Picadura por Anemonas

También denominada enfermedad de buceadores de esponjas.

Tanto en el Mar Mediterráneo, como en aguas de Africa el contacto con algunas de las especies de anémonas produce una dermatitis extensa pudiendo dar lugar a una úlcera crónica. Especial precaución con la Sargatia elegans.

Su contacto origina prurito y lesiones de urticaria que suelen remitir frecuentemente. Al aproximar un dedo a una anémona común (Anemonia sulcata), especie muy abundante en las charcas intermareales de nuestras costas, se tiene la impresión de que el dedo queda pegado a los tentáculos; ello se debe a que los nematocistos se fijan a la piel. Los nematocistos son poco penetrantes, pero la piel de los niños es más sensible y provoca más picor, dolor y edema.

Síntomas: cefalea, estornudos, náuseas, escalorfrio, colapso. Es rara la muerte producida por la anémona.

No existe un tratamiento específico, pero se deben tratar los síntomas con esteroides tópicos o bien antihistamínicos orales que proporcionarán el alivio temporal.

La  Anémona de mar (Ortiga de mar) Anemonia sulcata, en el Mar Mediterráneo, la cual habita sobre los fondos rocosos de la costa desde los 20 a 30 metros de profundidad, se utiliza en la gastronomía de la Isla de Menorca (Islas Baleares), y se prepara lavándola bien en agua corriente,marinandose en vinagre o escaldándola en agua hirviendo asi de este modo eliminar las células urticantes.

anemonia sulcata.jpg (12664 bytes)

En el Mediterráneo podemos encontrar además:

-Actinia equina.

-Adamsia palliata

-Sagartia troglodytes

 

    Actinia equina.   TOMATE DE MAR

La anémona actínia equina es de color rojo, a menudo muy intenso,y recibe popularmente el nombre de tomate marino por su aspecto físico   cuando está cerrada. Puede alcanzar entre 4 y 7 cm. de diámetro y los 8 cm. de altura.

Tiene entre 124 y 192 tentáculos cortos, ensanchados en la base, con las puntas redondeadas y formando 6 círculos. Estos tentáculos no pueden retraerse del todo, aunque quedan tapados cuando el animal se contrae para protegerse o descansar.tomate1.jpg (43928 bytes)                 tomate2.jpg (40696 bytes)

Hábitat: En todas las costas rocosas, encontrándose principalmente al nivel del agua, aunque puede estar sumergido hasta dos metros de profundidad, Se fija a las rocas mediante su ancha base adherente. Necesita aguas limpias y bien oxigenadas, y prefiere las zonas iluminadas o medianamente umbrías.

Durante el día suele estar contraído formando una bola, abriéndose a   atardecer. Presenta unos saquitos marginales, de color azul y muy urticantes, que emplea para ahuyentar a los otros individuos de su misma especie que se acerquen demasiado.

En la zona de la picadura por esta anémona surge prurito muy intenso, seguido de inflamación y eritema con una posterior necrosis y ulceración.  Es frecuente el desprendimiento grave de los tejidos con una exudación purulenta durante varios dias. así como la formación de abcesos.

Síntomas generales: fiebre, escalofrios, dolor abdominal, nauseas, vómitos, cefaleas, sensación de extrema ansiedad y postración.

Se encuentra por todo el Mediterráneo y el Atlántico Norte.

Primeros auxilios y tratamiento

La zona de la picadura se debe lavar con vinagre al 5%. La aplicación de un esparadrapo es útil para arrastrar las espículas. Luego se da un corticoide tópico previa desinfección de la herida.

Debe tenerse en cuenta que ciertas personas pueden desarrollar dermatitis o eczema de contacto, generalmente en relación con su profesión , como el caso de mariscadores, buceadores, etc.

Las heridas más profundas no sólo han de ser convenientemente irrigadas y lavadas cuanto antes, sino también suturadas con cobertura antibiótica, también se recomienda la administración de la vacuna antitetánica.