Capítulo IV

Breve Historia de Piura

Por Reynaldo Moya Espinosa

 Tomo XII

 La República 1953 - 1980

 

CAPÍTULO IV

 

LOS CONMOVIDOS AÑOS DE 1961 - 1963

 

Ø      La Mutual Piura

Ø      El despoblamiento del campo

Ø      Se crea el Arzobispado de Piura

Ø      Diversos sucesos en 1961

Ø      La lucha electoral de 1962

Ø      Se inicia la subversión en el Perú

Ø      Deponen al presidente Prado

Ø      La televisión en Piura

Ø      Aparece el diario “Correo”

Ø      Día Cívico el 4 de noviembre en Sullana

Ø      La IRAC y los campos de Sullana

Ø      Diversos sucesos en 1962

Ø      Último viaje del tren

Ø      Aparece el Canal 2 de televisión

Ø      Pérez Godoy obligado a renunciar

Ø      Hallazgo de Vicús

Ø      16 851 analfabetos piuranos no pudieron votar

Ø      Entra en funcionamiento el Hospital de Sullana

Ø      Elecciones de 1963

Ø      Proyecto para derivación de las aguas del Huancabamba

Ø      Nuevo Mercado Modelo en Paita

Ø      Las elecciones municipales

Ø      Anulan el Laudo de La Brea y Pariñas

Ø      Invasión de tierras en Catacaos

Ø      Año de sequía en 1964

Ø      Subsidios a los municipios

Ø      Los problemas de Sullana

 

 

 

 

La Mutual Piura

ARRIBA

Para buscar la solución del problema de la vivienda, que era angustioso en todo el Perú se dio el 23 de abril de 1957 la Ley 12813, de Asociaciones Mutuales de Crédito para Vivienda. Posteriormente se dio la Ley 13500 el 26 de enero de 1961 que perfeccionaba la anterior.

 

            El 1° de setiembre de 1961 inició su funcionamiento la Asociación Mutual de Crédito para Vivienda o Caja de Ahorro y Préstamo para Vivienda, Mutual Piura, CAPVP o simplemente Mutual Piura.

 

            Por ese tiempo, desde el diario “La Prensa”, de Lima, su director don Pedro Beltrán hacía una intensa campaña a favor de las Mutuales de Vivienda como un medio de resolver el agudo problema de carencia de viviendas, para lo cual fundó la Mutual Perú. Cuando en 1960 se desarrolló en Piura el VI Congreso Eucarístico Nacional, el Obispo de Boston, John Cushing, que había concurrido, compró y obsequió al Obispado el edificio Duncan Fox. Allí se reunían en tertulia caballeros católicos que trataron del problema de la vivienda, tomando la decisión de fundar una Mutual de Vivienda, para lo cual invitaron a don Pedro Beltrán a un intercambio de ideas en Piura.

 

            En abril de 1961, don Bruno de Marzi, en nombre de la Asociación de Hombres Católicos de Piura, invitó a una reunión a personas representativas, para tratar sobre la fundación de una mutual. La reunión se vio muy concurrida y el día 10 de ese mes se eligió a la Primera Directiva Provisional formada por seis personas que tenía como Presidente a don Bruno de Marzi. El 3 de agosto se elige a la Junta Directiva definitiva de nueve miembros, siempre presidida por don Bruno Marzi y el 3 de setiembre la Mutual Piura abrió sus puertas en el Edificio Cushing.

 

            En 1966 funcionaban en el Perú 19 cajas de ahorro con 103 000 asociados, cuyos depósitos se calculaban en mil millones de soles y los préstamos realizados hasta la fecha llegaban a los 1 250 millones de soles, para lo cual se contaba con la ayuda que daba la “Alianza para el Progreso” por intermedio del Banco de la Vivienda del Perú.

 

            En el mismo año de 1966, es decir, cuando sólo tenía 5 años de funcionamiento la Mutual Piura tenía 3,000 asociados. En la ciudad de Piura había hechos 450 préstamos para la construcción, mejoramiento, ampliación y deshipotecación. Había construido la edificación de bloques de viviendas en las urbanizaciones “San Miguel”, “Santa Inés”, “San Lorenzo” y “Santa Isabel”. En ese año la Mutual Piura iniciaba un plan de construcción de 300 viviendas en lo que debía ser la Urbanización Santa Mónica, a un costo de 20 millones de soles.

 

            Hasta el 31 de julio de 1966 se había hecho inversiones por S/. 45’559,067.00 en la siguiente forma:

 

            Urbanización Santa Isabel                               S/.26 771 801

            Urbanización San Lorenzo                                     3 849 700

            Urbanización San Miguel                                       2 819 200

            Urbanización Santa Inés                                        1 613 000

            Préstamos particulares                               8 015 446

            Refacciones y otros                                               1 889 920

            Casas en Sullana                                                      600 000

 

            La Mutual Piura, logró un notable éxito y adquirió en la avenida Sánchez Cerro un amplio y moderno edificio. En la hecatombe económica que sufrió el Perú a fines de la década del 80 y principios de la década del 90, varias mutuales, cajas de ahorro y cooperativas tuvieron que cerrar en todo el Perú. La Mutual Piura fue una de las últimas en hacerlo en 1994.

 

 

El despoblamiento del campo

ARRIBA

En la década del 40 se inició un flujo migratorio, lento pero persistente, como de goteo de gente del campo hacia las ciudades más cercanas. Los censos que se hicieron iban demostrando cómo el campo se despoblaba y la población urbana aumentaba en forma acelerada.

En el campo, la mayor parte de la población estaba formada por campesinos al servicio de hacendados que les pagaban bajos jornales, los que apenas les servía para vivir muy precariamente. Las viviendas de esta gente eran miserables chozas, donde la vida discurría en forma infrahumana. Cuando se terminó con la Colonia y vino la República, la condición de los campesinos en nada cambió, pero ellos vivían en su mundo pensando sin duda que las cosas eran así y así debían ser.

 

            En la década del 40, se crearon escuelas en las pequeñas poblaciones rurales, las carreteras unieron el campo a la ciudad, y las comunicaciones pusieron en mayor contacto al campesino con el citadino. Los primeros fueron tomando conciencia de su injusta situación y llegaron a la conclusión de que en el campo carecían de todo, y en cambio la ciudad les brindaba centros hospitalarios, colegios secundarios, mejores niveles de vida y más posibilidades para sus hijos. La solución entonces no era otra, sino la de ir a la ciudad. Las carreteras y caminos que habían sido construidos para desarrollar la comercialización de productos, se usaron como vías para migraciones. Fue así como casi sin ser notadas, familias enteras de campesinos se trasladaban a las ciudades más cercanas y luego eso se convirtió en corrientes arrolladoras e incontenibles de gente desesperada, que crearon y siguen creando graves problemas sociales y económicos.

            Como los campesinos habían vivido en los más bajos niveles, no fue para ellos ningún problema instalarse en las afueras de las poblaciones en cuanto lugar libre encontraban, donde levantaron sus viviendas de esteras. Cuando esa corriente se tornó masiva, se organizaron y portando banderas invadieron sitios libres, se repartieron los lotes y delinearon calles, bajo la dirección de Juntas Directivas, que asumieron su defensa y demandaron derechos. Para ganarse la vida en su mayoría se dedicaron a ser  en el caso de los hombres vendedores ambulantes y las mujeres en sirvientas, lavanderas o vivanderas. Se creó así un nuevo sector de población, de ocupación informal y de muy bajos niveles de vida. Cuando la población creció surgieron los barrios marginales y fue necesario dotarlos de los servicios básicos, lo cual fue el inicio de su incorporación a la vida urbana.

            En 1986, Hernando de Soto, en “El Otro Sendero”, decía que entre 1940 y 1981, la población urbana casi se había quintuplicado, pues de 2’400,000 personas había pasado a 11’600,000, en tanto que la población rural sólo había crecido un tercio, o sea de 4’700,000 había pasado a 6’200,000. Eso significaba que en 1940, dos de cada tres peruanos vivían en el campo y en 1981 era la inversa, dos de cada tres vivían en las ciudades. Dice De Soto, que en 1946, el senador por Junín, Manuel Faura, presentó un proyecto de ley, prohibiendo el ingreso de provincianos a Lima, sobre todo los de la sierra. El proyecto no fue aprobado. En 1947, el diputado Salomón Sánchez, planteó que el ingreso de los provincianos a Lima sólo se pudiera hacer mediante pasaporte. En realidad eran proyectos absurdos.

 

            La ciudad en general, los propietarios de los predios urbanos ocupados y las autoridades recibieron a los migrantes con hostilidad y apelaron a todos los recursos, primero para desalojarlos y luego para detener el incontenible torrente migratorio.

 

 

Se crea el Arzobispado de Piura

ARRIBA

El 29 de noviembre de 1961, por Ley 13738 se creó los Arzobispados de Piura, Ayacucho y Huancayo. De esa manera, en materia religiosa, los departamentos de Piura y Tumbes se volvían a desligar de la tutela religiosa de Trujillo.

Recién el  30 de Julio de 1966, por Bula "Sicut Pater Familiae", la Diócesis de Piura fue elevada al rango de Arquidiócesis Metropolitana, siendo el primer arzobispo, el Excmo. Mons. Erasmo Hinojosa Hurtado. Son sufragáneas de la Arquidiócesis de Piura, las diócesis de Chulucanas, Chiclayo, Chachapoyas y Chota.

Titular de la Iglesia Catedral es San Miguel Arcángel y la dedicación de la Catedral es el día 06 de Enero.

Hasta antes de 1941, Piura había pertenecido a la Diócesis de Trujillo. En el citado año la crearse el Obispado de Piura, se tornó independiente, pero años más tarde al crearse el Arzobispado de Trujillo, el Obispado de Piura formó parte de esa arquidiócesis. En 1961 vuelve a recobrar su independencia.

Monseñor Hinojosa como obispo había sucedido a Monseñor  Carlos Alberto Arce Masías, el que habia celebrado del Congreso Eucarístico de Piura.  Como arzobispo, sucedió a Monseñor  Erasmo Hinojosa,  Monseñor Fernando Vargas Ruiz de Somocurcio.

Monseñor Hinojosa, murió  el 6 de agosto de 1977.

 

 

Diversos sucesos en 1961

ARRIBA

·              Con Ley 13495 del 12 de enero de 1961 se modifican los límites de los distritos de Sullana y Bellavista, correspondiendo al primero los barrios marginales de Santa Teresita y Nueve de Octubre.

 

·              Durante el año 1961, la prefectura es ejercida por el agricultor piurano Luis Talledo Villar.

 

·              El 14 de febrero, con Ley 13517 se promulga la Ley Orgánica de Barrios Marginales, disponiendo la remodelación, saneamiento y legalización de todos los barrios marginales o “barriadas” existentes en la república, en áreas urbanas y suburbanas. Se prohíbe que en lo sucesivo se formen más barrios marginales, lo que resultó letra muerta. Se creaba la Corporación Nacional de la Vivienda, para llevar adelante el proceso de legalización y se le autorizaba para expropiar las tierras urbanas que fueran necesarias, a particulares y a municipio, así como tomar las del Estado. Las invasiones de tierras urbanas se habían constituido en un agudo problema de gran cantidad de ciudades. Generalmente en la noche, centenares de personas, con esteras y banderas peruanas se repartían y ocupaban lotes de propiedad particular. En el departamento de Piura, habían barrios marginales en las ciudades de Piura, Sullana, Chulucanas, Talara, Paita, Castilla y Catacaos.

 

·              El 3 de marzo por Ley 13533 se eleva a la categoría de Gran Unidad Escolar al Colegio Ignacio Merino de Talara.

 

·              Por Decreto Supremo del 17 de febrero de 1961, se declara balneario a la playa “La Esmeralda” en el distrito de Colán, de Paita.

 

·              El 14 de enero de 1961 por Ley 13496 se creó el Colegio Nacional Mixto de la Unión.

 

·              El 20 de abril de 1961 se promulga la Ley 13642, creando al Colegio Nacional Mixto de Castilla “Miguel Cortés”. La inauguración fue el 3 de junio de 1961. Su primer director fue el profesor Alberto Ramos Zambrano, iniciándose las clases en el Estadio Miguel Grau con 129 alumnos. La creación de este colegio así como el de La Unión, fueron obra del diputado Ramón Abásalo Rázuri.

·              Siendo párroco de Sullana el padre Agapito Diez, se inauguró el nuevo templo de Sullana, el anterior de tres naves con grandes columnas de adobe, fueron derruidas.

 

Por muchos años los Sullaneros oyeron misa en la calzada existente entre la plaza principal frente al Municipio, y en una aciaga mañana un camión manejado por un conductor ebrio, arremetió contra los fieles causando muertos y heridos. El nuevo templo de una sola torre y una sola nave, es de líneas modernas y tiene más capacidad que el anterior.

 

·              Siendo Alcalde de Sullana, don Manuel Aguirre Zapata, se celebraron las Bodas de Oro de la creación de la provincia. Con tal motivo, se inauguró el local de la cárcel y juzgados de Sullana, así como el Mercado Modelo, amplio, moderno y funcional. En la parte sur de la ciudad, frente al hospital se inauguró la plaza del Cincuentenario, construida por el Club de Leones. También se llevó a cabo el Primer Congreso Nacional de Ex-alumnos Maristas. Con el tiempo el mercado resultó estrecho, no obstante que los ocupantes del antiguo mercado ubicado en la plaza principal, se negaban al traslado y fue necesario utilizar la fuerza pública. El Mercado Modelo fue complementado con un anexo y una explanada.

 

Con las lluvias del año 1983, las aguas de la quebrada interrumpieron con tremenda fuerza contra el mercado, debiendo los comerciantes desocuparlo y ubicarse en la avenida José de Lama. El mercado fue cubierto en más de un metro de altura por el lodo de la quebrada y en muchas de sus partes quedó resquebrajado. La labor de destrucción se debió sin embargo en su mayor parte a los depredadores que lo demolieron para extraer varillas de fierro, sin que las autoridades nada hicieran para impedirlo.

 

·              En 1948 llegaron a Huancabamba 9 religiosos de la orden de San Francisco de Asís. Procedían de la isla italiana de Sicilia. En 1951 el obispo Monseñor Chirichigno les entregó la parroquia. El año 1961 los padres franciscanos crearon el colegio particular San Francisco, que fue el primer centro secundario de esa localidad.

·              En marzo, la JOP entregó a la municipalidad de Huancabamba el local del mercado, que a un costo de S/. 972 859,00 había sido construido por la firma Woodman Mohme. Tenía un área de 648 metros cuadrados, 4 tiendas, 55 puestos, servicios higiénicos, depósito y oficinas administrativas.

           

·              Con el auspicio del Municipio, la directora de la Escuela Normal de Sullana, doña Amalia Carnero de Ruiz, organizó un concurso para el Himno de Sullana. Presidió el Jurado el doctor Manuel Calvo Pérez, directos de la GUE “Carlos Augusto Salaverry” y se integró con el doctor Rodolfo León Seminario y el general Víctor Villarán.

 

 

                          Resultaron ganadoras las profesoras Elba Cruz Campos en la música y  Teodolinda Villalobos Díaz en la letra. El concurso del escudo fue ganado por la profesora Violeta Frañosky de  entre 8 concursantes.

 

 

La lucha electoral de 1962

ARRIBA

Con la convocatoria a elecciones generales para Presidente de la República, vicepresidentes, senadores y diputados hecha por el Ejecutivo el 31 de octubre de 1961 con Decreto Supremo, se inició el período pre-electoral en el Perú. Las elecciones debían realizarse el 10 de junio de 1962.

 

            El primer ministro Pedro Beltrán, que había resistido todas las presiones del Congreso para que renunciara, lo hizo en noviembre de 1961 con el fin de quedar expedito para poder presentarse. No logró formar un sólido grupo político en torno suyo, de tal modo que tuvo que abandonar sus propósitos.

 

            Víctor Raúl Haya de la Torre y el general Odría retornaron al país para reactivar sus campañas electorales. El APRA y Acción Popular realizaron mítines públicos en las principales ciudades del país. Se insinuaban como los contendores más fuertes.

 

            Lograron inscribirse ante el Jurado Nacional de Elecciones, los siguientes postulantes:

 

            - La Alianza Democrática, formada por el APRA y el Movimiento Democrático

              Peruano o Pradista, que tenía como candidato a Haya de la Torre.

            - Acción Popular, que llevaba a Fernando Belaúnde Terry.

            - La Unión Nacional Odrisia, que llevaba al general Manuel Odría.

            - La Democracia Cristiana, que postulaba al doctor Héctor Cornejo Chávez.

            - El Partido Socialista, que llevaba al doctor Luciano Castillo.

            - El Partido Social Progresista, que presentaba al doctor Alberto Ruiz Eldredge.

            - El Frente de Liberación Nacional, que postulaba al general retirado César Pando

              Egusquiza y tenía como principal vocero al cura Salomón Bolo.

 

            Todos los partidos realizaron manifestaciones en Piura, Sullana, Talara, Paita y otras localidades.

 

            En 1962, el clima electoral se había tornado tenso. En Piura actuaba con mucho dinamismo el agricultor Teodoro Balarezo Delta, amigo personal de Odría. Su hijo Orlando Balarezo Calle, dirigente deportivo muy popular, era integrante del grupo de gente joven  que apoyaba a Belaúnde.

 

            Prado dio un apoyo abierto a Haya de la Torre, lo que causó malestar entre las Fuerzas Armadas, las que de acuerdo a la Constitución debían de garantizar la pureza de las elecciones. y ser imparcial. Se pudo detectar que en algunos locales partidarios del APRA se expedían libretas electorales.

 

            El 26 de mayo las Fuerzas Armadas hicieron una denuncia pública, que se consideró muy grave, pues aseguraban que había una gran cantidad de libretas adulteradas y que existía voluntad de fraude. Para remediar el problema, solicitaban al Jurado Nacional de Elecciones, que el elector al momento de votar, se identificara no sólo con la Libreta Electoral, sino también con la Libreta Militar y las mujeres con la partida de nacimiento. El JNE rechazó el pedido.

El Ejército que aun seguía como opositor del Apra, veía con muy malos ojos el apoyo que el presidente Prado daba a ese partido.       

 

            Fue en este clima que se realizaron las elecciones en el Perú, las que transcurrieron con orden y tranquilidad.

 

            Como los personeros de cada partido habían logrado tener copia del acta de escrutinio de su respectiva mesa, tanto el APRA como Acción Popular iban dando resultados diferentes atribuyéndose el triunfo. El lunes 11 de julio, en el casa política de Acción Popular se dio la noticia de un amplio triunfo de Belaúnde y que había pasado el 33% por lo  cual no era necesaria una segunda vuelta.. Panamericana TV dio la misma información y reporteó a Belaúnde. También El Comercio de los Miró Quesada daban la victoria a Belaúnde, no así La tribuna, vocero del Apra, La Crónica de los Prado La Prensa de Beltrán,

 Empezó el  cómputo oficial que  se realizaba con mucha lentitud ante la protesta de las Fuerzas Armadas y Belaúnde.

 

            Los resultados de las elecciones fueron oficialmente los siguientes:

 

            - Víctor Raúl Haya de la Torre                                    558 237 votos

            - Fernando Belaúnde Ferry                                                     543 828

            - Manuel Odría                                                                       481 404

            - Alberto Ruiz, Víctor Cornejo, Luciano Castillo y César Pando               109 469

                                                                                                          ----------

                                                                                                          1 692 062

 

            Haya de la Torre había logrado la mayor votación, pero no había alcanzado el tercio, por cuyo motivo debía ser el Congreso el que debería elegir entre los 3 de mayor votación.

 

            El 28 de junio cuando aún no se conocían los resultados nacionales, las Fuerzas Armadas declararon que el proceso electoral había sido fraudulento, antes, durante y después del acto de la votación y se presentó un informe al Jurado Nacional de Elecciones pidiendo su pronunciamiento. El JNE dijo que las Fuerzas Armadas sólo habían presentado un informe y no pruebas plenas. El diario “El Comercio” día a día publicaba casos de fraudes y las protestas de los sindicatos y de los partidos políticos, sobre todo de Acción Popular, cuyo jefe incitaba a una franca rebelión. Belaúnde burlando a la policía, ya que tenía orden de detención, llega disfrazado de campesino a Arequipa, a la que soliviantó y se levantaron barricadas en las calles.

 

            El Partido de Acción Democrática, a fin del APRA en Venezuela emitió un pronunciamiento en el sentido de que debía reconocerse el triunfo de Haya de la Torre. Las Fuerzas Armada rechazaron esto como una intromisión en los asuntos internos del Perú. El 10 de julio se recordó y dio  gran publicidad a la masacre de oficiales en Trujillo en 1932. Todo hacía ver que las Fuerzas Armadas no tolerarían la llegada de Haya de la Torre al poder. Alarmado Prado llamó al líder aprista. Al que aconsejó, que renunciara a la candidatura, y Haya de la Torre tras consultar a las bases, renunció a la postulación, pero eso no aplacó a la oposición que pensaba en un acuerdo entre el APRA y Odría, que iba a permitir a éste ser elegido presidente por el Congreso,  por la unión de sus fuerzas parlamentarias, Es decir que tampoco se quería a Odría,  reciente y tenaz perseguidor del Apra y de Haya de la Torre y ahora su aliado.

 

 

Se inicia la subversión en el Perú

ARRIBA

Entre diciembre de 1961 y mayo de 1962, se presentó en el Perú una nueva modalidad delictiva: el asalto a los bancos de Lima. La modalidad que habían utilizado los delincuentes encapuchados, con gran precisión de movimientos y sangre fría, causó alarma. El Banco de Crédito en Miraflores y una agencia del Banco Popular fueron asaltadas. En Piura, los bancos tomaron medidas extremas de seguridad. Las investigaciones llevaron, en Lima, al descubrimiento de los autores. Se trataba de un joven estudiante de la Universidad de Ingeniería de 19 años, llamado Jorge Tamayo, también lo acompañaban Carlos Howes, los hermanos Rodríguez, los argentinos J. Krauss, Alberto Pereyra y el español José Martorell Soto. Pertenecían a la MIR y los robos los llamaban expropiaciones, para ayudar a la guerra revolucionaria. Se llegaron a apoderar de tres millones de soles. Tamayo y otros fueron capturados y confinados en la isla del Frontón, pero el dinero no se recuperó.

 

            En febrero apareció en el Cuzco la guerrilla de Hugo Blanco Galdós, que enfrentó a la policía hasta el 30 de mayo de 1963 en que fue capturado.

 

            Cuando en Piura se encontraban en todas las provincias entregadas a los ajetreos electorales, una noticia propalada por la radio y por los periódicos de Lima, causó gran conmoción, sobre todo en Sullana.

 

            En mayo de 1962 era Jefe del destacamento de la Guardia Republicana en Jauja, el sub-Teniente Francisco Vallejo V., que tenía también a su cargo la vigilancia de la cárcel. El año anterior el joven sub-Teniente había estado en Sullana, donde su padre, el comandante Vallejo era Jefe del R.C.7 . El sub-Teniente fue profesor de Educación Física e Instructor militar en el Colegio Santa Rosa, en donde fue muy apreciad por los alumnos.

           

            En Jauja, fue también profesor en La GUE San José, donde se hizo, igualmente, apreciar por el alumnado.

 

            Contando Vallejo con la colaboración del sullanero Jacinto Rentaría Machuca, así como de los maristas Emilio Pineda Flores, Vicente Mayta, Eugenio Fernández Cristóbal y la posible ayuda, que no se materializó, de 20 alumnos; se sublevó el 27 de mayo, desarmando a sus subordinados y encerrándolos en la cárcel. Luego asaltó la Comisaría, redujo al personal y se apoderó de su armamento y equipo. Tras eso, asaltó el Banco Internacional y se apoderó de 110,000 soles. Procedió a cortar las líneas telefónica y con dos camiones robados, huyó con su gente a Quero a fin de alcanzar el río Uchubamba y luego el Tulumayo y establecer en la región una base guerrillera.

 

            En Quero, fue alcanzado por un destacamento policial y en la refriega murieron Vallejo y Mayta, el resto fue capturado, terminando así esa loca aventura.

 

 

Deponen al presidente Prado

ARRIBA

El 17 de julio, por la tarde las Fuerzas Armadas dieron un ultimátum al Jurado Nacional de Elecciones para que procediera a declarar la nulidad de todo el proceso electoral, a lo que se negó el jurado.

          

            El día 18 en una acción inconstitucional, las Fuerzas Armadas deponen al presidente Prado. El coronel Gonzalo Briceño, fue comisionado para que con un destacamento de tanques rodearan Palacio y extrajeran del mismo al mandatario. Los tanques derribaron la verja de Palacio y los rangers ocuparon el Patio de Honor, mientras que el coronel Briceño con un grupo de oficiales sacaba a Prado de Palacio. Fue llevado al Arsenal Naval y luego al BAP “Callao” fondeado frente a la isla San Lorenzo. El 29 de julio fue trasladado a la residencia de un familiar en Monterrico y el 1° del mismo mes abandona el país en un destroyer  rumbo a Francia radicándose nuevamente en París en donde murió 5 años más tarde.

 

            El Comando de las Fuerzas Armadas lo acusó de haber patrocinado el fraude electoral. Se constituyó una Junta Militar presidida por el General en situación de retiro Ricardo Pérez Godoy, e integrada por el general Nicolás Lindley López que asumió el Ministerio de Guerra, el contralmirante Francisco Torres Mattos que se encargó del Ministerio de Marina y el teniente general FAP Pedro Vargas Prada que fue nombrado para el Ministerio de Aeronáutica. Los demás miembros del Gabinete, todos militar, fueron el general Juan Bossio Collas, en el Ministerio de Gobierno; el vicealmirante Luis Edgardo Llosa G.P. en el Ministerio de Relaciones Exteriores; el general Augusto Valdez Oviedo en el Ministerio de Hacienda y Comercio; el vicealmirante Franklin Pease Olivera en el Ministerio de Educación; el general Juan Orrego Aguinaga en el Ministerio de Justicia y Culto; el general Máximo Verástegui Izurieta en el Ministerio de Fomento y Obras Públicas; el general Víctor Solano Castro en el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, el mayor general FAP, Jesús Melgar Escuti en el Ministerio de Agricultura y el mayor general FAP, José Gagliardi Schaffino en el Ministerio de Trabajo y Asuntos Indígenas.

Perez Godoy, un militar calvo gordo de voz seca y mirada escrutadora, anuncia nuevas elecciones para 1963.

 

            Al poco tiempo de asumir el poder, la Junta Militar, publicó el Libro Blanco del Fraude Electoral, donde se dio a conocer en forma pormenorizada, abundante y documental, todo el proceso del fraude cometido.

 

            A los pocos días del golpe militar, el prefecto de Piura, Luis Talledo Villar, es reemplazado por el general Italo Arbulú, lambayecano casado con una dama sullanera, ex-Jefe del R.C.7 de Sullana y autor de la canción “La Contamanina”.y “Sullana de mis amores”

 

            El 19 de octubre y mediante Decreto se da un nuevo Reglamento de Registro Electoral y se dispones que a partir del 15 de diciembre se inicia la nueva inscripción electoral. En el artículo 174° se señala que las nuevas elecciones se llevarán a cabo en el segundo domingo de junio de 1963.

 

 

En algunos círculos militares se hababa de prolongar a la Junta Militar en poder, unos pensaban que sería con el general Bossio Collas y otros con el general José del Carmen Cabrejos. .Pero  Pérez Godoy tenía sus propias ambiciones.

 

 

La televisión en Piura

ARRIBA

Desde antes de la década del   sesenta ya se sintonizaba el Piura Radio Nacional, aunque el forma muy débil.  Luego apareció Radio Piura que funcionaba desde las 6 p.m. hasta la media noche por no haber energía eléctrica diurna. La aparición de la radiofonía, fue dejando de lado las vitrolas, radiolas, pic ups y las rocolas que abundaban en los bares. Mas tarde apareció Radio Progreso con horario diurno. En la década del 60 apareció Radio Grau. .

 

Al iniciarse el año 1962, la empresa Panamericana Televisión de Lima de los hermanos Delgado Parker, estaba terminando en Piura un local para la instalación de una filial. Varios millones de soles fueron invertidos en el edificio y en la antena ubicada a 500 metros del Puente “Viejo”, en la carretera Panamericana.

 

            Hacía solemne tres años que Lima poseía televisión y luego la tuvieron Arequipa y Trujillo, siendo Piura la cuarta.

 

            Inicialmente se dispuso únicamente de una cámara y el alcance era de 40 kilómetros, llegando a captarse en Sullana.

 

            Se llamó Canal 7 y salió al aire el   31 de agosto de 1962.  Para la inauguración vinieron a Piura los directivos de Panamericana y  el popular Kilo Ledgard. Tuvo como Gerente a don Flavio Marsán y como era lógico suponer adolecía de muchas deficiencias técnicas en cuanto a su imagen y sonido. No había programas en vivo y sólo se pasaban series de Estados Unidos o algunas películas. En ese tiempo aún no existían las telenovelas, ni la televisión a colores.

 

            Hasta la fecha de la inauguración del canal, ya se había vendido en la ciudad de Piura 200 receptores, cuyo precio promedio era de 15 mil soles a plazos.

 

            Los programas se iniciaban a las 6 p.m. y terminaban a las 11 de la noche.

 

            Posteriormente a Piura, contaron con televisión Chiclayo, Chimbote, Ica y Huancayo.

 

            La venta de radio-receptores aumentó en forma notable y para captar la imagen con mayo nitidez y sin “nieve” se requería de una antena aérea.

Posteriormente se dieron programas en vivo con Carlos Curonisi,  Julio Julián Pereira, Nelly Parra y Juan Guerra Cruz. Posteriormente aparecieron  Juan Silva Vidaurre y Renán Estrada.

 

 

Aparece el diario “Correo”

ARRIBA

En 1962 circulaban dos diarios en Piura: “La Industria” y “El Tiempo” que se imprimían en máquinas planas.

 

            El 18 de setiembre los canillitas piuranos vocearon un nuevo diario. Era “Correo” cuyo primer número se distribuyó en forma gratuita.

 

            “CORREO”, tenía su logotipo en rojo y en la primera página los títulos aparecían con grandes dimensiones. El periodismo del nuevo diario, fue novedoso, ágil y moderno, en forma tal que algunos no titubearon en calificarlo de sensacionalista.

 

            Luis Banchero Rossi, el magnate de la pesca, había fundado la Empresa Periodística Nacional, que editó su primer diario en la tierra natal de Banchero, con el nombre de “Sur”.

            El primer director  de CORREO fue el periodista limeño Gonzalo Añi. En su primer editorial decía que se trataba de un diario tabloide con un nuevo estilo de diarismo. Luego manifestaba que iban a realizar su “tarea saliendo de las formas trasnochadas de un periodismo que se dijo ponderado y sólo fue tímido, de un periodismo que se tituló serio y sólo fue soso. No, así no queremos ser un diario serio”.

 

            Banchero con la colaboración del periodista Raúl Villar Pasquel, inauguró el 23 de noviembre del mismo año, el diario “Correo” de Huancayo, en Arequipa el 28 de enero de 1963 y en Lima el 10 de junio de ese año.

 

            “Correo” fue el primer diario que usó en Piura una roto plana para su impresión y modernos talleres de fotograbado. Todo eso obligó a los otros dos diarios piuranos a modernizarse.

 

 

Día Cívico el 4 de noviembre en Sullana

ARRIBA

El 4 de noviembre de 1911 fue creada la provincia de Sullana. A partir de entonces ese día ha sido celebrado con mucho entusiasmo por lo sullaneros.

 

            El 14 de junio de 1962, el presidente Prado promulgó la Ley 14093 que en su artículo único establecía que se declaraba día cívico con carácter de feriado, el día 4 de noviembre de cada año en la provincia de Sullana.

 

            Pero años más tarde, el 3 de noviembre de 1981, el presidente Belaúnde emitió el Decreto Supremo 031-81 que dice: Declararse Día Cívico Laborable el 4 de noviembre de 1981, en la provincia de Sullana, departamento de Piura, con motivo de celebrarse en dicha fecha el 70 aniversario de su creación política. El Decreto Supremo regía sólo por 1981, pero como un Decreto no puede derogar una ley, los sullaneros siguieron haciendo feriado el 4 de noviembre.

 

 

 

La IRAC y los campos de Sullana

ARRIBA

El 18 de octubre de 1954, la Corte Suprema de Justicia, había fallado a favor de la Municipalidad de Sullana, en el juicio de deslinde con el hacendado Salvador Vega, por los campos del norte de la ciudad.

 

            Pero cuando se puso en marcha el proceso de Colonización de San Lorenzo por la IRAC (Instituto de Reforma Agraria y Colonización), se procedió a la expropiación de gran cantidad de predios rurales que se encontraban dentro de los límites de dicha colonización.

            En eso quedaron comprendidos los campos de Sullana. La IRAC comunicó a la Municipalidad que los mencionados campos que habían sido motivo de la exitosa defensa anterior, iban a ser materia de expropiación. Se trataba de 3,000 hectáreas de buenos terrenos cotizados por la IRAC en 300 mil soles.

 

            En el pueblo de Sullana, la pretensión fue rechazada el 23 de diciembre de 1961, cuando reunidas las instituciones en el local de la Confederación Obrera Alfonso Ugarte, se decidió denunciar a la IRAC que había empezado a poner estacas señaladoras, antes de culminar el proceso de expropiación.

 

            Se acordó apoyar a los ciudadanos Julio Baca, dirigente de la Asociación Alfonso Ugarte y al ex-diputado Felipe García Figallo en el juicio de Habeas Corpus interpuesto contra la IRAC por el delito de abuso de autoridad. En enero de 1962 se produjeron incidentes cuando ciudadanos de Sullana y de Bellavista rompieron los cercos puestos por la IRAC.. La IRAC  depositó en la Caja de Depósitos, hoy  Banco de la Nación, la suma de 300,000 soles y se desatendió del asunto, quedando los hechos consumados.

 

 

Diversos sucesos en 1962

ARRIBA

·                    El 27 de enero de 1962 fueron inauguradas las obras de Agua y Desagüe de Huancabamba con fondos de la Junta de Obras Públicas. Los trabajos corrieron a cargo de la firma Arbulú y Pazos S.A. a un costo de S/. 2’031,880.80. Para el acto de inauguración viajaron de Piura a Huancabamba, el doctor Daniel Vidarte delegado de Huancabamba ante la JOP, el doctor Luis Altuna, director de la Beneficencia Pública de Piura y el señor Juan Saldarriaga.

 

·                    En el mes de febrero con Ley 14082, se crea el Colegio Normal de Mujeres de Chulucanas. El mismo día con Ley 14083 se crea un Colegio Nacional para Varones en Morropón.

 

·                      El 13 de febrero de 1962 con Ley 14028, que tiene como a una de las firmantes a la parlamentaria piurana Carlota Ramos de Santolaya, como Secretaria de la Cámara de Diputados, se crea el Instituto Nacional de Educación Física, al que se le dio el carácter de regional. Como ocurría y siguió ocurriendo, con la creación de centros educativos, el flamante Instituto no tenía local y funcionó inicialmente en el Estadio.

 

·                    El 16 de febrero con Ley 14019, se fijan los límites del distrito de La Brea.

 

·                    El 8 de junio, con Ley 14127 se crea el distrito de La Cruz, en el departamento de Tumbes, provincia de Tumbes, con capital el Pueblo de la Cruz, nombre que tiene porque allí desembarcó Pizarro y plantó la llamada Cruz de la Conquista.                                              

·                     El 18 de junio, con Ley 14137 se crea el distrito Pampas del Hospital, en el departamento de Tumbes, provincia de Tumbes, teniendo como capital el pueblo de Pampas del Hospital.

 

·                    Con Ley 14111, se dispone que la Escuela Normal de Frontera Sullana, funcione como mixta.

 

·                    En el mes de junio con Ley 14158 se crea el Colegio Mixto de Querecotillo, al que se dio el nombre de “General José María Raygada”, siendo su primer director el profesor salaverryno Dionisio Ortiz Mora.

 

·                    El 15 de junio se crea con Ley 14115, el Instituto Industrial Femenino N° 48 siendo su primera directora doña Iluminada Jaramillo.

 

·                    En setiembre, se crea el Colegio Nacional de Mujeres de Paita, “Nuestra Señora de las Mercedes”.

 

 

 

Último viaje del tren

ARRIBA

Al iniciarse el año 1962, ya existía la carretera Piura a Paita y la carretera Piura a Sullana, pero aún no se había construido una carretera Sullana a Paita.

 

            El transporte de carga y pasajeros de la capital departamental a Paita y a Sullana se hacía pues en forma preferente por carretera.

 

            La Peruvian Corporation aún tenía funcionando en forma muy restringida al Ferrocarril Piura-Sullana-Paita. Desde algunos años anteriores, el tren conduciendo sólo coches de carga, salía una vez al día para Paita, pero en 1961, era poca la carga que conducía y la mayor parte se tomaba en Sullana.

            También en años anteriores, la Peruvian, para transporte de pasajeros utilizaba unos coches automotores, al que se llamaba auto vagones, los mismos que dejaron de circular entre Piura y Sullana, porque los pasajeros preferían hacer el viaje por carretera, pues estaban operando varios comités de autos. Por lo tanto los auto vagones, sólo corrían entre Sullana y Paita.

 

            Los sullaneros venían reclamando una carretera hacia Paita y la Peruvian previendo que eso se lograría pronto, solicitó del Ministerio de Fomento, el levantamiento de la línea férrea de Piura-Sullana-Paita, lo que equivalía a la supresión total del servicio. El ministerio autorizó el levantamiento de los rieles.

 

            The Peruvian Corporation Limited, por entonces había decidido hacer una reorganización de los ferrocarriles que tenía en el Perú, suprimiendo algunos por poco rentables, para repotenciar y modernizar los más importantes, para lo cual logró con  el aval del Gobierno Peruano un préstamo de 14’800,000 dólares del Banco Interamericano de Reconstrucción y Fomento.

 

            El 2 de mayo de 1962 partió de Piura y sin que mayormente nadie se diera cuenta, el último tren que iría a Paita-Todo era muy diferente de aquel lejano día del 10 de abril de 1887, cuando en medio del general alborozo llegó a Piura el primer tren.

 

            Iba como maquinista Vicente Lizama y como motorista Luis Ordinola. En Sullana fue recogido el yugoslavo Vladimir Pavlica que iba a Paita . Pavlica se radicó en Sullana y en 1999 era un activo dirigente de los pensionistas.

 

            En Sullana y pueblos del Bajo Chira, se produjo una general protesta, porque quedaban sin comunicación con Paita. El tren cuando partía de Sullana a Paita, pasaba por la llamada avenida Lama, que nada tenía de tal y era un lugar en total abandono en cuanto a limpieza pública. Los rieles fueron retirados rápidamente, pero quedaron los restos del bay-pass ubicado en la intersección de la línea con la calle Tarapacá, que tuvo que ser eliminado años más tarde con dinamita. La Municipalidad de inmediato emprendió la obra de construir la avenida Lama. La que a fines del siglo era una de las principales.

 

 

 

Aparece el Canal 2 de televisión

ARRIBA

            Al iniciarse el año 1963, la ciudad de Piura contaba con cuatro salas de cine con las radio emisoras Piura, Grau, Progreso y con el canal 7 de televisión.

 

            En diciembre de 1962 se estaba terminando de instalar la antena del Canal 2 de televisión, frente a la Plaza Grau en el local donde años antes había funcionado la estación del ferrocarril. La antena fue levantada bajo la dirección del técnico japonés Enrique Nakasato y del ingeniero Dante Sapella. Los estudios y edificio de la nueva televisora habían sido construidos por la firma Woodman Mohme.

 

            Su primer Administrador fue don Hernán Valderrama, que también tuvo a cargo el espacio de noticias llamado “Telenoticias en blanco y negro”. En breve se ocuparía del noticiero el periodista Carlos Curosini. que había laborado en el canal 7.

 

            Para hacer del día 5 de enero  de 1963, de su inauguración todo un suceso, se contrató al famoso trío mexicano Los Panchos, que cobraron 5 000 soles por 20 minutos, suma que por entonces era apreciable. Otros que intervinieron en el espectáculo fueron los niños Zañartu, Carmen Sevilla y Leo Dan. Con el tiempo el canal se llamaría Canal 2 América Televisión.

           Nelly Parra pasó del Canal 7 al 2 y se convirtió n la primera locutora piurana,

 

            Como camarógrafo y operador se contrató a Alejandro Febres, como operador de audio a Manuel Juárez y como director de Televisión a Pablo Mondragón.

 

            El Canal 2 tenía potencia para cubrir todo el departamento y era filial del Canal 4 de Televisión de Lima, de Nicanor Gonzáles y Antonio Ubert.

 

 

Pérez Godoy obligado a renunciar

ARRIBA

Desde fines del año 1962 se conoció que en el interior de la Junta Militar de Gobierno había frecuentes tensiones, pues se acusaba al general Pérez Godoy de llevar a cabo una política personalista y de aproximación con el Partido Aprista.

Pérez Godoy hizo publicar un periódico llamado Perú Nuevo, en los talleres de El Peruano, en el que se hacia bastante propaganda. Tomó decisiones personales sin acuerdo de la Junta Militar.

 Los principales opositores fueron el general Vargas Prada y el ministro general Bossio Collas.

Los problemas empezaron cuando el la espose del general Vargas Prada se peleó con la esposa de Pérez Godoy y renunció a varias instituciones.

 

            El 3 de febrero de 1963, Pérez Godoy presentó su renuncia como Presidente de la Junta Militar de Gobierno. y de inmediato dejó Palacio con su esposa. Las tareas de gobierno fueron asumidas por el triunvirato integrado por los ministros de Guerra, Aviación y Marina bajo la presidencia del general Nicolás Lindley.

                                     

De esa forma quedó confirmado que el golpe era institucional, pero como se verá después primó siempre la iniciativa del general Lindley.

Piura, que ya contaba con más modernos medios de comunicación, estaba de inmediato  al tanto de lo que sucedía en Lima,  pero se tomaron  las cosas con mucha tranquilidad, casi como un simple  espectador curioso.

 

 

Hallazgo de Vicús

ARRIBA

            El 1° de febrero de 1963, el diario “La Prensa” de Lima, con grandes caracteres denunció que en el departamento de Piura, huaqueros estaban devastando un cementerio pre-hispánico, del cual se había extraído una gran cantidad de piezas de oro, plata, cobre y ceramios primorosos. Por el momento se desconocía a qué cultura pertenecían. Posteriormente en nuevas informaciones, se fue conociendo que el lugar era comprensión de la hacienda Pabur de propiedad de don Domingo Urrutia, bisnieto de don Miguel Jerónimo Seminario y Jaime, prócer de la independencia piurana.

 

            Fue el año de 1956 cuando en forma casual unos huaqueros morropanos hallaron algunas valiosas piezas arqueológicas. Pronto corrió la noticia como reguero de pólvora y hasta 1960 cientos de trabajadores agrarios dejaban las tareas de peones de las haciendas vecinas, para dedicarse a huaquear. Al principio sólo excavaban de 4 a 5 metros, pero pronto conocieron que a mayor profundidad había piezas de mayor valor y se inició el saqueo desenfrenado.

 

            En 1957, don Domingo Seminario contrató a expertos huaqueros lambayecanos que se aseguraban habían intervenido en el descubrimiento del famoso “Peje grande” en la hacienda Batán Grande, que consistía en una gran cantidad de piezas de oro primorosamente trabajadas. Los hacendados llegaron a utilizar tractores y fue así como don Domingo Seminario logró extraer gran cantidad de valiosas piezas de oro, plata y cobre, con perlas y piedras preciosas, así como primorosos ceramios con todo lo cual organizó un valioso museo, que más tarde con un  número de 3,600 piezas transfirió al Banco Popular

Para pagar una deuda.

El mencionado Banco, auspició lsa publicación el interesante libr  “El arte y la vida Vicús” bajo la dirección del historiador  Luis Guillermo Lumbreras.

 

            La denuncia de La Prensa conmovió a los grupos culturales del país, más aún cuando se aseguraba que 1,500 tumbas ya habían sido saqueadas. El Arqueólogo, el doctor Ramiro Matos llegó de Lima y durante 10 días recorrió diversos lugares, 28 en total, llegando a la conclusión de que en otros lugares del Alto Piura, habían también restos de la misma cultura a la que le suponía una antigüedad de 1,500 AC. Matos que estuvo acompañado y guiado por Florentino Gálvez, denominó Vicús a la cultura descubierta.

 

            El doctor Matos Mendiola hizo un informe que despertó el interés de los centros culturales de Lima y al empezar el año 1964, fueron enviados el arqueólogo Carlos Guzmán León de Guevara y el técnico José Casafranca. Los dos que traían la representación del Gobierno Peruano, hicieron excavaciones en Yécala y El Ovejero a 6 kilómetros de Vicús.

 

            Posteriormente hizo exploraciones el arqueólogo Toribio Mejía Xesspe y en 1976, Richardson III. En Yécala se encontró la cerámica más fina.

 

 

16 851 analfabetos piuranos no pudieron votar

ARRIBA

El 25 de septiembre de 1962, la Junta Militar de Gobierno presidida por el general Ricardo Pérez Godoy promulgó el Decreto Ley 14027, que disponía la organización y funcionamiento de un nuevo registro electoral.

 

            En su Artículo N° 46 disponía que el adulto que no supiera leer ni escribir aún cuando supiera firmar, se le declararía inhábil para la inscripción y se le expediría un certificado que acreditaría la denegatoria.

 

            El 7 de marzo de 1963, el diario piurano El Tiempo hacía conocer que de un total de 110 442 inscritos en todo el departamento 17 000 no pudieron obtener libreta electoral por ser analfabeta. En la provincia de Piura se inscribieron 35 417 adultos y fueron declarados analfabetos 3 276. La situación más clamorosa se presentó en el distrito de Las Lomas donde se presentaron ante el registro electoral 2 874 y sólo 1 342 obtuvieron libreta electoral.

 

            En la provincia de Sullana se inscribieron 20 014 ciudadanos y ni pudieron votar 4,060 por ser analfabetos. En la provincia de Morropón se inscribieron 11 910 ciudadanos y no pudieron obtener libreta electoral por analfabetos 990.

 

            En la ciudad de Chulucanas se inscribieron 5 049 personas y fueron rechazados 1,100. En la provincia de Huancabamba se inscribieron 6 542 adultos y los analfabetos fueron 869. En la provincia de Paita se inscribieron 7 740 y no obtuvieron su libreta 2 559. En Talara se inscribieron 18 569 y no recibieron libreta 1 852 y por último en Ayabaca se inscribieron 10 240 y se negaron libretas a 2 135 personas por ser analfabetas.

 

 

 

Entra en funcionamiento el Hospital de Sullana

ARRIBA

Hacía ya apreciable tiempo que el Hospital de Sullana había sido construido, pero el local permanecía vacío y cerrado. Fue el diputado Garrido Malo el que se preocupó de su equipamiento y entrada en servicio, antes de terminar su período parlamentario. Fue recepcionado el 17 de abril de 1963 por el doctor Alfredo Heinzulman, director de la Zona Noroeste de Salud e inaugurado el 25 de mayo.

 

            El edificio construido por la firma Vivanco Bravo S.A. en 1961 a un costo de        S/.8 757 746,91 tenía una capacidad inicial de 100 camas. Fue equipado por una firma alemana. Era de una sola planta y su ingreso se hacía por un hall central frente a la avenida Santa Rosa. A la derecha se acomodaron los consultorios externos y a la izquierda la Administración. En la parte posterior hay varios pabellones destinados a medicina general, cirugía, pediatría, maternidad y los servicios de emergencia con acceso directo a la calle en la extremidad derecha.

 

            En la parte interior izquierda con acceso a la calle estaba el departamento de autopsias, la casa de fuerza, el pabellón de servicios y el tanque elevado. En la parte derecha hay un pabellón para residencia de médicos y enfermeras, ocupado posteriormente por la Sub. Región de Salud.

 

            La casa de fuerza fue dotada por tres grupos electrógenos alemanes marca “Man”. Uno de 36 kW y dos de 79 kW cada uno. Disponía también de dos calderas grandes, dos tanques de tratamiento de agua blanda y tres tanques de distribución.

 

            En 1964 trabajaban en el Hospital Base N° 2 de Sullana, 23 médicos, 22 paramédicos, 49 auxiliares de enfermería, 50 empleados administrativos y 80 obreros y personal de servicio. Su primer director fue el doctor Juan Verand Hidalgo y empezó a funcionar el 26 de agosto, cuando era Ministro de Salud el general Víctor Solano Castro.

 

 

Elecciones de 1963

ARRIBA

El presidente de la Junta Militar de Gobierno general Lindley, era un personaje decidido a llevar adelante las elecciones en el tiempo previsto y eso lo    cumplió  el 22 de junio, habiendo sido los principales candidatos el arquitecto Belaúnde Ferry que en esta oportunidad iba por la coalición de Acción Popular con la Democracia Cristiana, Haya de la Torre por el APRA, el general Odría por la U.N.O. y el ingeniero Mario Samamé Boggie por el Partido Social Progresista. Los resultados fueron en el mismo orden y Belaúnde logró superar el tercio, de tal modo que su triunfo fue reconocido por .Lindley. Este  gozaba de mucho prestigio entre las Fuerzas Armadas. Era un hombre muy parco en el hablar. Al contrario de Pérez Godoy no le gustaba dar discursos. Se le llamaba el Hombre Quieto. 

 

            Con posterioridad a las elecciones, se aliaron el para con los Odristas logrando el dominio del Congreso, repartiéndose los cargos directivos. De esa forma el ingeniero Julio de la Piedra, uno de los hombres más ricos del Perú, asumió la presidencia del Senado y Fernando León de Vivero, del APRA, la presidencia de la Cámara de Diputados.

 

            En Piura las curules parlamentarias se repartieron de acuerdo a las fuerzas políticas de mayor electorado. Para el Senado fueron elegidos el agricultor Teodoro Balarezo Lizarzaburu, que había sido también elegido en las elecciones anuladas de 1962. Las otras senadurías tocaron a Juan Lituma Portocarrero de Acción Popular y Juan Tabeada del APRA.

 

            En cuanto a las diputaciones, los odrisias tuvieron al odontólogo Alejandro Alberdi Carrión que había ganado en 1962, a don Carlos Cedano, Juan Palacios Pintado y Ramón Abásalo Rázuri. Los apristas a los abogados Luis Carnero Checa y Ricardo Temoche; Acción Popular al agricultor Ricardo García Figallo, elegido en 1962 y a Dagoberto Torres y el socialismo a Juan Aldana Gonzáles.

 

            Belaúnde escogió para su gabinete a gente que antes no había actuado en política como al ingeniero Fernando Schwald López Aldana como Premier y encargado de la cartera de Relaciones Exteriores, al médico Javier Arias Stella en Salud, Javier Salazar Villanueva en Hacienda, Francisco Miró Quesada en Educación, Carlos Pestana en Vivienda, Enrique Torres Llosa en Agricultura, el doctor Luis Bedoya en Justicia, el ingeniero Miguel Cusiamovich en Trabajo, el doctor Oscar Trelles en Gobierno, el contralmirante Florencio Texeira en Marina y al general FAP Carlos Granthón en Aviación.

 

 

El cambio de gobierno trajo consigo el cambio de autoridades políticas  en todo el país.y fue así como asumió la prefectura de Piura don Antonio Campodónico..También fueron cambiados los subprefectos

 

            Las elecciones generales de 1963, arrojaron los siguientes resultados:a nivel nacional.

 

 

 

            Acción Popular                                   708 672                      39.06%

            Partido Aprista Peruano                      623 504                      34.36%

            Unión Nacional Odrista                       463 045                      25.52%

            U.P.P                                                    19 320                        1.06%

            En blanco                                              77 405                     

            Nulos                                                    40 039

                                                                       ----------                    ----------

            Total                                                1 931 985                        100%

 

            El número de electores inscritos llegó a 2 071 669, por lo tanto dejaron de votar cerca de 140,000 votantes.

 

            Acción Popular ganó en los departamento de Apurímac, Arequipa, Ayacucho, Cuzco, Huancavelica, Junín, Lima, Loreto, Madre de Dios, Moquegua, Puno, Tacna y Tumbes.

 

            El Partido Aprista venció en Amazonas, Cajamarca, Huánuco, Ica, La Libertad, Lambayeque, Pasco y San Martín.

 

            El partido Unión Nacional Odrisia venció en Callao y Piura.

 

            En Piura los resultados fueron los siguientes:

 

            Unión Nacional Odrista                       36 457 votos

            Acción Popular                                   34 083

            Partido Aprista                        23 109

            U.P.P                                                       781

            En blanco                                              6 716

            Nulos                                                    2 499

                                                                       ---------

            Total votantes                                      103 645

            Total inscritos                                      108 903

 

            Por el número de electores, el departamento de Piura estaba en el tercer lugar, después de Lima y La Libertad.

 

            Piura, se mostró por lo tanto agradecida por las obras de San Lorenzo ejecutadas por Odría, no obstante que al cabo de pocos años, ya no era una solución para el riego en el Bajo Piura que seguía padeciendo sequías.

 

 

Proyecto para derivación de las aguas del Huancabamba

ARRIBA

El 12 de agosto de 1963 el diputado por Acción Popular, Ricardo García Figallo, presentó en su Cámara un proyecto para derivar aguas del río Huancabamba a las afluentes del río Piura. El proyecto expresaba:

 

            Artículo 1°.- Declárese de utilidad y necesidad pública, la derivación de la aguas provenientes de la cuenca hidrográfica del río Huancabamba, comprendida entre las curvas de nivel que pasan por la confluencia de los ríos Chantado y Huancabamba, en las proximidades de esta última ciudad, hacia la divisoria de las aguas, en las cumbres de las cordilleras correspondientes, desviación que se ejecutará en la cuenca del río Piura.

 

            Artículo 2°.- También declárese de utilidad y necesidad pública, el aprovechamiento de la energía eléctrica que resulte de la desviación de las aguas indicadas en el Artículo 1°.

 

            Artículo 3°.- El Poder Ejecutivo procederá a la ejecución de las obras de desviación del río Huancabamba al río Piura, en el plazo impostergable de seis años contados a partir de la fecha de la presentación de esta Ley.

 

            Artículo 4°.- Consígnese en el Presupuesto General de la República la suma de un millón de soles de oro para los estudios correspondientes.

 

            Artículo 5°.- Formarán parte para los efectos de pago de esta obra de irrigación, el producto de la venta de nuevas tierras que se incorporen a la agricultura con dichas aguas, previa expropiación, conforme a la Constitución y Leyes vigentes.

 

            Artículo 6°.- Facúltese al Poder Ejecutivo para financiar empréstitos y toda clase de operaciones que sean necesarias para la ejecución de las obras comprendidas en esta Ley.

 

            Artículo 7°.- Deróguese todas las leyes y disposiciones que se opongan a la presente Ley.

 

            Lima, 12 de agosto de 1963.

 

            El pedido pasó a comisiones, donde se estancó porque Acción Popular era minoría en el Parlamento ante la coalición APRA-UNO. A partir de entonces, los agricultores del Alto Piura has insistido en la realización de dicha derivación, pero treinta años más tarde poco se había avanzado, no obstante el tesón de hombres como don Guido Raffo Varona, que ha consagrado su vida a llevar adelante el proyecto. En 1999 seguía siendo el problema prioritario en el Alto Piura.

 

El proyecto técnico fuie preparado por el ingeniero Martín García Figallo, hermasn del diputado..

 

 

 

Nuevo Mercado Modelo en Paita

ARRIBA

En enero de 1963 fue inaugurado el nuevo Mercado Modelo de Paita, construido en la parte alta del puerto.

 

            El amplio y moderno edificio fue construido con fondos de la Junta de Obras Públicas, por gestiones de su alcalde Juan Cragg Núñez.

 

            Anteriormente, Paita disponía de un mercado muy pequeño al borde del Zanjón, por cuyo motivo fue necesario habilitar a éste, para nuevos puestos de expendio. En época de grandes lluvias, no podía funcionar el anexo porque por allí discurrían las aguas pluviales.

 

            El espacio dejado por el antiguo mercado fue ocupado por la plaza Ramón Castilla

frente a la cual vivió por muchos años Grau, su padre y sus hermanas y hermano.

 

 

Las elecciones municipales

ARRIBA

Leguía había suprimido las elecciones municipales y reemplazó a los Concejos Municipales por Juntas de Notables. La Constitución de 1933 establecía las elecciones municipales, pero eso no se cumplió. Las municipalidades se convirtieron en organismos burocráticos, completamente politizados. Los alcaldes y regidores eran señalados a dedo por períodos indefinidos. Los concejos provinciales eran nombrados por Resolución del Ministerio de Gobierno, como se denominaba antes al Ministerio del Interior y los concejos distritales eran nombrados por Resolución Prefectural. Había pues un centralismo, que en la práctica obligaba a que toda gestión se hiciera ante el Ministerio de Gobierno o ante los prefectos cuando había interés en cambiar al personal edil.

 

            Por iniciativa del presidente Belaúnde, el Congreso aprobó el 21 de setiembre de 1963 la Ley de Elecciones Municipales, que Belaúnde promulgó el 24 del mismo mes como Ley N° 14669.

 

            Se disponía que en cada provincia, se eligiera un Concejo Municipal Provincial y en cada distrito, un Concejo Municipal Distrital. Hasta los 60 años el voto era obligatorio y voluntario a los que pasaban esa edad. Se introducía el sistema de Cédula Única y el sistema de cifra repartidora para distribuir las concejalías.

 

            Los Concejos se renovarían cada tres años y las elecciones se llevarían a cabo el segundo domingo de noviembre, siendo la instalación el 1° de enero del año siguiente. El Concejo de Lima Metropolitana se compondrá de un alcalde y 39 regidores. Habría un alcalde y 14 regidores, en el Callao, los distritos de Lima Metropolitana y las provincias donde estuviera la Capital Departamental. En el resto de provincias se elegiría un alcalde y 9 concejales y en los distritos un alcalde y 5 concejales.

 

            Los partidos políticos podrían presentar candidatos y también las personas a título personal debiendo acompañar una relación de cuando menos 5,000 adherentes cuando se tratase de la capital del Perú, 500 adherente cuando se tratase del Callao, distritos metropolitanos y provincias capitales de departamento. Para el resto de provincias 200 adherentes. No había esa exigencia para los distritos. Los candidatos tenían que solicitar su inscripción ante el jurado, 30 días antes de las elecciones.

            Las elecciones fueron convocadas para el 15 de diciembre. El ministro de Justicia, Luis Bedoya Reyes, renunció al cargo para postular a la alcaldía de Lima por la Alianza AP-DC. Los enfrentaba la coalición APRA-UNO que llevaba como candidata a la señora María Delgado de Odría.

 

            Para preparar el advenimiento de los alcaldes elegidos por voto popular, se nombró en el segundo semestre de 1963, lo últimos alcaldes dependientes del Ministerio del Interior. Así en Piura fue nombrado el doctor Rafael Vegas León y en Sullana el ingeniero Víctor Piedra Magliolo.

 

            Las elecciones consagraron como los primeros alcaldes elegidos por voto popular en los últimos 40 años al capitán retirado Oscar Román Boluarte de Acción Popular en Piura, al doctor Gustavo Moya Espinosa como Alcalde de Sullana por Acción Popular, al don Eduardo Godos de Acción Popular en Paita, Luis Núñez Taiman por el Partido Socialista en Talara, don Teodoro Elera de Acción Popular por Huancabamba y el doctor Horacio Camino Flores por Acción Popular en Ayabaca.

 

            En las elecciones municipales, la coalición APRA-UNO se identificaba con el N° 2 y la Alianza AP-DC se identificaba con el N° 4. Concurrieron también un buen número de independientes.

 

            Considerando los votos personales, los resultados de las elecciones municipales en todo el Perú fueron los siguientes:

 

            Alianza AP-DC                                               744 135

            Colalición APRA-UNO                                  711 034

            Independientes                                    140 209

 

            Si consideramos que la Coalición reunía la votación de apristas y odrisias, habían bajado en votación, mientras que AP-DC aumentaba.

 

            Los departamentos que votaron por la Coalición fueron: Amazonas, Ancash, Cajamarca, Ica, La Libertad, Lambayeque, Madre de Dios, Pasco, Piura, San Martín y Tumbes.

 

            La Alianza ganó en: Apurímac, Arequipa, Ayacucho, Callao, Cuzco, Huancavelica, Huánuco, Junín, Lima, Loreto, Moquegua y Tacna. Los independientes ganaron en Puno, se trató de los hermanos Cáceres Velásquez.

 

            En Lima los resultados fueron los siguientes:

 

            AP-DC                                                           320 317

            APRA-UNO                                                  285 446

            Independientes                                      40 123

 

            En el departamento de Piura, los resultados fueron:

 

            APRA-UNO                                                  34 351

            AP-DC                                                           33 356

            Independientes                                    18 689

 

            No obstante de tener APRA-UNO una ventaja de mil votos sobre la Alianza, esta ganó la mayoría de las alcaldías provinciales y distritales en el departamento.

 

 

Anulan el Laudo de La Brea y Pariñas

ARRIBA

Belaúnde al asumir el poder había declarado que en 90 días resolvería el problema de La Brea y Pariñas. Por lo tanto el plazo vencía el 28 de octubre.

 

            Fue en esa fecha que el presidente envió un proyecto de ley declarando nulo el Laudo de La Brea y Pariñas, y pedía que el Congreso autorizara al Poder Ejecutivo para crear un organismo que organizara la explotación de los yacimientos en reemplazo de la IPC, conforme al Artículo 37° de la Constitución, o en su defecto autorizar que los bienes e instalaciones de la IPC fueran transferidos a la EPF, considerándose como parte del monto a pagar por la expropiación, y por  los impuestos dejados de pagar por la aplicación del Laudo Arbitral de París.

 

            El 31 de octubre, el Congreso dominado por la oposición dio la siguiente ley:

 

            “los denominados acuerdos, convenio y Laudo sobre La Brea y Pariñas, por haber violado los requisitos legales pertinentes son nulos ipso jure y no obligan a   la República”.

 

            El Congreso no otorgó al presidente las facultades a las que se refería en el Artículo 2° del proyecto. Eso hacía que la declaración fuera más lírica que efectiva, pues la IPC siguió en los asientos petroleros, hasta que fuera definida su situación legal y así pasaron 5 años.

 

            No obstante eso, la ciudadanía recibió con alborozo la Ley 14696 que el presidente promulgó el 1° de noviembre, sobre todo en el departamento de Piura. Recién al concluir el mes de enero de 1964, el Presidente logra los poderes extraordinarios.

 

            En Estados Unidos gobernaba el presidente John F. Kennedy inspirador de la “Alianza para el Progreso”. El mandatario norteamericano se había enfrentado a los poderosos trust petroleros, a los que acusaba de ser monopolistas y evadir impuestos. El presidente de USA no era opuesto a la política de nacionalizaciones del petróleo como lo estaban llevando a cabo en el Perú y Argentina, pero pedía que se procediera a la expropiación y no a la confiscación de las propiedades.

 

            El 3 de noviembre el poderoso e influyente diario norteamericano “New Cork Times” decía lo siguiente:

 

            “Altos funcionarios del Gobierno de los Estados Unidos consideran que tanto la ley dada por el Gobierno del Perú relativa a los yacimientos de La Brea y Pariñas, como la anunciada anulación de los contratos petroleros anunciada por el Gobierno de Argentina, significaban como un preludio de una nueva era de nacionalismo en la que los planificadores económicos esperan reconstruir sus países contando primordialmente con sus propios recursos. Esta tendencia constituye una expresión de la gran independencia y autoconfianza que la administración Kennedy estableció para organizar el programa de la Alianza para el Progreso y al mismo tiempo, esta política nacionalista, podrá convertirse en un factor positivo en las relaciones con Washington.”

 

            El 22 de noviembre de 1963 era asesinado en Dallas, la capital del petróleo, el presidente Kennedy.

 

 

Invasión de tierras en Catacaos

ARRIBA

Un mes antes de elecciones, es decir el domingo 17 de noviembre de 1963, 300 jinetes de la comunidad indígena de Catacaos, seguidos por gran cantidad de comunero a pie, con sus mujeres e hijos, ingresaron en horas de la mañana a la ciudad de Catacaos por la calle de El Comercio, en forma pacífica y ordenada, le dirigió la palabra el doctor Domingo Cruz Sánchez, candidato de Acción Popular y de la comunidad, a la alcaldía de la ciudad. Los manifestantes continuaron por la avenida Cayetano Heredia y en lugar de disolverse, se reunieron en Cucungará donde por la tarde tuvieron una Asamblea y resolvieron ocupar los fundos Hipoteca, San Pablo, Yupita y Gallinazo, la mayoría de la Compañía Irrigadota.

 

            Al amanecer del lunes la invasión se llevó a cabo, no obstante que el Secretario de la comunidad Negri Ulloa les recomendó prudencia. A las 7 de la mañana casi dos mil comuneros habían ocupado los predios, plantando estacas y banderas peruanas. Para evitar mayores desmanes, varias decenas de policías fueron enviadas al lugar de los sucesos. A las 10 de la mañana, dirigentes de la comunidad, se entrevistaron con el prefecto Campodónico en el local prefectural y se acordó gestionar una entrevista con el presidente Belaúnde para exponer el problema agrario que enfrentaban.

 

            El prefecto logró inmediata comunicación telefónica con Palacio y se fijó el 22 de noviembre para una audiencia con el presidente Belaúnde. Al realizarse la reunión, el mandatario ofreció que el caso sería visto de inmediato por la Dirección de Asuntos Indígenas y que en los terrenos donde la comunidad tuviera posesión indiscutible derecho, abrirían 6 pozos para atender con agua las necesidades familiares y agrícolas de los comuneros. De esos 6 pozos ofrecidos, le llegaron a perforar y poner en funcionamiento tres.

 

            Los comuneros no quedaron muy satisfechos con la entrevista con el presidente y al retornar a Catacaos, empezaron a preparar para los primeros días de enero una invasión de mayores proporciones. A las 3 de la mañana del día 12 de enero de 1964, desde diversos lugares, masas de campesinos ingresaron con gran algazara a la ciudad de Catacaos, cuyos sorprendidos vecinos se despertaron alarmados. Luego se concentraron en la zona del cementerio y en camiones se trasladó a la gente para ocupar los fundos Viduque, San Pablo, San Jorge y San Antonio.

 

            El nuevo prefecto, militante de Acción Popular, Roberto Seminario Rómulo, movilizó a gran cantidad de tropas de asalto. Se produjeron enfrentamientos en diversos lugares en que la policía utilizó bombas de gases lacrimógenos y disparos al aire y los comuneros se defendieron con palos y piedras.

 

            Gracias a la intervención del alcalde de Catacaos , el doctor Sánchez Cruz, se pudo realizar una reunión en la Prefectura. Allí el señor Seminario Rómulo les llamó fuertemente la atención y se acordó, con intervención del doctor Sánchez Cruz, que los comuneros suspenderían las invasiones y pondrían en libertad al reportero gráfico de “La Prensa” y le devolverían su cámara. Una Comisión de comuneros iría a Lima a hablar nuevamente con el presidente y el doctor Sánchez Cruz se les uniría en la capital. En Lima se les unió el diputado de Acción Popular, Dagoberto Torres. Infructuosamente trataron de lograr el apoyo del diputado Alberdi y del diputado Ricardo Temoche, el primero de la UNO y el segundo del APRA.

 Como fue imposible otra audiencia con el Presidente de la República, se obtuvo una entrevista con el nuevo ministro de Gobierno, el doctor Juan Languasco, agricultor piurano, el cual acusó a los comuneros de agitadores y gracias a la intervención del diputado Dagoberto  Torres y del alcalde de Catacaos, se logró sin embargo que el ministro telefoneara al prefecto de Piura y dispusiera el retiro de la policía de los fundos. Sin embargo, se les anunció que varios comuneros serían enjuiciados por ataque a la Fuerza Armada.

 

            Nada ganaron por lo tanto de su viaje a Lima los comuneros y más bien al retornar se encontraron con que tenían abierto un juicio militar por ataque a la Fuerza Armada. Al poco tiempo quedaron en libertad 7 detenidos y el juicio fue  a 2 de ellos que permanecieron arrestados mayor tiempo.

 

            En febrero, los campesinos habían desalojado los fundos ocupados. El 14 del mismo mes, se suscribe un Acta de Inspección de Asuntos Indígenas en Piura, en la que los comuneros se comprometen a efectuar su reclamo por la vía legal.

 

            Como en el Perú se había desatado una fiebre de invasiones y captura de predios rústicos y fábricas, también los obreros de la fábrica San Jacinto en la hacienda del mismo nombre, cerca de Catacaos, de propiedad de la firma Romero, la capturaron y fue necesario el uso de la fuerza pública para desalojarlos.

 

Año de sequía en 1964

ARRIBA

El año de 1964 fue de sequía total en el Bajo Piura. Cerca de 40,000 hectáreas quedaron sin cultivar. La poca agua que tenía el río Piura en su parte alta, era tomada por los agricultores de esa zona que en forma ilegal ponían “tapas” a las afluentes represando el agua. Los campesinos del Bajo Piura miraban constantemente el cielo con la esperanza de poder ver nubes cargadas de agua que se transformaran en lluvia; pero el verano fue pasando en medio de la mayor desesperación.

En el valle del Chira, si bien no había abundancia de agua, se tenía la suficiente como para atender a las necesidades de la agricultura en forma controlada. Miles de campesinos del valle del Bajo Piura, emigraron al Chira y crearon un problema social, pues se ofrecían por menores salarios que los que ganaban los campesinos del Chira. A esa gente desarraigada se le conocía como los “golondrinos”, pues terminadas las faenas agrícolas volvían a sus pueblos con la esperanza de que el año siguiente hubieran lluvias. Este fenómeno se repetía cada vez que había sequía.

 

            El río Piura, ni siquiera pasó por Ñácara. Como la agricultura era la espina dorsal de la economía piurana, todo se trastornó. En ese año los agricultores piuranos no pudieron cambiar automóvil  como era costumbre en años buenos.

 

            Con Ley 14994 del 2 de abril de 1964, el gobierno decretó una moratoria de pagos la Banco de Fomento Agropecuario del Perú, pero sólo a los pequeños agricultores propietarios de menos de 10 hectáreas.

 

            En el Alto Piura, había una próspera ganadería de vacunos, pero la falta de pastos a causa de la sequía estaba exponiendo a la muerte a las reses. Se coordinó entonces con SIPA, para el traslado masivo de 2,000 terneras y vaquillonas al valle del Huallaga, donde había abundancia de pastos.

 Los ganaderos de la selva pagarían a lo propietarios piuranos el precio del ganado puesto es su lugar de origen. Para facilitar la operación financiera el Banco Agropecuario concedería a los compradores un crédito a largo plazo con módicos intereses. El traslado del ganado correría por cuenta del Ministro de Agricultura a través del Fondo de Fomento Agropecuario, creado con tal fin. Colaboraron en la operación la Liga Agrícola y Ganadera de Piura y el Servicio de Transportes Comerciales de la Fuerza Aérea.

 

            Los agricultores piuranos considerando que las sequías se alternaban con frecuencia con otros períodos de abundante agua, pusieron sus miradas en las abundantes aguas del río Chira. Contando con el apoyo de la Liga Agrícola consideraron que en los meses de verano el Chira tenía excedentes de agua que se perdían en el mar, las mismas que podrían ser aprovechadas mediante un canal de derivación.

 

            Ese planteamiento alarmó a los sullaneros, pues el Chira bajaba en forma apreciable su caudal de agua a partir del mes de mayo. En el Bajo Piura se sembraba mayormente algodón y el riego o machaco empezaba entre el 15 y el 20 de febrero, requiriendo cada hectárea de 3 000 metros cúbicos de agua. Luego había tres nuevos pases de agua, en los meses de abril, junio y julio, época  de estiaje en el Chira.. En el Bajo Piura se irrigaba, cuando había agua, más de treinta mil  hectáreas.

 

            También la sequía, cuando se presentaba en el departamento, afectaba la valle del Chira y si bien no en la forma extrema del otro valle, de todos modos el Chira presentaba bajo volumen.

 

            Los sullaneros consultando datos estadísticos aseguraban lo siguiente:

            El cauce del Chira había  tenido muy poco caudal  en el mes de febrero y no hubiera podido derivar aguas en los años de 1954, 1955, 1959, 1961, 1963 y 1964.

 

            Tampoco habría podido derivar aguas en la primera quincena de marzo de los años siguientes: 1954, 1955, 1961 y 1964. Tampoco en la segunda quincena de marzo en: 1961, 1963 y 1964.

 

            Se preguntaban los sullaneros ¿Qué pasaría si los agricultores piuranos entusiasmados por la abundancia de agua derivada en el verano sembraban más de 30,000 hectáreas de algodón y luego no tenían agua para los pases? ¿Tendrían las necesidades agrícolas del Bajo Piura prioridad sobre las necesidades agrícolas y domésticas del valle del Chira?

 

            Inicialmente las voces de alerta y de protesta fueron individuales, pero poco a poco se sumaron las instituciones y se hicieron más generales abarcando también a las provincias de Paita y Talara, que toman agua del Chira para el consumo humano.

 

            Como el año 1965 fue de lluvias, los agricultores piuranos dejaron de insistir en el canal, pero los sullaneros se mantuvieron alertas.

 

 

Subsidios a los municipios

ARRIBA

Para que los Concejos Municipales elegidos por voto popular pudieran desenvolverse más eficientemente, el 28 de enero de 1964 se promulgó la Ley 14846 por la que se disponía que anualmente se consignase en el Presupuesto General de la Republica S/. 150 000,00 para el Municipio de Lima, S/. 100 000,00 para los municipios provinciales y S/. 50 000,00 para los municipios distritales.

 

            Las sumas mencionadas no podían ser utilizadas en Gastos Corrientes, sino en obras públicas de carácter local. Los municipios distritales podían usar hasta el 10% en servicios administrativos.

 

            Los parlamentarios disponían también de 50 000 soles anuales llamadas Iniciativas parlamentarias para utilizarlas a favor de sus representadas.

 

            El Gobierno impulsó el sistema de Cooperación Popular y bajo el lema “El Perú Construye” llevó adelante una gran cantidad de obras comunales, poniendo los pobladores la mano de obra. Para los que destacaban, se les premiaba con las llamadas Lampas de Oro, Plata y Cobre; que además llevaban aparejadas un subsidio extraordinario por única vez.

 

 

Los problemas de Sullana

ARRIBA

En 1964, los sullaneros se veían embargados por tres problemas:

 

            1.- La demanda de los agricultores piuranos de derivar las aguas del Chira.

            2.- La carencia de alumbrado eléctrico.

            3.- La falta de interconexión vial con Paita.

 

            Sobre lo que ocurrió en 1964 con relación al plan piurano de derivar las aguas del río Chira ya nos hemos ocupado.

 

            Desde 1956, cuando empezó a funcionar el servicio de agua y desagüe en Sullana, se utilizó uno de los grupos electrógenos para proporcionar alumbrado público a la ciudad de Sullana. La empresa privada siguió dando el servicio a un restringido sector domiciliario, entre las 6:30 p.m. hasta las 6:00 a.m. pero el voltaje era muy bajo. Los sullaneros decían en broma que era luz de velas.

 

            En 1956 se proyectó el llamado Plan de Electrificación Nacional a desarrollarse en 20 años entre 1956 y 1975 para la instalación de una potencia de 2 404 000 kilovatios en el país, con una inversión de 14 mil millones de soles.

 

            Por Decreto Supremo de 13 de enero de 1961, el Gobierno aprobó un contrato de financiación y ejecución de obras con la empresa  franco peruana Socimpex S.A. que tenía el respaldo de un grupo de banqueros franceses.

 

            La Socimpex S.A. era el resultado de la unión de la empresa francesa Le Societe Anonyme Impex de París filial de la transnacional M. Schneider y la empresa peruana Impex Peruana S.A.

 

            Se trataba de la primera parte del plan a llevar a cabo en dos años para la instalación de 24 centrales hidroeléctricas en 13 departamentos y la instalación de líneas de transmisión, todo a un costo de 204 millones de soles.

 

            En el plan se comprendía a Sullana para resolver su problema de falta de energía eléctrica, pero eso se haría mediante el tendido de un cable de alta tensión entre Sullana y Piura, para mediante un contrato, conectarse con la central de la Empresa Eléctrica de Piura S.A. que operaba en la capital departamental desde 1956. Este planteamiento de depender eléctricamente de Piura no se aceptaba en Sullana, donde se pedía que se utilizara la Sala de Máquinas de la Planta de Agua y Desagüe, donde había bases para dos grupos electrógenos más

.Sin embargo el alcalde de Sullana Dr. Gustavo Moya era de opinión que la utilización de la energía excedente de la planta de agua fuera provisional, mientras se hacía la conexión con Piura mediante un cable de alta tensión.

El día que las calles de Sullana se alumbraron con la energía de la planta de agua, fue de júbilo para Sullana y las gentes salieron a las calles improvisándose mítines.

 

            La empresa eléctrica de Sullana, de propiedad de don Guillermo Leigh Barreto debió adaptarse desde 1956 a la nueva Ley de Electricidad, y se dio un plazo que se le renovó varias veces, hasta que por Resolución Ministerial 015 del 14 de enero de 1964, el Ministerio de Fomento le denegó nuevos plazos y quedó al margen de la ley y pese a que apeló, con Resolución Suprema 009 del 16 de abril se le denegó el reclamo.

 

            El alcalde Moya Espinoza con el regidor ingeniero Felipe  Torres Olave,  viajaron a Lima para gestionar que cuanto antes se diera solución definitiva al problema de la electrificación de Sullana. El 25 de enero de 1964, el Ministerio de Fomento con Resolución N° 07 dispuso que la firma COSEINSA procediera al tendido del cable de alta tensión entre Piura y Sullana a un costo de S/. 8 586 719,00 de los cuales S/. 1 247 700,00 era por el trabajo técnico. La totalidad era pagada con cargo al Fondo Nacional de Desarrollo, de la partida que para obras públicas se había asignado a Sullana para dichas obras.

 

            Desdew el 1º de  enero de 1964 había asumido la alcaldía de Sullana por voto popular el abogado Gustavo Moya Espinosa, el que en mayo del mismo año solicitó al Ministerio de Fomento tarifas módicas para las clases populares. Como no hubo una respuesta favorables, el alcalde viajó nuevamente a Lima y el 2 de julio, contando con el apoyo de los diputados Ricardo García Figallo y Luis Carnero Checa, llegó a un acuerdo con el Ministerio de Fomento, en el que el Ministerio se comprometía a:

 

            - Dar una tarifa módica para los sectores populares.

            - Que también Bellavista sería considerada dentro de la electrificación.

            - Que se devolvería a Sullana la suma de 6 millones de soles tomados para el

               tendido del cable, para ser destinado a obras públicas.

 

            El 5 de agosto se acordó la zonificación de la ciudad y que el tendido de las redes se haría por cuenta de la Junta Nacional de Vivienda en la parte correspondiente a los barrios marginales.

 

            El 7 de enero de 1965 con Resolución Suprema N° 1, se otorgó a EEPSA la concesión del suministro diurno y nocturno de energía eléctrica. Por su parte EEPSA debía de adquirir un grupo electrógeno de 2 380 kW de potencia a un costo de S/.7 084 000,00.

            En instalar las redes primarias y secundarias, la empresa invertiría otros 11 millones de soles. El Estado mediante contrato, permitía a EEPSA el uso del cable de alta tensión y atendería a su mantenimiento. El Estado, como siempre trató de no cumplir con la devolución de los 6 millones de soles y sólo se logró rescatar con ayuda del diputado Ricardo García, dos millones, que se utilizaron para extender el servicio a Marcavelica, Salitral y Querecotillo.

 

            En agosto de 1965, el ingeniero Gerardo Monroy, por cuenta del Ministerio de Fomento, instaló los transformadores en los Patios de Llaves de Piura y Sullana, a un costo de S/. 525 961,00.

 

            En setiembre del mismo año, el Municipio de Sullana celebraba contrato con EEPSA para el suministro del alumbrado público.

 

            En diciembre de 1965 en medio del alborozo general, Sullana y pueblos aledaños empezaron a tener energía eléctrica diurna y nocturna, pública y privada.

 

            El otro problema que embargó la atención de los sullaneros fue la construcción de la carretera a Paita.

 

            Cuando en 1962 el Ministerio de Fomento autorizó la supresión del servicio de trenes y auto vagones entre Sullana y Paita, así como el levantamiento de la línea, que originó una ola de protestas de Paita, La Huaca, El Arenal, Amotape, Viviate, Miraflores, Macacará y Sojo, capitaneados por la Municipalidad de Sullana.

 

            En 1963 se supo que el Ministerio de Fomento había iniciado la construcción de una carretera  que conectaba a la Estación de Servicio Parkinsonia de la Colonización San Lorenzo, con la vía Sullana - Piura a la altura del kilómetro 14.

 

            La noticia causó indignación en Sullana, porque se marginaba a la ciudad y el diario “El Norte” inició una violenta campaña demandando soluciones justas y otro trazo.

 

            En 1964, el Gobierno encargó a la firma SAUTI Ingenieros Consultores, la realización de estudios de factibilidad técnica y económica por 35 000 dólares.

 

            SAUTI, presentó tres alternativas:

            - Alternativa A.- Carretera directa de Sullana a Paita de 51 kilómetros 800 metros, con desvíos a los pueblos del Bajo Chira a un costo de 59 millones más 26 millones adicionales para las carreteras de conexión.

 

            - Alternativa B.- Se haría un tramo de Sullana a Sojo y otro de Sojo a Paita con 54 kilómetros y 300 metros a un costo de 70 millones más 9 millones para carreteras de conexión.

 

            - Alternativa C.- Seguiría el recorrido del ferrocarril pasando por lo pueblos del Bajo Chira con un recorrido de 61 kilómetros 400 metros a un costo de 102 millones.

 

            Ante la presión institucional de Sullana se optó por la Alternativa C pero por falta de fondos las obras se iniciaron muy lentamente. Hasta 1968 sólo se había avanzado de Paita hasta Viviate. Recién en agosto de 1969 CORPIURA convoca a licitación la construcción de toda la vía, pero sólo en octubre de 1970 la firma Carlos Tizón S.A. Ingenieros, toma la obra por S/. 64 716 568,00 para 59 kilómetros 760 metros de recorrido según la Alternativa C, reformada.