política exterior de un país. En el estado moderno, las instituciones de gobierno constituyen los instrumentos políticos generalmente aceptados para mantener un marco de orden en la sociedad
Objetivos
El objetivo de la política exterior es el de generar y preservar un ambiente de paz distensión, estabilidad y respeto del derecho internacional, en los ámbitos limítrofe, subregional, regional y mundial, con la finalidad de obtener el escenario más idóneo que permita aplicar una diplomacia adecuada a sus intereses. Una diplomacia para el desarrollo económico y social con equidad. Se aspira normalmente a un mundo basado en el equilibrio, respetuoso de los principios del derecho internacional en el que el multilateralismo lejos de debilitarse se fortalezca. Un mundo donde se entienda que la globalización requiere de una gobernabilidad basada en los valores de los derechos humanos . Una estructura internacional donde haya menos desigualdad entre naciones y al interior de estas. Un mundo que haga del desarrollo sustentable no sólo un programa, sino una realidad en la que el eje de la sostenibilidad sean los seres humanos.
Principios históricos
En este contexto, la politica exterior se sustenta en algunos principios históricos y en otros que se derivan de la modernidad:
Autonomía y afirmación de los referentes nacionales y sociales de la política exterior.
Preservación de la soberanía nacional y de la integridad del Estado.
Solución pacífica de las controversias.
Promoción de los valores de la democracia y del respeto a los derechos humanos.
Protección de los nacionales y de sus intereses en el exterior.
Regionalismo abierto, solidaridad y apertura a las corrientes universales.
Unidad, coherencia y descentralización en la gestión de la política exterior.
Multidimensional
Esta agenda básica se aplica utilizando todos los instrumentos de la política exterior, bilaterales y multilaterales siendo la política internacional multidimensional. En el mundo actual, la globalización ha reducido los espacios y ha ampliado las comunicaciones, por ello la diplomacia directa del jefe de Estado o de gobierno también es un instrumento esencial de las relaciones internacionales contemporáneas. También ordenada civilmente en cada estado retrospectivo.Política significa «de, para o relacionado con los ciudadanos») es el proceso de tomar decisiones que se aplican a todos los miembros de un grupo. También es el arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados.La ciencia politica constituye una rama de las ciencias sociales que se ocupa de la actividad, en virtud de la cual una sociedad libre, compuesta por personas libres, resuelve los problemas que le plantea su convivencia colectiva. Es un quehacer ordenado al bien comun. Es la ciencia social que estudia el poder público o del Estado. Promueve la participacion ciudadana al poseer la capacidad de distribuir y ejecutar el poder según sea necesario para garantizar el bien común en la sociedad.
Concepto amplio de política
Una definición más amplia (acuñada de diversas lecturas) nos haría definir la política como toda actividad,arte , doctrina, u opinión, cortesía o diplomacia ; tendientes a la búsqueda, al ejercicio, a la modificación, al mantenimiento, a la preservación o a la desaparición del poder público. En esta amplia definición se puede observar claramente al objeto de la ciencia política, entendido como el poder público sustraído de la convivencia humana, ya sea de un Estado ya sea de una empresa, un sindicato , una agrupacion , una escuela, una iglesia, etcétera. Es por ello que cuando se utiliza la definición más amplia de 'política', se suele aclarar que esta es una actividad de la que es muy difícil sustraerse, por encontrarse en casi todos los ámbitos de la vida humana.
Concepto restringido de política
Una definición más estricta, propondría que la política es únicamente el resultado expreso oficialmente en las leyes de convivencia en un determinado. Definición que restringe a la vida de las agrupaciones y organizaciones no estatales, limitándolas únicamente a las disposiciones legales de sus Estados.
Concepciones históricas de la política.
Definiciones clásicas apuntan a definir política como el ejercicio del poder en relación a un conflicto de intereses. Son famosas las definiciones fatalistas de Carl Schmitt de la política como juego o dialéctica amigo-enemigo, que tiene en la guerra su máxima expresión, o de Maurice Duverger, como lucha o combate de individuos y grupos para conquistar el poder que los vencedores usarían en su provecho. También está Max Weber, que define la política estrictamente en función del poder. Una perspectiva opuesta contempla la política un sentido ético, como una disposición a obrar en una sociedad utilizando el poder público organizado para lograr objetivos provechosos para el grupo. Así las definiciones posteriores del término han diferenciado poder como forma de acuerdo y decisión colectiva, de fuerza como uso de medidas coercitivas o la amenaza de su uso. Una definición intermedia, que abarque a las otras dos, debe incorporar ambos momentos: medio y fin, violencia e interés general o bien común. Podría ser entendida como la actividad de quienes procuran obtener el poder, retenerlo o ejercitarlo con vistas a un fin que se vincula al bien o con el interés de la generalidad o pueblo. Gramsci concebía la ciencia de la política tanto en su contenido concreto como en su formación lógica, como un organismo en desarrollo. Al comparar a Maquiavelo con Bodin afirma que éste crea la ciencia política en Francia en un terreno mucho más avanzado y complejo que Maquiavelo y que a Bodin no le interesa el momento de la fuerza, sino el del consenso. En la misma página Gramsci opina que el primer elemento, el pilar de la política, "es el que existen realmente gobernados y gobernantes, dirigentes y dirigidos. Toda la ciencia y el arte político se basa en este hecho primordial, irreductible (en ciertas condiciones generales)" El ejercicio de la política permite gestionar los activos del estado nacional, también resuelve conflictos dentro de las sociedades adscritas a un estado específico lo que permite la coherencia social, las normas y leyes que determine la actividad política se vuelven obligatorias para todos los integrantes del estado nacional de donde proceden tales disposiciones. Frank Goodnow hace una especial acentuación sobre la función de la política que corresponde a la voluntad del Estado. Esta se complementa en su ejecución a través del gobierno. La política solo es funcional cuando permite poner reglas entre los gobernantes y los gobernados, los cuales son doblegados a la voluntad de las acciones que se desean orientar con el propósito de alcanzar un determinado fin.
Objeto de estudio de la política
Según Max Weber, Raymond Aron, George Vedel y Maurice Duverger, el objeto de estudio de la política es el "poder".-O llegar al poder.
Política dogmática
Política dogmática es concebir el proceso político de como mantenimiento de una estrategia considerada ortodoxa, identificada con la "verdad", es decir, que no tiene criterio de discusión.
Política funcional
Conjunto de lineamientos discrecionales que aplican a un proceso, subproceso o unidad para facilitar la toma de decisiones congruentes con lo que los líderes de los procesos y unidades requieren para gestionar las actividades. Una política funcional admite discreción.
Capitalismo
El capitalismo es un sistema socioeconómico surgido de las condiciones históricas posteriores al hundimiento del modo de producción feudal. Durante el siglo XIX y XX, el capitalismo se configuró como una ideología política y los partidarios de este sistema socioeconómico sintetizaron y racionalizaron una ideología política justificatoria de este sistema a partir de los principios más refinados sobre los derechos de propiedad privada. Así pues existen actualmente dos grandes vertientes del capitalismo: aquellos que creen en religiones y entidades con autoridad moral sobre el cuerpo humano —conservadores— de aquella más acabada y actual que cree en la propiedad de uno mismo y el principio de no agresión —liberales—Cada persona poseerá legítimamente cualquier recurso, que no tuviera dueño anteriormente, del que se apropie o que provenga del resultado de su trabajo. El sistema de títulos de propiedad está relacionado también con este punto. Este sistema establece el derecho de cada persona a su propia persona, el derecho a donar, dar en herencia (y en consecuencia a heredar) y el derecho al libre intercambio de bienes sobre los que tenga legítima propiedad. Por eso es frecuente, que el capitalismo se identifique con el "libre mercado". En este punto friccionan el capitalismo y las demás ideologías, porque mientras que para un socialista, por ejemplo, lo justo sería que una herramienta pueda ser usado por todos, y que por tanto la propiedad de una herramienta es de todos, para el capitalista lo injusto es que alguien pretenda hacer uso de esa herramienta sin su consentimiento.
Comunismo
Aunque hoy hay Desfiles de Moda de Alta Costura y Certamenes de Formula 1, colmados de publicidad norteamericana.- El comunismo es una ideología social caracterizada por el control y planificación colectiva de la vida comunitaria, la abolición de la propiedad privada sobre el trabajo y los medios de producción, y la eliminación de las clases sociales.11 La doctrina comunista, cuya base es la colectivización de la propiedad, fue fundada por los pensadores socialistas alemanes del siglo XIX Karl Marx y Friedrich Engels como una interpretación revolucionaria de la historia: un permanente conflicto por el excedente material, cuyo inicio se debe a la aparición de la propiedad que pone fin al comunismo primitivo y separa a la sociedad en clases de acuerdo a su forma de adquisición de recursos. Según el marxismo, las diferentes relaciones de producción que vinculan a los hombres requieren de la explotación, y estas relaciones generan con el tiempo las condiciones para ser reemplazadas por otras formas de explotación superiores, en una secuencia revolucionaria de modos de producción. Sin embargo, esta lucha de clases se extingue luego de que su última etapa, la sociedad capitalista, entra en una crisis interna que sólo puede resolverse a través de una revolución comunista.12 Para llegar a este fin debe organizarse un partido comunista que conquiste el poder político estableciendo un período de dictadura del proletariado hasta que desaparezcan las clases sociales y el Estado pueda abolirse,13 aunque esta interpretación sólo es compartida en la actualidad por los marxistas-leninistas.
Teorías e ideologías políticas en el espectro político
Todas las ideologías políticas se agrupan en torno a dos dimensiones que son la económica y la social. La dimensión económica está integrada por dos ideologías opuestas, izquierda-derecha, que forman una línea horizontal y la dimensión social está integrada por otras dos ideologías opuestas, autoritarismo-libertarismo,que forman una línea vertical. Juntas estas dos dimensiones integran un mapa ideológico en el cual podemos encontrar cuatro grandes sistemas como el totalitarismo, conservadurismo, socialismo y el liberalismo, y el punto en donde se cruzan las dos líneas se considera como el centro político.
Totalitarismo
Se conoce como totalitarismos a las ideologías, los movimientos y los regímenes políticos donde la libertad está seriamente restringida y el Estado ejerce todo el poder sin divisiones ni restricciones.
Conservadurismo
Se denomina conservadurismo al conjunto de doctrinas, corrientes, opiniones y posicionamientos, generalmente de centro-derecha y derecha, que favorecen tradiciones y que son adversos a los cambios políticos, sociales o económicos radicales, oponiéndose al progresismo. En un estado conservador, los ciudadanos están sujetos a la autoridad estatal, principalmente en los aspectos sociales de su vida, pero suele haber una gran libertad en el aspecto económico coexistiendo con una gran competitividad individual y empresarial.
Socialismo
En el espectro de cuadrantes es una ideología ubicada entre el libertarismo y la ideología izquierdista. El socialismo cree que la sociedad debe organizarse a lo largo de las líneas sociales en beneficio de todos, en lugar de para lo que se percibe como el beneficio de unos pocos. Sus principales ideas son la oposición al capitalismo, y una creencia en la igualdad, tanto política como económica.
Liberalismo
Es una ideología encasillada entre el libertarismo y la ideología derechista. El liberalismo considera a la libertad individual como el más alto valor social y económico. El liberalismo propugna el derecho a disentir de la ortodoxia. La descripción anterior aúna los aspectos sociales del liberalismo de los Estados Unidos con los aspectos económicos del liberalismo europeo. Para Sandeep Jaitly existen dos grandes variantes: la escuela austríaca, donde los objetos no tienen un valor intrínseco de por sí sino que lo tienen porque estos satisfacen los fines humanos, y el objetivismo, donde se suele argumentar lo contrario, es decir, sostiene que el valor es intrínseco al bien. Así mismo, Jaitly advierte que hay autoproclamados liberalistas en Estados Unidos que confunden las dos variantes.Para los partidarios de la ideología objetivista liberal, el orden social capitalista descansa sobre la noción de que cada ser humano es dueño de sí mismo y que, en consecuencia, tiene total soberanía sobre su cuerpo. Para los que aceptan esta idea sin reservas, entonces nadie puede invadir, agredir o intervenir de manera legítima el cuerpo de otra persona. Esto ha suscitado enconados debates entre partidarios del capitalismo, conservadores y liberales, en cuestiones como el aborto, la eutanasia o el matrimonio entre personas del mismo sexo. Por ejemplo, Ayn Rand, partidaria del objetivismo, rechazaba las leyes referentes a las uniones entre homosexuales, pero no porque creyese que los homosexuales no tienen derecho a establecer parejas, sino porque no creía que el estado -ni nadie excepto los propios individuos- tuviera la legitimidad de decidir u homologar como deban establecerse las relaciones entre personas.18 Incluso, algunos defensores capitalistas extremos rechazan frontalmente la democracia como sistema, pues dicen que atentan contra las minorías. Mientras los socialdemócratas aceptan la idea de la recaudación por medio de impuestos para ser gestionado públicamente las ideologías ultraliberales abogan por impuestos unipersonales hiperreducidos o se oponen ferozmente al cobro de impuestos (calificándolo de "robo") o imposición de normas morales sobre otros considerando dicha imposición contraria al principio de no agresión que defienden. Sin embargo, en la práctica ninguna organización o partido político de amplia implantación ha sugerido la supresión total de los impuestos. En el estatus de negación a la acción política de un Estado sobre los individuos, hace que un liberal muchas veces sea definido en ocasiones como "conservador", puesto que un estatista ve a los capitalistas en general como "defensores de las normas tradicionales". Sin embargo, esto no es cierto en todo los casos, ya que muchos liberales no defienden que la tradición se mantenga, sino que se respete que las personas son libres de elegir su camino y que por tanto no deben introducirse normas artificiales destinadas a "inculcar" en la sociedad lo que el planificador económico, en la mayoría de los casos un gobierno democráticamente elegido, considere 'correcto'. También debería distinguirse entre la ideología capitalista liberal, el corporativismo empresarial y el capitalismo de estado (modelo conservador)
Otras clasificaciones de las ideologías políticas
Se consideran otras dimensiones aparte de las dos típicas, en función de si se busca el perfeccionamiento de la humanidad o de solo una cultura, nación, sociedad o individuo, si una ideología es progresista o conservadora, individualista o totalista, si hay aceptación o rechazo de la propiedad privada,o en función de si su cultura está influenciada por otras.
Sobre las interacciones culturales e históricas
Progresistas
Son aquellas ideologías que proponen un finalismo histórico racionalista o positivista basado solo en el perfeccionamiento de la humanidad (antropocentrismo) que va más allá de las decisiones individuales o colectivas. Ven a la historia como un camino de realización y perfeccionamiento. Las ideologías económicas de derecha creen que ya se ha llegado a tal perfeccionamiento después del movimiento ilustrado y de la revolucion francesa , mientras que las ideologías económicas de izquierda que surgieron después de la revolucion industrial consideran que esta sociedad es injusta y que la plena realización humana sólo se dará cuando sea superada. Al contrario de las ideologías románticas, que no suelen identificarse con el statu quo, las ideologías evolucionistas se identifican con posturas progresistas o reformistas.
Véase también: Evolución cultural
Románticas
Son las ideologías que por el contrario de las ideologías racionales proponen un finalismo histórico romantico basado en los ideales individuales o colectivos. No ven a la historia como un camino de realización y perfeccionamiento. Algunas ideologías como el libertarismo carecen de un finalismo histórico concreto y niegan todo determinismo histórico que restrinja o atente en contra de la libertad individual. Las ideologías autoritarias ven como el sujeto de la historia a la nación, a la cultura o a la ley del más fuerte (egocentrismo, teocentrismo, etnocentrismo o estatocentrismo). Este dominio no tiene una fundamentación racional sino vital y emocional. A diferencia de las ideologías dentro del espectro progresista que adoptan cambios parciales y graduales propios de posturas reformistas, las ideologías románticas se asocian más a cambios totales propios de posturas revolucionarias, reaccionarias y militaristas.
Aculturación política
Los renacimientos son otro tipo de ideologías dinámicas de un marco histórico mucho más amplio que puede adoptar tintes progresistas o románticos ya sea con el fin de mejorar la humanidad o con el fin de cumplir los ideales individuales y colectivos de una cultura o una nación tomando como marco de referencia sociedades, civilizaciones o culturas afines preexistentes más antiguas. Por lo tanto se diferencia del reformismo y las revoluciones, en la que estos solo se basan en cambios que dan soluciones a problemáticas generadas dentro del mismo curso de su historia, mientras que un renacimiento toma de referencia para la solución de sus problemas la forma de proceder de otras culturas muertas más antiguas. En otras palabras el renacimiento es la adopción de una solución ya establecida en otra cultura, mientras que el reformismo y las revoluciones son producto del dinamismo interno y de adaptación al medio dando nuevas soluciones inventadas dentro del curso de la historia de la misma cultura. Ejemplo de un renacentismo reciente es el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán, ya que este mezcló la ideología del partido con aspectos de la cosmogonía germánica precristiana. El herodianismo, kemalismo o aculturación política es un especie de cambio por imitación que se diferencia del renacimiento en que la solución a problemáticas se toman no de otra cultura antigua sino de una cultura dominante, competidora o paralela en la escala temporal, es decir, adoptan soluciones prestadas tanto en la dimensión social como económica, mientras tanto el reformismo solo suele tomar cambios prestados de la dimensión económica pero guardan características en la dimensión social ajustándola al nuevo contexto con tintes propios. Ejemplos de herodianismo en épocas recientes se podrían citar al Movimiento Nacional Turco de Mustafa Kemal Atatürk durante los años treintas, y al movimiento neoliberal en Latinoamérica entre las décadas de los ochentas y noventas. El proceso de aculturación política no es un proceso exclusivo de las culturas dominadas, sino también un proceso que suele afectar a la cultura dominante en su afán de abarcar todas las culturas (universalismo y globalización), como actualmente es el caso de occidente mediante unos procesos denominados multiculturalismo y relativismo cultural. Aculturación
Rechazo a ultranza
El zelotismo está en contraposición al herodianismo,en la escala de dominancia, y el renacentismo, en la escala temporal, es una ideología que rechaza el proceso de aculturación política tomando una posición normalmente de índole ultra conservador o etnocentrista aceptando solo los parámetros sociales y económicos de su cultura actual. El antagonismo entre herodianismo y zelotismo es análogo al antagonismo entre progresismo y conservadurismo, pero difieren debido a que el plano de antagonismo entre las primeras es en relación a las interacciones con otras culturas, mientras que el antagonismo de las segundas es en relación a interacciones dentro de una misma cultura.
Los primitivistas rechazan desde sociedades agrarias hasta las sociedades más modernas (industriales) argumentando que la mejor sociedad es aquella donde el hombre se encuentra en su estado más natural (caza-recolección). Califican a la civilización y sus derivados como formas de imposición. Aunque los ideólogos principales son occidentales estos ven al progreso como un mito monstruoso basado en la falsa idea de un desarrollo ilimitado sin tomar en cuenta que los recursos son limitados o las técnicas son efímeras, como en el caso del petróleo (sociedades modernas-industriales) o la tierra arable (sociedades agrarias).
Sobre la estructura social
Colectivistas
Artículo principal: Colectivismo
Las ideologías que promueven el colectivismo o totalismo son las que dan prioridad al colectivo sobre el individuo argumentando que sin sociedad no hay individuos. Cuando el estado se convierte en el centro de la vida política restringiendo las libertades individuales el totalismo se trasforma en totalitarismo. Mientras que en el totalitarismo es más importante la nación sobre el individuo, en el totalismo es más importante la sociedad, por ello el nombre de socialismo. En el nacionalismo extremo es más importante que el individuo el contexto cultural, las tradiciones, la religión, la lengua e incluso algunas veces la raza (etnocentrismo).
Individualistas
Artículo principal: Individualismo
Las ideologías que promueven el individualismo son las que dan prioridad al individuo sobre el colectivo argumentando que sin individuos no hay sociedad. Lo que distingue a las ideologías capitalistas y liberales racionales de las otras ideologías individualistas es el contrato social, que para su ejecución requiere de un estado que lo haga valer en pro de garantizar las libertades individuales. Mientras tanto las ideologías dentro del liberalismo extremo, económico y del socialismo moral son tan celosas de su libertad que niegan al contrato social interpretándolo como una forma de autoritarismo. En el capitalismo extremo y en el económico se considera a la corporación o empresa privada como persona jurídica (distinta de una persona física) que a menudo posee derechos amparados por la ley similares a aquellos de una persona natural o individuo, en donde en la mayoría de las veces, el poder ha sido transferido del estado a las grandes corporaciones o empresas privadas.
Elitistas
Artículo principal: Elitismo
Suele darse en sociedades homogéneas (colectivistas) tanto como en sociedades heterogéneas pero que guardan distancia vertical del poder respecto a quien les gobierna. Ejemplos de las primeras pueden ser la sociedad china y ejemplos de la segunda la sociedades árabes y anteriormente latinoamericanas. Normalmente, en estas sociedades no existe una separación clara de funciones judiciales, ejecutivas o legislativas y el poder suele concentrarse en sistemas de partido único, corporaciones, monarquías o dictaduras.
Pluralismo
Artículo principal: Pluralismo político
Suelen ser sociedades heterogéneas pero con una distribución horizontal del poder, es decir, en la participación representativa existen varias élites compitiendo por obtener el poder político. Sociedades plurales características se pueden encontrar en las sociedades japonesa, occidental o de la India. En este tipo de sistemas de gobierno suele coexistir una clara separación de los poderes del Estado en poder ejecutivo, legislativo y judicial y múltiples partidos políticos compitiendo por obtener una representación.
Sobre la propiedad y los medios de producción
Aceptación de la propiedad privada
Unas ideologías interpretan a la propiedad privada como indispensable para la marcha de la economía y para el ejercicio efectivo de la libertad individual como es en el caso del liberalismo. En el caso del capitalismo y el totalitarismo moral no anulan el derecho a la propiedad privada pero también quieren ponerla al servicio de los intereses de un estado o ideología dominante. Por el contrario, en el capitalismo extremo y económico, el estado está al servicio de los intereses de la empresa privada, el cual el poder se ha transferido desde el estado o sociedad a las grandes corporaciones formadas por una sociedad mercantil controlando los medios de producción. El liberalismo extremo y económico a través de la contraeconomía, tratan de suprimir o anular al estado por medio de empresas privadas por medio del mercado libre y el anarquismo de mercado, convirtiendo a los trabajadores e individuos en general, en empresarios radicales que controlan los medios de producción. Se oponen a la responsabilidad limitada (despersonalizada) de las corporaciones y a la propiedad inmaterial del capitalismo extremo y económico considerándola un privilegio forzado e ilegítimo. En cambio, piensan que las propiedades materiales (como suelos) sí pueden ser privadamente apropiados.
Rechazo de la propiedad privada
El totalitarismo y el socialismo racionales son ideologías que interpretan a la propiedad privada de los medios de produccion como el origen de todos los males sociales.En cambio las ideologías socialistas y liberales morales argumentan simplemente que la propiedad privada es un robo si no se ocupa o trabaja, distinguiéndola de aquella propiedad personal legítima producto del trabajo sobre una propiedad natural, aceptando algún grado de privatismo, bajo la concepción de que la humanidad pertenece a la naturaleza y no ésta a la humanidad. Las posturas ideológicas dentro del socialismo extremo a diferencia de las dos anteriores defiende que la propiedad natural es igualitaria. El socialismo extremo y económico es antagónico con cualquier modelo de organización corporativa mercantil (la empresa privada del capitalismo extremo y económico) o centralista (la empresa estatal del totalitarismo extremo y económico) que controlan los medios de producción, y aboga por el manejo de estos medios por parte de los mismos trabajadores creando corporaciones (empresa autogestionada) formadas por una sociedad civil normalmente de índole sindical. El modelo de empresa de las ideologías socialistas y liberales morales es la cooperativa considerada a medio camino entre el individualismo y el colectivismo económico, ya que intenta combinar armónicamente propiedad privada, empresa privada, competitividad y economía de mercado junto con democracia directa interna, empresa de autogestión, colaboración mutua, mercados sociales y otras formas de solidaridad voluntaria.
Productivistas
Artículo principal: Productivismo
Aunque muestren un finalismo, las ideologías productivistas no deben confundirse con las progresistas pues, mientras las segundas se centran en la evolución cultural y moral viendo como sujeto de la historia a la humanidad, las primeras se centran en el papel de los sistemas en el que predomina el interés por producir bienes materiales apoyándose en un aumento del consumo, la tecnología y el crecimiento económico. Dicho de otra manera, para las ideologías progresistas el fin es la humanidad mientras que para las productivistas el fin último es el crecimiento económico y material. Desde la perspectiva socialista el productivismo se define como una ética en la que el trabajo cumple un papel crucial al expresar la primacía de la industria en la sociedad moderna. Desde la perspectiva capitalista y de economía de mercado las decisiones de lo que se debe producir, en que cantidad y para quién deben ser tomadas de manera individual. Aunque existen ideologías productivistas, como el socialismo, que siguen viendo a la humanidad como sujeto principal de la historia existen otras ideologías (véase ideologías románticas), como el transhumanismo, que no lo ven así.
Anti-productivistas
Los críticos del productivismo argumentan que el productivismo puede ser como una enfermedad y que puede interferir con los demás procesos que regulan la vida en el planeta, incluso entre las propias relaciones humanas. Para Iván Illich sólo una sociedad que acepte la necesidad de escoger un techo común a ciertas dimensiones técnicas en sus medios de producción tiene alternativas políticas. Así pues, los defensores de estas posturas suelen hablar de un crecimiento moral pero no económico ni material. Aunque existen ideologías anti-productivistas, como el decrecimiento, que siguen viendo a la humanidad como sujeto principal de la historia existen otras ideologías (véase ideologías románticas), como el ecologismo profundo (biocéntrica), que no lo ven así. Para que el ecologismo deba ser considerado como ideología política, el activista e investigador ecologista Florent Marcellesi propone el tercer eje «productivismo-antiproductivismo» además de los dos ejes típicos «izquierda-derecha» y «autoritario-libertario» de la clasificación bidimensional conformando así un nuevo sistema tridimensional de la clasificación de ideologías políticas. Sostenibilidad

Marketing político

El marketing político es el conjunto de técnicas de investigación, planificación, gerenciamiento y comunicación que se utilizan en el diseño y ejecución de acciones estratégicas y tácticas a lo largo de una campaña política, sea ésta electoral o de difusión institucional. En la actualidad el marketing político presenta dos características adicionales: la mediatización y la videopolítica. Si bien existen numerosas similitudes técnicas y metodológicas entre el marketing político y el marketing comercial, sus objetivos difieren notablemente. En el mundo comercial la lógica de mercado tiene como objetivo principal la satisfacción de una necesidad. En la esfera política la lógica de mercado tiene como objetivo la elección de una alternativa.
Espectro político
Se llama espectro político al ordenamiento visual de grupos u organizaciones políticas de acuerdo con ciertos ejes conceptuales. Este tipo de ordenamiento está condicionado por las situaciones históricas, sociales y el sistema de partidos de una sociedad. Existen varios tipos de espectros políticos, según el eje conceptual que se adopte. Uno de los más conocidos es el eje izquierda-derecha. Otra variante es seguir el eje dependencia-soberanía nacional, sobre todo en términos económicos, según los mayores o menores grados de autonomía propuestos para los estados nacionales. Otras variantes siguen ejes como conservación-cambio, el grado de seguimiento de las expectativas populares (relacionado con los conceptos de populismo y gobernabilidad) o la ubicación con respecto a determinados principios religiosos. Originalmente la ciencia política europea consideró un espectro político unidimensional, a partir del eje exclusivo izquierda-derecha. Modernamente muchos países, regiones y organizaciones han mostrado espectros políticos más complejos, que toman en cuenta varios ejes y dimensiones, que no pueden ser encasillados en un solo punto de ninguno de los espectros políticos.
Diferentes espectros políticos
El punto de partida para determinar el espectro político es asumir que las opiniones de los ciudadanos sobre diferentes asuntos muestran una correlación notable, o que hay un asunto esencial que subsume o domina los demás. Para que exista un espectro político debe existir una gama de valores y creencias. Los sistemas políticos en las que la mayor parte de la población queda claramente dentro de un grupo u otro, sin nadie entre medio, como en la mayor parte de los conflictos de tipo nacionalista, no se pueden describir bien por medio de un espectro político. Originalmente el espectro político se consideró como unidimensional (izquierda-derecha), y de hecho en muchos países el principal eje de variación se alinea con las diferencias típicas entre izquierda política y derecha política. Sin embargo, en muchos países y regiones el espectro político puede ser bidimensional o tridimensional, ya que pueden existir otras cuestiones altamente independientes del alineamiento derecho-izquierda que configuran las preferencias políticas:
En un país islámico moderno, por ejemplo, el espectro político se puede establecer a lo largo de la línea de pensamiento respecto al papel del clero en el gobierno. Aquellos que creen que los religiosos deben tener la capacidad de aplicar la ley islámica en un lado y aquellos que defienden una sociedad laica en el contrario, con moderados de varios niveles entre ambos.
En Taiwán, el espectro político lo definen la posible reunificación de China y la consecución de la plena independencia taiwanesa.
En naciones sometidas a dominación colonial o neocolonial pueden existir además de alineamientos de izquierda/derecha, posicionamientos relacionados con la postura ante esa dominación, identificados según un eje frecuentemente denominado "nacional-antinacional". Las fuerzas que adoptan una postura de rechazo o lucha contra el colonialismo, suelen utilizar denominaciones como "nacional", "antiimperialista" o "de liberación nacional". Este espectro es muy frecuente en América Latina, Asia y África. En el caso de la Republica Argentina, el politólogo canadiense experto en Argentina, Pierre Ostiguy, plantea la existencia de un esquema bidimensional, donde, además de izquierda y derecha existe un eje vertical diferenciado entre el "alto" y el "bajo", de caracter socio-cultural.
En territorios autónomos donde viven personas de diferentes nacionalidades o etnias, pueden existir además de posicionamientos de tipo izquierda/derecha, posicionamientos de tipo nacionalista/no nacionalista dando lugar a espectros políticos claramente bidimensionales (tal es el caso de Cataluña o País vasco donde existen partidos de cuatro opciones básicas: nacionalista de izquierda, nacionalista de derecha, no-nacionalista de izquierda y no-nacionalista de derecha; o los países latinoamericanos ).
Izquierda y derecha
En los países occidentales contemporáneos, el espectro político se describe habitualmente a lo largo de una línea que va de derecha a izquierda. Este espectro político tradicional está definido a lo largo de un eje con el conservadurismo y la teocracia (“la derecha”) en un extremo y el socialismo y el comunismo (“la izquierda”) al otro (el fascismo se toma como derecha, véase el gráfico más arriba). En Norteamérica y Europa, el término liberalismo se refiere a una amplia gama de posiciones políticas, a menudo consideradas divergentes entre los Estados Unidos y el resto del mundo. (Los liberales son considerados más bien de izquierdas en los Estados Unidos y más bien de derechas en la mayor parte de los países europeos – un término que refleja la connotación de indefinición que “liberal” tiene en los Estados Unidos es el de “centrista” o “de centro” en España).
El sociólogo Robert M. MacIver anotó en The Web of Government (1947), traducción del inglés:
La derecha siempre es el sector de partido asociado con los intereses de las clases altas o dominantes, la izquierda el sector de las clases bajas económicamente o en lo social, y el centro de las clases medias. Históricamente este criterio parece aceptable. La derecha conservadora defendió prerrogativas, privilegios y poderes enterrados: la izquierda los atacó. La derecha ha sido más favorable a la posición aristocrática, y a la jerarquía de nacimiento o de riqueza; la izquierda ha luchado para la igualación de ventaja o de oportunidad, y por las demandas de los menos favorecidos. Defensa y ataque se han encontrado, bajo condiciones democráticas, no en el nombre de la clase pero sí en el nombre de principio; pero los principios opuestos han correspondido en términos generales a los intereses de clases diferentes.1
Múltiples interpretaciones del eje derecha-izquierda
Existen diversas opiniones sobre qué es lo que se mide realmente a lo largo de este eje:
La participación del gobierno en la economía debe ser intervencionista/socialista (izquierda) o laissez faire/capitalista (derecha). Ésta ha sido la distinción fundamental en la mayoría de los países durante la mayor parte del siglo XX.
La participación del gobierno en los asuntos éticos debe ser mínima (izquierda) o intervencionista (derecha).
El gobierno debe ocuparse de asuntos como la sanidad y las pensiones (izquierda) o los individuos deben encargarse de los mismos (derecha).
En los asuntos económicos y financieros, la tendencia hacia la seguridad económica (izquierda) o hacia la libertad económica (derecha).
Los partidarios del cambio (izquierda) y aquellos que prefieren mantener el orden establecido (derecha). Propuesta de Eric Hoffer.
Creencia en que la sociedad humana es maleable (izquierda) o fija (derecha). Propuesta de Thomas Sowell.
Origen histórico de los términos
Empecemos por dejar sentado un tópico fundamental: las nociones de "derecha" e "izquierda" políticas tienen su origen en el parlamentarismo europeo, puntualmente, luego de la Revolución Francesa en la Asamblea Constituyente, donde las distintas facciones o tendencias políticas se distribuían en el recinto según su ideología y, según la perspectiva del presidente, hacia la izquierda o hacia la derecha. En ese sentido, derecha e izquierda se convierten en términos meramente convencionales, pero muy pronto llegó a considerarse que el objetivo propio de la izquierda es intentar "limitar la acción de las fuerzas dominantes y hacer progresar la justicia y la igualdad"
Espectros alternativos
Hay quienes creen que no es obvio que tantos y tan variados aspectos estén relacionados. Dicen que es muy confuso hablar de derecha e izquierda sin indicar exactamente a lo que uno se refiere. Creen que el problema está en establecer un contexto, definiendo los ejes sobre los que se graduaran las diferentes posiciones. Sin embargo, el uso del espectro derecha-izquierda es tan habitual que se asume como algo natural. A los estudiosos les cuesta crear conceptos que sirvan de alternativa al mismo. A pesar de esa dificultad, existen numerosas alternativas, desarrolladas por pensadores que creen que sus ideas no están correctamente representadas en el tradicional espectro derecha-izquierda. Quizá la alternativa más simple al espectro derecha-izquierda fue diseñada en los Estados Unidos como arma retórica durante la Guerra Fría. Se trataba de un círculo en el que los extremos del espectro político se unían, convirtiendo en iguales al “socialismo de Estado extremo” (el Partido Comunista) y el “conservadurismo extremo” (el Fascismo). Esta vinculación era particularmente útil para aquellos que rechazaban cualquier tipo de acercamiento a la Unión Soviética. Otro espectro alternativo es el que ofrece el conservador American Federalist Journal, que subraya el grado de control político y, en consecuencia, coloca el totalitarismo (vinculado al populismo) en un extremo y al anarquismo (vinculado a la autonomía individual) en el contrario. Esta publicación utiliza este sistema para mostrar a los demócratas (del Partido Demócrata) y a los Libertarios (en la acepción estadounidense) como cercanos a los dos extremos opuestos. Este sistema no parece muy creíble a la mayoría, ya que las posiciones políticas aludidas son esencialmente moderadas. Otra alternativa ha ganado popularidad recientemente entre los ecologistas. Utiliza un solo eje para medir lo que es bueno para la Tierra en oposición a lo que es bueno para el "mercado". En otras palabras, la ideología ecologista plantea clasificar las actividades humanas si buscan el Productivismo, el crecimiento hasta el agotamiento de los recursos naturales y la destrucción del equilibrio sistémico de los ecosistemas o, por el contrario, se plantean un equilibrio en el Decrecimiento. En 1998, la autora política Virginia Postrel, en su libro The Future and Its Enemies, ofrecía un espectro sobre un solo eje, que graduaba la propia visión del futuro. En un extremo se encuentran aquellos que temen al futuro y quieren controlarlo, a los que Postrel llama estaticistas (stasists). Por otra parte, tenemos a aquellos que quieren que el futuro se desarrolle naturalmente, sin intentos de planificación ni control y permanencia estática, a los que llama, por su voluntad dinámica, dinamistas (dynamists).
Otros ejes que merecen consideración
Estatismo (nacionalismo, fascismo) frente a Individualismo (libertarismo, objetivismo) Papel de la Iglesia: ultramontanismo contra anticlericalismo. El papel de la religión queda subsumido en la visión general del eje derecha-izquierda, aunque en Europa el eje ultramontanismo-anticlericalismo muestra una correlación mucho menor con el eje derecha-izquierda. Lo urbano frente a lo rural: El conflicto entre el desarrollo urbano y el desarrollo rural, o entre la centralización y la descentralización del estado. Política internacional: aislacionismo (la nación debe limitarse a sus propios asuntos) frente a intervencionismo (la nación debe ejercer poder en el exterior para conseguir sus objetivos políticos) y contra el expansionismo (aumento del territorio nacional). Políticas de mercado: socialismo de Estado (el gobierno debe controlar la productividad económica) contra el laissez faire (el gobierno no debe intervenir en el mercado, dejando libertad a los individuos para desarrollar actividades económicas libremente consentidas) y frente a corporativismo (el gobierno debe subsidiar o defender los negocios que funcionan) . Violencia política: pacifismo (las opiniones políticas no deben imponerse mediante el uso de la fuerza) frente a militancia o militarismo (militancy) (la violencia es una forma legítima o necesaria de expresión política). Informalmente, nos referimos a estos grupos como "palomas" y "halcones", respectivamente. Comercio exterior: globalización (los mercados económicos mundiales deben pasar a ser integrados e interdependientes) frente a autarquía (la nación o unidad política debe buscar la independencia económica).Diversidad: multiculturalismo (la nación debe representar una diversidad de ideas culturales) frente a asimilacionismo o nacionalismo (la nación debe representar al grupo étnico dominante). Participación: Democracia (participación de la mayoría en el gobierno) frente a oligarquía (gobierno de un limitado grupo número de personas) y a república (un compromiso entre ambos – éste es un uso especializado del término basado en una interpretación de la historia clásica). Libertad: Libertad positiva (tener derechos que obligan a otros) frente a libertad negativa (libertad frente a la interferencia de los demás) Progreso: radicales (que creen en el cambio profundo y rápido) frente a moderados (que creen en cambios mínimos y cautelosos)
Modelos de múltiples ejes
Los modelos de un solo eje están excesivamente simplificados y acaban uniendo propuestas políticas claramente diferenciadas. En particular y como se ha visto antes, existen muchas formas de definir el espectro derecha-izquierda, que no darían lugar a las mismas clasificaciones. Gran parte de la filosofía política que ha surgido en los últimos dos siglos no encaja en la línea unidimensional derecha-izquierda, en particular el anarquismo y el libertarismo. Se asume que el anarquismo es “de izquierda”, mientras que el liberalismo libertario es “de derecha”. Sin embargo, en el espectro unidimensional, el anarquismo ocupa prácticamente la misma posición que el marxismo, lo cual es obviamente poco apropiado. El anarquismo implica el rechazo al gobierno y al control social, mientras que las teorías comunistas pretenden el control social de muchas actividades. En el otro extremo del extremo político, el liberalismo libertario se encuentra en el mismo lugar que el fascismo, o por lo menos que el capitalismo conservador rígidamente autoritario, lo cual sería igualmente inapropiado. Para resolver estos problemas, se han planteado varias propuestas para crear sistema de dos ejes, que combine dos modelos de espectro político unidimensional como sus ejes. La primera persona que diseñó un sistema de dos ejes fue Hans Eysenck en su libro de 1964 "Sense and Nonsense in Psychology". A partir del espectro tradicional “derecha-izquierda”, Eysenck añadió un eje vertical que iba de las tendencias autoritarias (tough-mindedness) a las tendencias democráticas (tender-mindedness). El efecto de este nuevo eje es que aquellos que tienen ideas muy diferentes con respecto a la autoridad, pero tienen las mismas en el eje “derecha-izquierda”, puedan ser distinguidas (gente como Stalin y Noam Chomsky en la izquierda, o Augusto Pinochet y Friedrich Hayek en la derecha). De modo similar, se puede considerar los asuntos relativos a la propiedad colectiva/privada en el eje horizontal y el espectro desde el control individual de la sociedad al estatal en el eje vertical. Es de notar que este modelo de dos ejes carece de ciertos matices en cuanto a qué es control. Por ejemplo, se podría querer dividir la cuestión en asuntos de libertades personales y otras. Por ejemplo, hasta el siglo XX los EEUU concedieron gran margen de maniobra a sus ciudadanos en lo referente a su seguridad personal (derecho a portar armas), a la vez que regulaba las actividades sexuales incluso entre adultos en privado (ley Comstock, leyes de sodomía). Más aún, no existe un lugar claro en el que ubicar filosofías como el feminismo y el ecologismo. Una tercera o incluso una cuarta dimensión serían necesarias para acomodarlas, lo que convertiría el modelo en algo demasiado complejo como para ser utilizado. El modelo utilizado por la Brújula Política2 es muy similar al gráfico de Eysenck, solo que mide en el eje vertical la libertad social en lugar de la tendencia democrática o autoritaria.
Ideologías políticas
Se entiende por ideologías políticas a los criterios en que los partidos políticos basan su accionar político y manifiesto electoral dentro de una ideología. Según los estudios sociales, una ideología política es un juego ético de ideales, principios, doctrinas, mitos o símbolos de un movimiento social, institución, clase o un grupo grande que explica como la sociedad debería funcionar. Las ideologías políticas ofrecen algún programa político y cultural para un cierto orden social. Una ideología política se ocupa mucho de cómo el poder debería asignarse y a cuáles fines debería concertar. Algunos partidos siguen su ideología de manera estricta, aunque otros pueden tomar una inspiración amplia de un grupo de ideologías relacionadas, sin específicamente abrazar una idea específica. La popularidad de una ideología es en parte debida a la influencia de empresarios morales, quienes a veces actúan en sus propios intereses. Las ideologías políticas se clasifican a través del espectro político. Si bien hay varias alternativas para representarlas, la más extendida es a partir de los ejes izquierda-derecha. Dentro del espectro político izquierda-derecha, se diferencian varios estados, existiendo ideologías más extremistas y radicales que se ubican en la extrema izquierda (también conocida como ultra izquierda o izquierda revolucionaria) o en la extrema derecha (también conocida como ultraderecha). Mientras tanto, las posiciones más moderadas se posicionan en sectores cercanos al centro político. Finalmente, los fundamentos ideológicos pueden distinguirse de estrategias políticas (por ejemplo, el populismo), y de asuntos individuales sobre los que un partido se construye (por ejemplo, la oposición a la integración europea, políticas sobre la legalización de la marihuana u otras drogas, legalización del aborto, etc.). Una ideología es una colección de ideas. Usualmente, cada ideología contiene ciertas ideas de lo que considera la mejor forma de gobierno (por ejemplo, la democracia, la teocracia, etc.), y el mejor sistema económico (por ejemplo, el capitalismo, el socialismo o comunismo, etc.). En ocasiones se usa la misma palabra para identificar una ideología y una de sus ideas principales. Por ejemplo, el "socialismo" puede referirse a un modelo económico, o puede referirse a una ideología sistema.

FEMINISMO
El feminismo es un conjunto heterogéneo de movimientos políticos, culturales, económicos y sociales que tienen como objetivo la liberación de las mujeres y la reivindicación de sus derechos, así como cuestionar la dominación y la violencia de los varones sobre las mujeres y la asignación de roles sociales según el género.La influencia del feminismo ha conseguido cambios en ámbitos como el voto femenino, la igualdad ante la ley o los derechos reproductivos, entre muchos otros. En su vertiente intelectual, la teoría feminista también ha influenciado la teoría crítica, dando lugar a los estudios de género, así como a subdisciplinas de ciencias sociales y de estudios de las ciencias naturales. El feminismo es definido por la Real Academia Española (RAE) como la «ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres». La definición de este concepto ha sido tema de debate entre diferentes autores e incluso ha generado diferentes movimientos sociales y culturales. Como movimiento de transformación de la sociedad, tiene una vocación de influencia sobre la forma en la que se conceptualiza la realidad y en el discurso científico. A medida que el movimiento feminista adquiere relevancia en el mundo académico, se va generando un cuerpo teórico independiente con herramientas conceptuales propias. En su consideración de movimiento social, el feminismo se conceptúa como un proceso, una sucesión de etapas o fases, también llamadas "olas". Es importante tener en cuenta que la cronología del feminismo estadounidense no coincide con la de los estudios feministas europeos, entre los que destacan los que se realizan en idioma español. En cada fase u "ola" se han desarrollado ideas y conceptos, teorías, estrategias, acciones, corrientes muy diversas, así como una teoría feminista que ha dado lugar a la aparición de disciplinas como, por ejemplo, la geografía feminista, la historia del feminismo o los estudios de género. Como movimiento de transformación de las relaciones de poder entre varones y mujeres, el feminismo realiza una crítica de la visión androcéntrica de la sociedad, a la que debe atacar para conseguir sus objetivos. Aunque el tema de la igualdad se trataba en publicaciones del siglo XVII, como De l'Égalité des hommes et des femmes (1622), de Marie Le Jars de Gournay o De l'Egalité des deux sexes (1673), de François Poullain de la Barre, el neologismo francés féminisme se formó a finales del siglo XIX, a partir de la palabra latina "femina" y el sufijo "isme". El primer uso del término, aunque con un significado distinto, se produce en 1871, cuando un estudiante de medicina, Ferdinand-Valérie Fanneau de la Cour, lo utilizó en su tesis, Du fèminisme et de l'infantilisme chez les tuberculeux (Del feminismo y el infantilismo en los tuberculosos), para referirse a la patología que aquejaba a los varones que sufrían de este mal. Según su tesis, se producía una detención del desarrollo del cuerpo, lo que derivaba en la debilitamiento del individuo enfermo, y, finalmente, se presentaba una feminización del cuerpo masculino. Es poco probable, sin embargo, que se disemina este término, tanto por su contexto como por la coyuntura en el que se produce. Meses después, en 1872, Alexandre Dumas hijo, escritor y dramaturgo, retomó el término, ahora con un sentido político, en sus panfletos Feminismo y El hombre-mujer para desprestigiar a los varones que apoyaban decididamente el movimiento de mujeres que demandaban el acceso a sus derechos ciudadanos. De acuerdo con la historiadora y filósofa francesa Geneviéve Fraisse, Dumas utilizó el término feminismo en el marco de un debate sobre temas como el adulterio y el divorcio. No fue hasta la década de 1880, cuando Hubertine Auclert, sufragista francesa, retomó el término, ahora con una connotación dirigida a los movimientos que buscaban la justicia social y política para las mujeres. Por su parte, el Diccionario de la lengua española recoge por primera vez el neologismo en 1914 y no modifica la definición hasta 1992 (del latínfemĭna, mujer, hembra, e -ismo) Hasta esta fecha ha definido feminismo como «doctrina social favorable a la mujer, a quien concede capacidad y derechos reservados antes a los varones». En su segunda acepción, es el movimiento que exige para las mujeres iguales derechos que para los varones. Esta segunda acepción la incorpora la edición de 1992. Se reconocen varias modalidades de feminismo, entre otras: el feminismo cultural, el feminismo liberal, el feminismo radical, el ecofeminismo, el anarcofeminismo, el feminismo de la diferencia, el feminismo de la igualdad, el feminismo marxista, el feminismo socialista, el feminismo separatista, el feminismo filosófico, el feminismo islámico, el feminismo lésbico y el transfeminismo. Todo ello hace que se hable de "feminismos" (en plural) y no de un solo "feminismo". En esta línea, se define feminismo como el conjunto heterogéneo10 de ideologías y de movimientos políticos, culturales y económicos que tienen como objetivo la igualdad de derechos entre varones y mujeres. En El feminismo: senda no transitada de la Ilustración20 Celia Amorós afirma que: El feminismo, de este modo, viene a ser una llave de acceso a una de las vetas más ricas de la Ilustración, nos permite tomarle el pulso de manera que podamos descubrir sus puntos más vulnerables así como aquéllos en que la dinámica de sus virtualidades liberadoras es más irreversibles Los autores liberales como Jean-Jacques Rousseau, con honrosas excepciones, van a relegar a un rincón el papel de la mujer dentro del estado liberal. Como reacción a esto, se crea una declaración de los derechos declinada en femenino, en 1791 Olympe de Gouges hizo la Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana, como contrapartida a los Derechos del hombre y el Ciudadano creados tras la Revolución francesa. Se genera cierta literatura de carácter liberal a favor de la mujer: John Stuart Mill o Nicolas de Condorcet van a ser ejemplos de líderes (varones) que defienden los derechos de la mujer, pero el vacío y aparente olvido de la relegada figura de la mujer dentro del estado liberal, que perdura hasta el siglo XX, no va a ser denunciado hasta la aparición de autoras como Mary Wollstonecraft autora de Vindicación de los derechos de la mujer, que rompe con la tónica de las obras escritas hasta el momento por mujeres, descritas como «memorial de agravios» y pasa a la «vindicación», componente esencial del feminismo. Sin embargo, como precedente en España durante la Ilustración, en la Real Sociedad Aragonesa de los Amigos del País, Josefa Amar y Borbón participaba como socia escribiendo numerosas obras, entre ellas las dedicadas a valorar a la mujer en la sociedad, defendiendo su igualdad de aptitudes ante el hombre. Una de sus obras disponibles actualmente en internet, es el Discurso en defensa del talento de las mujeres: No contentos los hombres con haberse reservado, los empleos, las honras, las utilidades, en una palabra, todo lo que pueden animar su aplicación y desvelo, han despojado a las mugeres hasta de la complacencia que resulta de tener un entendimiento ilustrado. Nacen, y se crían en la ignorancia absoluta: aquéllos las desprecian por esta causa, ellas llegan a persuadirse que no son capaces de otra cosa y como si tubieran el talento en las manos, no cultivan otras habilidades que las que pueden desempeñar con estas. ¡Tánto arrastra la opinión en todas materias! Si como ésta da el principal valor en todas las mugeres a la hermosura, y el donaire, le diese a la discreción, presto las veríamos tan solícitas por adquirirla, como ahora lo están por parecer hermosas, y
Acabas de entrar en la página principal de mi web. Aquí podrás encontrar diversas secciones interesantes que espero mejorar e incrementar con el tiempo..
Acabas de entrar en la página principal de mi web. Aquí podrás encontrar diversas secciones interesantes que espero mejorar e incrementar con el tiempo..
Acabas de entrar en la página principal de mi web. Aquí podrás encontrar diversas secciones interesantes que espero mejorar e incrementar con el tiempo..
Acabas de entrar en la página principal de mi web. Aquí podrás encontrar diversas secciones interesantes que espero mejorar e incrementar con el tiempo..
 
Imagen
Lic.Claudio M.Perez Bobasso
Lic. Ciencias Politicas y Diplomacia
Master en Turismo Internacional
Escritor Profesional.-
Tour Director de EuropaMundo International
Ayudante Catedra en Harvard University
Ciudadano Argentino-Norteamericano
CURSO INTENSIVO SOBRE POLITICA INTERNACIONAL PARA ESTUDIANTES DE DERECHO Y OTRAS AREAS ACADEMICAS
El defecto inherente del capitalismo es el reparto desigual del beneficio. El beneficio inherente del socialismo es el reparto equitativo de la miseria. Sir Winston Churchill.-
¿Cuál es el primer principio político? La educación. ¿Cuál es el segundo? La educación. ¿Y el tercero? La educación. Jules Henry Poincaré 
Cuando la gente no aprende a manejar las herramientas del juicio y meramente siguen sus esperanzas, están sembradas las semillas de la manipulación política. Stephen Jay Gould
Cuando la política promete ser redención, promete demasiado. Cuando pretende hacer la obra de Dios, pasa a ser, no divina, sino demoníaca. Cardenal Ratzinger
Cuando alguien asume un cargo público, debe considerarse a sí mismo como propiedad pública. Tomás Jefferson
Del mismo modo que no sería un esclavo, tampoco sería un amo. Esto expresa mi idea de la democracia. Abraham Lincoln 
El defecto inherente del capitalismo es el reparto desigual del beneficio. El beneficio inherente del socialismo es el reparto equitativo de la miseria. Sir Winston Churchill
El enemigo más temible de la democracia es la demagogia. Alfred Croiset
"El legislador no debe proponerse la felicidad de cierto orden de ciudadanos con exclusión de los demás, sino la felicidad de todos" Platón
El militar es una planta a la que hay que cuidar con esmero para que no dé sus frutos. Jacques Tati
El político debe tener: amor apasionado por su causa; ética de su 
responsabilidad; mesura en sus actuaciones. Max Weber
El político debe ser capaz de predecir lo que va a pasar mañana; el mes próximo y el año que viene, y de explicar después por qué fue que no ocurrió lo que el predijo. Winston Churchill
El revolucionario no se rebela contra los abusos, sino contra los usos. José Ortega y Gasset
El tirano reclama vino dulce de las uvas ácidas. Khalil Gibran
En la política, los experimentos significan revoluciones. Benjamín Disraeli 
En política, un buen empate siempre es un magnífico resultado. Fernando Onega
Hay momentos en la vida de todo político, en que lo mejor que puede hacer es no despegar los labios. Abraham Lincoln 
La autoridad democrática intenta acomodarse- no a la mayoría del pueblo- sino al sector que le es más afín en sus teorías, prácticas y formas de gobernar. Padre Felipe Santos Campaña SDB
La coalición (política) es el arte de llevar el zapato derecho en el pie izquierdo sin que salgan callos. Guy Mollet
La democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo. Abraham Lincoln
La democracia necesita de la virtud, si no quiere ir contra todo lo que pretende defender y estimular. Juan Pablo II
La política es casi tan emocionante como la guerra y no menos peligrosa. En la guerra podemos morir una vez; en política, muchas veces. Winston Churchill
La política es el paraíso de los charlatanes. Bernard Shaw
Las cadenas de la esclavitud solamente atan las manos: es la mente lo que hace al hombre libre o esclavo. Franz Grillparzer
Las convicciones políticas son como la virginidad: una vez perdidas, no vuelven a recobrarse. Francesc Pi i Margall
La democracia, por ser imperfecta, puede mejorar. Las dictaduras, en cambio, se definen como sistemas perfectos y acabados. José Vargas Llosa
Los dictadores pueden reformar las leyes, pero no las costumbres. Jacinto Benavente
Los experimentos en política significan revoluciones. Benjamín Disraeli
Los partidos políticos sirven para mantener a cada uno bajo vigilancia permanente del otro. Henry Clay 
Oposición es el arte de prometer aquello que el gobierno no puede asegurar. Harald Nicolson
Si la actividad política no es transfigurada por una búsqueda de la justicia y del bien común, termina por convertirse en un corrupto juego de intereses. P. Aderico Dolzani, ssp
Si un partido político se atribuye el mérito de la lluvia, no debe extrañarse que sus adversarios le hagan culpable de la sequía. Charlotte Morrow
Todo hombre debe ser soldado cuando se trate de combatir la tiranía. Autor desconocido
Tras cualquier acción de un político se puede encontrar algo dicho por un intelectual quince años atrás. John Maynard Keynes 
Un traidor es un hombre que dejó su partido para inscribirse en otro. Un convertido es un traidor que abandonó su partido para inscribirse en el nuestro. Georges Clemenceau
Y nunca el odio llega a ser tan fatal para un soberano como el general desprecio. Stefan Zweig

 
 
Escríbeme
Me interesa tu opinión