Capítulo X

BREVE HISTORIA DE PIURA

Por Reynaldo Moya Espinosa

 

TOMO XII

 

LA REPUBLICA

1953-1980

 

CAPITULO X

         PIURA Y EL GOBIERNO DE VELASCO

 

Ø      Centro ganadero de Piura

Ø      La Planta Lechera de Sullana

Ø      Craqueo catalítico en Refinería de Talara

Ø      Censo de 1972.

Ø      Incendio en la Municipalidad de Sullana

Ø      Diversos sucesos en 1972

Ø      Terminan carretera Paita-Sullana

Ø      Invasión de fundos

Ø      Los ministros en 1973

Ø      Velasco enferma gravemente

Ø      Primera Feria de Integración de Piura

Ø      Adjudican todo el Alto Piura

Ø      Marcha de solidaridad de los campesinos

Ø      General Mercado Jarrín, primer ministro

Ø      Al borde de la guerra con Chile.

Ø      Con dinero peruano compensan a la IPC

Ø      El Complejo de fertilizantes

Ø      La Planta Termoeléctrica

Ø      La modernización de la refinería

Ø      Adelantan derivación de agua al río Piura

Ø      Cesan a ministro de Marina y ocupan los diarios

Ø      Construyen planta de negro de humo

Ø      El Complejo Bayóvar

Ø      Línea aérea Lima-Moscú

Ø      Se construye el Oleoducto Nor-peruano

Ø      Abre sus puertas la Iglesia de la Virgen de las Mercedes de Paita

Ø      Inauguración del Hospital Regional.  Cierra Hospital Belén

Ø      Piuranos vocales en la Corte Suprema

Ø      Protestas en la policía

Ø      La situación económica al comenzar 1975

Ø      Los policías limeños en huelga

Ø      El saqueo de Lima

Ø      Inauguración del Terminal Pesquero de Paita

Ø      Clima de tensión política

Ø      Morales Bermúdez depone a Velasco

Ø      El nuevo Gobierno

Ø      Los que entran y los que salen

Ø      CIPCA

 

 

Centro ganadero de Piura

ARRIBA

Las lluvias habían causado en las poblaciones y campos de cultivo de los departamentos de Piura y Tumbes, graves daños. El Gobierno trató de prevenir, adoptando medidas encaminadas a la protección. Fue así como el 24 de julio de 1972 se celebró un convenio con el gobierno de Estados Unidos, por intermedio de la Agencia Internacional de Desarrollo, AID, para la elaboración de estudios de factibilidad contra inundaciones de la costa norte, por un monto de 51 millones de dólares.

            Pero las intensas lluvias no sólo habían causado perjuicios, sino también dieron origen a extensos pastizales que el Gobierno trató de aprovechar para hacer del departamento de Piura una de las zonas ganaderas, en cuanto a vacunos, más importante del país.

 

            Se proyectó formar el llamado “Centro Ganadero de Piura”, para lo cual se inició la importación de 30,000 cabezas, para ganado de engorde. Era el más importante intento que se hacía en el Perú, para impulsar la ganadería. Los animales llegaron procedentes de Brasil, Argentina, Costa Rica, Panamá y Nicaragua. Fueron sometidos al más estricto control sanitario.

 

            El ganado fue ubicado en el valle del Chira y en el Alto Piura, sobre todo en Pabur.

 

            El 4 de enero de 1974 el Gobierno creó la Empresa Ganadera EPSA, como una rama de la Empresa Pública de Servicios Agropecuarios o EPSA. Su sede fue la ciudad de Pucallpa en cuyas proximidades se creó un centro ganadero. Otros fueron ubicados en los departamentos de Madre de Dios, Loreto y San Martín. Tenía un capital de 25 millones de dólares y posteriormente se llamaría Ganadera Amazonas. Su primer gerente fue el doctor Eduardo Gómez Boza.

 

            No sólo se trató de impulsar el desarrollo del ganado de engorde, sino también el lechero, con la colonización de San Lorenzo, Mallares y el Alto Piura.

 

            Pero en los años que siguieron, las lluvias se ausentaron y los pastos se consumieron dando al traste con el plan de desarrollo ganadero de Piura. A lo largo de seis años, se tuvieron que enviar por vía terrestre o aérea, nada menos que 20,000 cabezas a Bagua y Jaén.

 

            El departamento se quedó sin ganado, por lo cual se tuvo que importar del Ecuador par atender al consumo humano. Los comerciantes importadores vieron que era buen negocio traer ganado y ampliaron su radio de acción llevando a Chiclayo, Trujillo y Lima. Hubo días en que ingresaron 200 reses, muchas veces de contrabando.

 

La Planta Lechera de Sullana

ARRIBA

Como una acción colateral al desarrollo ganadero que se trataba de llevar adelante, el Gobierno decidió la construcción de varias plantas lecheras en el país, debiendo ubicarse una de ellas en Sullana.

 

            El 27 de junio de 1972 se dio el Decreto Ley 19448 que autorizaba al gobierno peruano a celebrar un convenio con el banco holandés Nederlands Investerings Bank Voor Ontwikkeings Laden N.V. Se trataba de un convenio de crédito hasta por 5 millones 400 mil florines, pagaderos en 25 años con 7 de gracia, para la adquisición de equipos, material y financiación de gastos de construcción de local, para la instalación de plantas lecheras.

 

            El crédito estaba amarrado, pues la maquinaria debía ser adquirida en Holanda. La firma proveedora fue Stork Ámsterdam, lo que se aprobó con Decreto Supremo 272-72 EF, del 31 de octubre de 1972.

 

Craqueo catalítico en Refinería de Talara

ARRIBA

El 24 de octubre de 1972, se aprobó un contrato por 787 millones de soles, para construir en la Refinería de Talara, una unidad de craqueo catalítico fluido.

            En 1975 entraron en operación las unidades de craqueo, con una producción inicial de 16,000 barriles diarios de gasolina de alto octanaje, para aviones que se había estado importando. La meta de producción era de 80,000 barriles diarios.

 

            El proceso de refinación de las gasolinas de alto octanaje era de gran complejidad. Se basaba en la utilización de productos químicos catalizantes que aceleran y regulan el proceso.

 

            La mejor calidad en la producción iba a compensar en cierta forma la disminución por agotamiento de los yacimientos y por falta de una política exploratoria.

 

            Los yacimientos en tierra marcaron una notoria declinación, mientras que los del zócalo continental fueron en aumento hasta 1973.

 

            En miles de barriles tenemos:

 

            Año                 en la costa                   en el zócalo

            1967                21,230                          1,796

            1968                18,171                          7,778

            1969                16,662                          8,565

            1970                15,430                          9,957

            1971                13,845                          7,903

            1972                12,689                        10,169

 

Censo de 1972.

ARRIBA

En 1961 se había realizado en todo el Perú un censo de población y se dispuso que cada 10 años debía realizarse un  nuevo censo. Como en 1971 no se pudo cumplir, se dio la  Ley 19233 que disponía la realización del censo en 1972 y se declaró ese año como año de los Censos Nacionales, lema que debía aparecer en la parte superior de toda documentación oficial.

El censo se realizó el domingo 4 de junio. Los resultados dieron para el Perú una población de 13'567.939 habitantes y para Lima Metropolitana 3'317.648 habitantes.

En el departamento los resultados fueron los siguientes:

 

 

Provincias

Censo  2.07.61

Censo  4 de junio 1972

Urbano

Rural

Total

Piura

185.392

187.087

96.493

283.580

Ayabaca

105.452

10.273

103.822

114.095

Huancabamba

71.674

7.902

77.771

85.673

Morropón

99.938

40.677

75.024

115.701

Paita

43.518

31.776

12.347

44.123

Sullana

98.032

104.426

42.602

147.134

Talara

64.938

61.495

2.967

64.462

 

 

 

 

 

Total

668.941

443.636

411.032

854.668

 

 

Incendio en la Municipalidad de Sullana

ARRIBA

El 9 de diciembre de 1972, el alcalde Eduardo Houghton Gallo, había concurrido con los concejales a los festejos conmemorativos de la batalla de Ayacucho y por la noche, hasta las 11 y 15, estuvieron en sesión del Concejo.

 

            Una hora más tarde, grandes lenguas de fuego, que se iniciaron en la segunda planta, alarmaron a la población. El fuego se propagó rápidamente porque el edificio era de material liviano. Los bomberos nada pudieron hacer, salvo evitar que se propagase a las casas vecinas. Los libros de la Dataría Civil que funcionaba en la primera planta fueron sacados a la calle y sólo se perdió un año. La biblioteca, de material noble y ubicada en un extremo, también se salvó con la excepción de unos pocos libros que se quemaron. Del resto del local sólo quedaron cenizas.

 

            La causa del siniestro no se logró determinar y mientras unos suponían un cortocircuito, otros creían que había sido intencional. Daba pábulo a esto, la circunstancia de que el día anterior el síndico de gastos CPC René Cárdenas, había iniciado un proceso de investigación entre los cobradores de la Municipalidad y había encontrado apreciables faltantes. Todo el archivo y documentos de tesorería, rentas, cobranzas y secretaría, se perdieron.

 

            Las oficinas del municipio se trasladaron a instalaciones del Mercado Modelo. En marzo de 1973 fueron contratados los servicios del CPC Reynaldo Moya para organizar todo lo referente a rentas y cobranzas. Para tal efecto se sectorizó la ciudad para llevar a cabo empadronamientos, sector por sector y en mayo se estaba cobrando con un rendimiento superior al que se lograba antes del incendio.

 

            En julio, fue reemplazado el alcalde Houghton por el periodista Julio Baca Ríos, que se mantendría en el cargo 8 años. Su atención se centró en la construcción de un nuevo local, para lo cual solicitó y obtuvo la ayuda del Gobierno Revolucionario, de tal forma que el 4 de noviembre de 1974 se hacía la solemne inauguración del edificio construido por la firma Wiese. Todo el mobiliario era nuevo y metálico.

 

Diversos sucesos en 1972

ARRIBA

- Se inicia en Castilla, Piura la construcción del Hospital Regional “Cayetano Heredia” entre las avenidas Guillermo Irazola e Independencia. Sería inaugurado el 2 de octubre de 1974.

 

- El 11 de mayo de 1972, el Ministro de Energía y Minas, deposita en el Banco de la Nación, un cheque por S/. 1,197’537,755.00 a la orden de la IPC, para pagar los bienes expropiados. El Gobierno de inmediato le traba embargo, para hacerse pago de los impuestos que adeudaba.

 

            - En el diario “La Industria” de Piura, se implanta el sistema off-set, con lo que puso a la vanguardia al periodismo piurano.

 

            - El 15 de agosto cae en Talara un avión FAP y muere el alférez Hernán Parra del Riego.

 

            - El 20 de octubre la Federación de Estudiantes del Perú, organizó en Lima una manifestación contra Sinamos. Esto fue imitado en Trujillo el 4 de noviembre y más tarde en Piura y Sullana, donde los estudiantes apedrearon los locales de Sinamos. Luego varios sindicatos de Piura iniciaron una huelga protestando contra las charlas de concientización que estaba realizando Sinamos, las que tuvieron que ser suspendidas.

 

            - El 30 de octubre el tenor paiteño Luis Alva, radicado en Italia, gana el Premio Viotti d’ Oro en Vercelli.

 

            - Se funda el Centro de Investigación y Promoción del Campesinado, CIPCA, en Piura, siendo su primer director Vicente Santuc que estuvo en el cargo hasta 1988. El CIPCA tenía como finalidad fortalecer el conocimiento de la realidad piurana, a partir de las experiencias de sus pobladores, en especial del campesinado, lo que venía cumpliendo a cabalidad hasta fines del milenio.

 

            - El dirigente izquierdista Andrés Luna Vargas, fue sindicado como el instigador de la invasión de las haciendas San Francisco y Chocán en el Alto Chira.

 

            - En diciembre, el Jefe de la COAP, el general José Graham y el jefe de Sinamos, el general Leonidas Rodríguez Figueroa, fundan la Confederación de Trabajadores de la Revolución Peruana CTRP. Con la finalidad de capturar a todos los sindicatos. En Piura la CTRP tuvo poquísimos afiliados.

 

Terminan carretera Paita-Sullana

ARRIBA

Cuando en 1962 el Ministro de Fomento autorizó a la Peruvian Corporation a levantar la vía férrea Sullana-Paita, terminó definitivamente el enlace de Sullana y Paita con los pueblos del Bajo Chira por medio del ferrocarril, que había prestado servicios por cerca de 80 años.

 

            En realidad hacía más de dos años que por la vía no circulaba ni trenes, ni auto vagones.

            En 1962, se proyectó la construcción de una vía que partiendo de Paita iría al kilómetro 14 de la vía Sullana-Piura, para seguir de largo hasta la Estación de Servicio de Parquinsonia de la Colonización San Lorenzo. En realidad, lo que se pretendía era dar una conexión directa a Paita con la Colonización, lo cual perjudicaba a la ciudad de Sullana y poblaciones del Bajo Chira, que quedaban aislados. El viaje entre el puerto y Sullana tendría que hacerse del siguiente modo: Paita, kilómetro 14 y Sullana. En esta última ciudad, la Junta Cívica inició una campaña opositora.

 

            En 1964 fue contratada la firma SAUTI, Ingenieros y Constructores S.A. para hacer los estudios de factibilidad de la vía Paita-Sullana. Los estudios costaron 35 mil dólares y se presentaron tres alternativas. La tercera alternativa era la más costosa y además de mas  largo recorrido, pero conectaba a todos los pueblos de la margen izquierda del Bajo Chira. Seguía prácticamente el recorrido que había hecho el ferrocarril.

 

            La carretera se inició por administración directa, contándose con pequeñas sumas anuales que se presupuestaban en el Gobierno Central, de tal manera que en 1968 sólo se había avanzado hasta Viviate, a 35 kilómetros de Paita.

 

            Ante la presión de las instituciones y prensa de Sullana, la CORPIURA, convocó en agosto de 1969, la licitación para la construcción de todo el resto de la obra, pero sólo hasta octubre de 1970 se firmó contrato con la firma Carlos Tizón Ingenieros S.A. por S/. 64’716,568.00.

 

            En 1972 la obra quedó terminada, Se había ido poniendo en servicio a medida que avanzaba. Enlazaba a La Huaca a 30 kilómetros, Viviate a 35, Nomara a 40, Sojo a 48, Jíbito a 55 y Sullana a 61.45 kilómetros.

 

 

Invasión de fundos

ARRIBA

No obstante que el proceso de Reforma Agraria estaba en marcha, Sinamos incitaba a los trabajadores a la toma de predios rústicos y a los campesinos sin tierra a invadirlas.

 

            El 6 de enero de 1973, en una acción perfectamente coordinada, tomaron 30 haciendas o fundos en el Alto Piura y en el valle del Chira.

 

            Posteriormente hicieron lo mismo con fundos situados al sur de Catacaos y luego retornaron las invasiones, nuevamente en el Chira, donde tomaron 6 molinos de arroz.

 

            En abril de 1973 seguía el asedio contra los fundos piuranos Valle Hermoso, San Enrique, Carmen Alto, El Pozo y El Coro.

 

            El 3 de junio de 1974 los campesinos ocupan en el valle del Chira, tierras inafectas. En marzo de 1975 fue invadida la hacienda Monte de los Padres, famosa porque en sus proximidades se fundó Piura, La Vieja. Siguiendo el mal ejemplo, en la provincia de Morropón se produjo en ese año la invasión de seis cooperativas agrarias de producción. En la hacienda Sol-Sol se produjeron choques muy serios entre los campesinos. Todo eso rebela que en el campo todo era caos y desorden, careciéndose de toda clase de garantías.

 

            Mientras tanto en 1974 el proceso de Reforma Agraria en el departamento de Piura estaba por culminar. Con los antiguos propietarios se cometió toda clase de abusos pues los predios fueron motivo de ínfimas valorizaciones y para colmo se pagaron con bonos, que en su mayor parte nunca fueron hechos efectivos.

 

            Los campesinos como nuevos dueños de las haciendas despidieron a todos los técnicos agrarios, lo cual junto con la mala administración, dio como motivo que la producción cayera grandemente, frustrándose así uno de los objetivos y razones que había expuesto el Gobierno para promover la Reforma Agraria.

 

            La Reforma Agraria y el funcionamiento de cooperativas agrarias de producción dieron origen a la formación de una dirigencia campesina que supo aprovecharse, en su beneficio del poder que tenían, mientras que la masa campesina veía que su situación era peor que cuando había patrones.

 

            El empobrecimiento de los campesinos, motivó un nuevo problema social. El sentido de las invasiones se revirtió y grandes masas de gente del campo, ocuparon todo lugar que encontraron libre en las afueras de las ciudades. El incremento de las invasiones, motivó no sólo en problemas con los propietarios de los predios urbanos, sino que originó un nuevo problema social con la aparición de nuevos pueblos jóvenes, carentes de los servicios básicos como agua, desagüe, energía eléctrica y accesos viales.

 

Los ministros en 1973

ARRIBA

Se hizo costumbre en el Gobierno Militar, hacer algunos cambios tanto en la Junta Revolucionaria, integrada por Velasco y los tres ministros de las Fuerzas Armadas, como en el resto del Gabinete, algunas veces porque también se presentaban casos de pases al retiro.

 

Ministerio                  Año de 1972                                      Año de 1973

                                   Titulares                                            Titulares

Guerra                         Grl. Div. Ernesto Montagne                  Ernesto Montagne Sánchez

Marina                         Vice Alm. Luis Vargas Caballero          Luis Vargas Caballero

Aeronáutica                 Tnte. Grl. FAP Rolando Gilardi             Rolando Gilardi

Economía y Finanzas    Grl. Div. Francisco Morales B.             Francisco Morales Bermúdez

Agricultura                   Grl. Div. Enrique Valdez Angulo           Enrique Valdez Angulo

Energía y Minas           Grl. Div. Jorge Fernández M.                Jorge Fernández Maldonado

Pesquería                     Grl. Brig. Javier Tantaleán Vanini         Javier Tantaleán Vanini

Relaciones Exteriores   Grl. Brig. Miguel de la Flor Valle           Miguel de la Flor Valle

Trabajo                        Tnte. Grl. FAP Pedro Sala Orozco        Pedro Sala Orozco

Salud                           May. Grl. FAP Fernando Miró Q.         Fernando Miró Quesada B.

Industria y Comercio     Contralm. Alberto Jiménez de Lucio      Alberto Jiménez de Lucio

Vivienda                      Contralm. Miguel Arróspide Mejía         Ramón Arróspide Mejía

Interior                         Grl. Brig. Pedro Richter Prada              Pedro Richter Prada

Educación                    Grl. Brig. Alfredo Carpio Becerra         Alfredo Carpio Becerra

Transportes y Comun.   Grl. Brig. Aníbal Meza Cuadra              Grl. Brig. Raúl Meneses Arata

Es decir que solo Aníbal Meza Cuadra no fue ratificado

 

Velasco enferma gravemente

ARRIBA

El 22 de febrero de 1973, el presidente Velasco sufre un aneurisma, por rotura de la aorta abdominal que lo pone al borde de la muerte. Es llevado de urgencia al Hospital Militar en donde es operado tres veces, se le ponen 17 litros de sangre y es necesario amputarle la pierna derecha. Para mérito de los médicos peruanos, el presidente salva la vida en una dolencia en que sólo sobreviven uno entre dos millones.

 

            Al principio trató de ocultarse la noticia, pero pronto trascendió y el país vivió en suspenso, ante la incertidumbre que podría plantearse si el presidente moría. Por lo pronto había un vacío del poder y aún cuando en las resoluciones supremas que se expidieron por entonces aparecían como firmadas por el presidente Velasco, lo cierto era, que no sucedía tal cosa. Posteriormente sufrió un derrame cerebral.

            El 24 de febrero el general Mercado Jarrín, convocó a una reunión en Lima, a todos los comandantes generales y a los jefes de las principales unidades del Ejército, a los que expuso la situación. Se acordó renovar la adhesión a Velasco y que mientras durase su incapacidad, el gobierno debía ser asumido por la Junta Revolucionaria, dirigida por el Presidente del Consejo de Ministros, el general Mercado Jarrín. Pero pasaron los días sin que el COAP a cargo del general Graham Hurtado, diera cumplimiento al acuerdo del Ejército, que contaba con el apoyo de la Marina y la Aviación.

 

            A la sala del hospital donde se encontraba Velasco sólo podían ingresar los médicos, su esposa Consuelo Gonzáles de Velasco, el Jefe de la Casa Militar general Gastón Ibáñez y el propio Jefe del COAP general Graham Hurtado. Éste último trataba de hacer creer que desde su lecho de enfermo, Velasco seguía gobernando el país y fue sí como el COAP siguió expidiendo decretos supremos donde figuraba el Presidente. En realidad, era Graham el que gobernaba el país y por eso demoraba el cumplimiento del acuerdo de los generales.

                                                                                                                      

            Mientras tanto los comandantes generales de todo el Perú, mediante telegramas, le reiteran su respaldo a Mercado Jarrín y lo autorizan a actuar. Ante eso reunió a la Junta Revolucionaria, la cual expidió un comunicado de prensa, haciendo conocer que la Junta, en uso de sus atribuciones, había acordado por unanimidad que el presidente del Consejo de Ministros firmase todos los actos administrativos y legislativos y reciba a los agentes diplomáticos, mientras subsistiera el impedimento del presidente.

 

            Velasco, que estaba consciente de todo, y Graham Hurtado vieron que el control de la situación se escapaba de sus manos, por cuyo motivo, legalizó el acuerdo de la Junta Revolucionaria, expidiendo el día 13 de marzo el Decreto Ley 19943, en cuya parte se expresaba que no obstante de estar el general Velasco en condición de continuar ejerciendo las funciones presidenciales, debía por prescripción médica tomar un transitorio descanso, por lo cual encargaba hasta el 31 de marzo al Primer Ministro, las funciones presidenciales.

            El Embajador de Cuba, las organizaciones comunistas y Sinamos, con el fin de evitar cualquier intento de despojar del poder a Velasco, organizaron un gran mitin frente al Hospital Militar y en él habló la esposa de Velasco y después el general Mercado Jarrín, expresando su más ferviente adhesión al enfermo mandatario. La señora Velasco agradeció con un abrazo, lo que la multitud aplaudió.

            Velasco fue mejorando y con eso, se reiniciaron las pugnas internas. El contralmirante Vargas Caballero, ministro de Marina y miembro de la Junta Revolucionaria, dijo: “No debemos de olvidarnos de nuestras tradiciones y seguir nuestra forma de vida como siempre ha sido en el Perú. Somos un país cristiano y occidental, tenemos una cultura y esa cultura es la que seguiremos defendiendo”. Eso fue replicado días más tarde por el general Fernández Maldonado, uno de los más radicales militares del entorno de Velasco.

 

            El 7 de junio, hubo otra manifestación en la Plaza de Armas. Allí se atacó a Vargas Caballero y al diario “El Comercio”.

 

            Desde el 1° de abril, Velasco había vuelto a firmar los decretos supremos y los decretos leyes, pero la enfermedad había hecho estragos en él  estaba muy demacrado y se movilizaba en silla de ruedas, se puso muy irritable.

Se implantó una política de arbitrariedades que muchas veces aprovechaba la gente que lo rodeaba. Tal como el caso de la deportación del empresario Pedro Roselló Truel, ya retirado de la política que sin explicaciones fue embarcado a Buenos Aires. Se cree que fue una venganza del ministro de Transportes, el general Meneses Arata, que estaba haciendo construir una suntuosa vivienda en Las Casuarinas y para el baño, todo de mármol, se pidió un presupuesto a Roselló y el cálculo fue de un millón de soles, motivando la exclamación: “Pero un baño así no lo construye ni Onassis. ¿Quién es el millonario dueño de la residencia?”.

 

            El mismo día fue deportado el hermano del ex-presidente Belaúnde, don Francisco, así como Julio Vargas Praga, que había sido embajador en Colombia del mismo Gobierno Revolucionario. Un poco después, los periodistas izquierdistas Aníbal Quijano y Julio Cottler, así como el paiteño Luis Felipe Ángel o “Sofocleto”. Todos rumbo a Buenos Aires.

 

 

Primera Feria de Integración de Piura

ARRIBA

El 3 de noviembre de 1972, se suscribió entre los Gobiernos del Perú y Ecuador, un Convenio en Lima, sobre el Régimen Uniforme de Ferias Fronterizas.

 

            De acuerdo al mencionado Convenio, las Ferias Fronterizas, se clasificaban en: Feria Anual de Integración Fronteriza y Ferias Locales de Zona.

 

            Las primeras se llevarían a cabo en las capitales de las provincias ecuatorianas de El Oro y Loja y en las capitales departamentales de Piura y Tumbes.

 

            Las segundas, de menor importancia, se celebrarían en las localidades ecuatorianas de Machala, Santa Rosa, Pasaje, Arenillas, Macará y Loja. En el lado peruano en Tumbes, Sullana, Talara y Piura.

 

            En Sullana, donde la Feria de Reyes se había convertido en el evento más importante de su clase en el norte del Perú, se protestó el segundo plano al que se había pasado a su feria y solicitó y obtuvo que se le diera el estatus de Feria de Integración.

 

            Hasta entonces ya se había celebrado en la ciudad de Piura ferias con diversos éxitos y la organizada entre el 24 de noviembre y el 8 de diciembre de 1973 fue la Primera Feria de Integración de Piura.

 

            El recinto ferial estuvo ubicado en la manzana “K” de la Urbanización Grau, en la avenida El Parque. Concurrieron 53 expositores de Ecuador y 72 del resto del Perú. Esta feria fue organizada por el prefecto Ciro Urteaga Ballón en su condición de Presidente del Comité Local.

 

Adjudican todo el Alto Piura

ARRIBA

El 9 de diciembre de 1973, se realizó la adjudicación de todo el Alto Piura. En ceremonia que se realizó en la ciudad de Chulucanas y contó con la asistencia del ministro de Agricultura, el general Enrique Valdez. Se trató de nada menos que de la adjudicación en forma definitiva de 151,000 hectáreas y en forma provisional de 39,000. En ellas estuvieron comprendidas grandes haciendas ganaderas como Pabur, Yapatera, Morropón, Pacchas, Franco y Buenos Aires.

 

            En realidad todas estas tierras ya estaban en posesión de 3,800 campesinos distribuidos en 11 cooperativas agrarias de producción.

 

            Todo el valle había sufrido mucho con las intensas lluvias de 1972, por lo cual se organizó un Comité Especial de Administración, que fue presidido por el ingeniero Mario Moscol Riofrío que organizó toda la campaña agrícola de 1973. Este comité logró préstamos del Banco Agrario por un monto de 160 millones de soles para cultivar 7,000 hectáreas mientras que otras 1,500 hectáreas eran sembradas con fondos propios. Con los fondos prestados se hizo nivelación de tierras, obras de defensa, reparación de caminos de acceso, abrió canales, adquisición de equipos de bombeo, maquinaria, camionetas, insecticidas y semillas, además se pagaron jornales. La producción fue de 68,051 quintales de algodón, 14,464 toneladas de arroz, 8,000 toneladas de maíz, 398 toneladas de sorgo y 20 toneladas de fríjol.

 

            Con las adjudicaciones del 9 de diciembre, se completó un número total de 372 mil hectáreas adjudicadas en 1973 en la Zona Agraria N° 1.

 

            En 1973, en la Zona Agraria N° 1 se cultivaron 127,506 hectáreas, de las que se dedicaron al algodonero 61,471, con arroz se cultivaron 16,726 hectáreas en su mayoría en el valle del Chira y para frutales se dedicaron 15,505 hectáreas.

 

Marcha de solidaridad de los campesinos

ARRIBA

Sinamos trató de opacar la Tercera Convención de Campesinos que en febrero de 1973 se había celebrado en Cajamarca con asistencia de delegados de los departamentos de Piura, Lambayeque, Cajamarca, La Libertad, Ancash, Lima y Ayacucho.

 

            En esta Convención se hicieron graves denuncias contra Sinamos así como también se neutralizó el efecto negativo de los mítines estudiantiles de Trujillo y Piura, los encuentros entre estudiantes de la Universidad San Antonio de Abad del Cuzco, contra la policía y soldados del Batallón de Infantería N° 9, en el que resultó un estudiante y un empleado de la universidad muertos y el local de Sinamos incendiado.

 

            La Federación Agraria Departamental de Piura, realizó el domingo 16 de diciembre de 1973 una Marcha de Solidaridad de apoyo al Gobierno, que fue a todas luces organizada por Sinamos. En el Malecón Eguiguren de Piura, en el Parque del Mercado Central y en el Parque Infantil “Miguel Cortez” hubo preconcentraciones. Llegaron campesinos del Alto y Bajo Piura y también del valle del Chira, con maquinaria agrícola y pancartas. También los trabajadores de Petroperú y de pesquería.

 

            Tras recorrer las principales calles de la ciudad se dirigieron a la explanada donde se estaba construyendo el Colegio Militar, en el kilómetro 1 de la carretera Panamericana. Allí estaba la tribuna oficial que tenía como fondo una gigantesca imagen de Túpac Amaru. Hizo uso de la palabra el Director de la Zona Agraria N° 1, el ingeniero Juan Ibáñez Gandulia, el presidente de la Federación Agraria Departamental Rafael Pazos y otros dirigentes.

 

General Mercado Jarrín, primer ministro

            ARRIBA

El 31 de diciembre de 1973, el general Ernesto Montagne Sánchez, que era Comandante General de Ejército, ministro de Guerra, miembro de la Junta Revolucionaria y primer ministro, pasó a la situación de retiro por límite de edad. Le correspondía sucederle al general de división Edgardo Mercado Jarrín, militar muy culto, que por entonces estaba distanciado de Velasco y había estado desempeñando la Jefatura de Estado Mayor.

            Lo primero que hizo Mercado Jarrín como primer ministro y ministro de Guerra fue nombrar al recientemente ascendido, general Artemio García Vargas, casado con la sullanera Yeni Gonzáles Torres, en el cargo de primer jefe de la Región Militar de Tacna, donde se encontraba la división mecanizada más importante del Perú y aún de América del Sur. Este nombramiento tendría en 1975 gran importancia en el destino del Perú.

 

            Al iniciarse el año de 1971, el entonces coronel García Vargas trabajaba en el Ministerio de Guerra. Alguien fue con el rumor donde Velasco, para decirle que García Vargas se había expresado mal del presidente. Éste, que era muy dado a oír chismes, se enfureció y sin mayor averiguación se comunicó telefónicamente con el coronel y lo insultó groseramente, lo llamó traidor y hasta agravió a su madre. Supuestamente la crítica a Velasco se había producido en el curso de la despedida de un diplomático amigo del Perú, a la que también había concurrido Mercado Jarrín.

 

            Por entonces Mercado Jarrín era ministro de Relaciones Exteriores y a él se dirigió García Vargas en queja. Ambos fueron a ver al ministro de Guerra, el general Montagne y éste consideró muy grave el hecho. Se sopesó la situación y se llegó a la conclusión que era imposible lograr del presidente Velasco una disculpa. Se zanjó el problema considerando a García Vargas en la relación de ascensos de diciembre de 1971.aunque no le tocaba.

 

            Durante todo el año de 1974, Mercado Jarrín fue primer ministro y el general García Vargas estuvo sirviendo en Tacna. El 31 de enero de 1975, Mercado Jarrín pasó a situación de retiro por límite de edad y fue reemplazado por el general de división Francisco Morales Bermúdez.

 

Al borde de la guerra con Chile.

ARRIBA

Desde que el general Velasco inició su gobierno, pensó que antes de cumplirse 100 años del estallido de la guerra con Chile, el Perú debía de recuperar Arica.

Fue así como empezó hacer grandes compras de material de guerra muy moderno en la Unión Soviética. Dentro del equipo revolucionario también tenían el mismo criterio los generales Mercado Jarrín y Fernández Maldonado.

Por entonces gobernaba Chile el socialista Salvador Allende que en lo personal estaba en muy bunas relaciones con Juan Velasco y hasta lo visitó, pero eso no impidió que Velasco siguiera madurando su idea del rescate de Arica. En los círculos militares chilenos se veía con alarma el poderío peruano.

Velasco logró interesar en el plan al presiente de Bolivia coronel David Todo, lo que .fue conocido por Chile.

La situación militar de Perú  y de Chille era la siguiente

 

 

 

1974  -  1975

CHILE 

PERU 

TANQUES 

146

410

AVIONES 

50

91

SUBMARINOS 

2

4

HOMBRES 

60.000

54.000

.

A esto había que agregar que el armamento de Chile era obsoleto y el peruano de ultima generación..Los militares chilenos en su alarma decidieron deponer a su presidente y en la acción el coronel Bánzer con el que Chile entró en tratos.

Pinochet trasladó ál general Jorge Dowling de Rancagua a Arica y nombró sangrienta del 11 de setiembre de 1973, estalla un golpe militar encabezado por el jefe del ejército general Augusto Pinochet 

Allende muere  defendiendo Palacio de Gobierno. Es hubiera significado, una ocasión propicia para que Velasco ordenase la toma de Arica, peo éste se encontraba recién reponiéndose de la grave dolencia que lo tuvo al borde de la muerte. El  momento mas critico en cuanto a la posibilidad de que estallara la guerra fue 1974, cuando el general. Mercado Jarrín asumió el cargo de primer ministro y tenia al general Artemio García Vargas al mando de la división blindada de Tacna, que era muy poderosa.

Mientras tanto Pinochet, como presidente de Chile dispuso que casi todas las fuerzas miliares del país se concentrasen escalonadamente entre Iquique y Arica. También la escuadra y la aviación se trasladaron al norte. Todo se hizo en forma muy disimulada y los diarios chilenos no dieron ninguna noticia.. De noche se cavaban zanjas en torno de Arica y las iban a llenar de minas para crear defensas anti tanques..

Mientras tanto el general Toro de Bolivia fue depuesto y lo reemplazó para la plaza de Iquique al general Carlos Forestier.

Los chilenos penaba que en el primer momento las fuerzas peruanas podían entrar profunda y rápidamente hacia Arica, pero que debía hacerse la mayor resistencia posible  porque Perú no podía sostener una guerra larga.

Mientras tanto en Lima  Mercado Jarrín que era un notable estratega, no se podía poner de acuerdo con Velasco Alvarado, que como consecuencia de su enfermedad se había tornado  excesivamente violento y precipitado..Así pasó todo el año 1974 y en diciembre, Mercado Jarrín pasó al retiro.

Pero para Chile el peligro seguía latente. Y empezó armarse y continuo en ese plan hasta el siglo XXI..

En Piura se conocía que el Perú e encontraba bien armado y era una potencia militar, pero se desconocían las intenciones bélicas de Velasco y los aprestos defensivos de Chile.

.

 

Con dinero peruano compensan a la IPC

ARRIBA

Al empezar el año de 1974, el Canciller, general Miguel Ángel de la Flor había hecho una larga gira de propaganda que comprendió Egipto, Yugoslavia, Argelia, Grecia, Líbano, India y Japón, culminando en las Naciones Unidas. Abogaba por la reincorporación de la Cuba de Fidel Castro, a la OEA, por la entrega del Canal a Panamá donde gobernaba el coronel Torrijos y tratar de liderar a los países no alineados.

 

            Al retornar a las Naciones Unidas, se les unió México, el representante de Estados Unidos había acreditado en el Perú, Mr. James Green, para negociar los problemas de Cerro de Pasco y de la IPC que estaban aún pendientes.

 

            El 1° de enero de 1974, el ministro general Fernández Maldonado, había tomado las instalaciones de Cerro de Paso, al puro estilo de la toma de Talara.

 

            El 17 de febrero de 1974 se firmó en ceremonia especial el Acuerdo Green-De la Flor por el cual el Gobierno Peruano se comprometía a pagar al de Estados Unidos por las empresas expropiadas 76 millones de dólares y otros 74 millones por intermedio del Banco de la Nación. En realidad, desde agosto de 1973, ya había firmado el Canciller un acuerdo preliminar con James Green, enviado del Gobierno de Estados Unidos.

 

            Por el acuerdo del 17 de febrero, terminó con el reclamo que el Gobierno Revolucionario había planteado por 690 millones de dólares a la IPC por impuestos adeudados y que sirvió como pretexto para el golpe contra Belaúnde.

 

            El 18 de diciembre del mismo año, el Gobierno de Estados Unidos giró el cheque N°  94.309.257 por $ 23’157,875.00 a la Esso Standard, que por entonces ya se llamaba Exxon. El 20 del mismo mes, el diario de Nueva York “Wall Street Journal” aseguraba que era un pago a cuenta, de un monto de $ 76’000,000.00. El monto pagado por el Gobierno de Estados Unidos provenía de lo recibido por el Acuerdo Green-De la Flor.

 

            “El Comercio” de Lima, al igual que los periódicos piuranos se ocuparon del asunto en forma muy destacada y la noticia impactó en el pueblo piurano, que se dio cuenta que la alegada acción reivindicativa, voceada por Velasco y sus seguidores para deponer a Belaúnde, sólo había sido un pretexto y terminaba con una mascarada.

 

El Complejo de fertilizantes

ARRIBA

En el Plan Perú se había considerado para el departamento de Piura varias grandes obras cuya ejecución se venía cumpliendo en forma acelerada por mandato expreso de Velasco.

 

            Entre los proyectos estaba programada la construcción de un Complejo Petro-químico en Talara, que consistiría en:

 

o       La modernización de la refinería de Talara sustituyendo la unidad de craqueo térmico, por otra de craqueo catalítico.

o       Construcción de un complejo de fertilizantes, para producir urea y amoníaco.

o       Construcción de un complejo de solventes, para producir acetona y alcohol isopropílico.

o       -Construir una planta de negro de humo.

 

            La planta de fertilizantes está ubicada a 15 kilómetros al norte de la ciudad de Talara, en el lugar llamado Malacas, habiendo principiado a operar en marzo de 1975.

 

            Esta planta elaboraba urea para usos agrícolas que resultaba de la síntesis del amoniaco y dióxido de carbono, producidos por la planta. La materia prima era el gas natural, que se obtenía de los campos que operaban Petroperú en la zona continental y la Belco en el zócalo marino.

 

            Este complejo estaba conformado por la planta de amoniaco programada para producir 300 toneladas diarias, por la planta de urea que tendría una capacidad de producción de 510 toneladas y la planta termoeléctrica con capacidad de generación de 54 megavatios.

 

            El 9 de junio de 1971 se firmó un convenio entre los Gobiernos del Perú y Japón, por el cual éste último financiaría la construcción del complejo de fertilizantes, cuya ejecución estaría a cargo de la firma Toyo Engineering Corportion, con lo cual se firmó contrato el 1° de setiembre de 1972. Los trabajos se iniciaron en 1973 y costaron 78 millones de dólares, que al cambio de la época eran 2,600 millones de soles.

 

            Muchas ilusiones se pusieron en ese complejo, pues no sólo se pensaba utilizar fertilizante producido en la industria nacional, sino que además habría un margen para exportación y ahorrar así 55 millones de dólares en divisas.

 

            El complejo de fertilizantes, contaría con una planta desalinizadora de agua de mar, que tendría una capacidad de producción de 130 toneladas de agua destilada por hora. Igualmente contaría con una planta de vapor que podía producir 60 toneladas por hora, un sistema de almacenamiento de agua de mar con capacidad de 5,700 toneladas por hora, un sistema de almacenamiento de urea a granel y envasada y dos tanques para amoniaco de 800 toneladas cada uno, además de otros servicios.

 

            Habiéndose agotado el guano de las islas, el fertilizante a producir tenía una gran importancia para la industria peruana. El amoniaco sería de gran pureza con un contenido máximo de 0.5% de humedad y sólo 10 partes de aceite en un millón. La urea granulada tendría un contenido de nitrógeno de 46.3%.

 

La Planta Termoeléctrica

ARRIBA

En el Plan Perú 1971-1975, Tomo III, Plan de Industrias, se proyectaba la construcción de una central térmica en Talara. Estaría constituida por tres turbinas de 20 megavatios cada una, accionadas por gas. Esta quedó lista en 1975.en Malacas.

 

            En 1969, CORPIURA encargó a la Consultora Piazza y Valdez Ingenieros los estudios destinados para la electrificación del Bajo Chira y de las poblaciones de Talara, Piura, Sullana y Paita. Se recomendó en el estudio la instalación en Verdún, al sur de Talara, de una planta que utilizaría el gas. Los estudios fueron entregados el 15 de junio de 1970. Se proyectaba inicialmente la instalación de dos turbinas de 15 megavatios cada una a un costo de $ 7’602,000.00. El proyecto fue dejado de lado cuando se puso en marcha el Plan Perú.  toda la energía eléctrica se destinó a uso del complejo industrial de Talara.

 

 

 

La modernización de la refinería

ARRIBA

En 1975 había 3 unidades de craqueo térmico, instaladas en 1921, que en conjunto producían 15,000 barriles diarios, a las que se agregó una unidad de craqueo catalítico fluido, que tenía una capacidad de producción de 16,600 barriles diarios. La nueva unidad fue construida por el consorcio japonés Marubeni Corporation y por Japan Gasoline y entró en funcionamiento el 9 de octubre de 1974.

 

            Las tres unidades antiguas fueron reacondicionadas para operar en destilación primaria, pero en 1977 una parte de éstas fueron trasladadas a Iquitos y el resto quedó fuera de servicio.

 

            El complejo cuenta con plantas de asfaltos, lubricantes y grasas. La planta de asfaltos proviene de una unidad de destilación al vacío y funciona desde 1929. En 1975 tenía una capacidad de 2,000 barriles diarios. En el mismo año se instaló una planta de lubricantes nafténicos con capacidad para 1,000 barriles diarios, los cuales constituyen un insumo que al ser tratados en la planta del Callao, se obtiene el producto final. La planta de grasas, en 1975 tenía una producción diaria de 1,500 libras de grasas diversas.

 

            La producción petrolera de Talara era en 1965 de 20’571,000 barriles anuales y en ese año empezó la explotación del zócalo continental con una producción de 1’186,100 barriles anuales. A partir de 1968, la producción en tierra decrece, pero se ve compensada con la producción en el zócalo marino, que crece. En el mencionado año de 1969 la producción en la parte continental de Talara era de 18’171,000 barriles al año y la del zócalo de 1’485,000. En 1971 los pozos de Talara producían 12’689,000 y en el zócalo 10’169,000 barriles.

 

            En 1978 el Gobierno inició la recuperación secundaria de los pozos petrolíferos de Talara inyectando agua salada y gas a los pozos que estaban paralizados, lo que permitía la extracción de petróleo que aún quedaba como residuo. El 11 de abril de 1978, Petroperú firmó un contrato con la Occidental Petroleum, por 200 millones de dólares, para la recuperación del petróleo.

 

            En cuanto al Complejo de solventes, para producir urea y amoniaco, entró en funcionamiento en 1979.

 

Adelantan derivación de agua al río Piura

            ARRIBA

La obra de la construcción de la represa de Poechos y del canal de derivación de la misma a Curumuy se realizaba en forma acelerada, tal que al iniciarse el año de 1974 había un avance considerable.

 

            Fue así como los campesinos del Bajo Piura que en la propiedad de las tierras habían reemplazado a los antiguos hacendados y patronos, pidieron lo mismo que éstos, es decir, que se derivase agua del Chira al Piura, aprovechando los últimos 24 kilómetros del canal de derivación ya construidos.

 

            El general Velasco fue sensible al clamor del campesinado y dispuso que a 7 kilómetros al norte de la ciudad de Sullana, en el sitio llamado Montenegro, se instalase una planta de bombeo con capacidad para derivar 10 metros por segundo al río Piura. En mayo de 1994 empezó a funcionar la planta, sin que en esta oportunidad hubiera oposición de los sullaneros, tanto porque el volumen de aguas derivadas era modesto, como por tratarse de una medida transitoria y estar ya asegurada la construcción del reservorio, que era lo que siempre habían pedido.

 

            Cuando la represa fue terminada y se pudo volcar al canal de derivación volúmenes mucho mayores de agua, la planta de bombeo fue desactivada y enviada a la Planta de Agua Potable de Sullana, donde pasaron años sin que se le diera ninguna utilidad.

 

Cesan a ministro de Marina y ocupan los diarios

ARRIBA

El 1° de febrero de 1974 se inauguró el Año Académico de la Escuela Superior de Guerra Naval, el ministro de Marina, pronunció un importante discurso. En esa oportunidad, el contralmirante Vargas Caballero dijo: “Nuestra ideología no es marxista leninista. No somos comunistas. Creemos firmemente en la unión de todos los peruanos, no en la división, ni en la separación”.

 

            El diario “El Comercio”, en extenso editorial elogió el discurso. Todo eso motivó tremendo enojo en Velasco y en sus allegados. Por esos mismos días el diario decano denunció el Acuerdo Green-De la Flor, como una burda comedia.

 

            Velasco hizo saber que si “El Comercio” insistía en sus ataques sería clausurado y expropiado. En el diario había una comunidad industrial que era velasquista y por lo tanto enemiga de los propietarios.

 

            Como consecuencia de su discurso del 1° de febrero, el ministro Vargas Caballero fue atacado por el ministro de Transportes, el general Meneses Arata y por el ministro de Energía y Minas, el general Fernández Maldonado, utilizando el diario “Expreso” capturado por el gobierno. Ante esta situación y la gravedad de los ataques, Vargas Caballero solicitó a los otros miembros de la Junta Revolucionaria, general Gilardi de Aviación y a Mercado Jarrín del Ejército su intervención. Los tres integrantes de la Junta Revolucionaria se reunieron con Velasco y en el Palacio se produjo un borrascoso diálogo entre éste y el ministro Vargas Caballero, pero al final se acordó que cada ministro sólo debía de ocuparse de los asuntos de su sector.

 

            Velasco y el COAP, creían que Mercado Jarrín y Vargas Caballero estaban conspirando y buscó la forma de deshacerse de ellos.

 

            El 14 de mayo de 1974, el periodista Arturo Salazar Larraín, presidente de la Federación de Periodistas del Perú, celebró un almuerzo de camaradería, que era del conocimiento y en cierta forma tenía el beneplácito del ministro del Interior, el general Richter Prada. Entre los que asistieron Luis Miró Quesada de “El Comercio”, Pedro Beltrán de “La Prensa”, Enrique Sileri y Doris Gibson de “Caretas”, Enrique Agois de “Correo” y Mario Castro Arenas también de “La Prensa”.

            Por ese tiempo había una rama disidente de la Federación de Periodistas del Perú presidida por Genaro Carnero Checa, de orientación comunista, la que contaba con las simpatías de Velasco, del COAP y de algunos ministros. Esa federación, desde el diario “Expreso”, denunció que la reunión había sido para complotar contra el Gobierno. Los generales Graham Hurtado, Fernández Maldonado, Leonidas Rodríguez, Tantalean Vanini, Meneses Arata y el periodista Augusto Zimmermann, que antes había trabajado en “El Comercio”, apoyaron la denuncia y se inició una campaña periodística.

 

            El 23 de mayo fue expulsado a Buenos Aires el doctor Javier Arias Stella, Secretario General de Acción Popular, que en la revista dominical “Siete días”, de “La Prensa” había hecho declaraciones en el sentido de que debía convocarse a elecciones. De Buenos Aires se dirigió a Sao Paulo y se reunió con Ulloa, también exiliado, del que era correligionario.

 

            En momentos en que apreciaban los ataques de los diarios “Expreso” y “La Crónica”, controlados por el Gobierno, el 24 de mayo el ministro de Marina, el vicealmirante Vargas Caballero, declaraba: “La libertad de expresión es uno de los postulados de la Revolución. Es el más importante, el que se refiere a fomentar la concordia y la integración de todos los peruanos. No se puede calificar de anti-peruano al que opina diferente al Gobierno”. El diario “Expreso” acusó abiertamente a “El Comercio” de contra-revolucionario con lo cual preparaba la intervención. El 27 de mayo Velasco y el ministro Vargas Caballero, tuvieron una entrevista muy tirante en Palacio.

 

            El 29 de mayo el presidente Velasco en rueda de prensa, dijo que había un acuerdo de que sólo él y el Primer Ministro podían formular declaraciones y que el Ministro que no cumpliera el acuerdo debía renunciar.

 

            La alusión era directa al ministro de Marina, el vicealmirante Vargas Caballero. En la misma reunión de prensa, Velasco reveló la existencia de un documento secreto del , llamado Plan Inka, que había sido elaborado antes del 3 de octubre de 1968. Ante esa situación, los altos jefes de la Marina se reunieron de urgencia y se puso a la flota en estado de alerta y lista para zarpar fuera de la rada del Callao. Mientras tanto, en Palacio se reunía Velasco con sus generales.

 

            Por la noche de ese día, se reúnen los generales Mercado Jarrín, Gilardi y Vargas Caballero para tratar sobre las declaraciones ofensivas a la Marina, dadas por Velasco a los periodistas. Los tres jefes que forman la Junta Revolucionaria, consideran el asunto grave, pero Gilardi va y cuenta todo a Velasco. A las 11 de la noche, Velasco y el general Leonidas Rodríguez ponen en alerta a la guarnición de Lima. En esos momentos está reunido el Consejo de Almirantes, los que acuerdan dar respaldo total al ministro Vargas Caballero, pero éste presenta su renuncia ante dicho Consejo que acuerda proponer en su reemplazo al vicealmirante José Arce Larco, Abogado Naval del Perú en Washington, al que se considera identificado con la Marina y contrario a Velasco., pero el 31 de mayo juramentaba Arce Larco y se alineaba de inmediato con el grupo que apoyaba a Velasco.

            El 1° de junio, fecha aniversaria de Acción Popular, es deportado su líder Alva Orlandini, clausurados los locales de Acción Popular y prohibidas sus actividades.

 

            Con la salida de Vargas Caballero, ya estaba allanado el camino para terminar con los diarios opositores.

 

            Poco después eran ocupados Radio Victoria de Lima y de Chimbote y Radio Reloj. El 26 de julio de 1974 se dio el Decreto Ley 20680 del Estatuto de la Libertad de Prensa y el mismo día el Decreto Ley 20681 que mandaba a expropiar a los diarios “El Comercio”, “La Prensa”, “Correo”, “Ojo”, “Última hora” y también “Expreso”, que estaba ocupado pero no expropiado. Los diarios en referencia fueron adjudicados a los llamados sectores organizados de la población.

 

            “El Comercio” fue entregado a las organizaciones campesinas como cooperativas, SAIS y federaciones campesinas. “La Prensa” fue entregada a las comunidades laborales. El diario “Correo” de Lima fue dado a los profesionales, “Ojo” a los escritores, artistas e intelectuales. “Expreso” y “Extra” pasó al control de las comunidades educativas y universidades y “Última hora” a las cooperativas de servicio, mutuales, bancos, comercio y transportes. Al amanecer el día 27 de julio los diarios fueron tomados por la policía y reemplazados los antiguos directores por otros nombrados por el Gobierno. Generalmente esos directores no tenían relación alguna con las entidades a las que se les había adjudicado.

            Eso fue sin duda el mayor golpe contra la libertad de prensa que hasta el momento se había dado en el Perú. El país quedó paralizado de asombro y de temor. Los diarios de provincias informaron con mucha cautela, pero en el exterior la condenación fue unánime.

 

            En Piura, el diario “Correo” era dirigido por el periodista sullanero Renán Estrada Távara, el cual fue subrogado por el Gobierno. Miembros de la PIP ocuparon transitoriamente el local. Como director fue nombrado Carlos Manrique León, de filiación aprista pero que se había identificado con el Gobierno Revolucionario. También fueron cambiados los jefes de redacción y funcionarios administrativos. Manrique estaría hasta el 13 de enero de 1976 cuando estalló una huelga entre los trabajadores de “Correo”. Por entonces gobernaba el general Morales Bermúdez y la Oficina Central de Informaciones de Piura, OCI, no veía con buenos ojos la conducción del diario por Manrique. Fue entonces que mediante una Resolución Ministerial de fecha 13 de enero de 1976, fue cesado Manrique y en su lugar retornó Renán Estrada.

 

Construyen planta de negro de humo

ARRIBA

El 20 de agosto de 1974 con Decreto Ley 20697 se autorizó a Petroperú a suscribir un contrato con la firma mexicana Tecnología y Procesos Industriales S.A. y con la firma Ingeniería Panamericana S.A. para construir una planta de negro de humo en Talara. Parte se iba a financiar con un crédito del Banco Mexicano S.A. y el saldo con la Corporación Andina de Fomento, CAF, con la garantía de la Corporación Financiera de Desarrollo, COFIDE del Perú.

 

            La planta de negro de humo, empezó a funcionar en 1977. Había sido diseñada para producir 7,700 toneladas al año con lo que cubría la demanda interna.

 

            Se construyó cerca del complejo de fertilizantes para aprovechar el aceite clarificado, subproducto de la unidad de craqueo catalítico de la refinería. El negro de humo, era un producto aromático y denso, rico en carbono. En 1980 producía la planta de 5,500 toneladas.

 

            En 1994 la planta negro de humo, la de solventes y la de fertilizantes, se vieron precisadas a cerrar junto con dos refinerías antiguas, porque resultaban antieconómicas por su alota costo de producción frente a los precios mundiales.

 

El Complejo Bayóvar

ARRIBA

Por mucho tiempo se ignoró que el desierto de Sechura fuera un emporio de riqueza. Hubo un tiempo en que se creyó podía encerrar yacimientos de petróleo, pero las exploraciones que se hicieron dieron resultados negativos.

            El primer denuncio por los fosfatos y salmueras se hizo en octubre de 1958 por George Nicol, pero como se necesitaba de cuantiosas inversiones, no hubo un mayor avance.

 

            El 12 de marzo de 1974, se emite el Decreto Supremo 004-74 PM declarando de interés nacional y de utilidad pública, el acondicionamiento del territorio de Bayóvar en cuanto al desarrollo petrolero, minero, metalúrgico e industrial del país. Se encarga al Instituto Nacional de Planificación, hacer los estudios correspondientes. Los estudios comprendían no sólo lo referente a la infraestructura necesaria para la producción, sino también el desarrollo de un centro urbano.

 

            El 17 de setiembre de 1974, con Decreto Ley 20738, se crea el Comité Ejecutivo del Complejo Bayóvar, CECOMBA, que tuvo como primer jefe al general Guillermo Arbulú Galliani.

 

            Una vez más el general Velasco pensó en grande para Piura. El complejo estaba destinado a hacer del desierto el más grande polo de desarrollo del Perú y a ello iban a contribuir varias empresas públicas peruanas.

 

            Se proyectaba la construcción de un gran puerto, con capacidad para recibir barcos de gran calado, de nada menos que 250,000 toneladas. Sería la terminal del oleoducto la que transportaría el petróleo de la selva a la costa. Se construiría una ciudad moderna para 200,000 habitantes. Petroperú debía instalar una refinería con capacidad para 150,000 barriles de petróleo.

 

            Minero-Perú debía construir una planta de fertilizantes fosfatados, una planta de cloruro de potasio y de sodio para lo cual se explotarían las salmueras de las lagunas Ramón y Ñapique. También una planta de fertilizantes nitrogenados y un complejo metalúrgico, que comprendería refinería de cobre, plomo y zinc para la exportación. Por su parte Indo-Perú construirían un complejo petroquímico. Para el año 1975 se pensaba que se habrían creado 2,000 puestos de trabajo.

 

            De todo este grandioso proyecto, sólo se ejecutó la mitad, posiblemente porque al año siguiente Velasco fue depuesto.

 

            Los depósitos de fosfatos se encuentran a 30 kilómetros al suroeste de Sechura. A las sedimentaciones fosfóricas, se las llamas fosforita y se encuentran en una zona de 2,000 kilómetros cuadrados. Es sin duda alguna uno de los yacimientos de fosfatos más grandes del mundo, pues sus reservas se estiman en 550 millones de toneladas métricas. Para su explotación se construyó una planta piloto.

 

            Los depósitos de salmuera se encuentran en las zonas de Ramón, Zapayal y Namur, abarcando un área de 611 kilómetros cuadrados, con reservas estimadas en 1,431 millones de toneladas métricas. Para la explotación de las salmueras se construyeron pozas.

 

            Más al sur de Bayóvar, en la zona de Revantazón, existen grandes yacimientos de azufre, cuyas reservas se estimaban, en 1977, en 1 millón de toneladas.

 

            La planta que se construyó inicialmente para explotar los fosfatos sólo tenía una capacidad para 5,000 toneladas al año, pero en 1977 fue ampliada hasta 20,000 toneladas.

 

Línea aérea Lima-Moscú

ARRIBA

Como una demostración de que las relaciones entre Perú y la Unión Soviética eran cada vez mejores, el 22 de mayo de 1994 se da la Resolución Suprema 0071-74 TC/AE por el cual se autorizaba a Líneas Aéreas Soviéticas, AEROFLOT, a efectuar servicio de transporte aéreo regular internacional de carga, pasajeros y correo, en la ruta Moscú, Frankfurt, París, Roma, Rabat, Casablanca, La Habana, Quito, Guayaquil, Lima y Santiago en ambos sentidos, con la posibilidad de omitir uno o varios puntos de la ruta. Se realizaría con frecuencia semanal y el plazo para operar sería de un año prorrogable.

 

            Para el servicio se utilizarían los gigantescos aviones Ilyushin con capacidad para 160 pasajeros y sólo se utilizaría el aeropuerto Jorge Chávez. En casos de emergencia el Perú podía usar las naves aéreas y a su personal y abonar los gastos.

 

 

Se construye el Oleoducto Nor-peruano

ARRIBA

Cuando el 16 de noviembre de 1971, brotó petróleo en la selva peruana, un sentimiento de júbilo embargó a todos los peruanos. Bien pronto nuevos pozos principiaron a producir en esa región en forma tal que se justificaba la construcción de un oleoducto.

 

            En Loreto se deseaba que la terminal fuera en Iquitos, para de allí por vía fluvial por intermedio del río Amazonas llevarlo al Atlántico. Pero eso en buena cuenta sólo iba a beneficiar a Brasil y no a Perú. Por lo tanto primó la idea de hacer un oleoducto que llevara el petróleo al Océano Pacífico y el punto terminal no podía ser otro que Bayóvar, donde el Gobierno estaba construyendo la infraestructura para un polo de desarrollo. Demás está decir que el presidente Velasco apoyó calurosamente la idea.

 

            El 6 de junio de 1972 se dictó el Decreto Ley 19435 que declaraba de utilidad y necesidad pública la construcción del oleoducto trasandino y se autorizaba al Ministerio de Energía y Minas a efectuar los estudios y celebrar los contratos necesarios para el diseño, construcción, equipamiento y financiación a fin de que estuviera terminado antes del 31 de diciembre de 1975. En este Decreto Ley, no se precisaba que el punto terminal del oleoducto debía ser Bayóvar.

 

            En 1972 se contrató a la firma Bechtel de San Francisco para realizar los estudios de prefactibilidad y luego de factibilidad. El diseño definitivo también fue hecho por la citad afirma, la cual entregó la documentación en junio de 1974 y en julio del mismo año se le otorga la supervisión, inspección y asesoría.

            La construcción del oleoducto se haría por tramos. Para el primer y segundo tramo se contrató el 16 de septiembre al Consorcio Williams-Sedco-Horno de los Estados Unidos, debiendo entregar la obra el 31 de mayo de 1976.

 

            El 4 de octubre de 1974 se firmó con la empresa TECHINT de Argentina, la ejecución de tercer y cuarto tramo.

 

            Las obras del terminal en Bayóvar fueron entregadas a la firma COSAPI, lo mismo que la estación de alivio en Olmos.

 

            La firma Wimpey, constructora del Terminal Marítimo de Paita, se encargó de la construcción del muelle.

 

            En marzo de 1975 se contrató la construcción de las cuatro estaciones de bombeo a las firmas Consorcio Williams-Sedco-Horno y COSAPI.

 

            Con crédito japonés se adquirieron, en enero de 1974, los tubos de las firmas Mitsui, Marubeni y Alambresa. Ésta última instaló en Chimbote una fábrica de tubos de acero en espiral y la fabricación de planchas de acero.

            En Bayóvar se construyeron 14 tanques con capacidad de 130,000 barriles. Cada uno tenía 18 metros de altura y 45 metros de diámetro. El muelle de Bayovar era de 113 metros de largo, con 4 cargadores de petróleo con capacidad de 25,000 barriles diarios cada uno.

 

            El oleoducto tenía 850 kilómetros de largo, desde San José de Saramuro sobre el río Marañón, hasta Bayóvar. Al llegar a este lugar, el tubo tenía 36 pulgadas de diámetro. Al pasar el oleoducto por Porculla, su ubicación era de 2,400 metros de altura sobre le nivel del mar. En este lugar estaba ubicada la estación N° 9 que era la más potente. Se podían bombear 500,000 barriles diarios y los tanques tenían capacidad para almacenar 2 millones de barriles. El muelle podía atender buques-tanques de 250,000 toneladas.

 

            El 31 de diciembre de 1976 empezó a ser bombeado el petróleo al oleoducto y el 24 de mayo de 1977 a las 10 y 45 de la noche, llegaba el petróleo a los tanques de Bayóvar. En junio el buque-tanque “Trompeteros” de Petroperú, era el primero en cargar petróleo de los muelles de Bayóvar. Por entonces ya no estaba en el poder el general

Velasco.

 

 

Abre sus puertas la Iglesia de la Virgen de las Mercedes de Paita

ARRIBA

El 24 de setiembre de 1974 abrió sus puertas la Basílica de la Virgen de Mercedes de Paita.  Se trataba de un edificio de grandes proporciones y de arquitectura muy moderna, cuyos vitrales de arte abstracto habían sido hechos por el afamado artista austriaco Adolfo C. Winternitz.  La iglesia fue levantada en el tablazo de Paita y se llega a ella mediante un camino.  El día de la inauguración, los miles de fieles colmaron las naves y la plataforma fronteriza, habiendo hecho los oficios religiosos el arzobispo de Piura. 

 

            Posteriormente, se han construido edificios anexos para la administración, sala de reuniones y de alojamiento a peregrinos.

 

            En realidad, la imagen de la Virgen había sido trasladada de su antigua y pequeña Iglesia ubicada frente a la aduana, a la nueva construcción el 3 de marzo de 1968, en solemne procesión con miles de fieles, cuando fueron bendecidos los  paraboloides.

 

            El 16 de setiembre de 1972 se terminó de colocar los mosaicos que costaron cuatrocientos cincuenta mil soles de esa época.

 

            En el acto inaugural del 24 de setiembre de 1973, el Obispo de Piura pronunció la homilía y el acto de consagración fue apadrinado por el presidente Juan Velasco Alvarado  y su esposa a quienes representaron el Prefecto y su esposa.

 

            La iniciación de la construcción de la gran Basílica se inició en 1960 a iniciativa del presidente de la Sociedad de Mercedes, don Juan Chunga, que contó con la aprobación del Obispo de Piura, monseñor Ignacio Arbulú Pineda.

            Los planos fueron elaborados por el ingeniero Juan Vicente Farfán y desde 1962 a 1972 la inversión llegó a S/.6 350 000,00.  Solamente en vitrales fabricados en Suiza se gastaron dos millones de soles, de los que doscientos mil soles fueron para montar sus estructuras.  La Basílica comprende el Santuario con capacidad para tres mil fieles, la Casa del Retiro, la Casa del Bien Social, las zonas de estacionamiento y las pistas de acceso, pero cada 24 de setiembre se reúnen tantos fieles, que la misa se hace en la puerta del templo.

 

            La concepción de los vitrales fue obra del artista austriaco radicado en Lima Adolfo Winternitz, profesor de Artes Plásticas de la Universidad Católica.  Fueron confeccionados por la firma Vve. Pierre Chiara y Cía. Y pesaban 36 toneladas.  En un barco de la marina peruana, llegaron desde el puerto holandés de Rótterdam hasta Paita.

 

            Correspondió al párroco Eduardo Palacios Morey, no sólo la culminación de la obra, sino de haber trabajado mucho por su realización.

 

            El lugar donde se construyó la Basílica fue el Cerro de las Tres Cruces, que fue terraplenado.  Esas cruces eran una rememoración religiosa del Gólgota.  Los padres franciscanos, respetando la fe religiosa del pueblo paiteño, las reemplazaron por otras de concreto y granito..

 

 

 

Inauguración del Hospital Regional.  Cierra Hospital Belén

ARRIBA

            En solemne ceremonia fue inaugurado el 2 de octubre de 1974, el Hospital Regional “Cayetano Heredia” en Castilla en las avenidas Irazola e Independencia.

            El imponente edificio inició su construcción en 1972 y el Gobierno del  general Velasco puso todo su empeño para que la obra se terminase en tiempo récord, se equipase y ponerse en funcionamiento.

 

            El funcionamiento del Hospital Regional, motivó el cierre del Hospital de Belén también ubicado en Castilla, que fuera creado desde los primeros años de la Colonia.  En el antiguo local sólo quedó funcionando la maternidad y el pabellón militar.

 

 

 

Piuranos vocales en la Corte Suprema

ARRIBA

Velasco no olvidó a sus familiares.  Fue así como el doctor Francisco Velasco Gallo, hermano de su padre, fue nombrado vocal de la Corte Suprema y ratificado nada menos que con el Decreto Ley 21073 de fecha 21 de enero de 1975.

 

            Otro piurano que llegó a la Corte Suprema de Justicia como vocal, fue el doctor Guillermo Figallo Adrianzén, nombrado vocal titular de la Corte Suprema por el D.L.21079 de la misma fecha.

 

            Cuando en 1968, Velasco depuso a Belaúnde, recibió de inmediato el más amplio respaldo del pequeño partido de izquierda, llamado Movimiento Social Progresista, cuyos líderes rodearon al general, obteniendo importantes cargos.  Uno de esos líderes era el doctor Figallo Adrianzén que fue nombrado en uno de los cargos de mayor importancia en la Reforma Agraria.

 

 

 

Protestas en la policía

ARRIBA

            A fines de diciembre de 1974, el jefe de la Casa Militar del presidente,  general Enrique Ibáñez Burga había ido al aeropuerto a recibir a la señora Consuelo de Velasco que retornaba de Ayacucho.   También acudió Velasco vestido de civil.  En un determinado momento tras de llamar la atención Ibáñez a un policía que hacía vigilancia, lo abofeteó.  Este ingrato suceso fue observado por el propio presidente, por un sargento de la Guardia Civil y por corresponsales extranjeros que dieron a conocer la noticia en el mundo entero.

 

            El policía al retornar a su cuartel de la avenida 28 de julio contó a sus compañeros el suceso, los que de inmediato iniciaron  una ruidosa protesta, rompiendo muebles, quemando papeles y arrojando colchones al patio.  Luego en grupo se dirigieron donde el efe de la Policía, general Acosta y demandaron la destitución del general Ibáñez.  Se inició un trámite administrativo que fue demorado por el coronel  Ibáñez, hermano del general Francisco Ibáñez por cuyo motivo fue destituido.  Esto no satisfizo a los reclamantes, que se conectaron con el resto del Perú.  En Piura, la Guardia Civil, hizo también demostraciones de protesta pero que no revistieron de gravedad.

 

            El tiempo fue pasando hasta que se inició el mes de febrero, cuando se producirían sangrientos y gravísimos acontecimientos.

 

 

La situación económica al comenzar 1975

ARRIBA

            Cuando se iniciaba el año 1975, la salud del presidente Velasco, en forma general estaba bastante deteriorada y la arteriosclerosis había progresado, pese a la atención especializada que le brindaban no sólo médicos peruanos sino también rusos y cubanos.  Velasco vivía en  constante estado de irritabilidad, lo que lo hacía inaparente para gobernar.  Por entonces había en el Perú una gran cantidad de técnicos cubanos y rusos entrenando a los oficiales peruanos en el manejo de los aviones, tanques y armamento ruso. Todo eso, mostraba que había una gran influencia de Gobiernos comunistas en el Perú.  Era Velasco consciente de sus limitaciones por lo cual principió a hablar de dejar el poder, lo que suscitó en su entorno íntimo muchas ambiciones y la formación de grupos.  Los diarios se habían banderizado al igual que las televisoras y radios, y los áulicos le aseguraban a Velasco que en los diarios habían infiltrado enemigos suyos y de la revolución.  En el Ejército y sobre todo en la Escuadra  había un gran descontento.

 

            La situación también empeoraba en cuanto al aspecto económico.  Las reservas en moneda extranjera disminuían día a día, mientras que el déficit presupuestal crecía.  Las empresas públicas que se habían multiplicado en el Gobierno de Velasco, estaban al borde del colapso y la inmoralidad administrativa en las más altas esferas del poder era conocida por todos; mientras que desde el 5 de febrero se vivía en permanente estado de emergencia.

 

            A mediados de julio de 1995 en Consejo de Ministros, se consideró la conveniencia de entablar conversaciones directas con los más altos líderes de la Unión Soviética, sobre temas relativos a relaciones internacionales, comercio y otros tópicos.   Para tal fin se autorizó a viajar a Moscú al general De la Flor, ministro de Relaciones Exteriores, al general FAP Arias Graziani ministro de Comercio y al general Fernández Maldonado ministro de Energía y Minas.

 

            Los ministros viajaron usando la línea Aeroflot de la Unión Soviética.  Inaugurada el año anterior.  Fernández Maldonado y Arias Graziani tuvieron largas conferencias con el presidente ruso Kosigyn, mientras que De la Flor viajó a la India y en Nueva Delhi se entrevistó con Indira Ghandi, la Primera Ministra.

 

            La ausencia de estos ministros fue aprovechada de inmediato para cambiar a los directores de los diarios controlados por el Gobierno; “La Prensa”, “La Crónica”, “El Comercio”, “Expreso” y “Ojo”, por otros directores que fueran menos adictos a los ministros viajeros.  Para poder hacer una purga en el personal de los diarios, se suspendió mediante Decreto Supremo, la estabilidad laboral por 90 días en esos diarios.

 

            El 30 de junio, el Consejo de Ministros acordó que el primer ministro Francisco Morales Bermúdez que estaba en el cargo desde el 1º de febrero cuando reemplazó a Mercado Jarrín, dirigiera un mensaje por televisión a la ciudadanía haciéndole conocer la difícil situación económica del país y el desajuste  de precios con efectos desfavorables en el ingreso familiar, para lo cual se había dispuesto la ejecución de un Plan Coyuntural de  Reajuste de la Economía.

 

            Desde comienzos de años el Gobierno había ido gradualmente aumentando los precios de diversos artículos de primera necesidad.  Se evitó de esa manera dar un “paquetazo” o sea hacer los aumentos de precios en un sólo día.

 

   El 16 de enero con R.M. 036-75 EM-DGE se reajustan las tarifas eléctricas.  El 4 de febrero de 1975, con Resolución Suprema Nº 0026-75 Al, se incrementó el precio de la papa blanca de primera de S/.5,20 el kilo a S/.7,00.  El 11 de febrero con R.S.0028-75 Al se aumentó el precio de la carne de pollo que era alimento básico popular.  El mismo día con R.S. 0029-75 Al, subió el precio de los alimentos balanceados para aves y porcinos.  El 26 del mismo mes, con R.S.0030-75 Al,  se  aumentó el precio de los frijoles y en el mismo día con R.S.0031-75 Al, sube el precio del arroz.

 

            El 8 de abril con R.S. 0050-75 Al, se reajusta el precio de la leche fluida.  El 12 de mayo reajustan en Lima el precio de las carnes rojas con R.S. 0076-75 Al.  El 26 de junio mediante diversas resoluciones supremas sube el precio de la leche evaporada en todo el país, de la melaza de la caña de azúcar, de las grasas y de los aceites comestibles.  En el mismo día 26 de junio se reajustan los precios de los combustibles, lo que fue la voz general para el incremento de los pasajes y de todos los alimentos, y el día 30 de junio  con R.S.147-75 E., suben las aguas gaseosas y la cerveza.  El 3 de julio se incrementan las tarifas de los microbuses en Lima lo que causó gran malestar.  El 26 de junio, cuando reemplazó Velasco al ministro de Marina, vicealmirante Guillermo Faura por el vicealmirante Guillermo Gálvez, fue dado el Decreto Ley 21201 otorgando aumentos a los empleados públicos para que pudieran hacer frente a las alzas.

 

            El 23 de junio, con Resolución Suprema 098-75 EF-11 se dieron nuevas normas para controlar el ingreso y salida de moneda en los lugares fronterizos.  Esta disposición se refería concretamente a las transacciones que se hacían con el Ecuador con motivo de las ferias fronterizas y regía para todo el departamento de Tumbes, para las provincias de Sullana, Ayabaca y Huancabamba en el departamento de Piura, para las provincias de Jaén y San Ignacio en el departamento de Cajamarca y la provincia de Bagua en el departamento de Amazonas.

 

 

 

Los policías limeños en huelga

 

ARRIBA

Cuando terminaba el año 1974, el presidente Velasco se sentía muy agotado.  La arteriosclerosis que sufría desde antes de llegar al poder se le acentuaba.  Antes de la caída de Belaúnde, los generales y coroneles revolucionarios, habían elegido a Velasco, pensando que por estar enfermo y pasar al retiro el 1º de febrero de 1969, sólo estaría por muy breve tiempo en el poder, pero no contaron con el carácter de Velasco.

 

            El 7 de enero de 1975 el presidente se fue a descansar a Punta Hermosa, balneario a 80 kilómetros al sur de Lima, a la elegante residencia que allí tenía el ministro de Pesquería Tantaleán Vanini..  Allí estuvo varios días.

 

            Mientras tanto, la policía de Lima no sólo cohesionaba filas, sino que se mostraba más exigente.  A la destitución del general Ibáñez, agregaron aumento de sueldos y que el ministro del Interior no fuera un general del Ejército, sino de la Policía.

 

            El 1º de febrero el primer ministro, Mercado Jarrín, pasa a retiro, siendo elegido en su lugar el general Francisco Morales Bermúdez quien heredó el problema.  Pero los acontecimientos se precipitaron.  El día lunes 3 de febrero de 1975, la policía de Lima inició la huelga.  En ese día las calles amanecieron sin policías, nadie controlaba el tránsito, ni vigilaba embajadas, bancos u oficinas.

  Fue algo raro para los limeños, pero pronto se difundió la noticia de la huelga.  Los policías de las diversas comisarías de Lima se concentraban en el Cuartel de Radio Patrulla.  También se concentraron en las comisarías de La Victoria y el Porvenir.  Guardias vestidos de paisanos, visitaban las comisarías que aún no se habían declarado en huelga para convencerlos.

 

            El Consejo de Ministros consideró el hecho como un amotinamiento y decidió hacer uso de la fuerza.  En primer lugar, dispuso que alumnos de la Escuela de Oficiales de la Guardia Civil, ametralladora en mano, rodearan la Comisaría de La Victoria.  Los alumnos luego se negaron a usar las armas contra sus compañeros y fueron retirados.

 

            El día 4 la situación no varió.  Los policías estaban en los techos de Radio Patrulla y de la Comisaría de La Victoria.  En cierto momento, unos 2 000 guardias se encontraban en ambos edificios.  El ministro Richter Prada dialogó con los huelguistas.

 

            En la madrugada, tanques de procedencia soviética y alemana salieron de la División Blindada al mando del coronel Jara.  Tras de ellos soldados de infantería.  Los tanques en su ataque a Radio Patrulla no usaron los pesados cañones, pero si las ametralladoras de 50.  Se inició un recio ataque de un solo lado, en el que la policía tuvo muertos y heridos..  Se decidió que los tanques derribasen la puerta de Radio Patrulla y los pesados vehículos avanzaron aplastados dos carros patrulleros.  Los guardias decidieron rendirse, mientras una gran cantidad escapaba por los techos.  Sentados en el patio y con las manos en la nuca, recibieron a las tropas.  Nunca se supo cuántos murieron ni cuántos  resultaron heridos. Los policías estaban desarmados y no habían contestado el fuego.

            Al amanecer del día 5 los tanques se retiraron a sus cuarteles y en los locales policiales quedaron tanquetas cuidándolos.  El día 6 tampoco se vieron guardias por las calles ni haciendo labor de vigilancia.  Eso fue aprovechado por agitadores y gente del hampa.  Reunidos en pequeños grupos, los oradores atacaban duramente a Velasco y a sus ministros incitando al desorden.

 

            En Piura, no se secundó la huelga porque las autoridades tomaron rápidas medidas de control, pero en las comisarías se vivía un clima tenso y a las claras se veía compartían los criterios de sus colegas sublevados.

 

 

 

El saqueo de Lima

ARRIBA

El día 5 de febrero por la mañana, el pueblo se solidarizó con la policía.  Al paso de los tanques gritaban ¡Asesinos!.  Los diarios controlados por el gobierno, no informaban nada y las gentes los arrebataban rompiéndolos o quemándolos.  Ni la radio, ni la TV. informaban nada como si nada hubiera ocurrido.

            Los rumores corrían y se habla de cientos de muertos y miles de heridos.  La indignación contra los tanques rusos y los comunistas fue en aumento.  A las 10 de la mañana se inició la violencia, apedreando oficinas y establecimientos comerciales.  Estos cerraron, los carros eran volcados e incendiados.  Estos desaparecieron de las calles, grupos densos de gente procedente de los pueblos jóvenes convergía sobre Lima, con ellos gran cantidad de gente del hampa.

Los grupos avanzaban sin rumbo fijo.  Luego se dirigieron a los mercados y los saquearon.  Los gritos contra Sinamos y contra los comunistas se hicieron frecuentes.  Luego empezaron a incitar al saqueo de tiendas.  Rompían las puertas y robaban toda la mercadería.  Luego el saqueo se sistematizó pues hasta utilizaron camiones.  No había policía y el ejército estaba en sus cuarteles.  La ciudad de Lima quedó a merced del hampa.

 

            La cólera contra Sinamos era  tremenda.  Las turbas decidieron destruir su sede que estaba en el Centro Cívico y el edificio fue saqueado en su totalidad y parte quemado.  Los empleados dejaban su trabajo para dirigirse presurosos a sus domicilios, lo mismo los alumnos en medio de la angustia de sus padres.  El tráfico en Lima era un caos, los embotellamientos se producían por todas partes.  Los incendios de edificios públicos se multiplicaron.  Fue quemado el carro del embajador de Cuba y atacada su sede.  El edificio del Círculo Militar del Perú fue quemado.  En la plaza San Martín se reunió una masa enorme cantando el Himno Nacional.  Improvisados oradores atacaron al gobierno.

  El diario “Correo” y también “Ojo” controlados por el gobierno, fueron quemados.

 Como medida de seguridad, Velasco abandonó Palacio de Gobierno y se refugió en Chaclacayo.

 

            Al empezar la tarde del 5 la administración pública estaba paralizada.  Lima estaba a merced de turbas depredadoras, incendiarias e iracundas.

 

            Las masas procedentes de Villa El Salvador, llegaban al centro de Lima en ómnibus.  Los diarios “Expreso” y “El Comercio” eran defendidos por sus empleados y obreros armados y por miembros de la CGTP.

 

            Helicópteros y aviones de la Fuerza Aérea que sobrevolaban Lima, informaban al mediodía que 20 edificios ardían, así como 200 automóviles y que las masas se dirigían a la plaza San Martín y a la plaza de armas.

 

            Ante el temor de que una situación igual se produjera en el Callao, fue desembarcada la marinería, la que controló el orden.

 

            En Piura, circuló el rumor de que el gobierno había sido derrocado y que los revolucionarios tenían en su poder Lima.

 

            Los altos mandos militares no tomaban una decisión.  El general Oscar Vargas Prieto era por entonces presidente del Comando Conjunto y antes había sido Comandante General de la División de Caballería de Sullana y de la Primera Región Militar con sede en Piura.  Su esposa había fundado el Hogar Escuela Parkinsonia.

 

            Ante el temor de que las turbas llegaran a Palacio de Gobierno, recién el alto mando militar se decidió a actuar, disponiendo que seis tanques de la División Blindada salieran hacia Palacio, los que se unirían a los 6 tanques que habían en los sótanos de ese edificio.  Otros seis tanques y buen número de tanquetas partieron a Chaclacayo para proteger a Velasco.  Familias de acaudalados de las zonas residenciales de Lima, salían presurosamente a provincias.  Al Callao y también a Piura se dirigieron muchas de estas familias.

 

            Los tanques se abrían paso al centro de Lima a sangre y fuego.  Las ametralladoras disparaban a ras del suelo y luego de los tanques salían soldados que lanzaban bombas de gases lacrimógenos.  En las turbas, muchos cayeron muertos y otros heridos, mientras que el resto a los gritos de “¡Vienen los tanques!” huían despavoridos.  Los tanques llegaron también a “Expreso” y “El Comercio” salvándolos.  Media docena de helicópteros sobrevolaban Lima a baja altura, aumentando el pánico de las turbas.  La hija del Presidente partió a La Habana, con otros 80 familiares, amigos y servidores.

 

            Centenares de soldados con uniforme verde oliva se distribuyeron por todo Lima en tanquetas.  Decenas de tanques en medio de ensordecedor ruido convergían al centro de Lima y ante cualquier conato de resistencia disparaban a matar.  Los disparos al aire hacían un efecto tremendo en las gentes.  Las calles se fueron quedando vacías de revoltosos y los vehículos militares empezaron a patrullarlas.

 

            Nunca se explicó por qué las fuerzas armadas demoraron tanto tiempo en actuar.  Al caer de la tarde del día 5 el Gobierno emitió por radio y TV un comunicado explicando que como consecuencia de la huelga de la policía, la ciudad quedó desguarnecida y a merced de turbas saqueadoras.  Agregaba el comunicado que como medida disuasiva intervino la fuerza armada y que por tal motivo se vio obligada a hacer uso de sus armas y como consecuencia de esa acción, de francotiradores y de dueños de tiendas asesinados por saqueadores se tenía que lamentar “algunas” pérdidas de vidas.

 

            El  jefe militar general Leonidas Rodríguez hizo conocer mediante bando que las garantías constitucionales habían sido suspendidas.  Se implantó el toque de queda desde las 10 de la noche hasta las 5 de la mañana, quedando prohibido durante ese tiempo, la circulación de personas y vehículos en Lima, Callao y Balnearios.

 

 

 

 Inauguración del Terminal Pesquero de Paita

ARRIBA

Dentro de un marco de verdadera grandiosidad, se realizó el 21 de mayo de 1975, la inauguración de la primera etapa  del Terminal Pesquero de Paita, considerado por entonces, el más grande del mundo, cuyos trabajos se habían iniciado el 3 de agosto. anterior

Ese día fue declarado feriado no laborable en todo el departamento para que la gente pudiera asistir al acto inaugural y se pusieron vehículos para trasladar en forma gratuita a los concurrentes de diversas localidades.

 Una imponente masa de 30 000 personas colmaron las instalaciones del Complejo Pesquero dotado de las más modernas y amplias cámaras de refrigeración, de almacenamiento, de procesamiento, muelles, etc.

El complejo ocupaba 28 hectáreas de las que  21 correspondían al terraplén ganado al mar, 7  a la zona del tablazo para viviendas y servicios auxiliares,. Dero del cmplejo se contmplaban todas las facilidades para el desembarque, procesamiento, almacenamiento y comercialización  de 208 mil toneladas de capturas de peces al año en sus tres núcleos integrados como lo eran: el Terminal Pesquero, la Planta Indusrial de la Empresa Peruana de Pesca  (PEPESCA) y la Planta Indusrial de Challwa del Perú (  CHALPESA)

            El presidente del Consejo de Ministros y ministro de Guerra general Francisco Morales Bermúdez, llegó en representación del general Velasco, siendo recibido por el refecto de Piura,  doctor Alejandro Alberdi Carrión y por el jefe de la 1ra. Región Militar, general Oscar Molina Pallochia.  En la comitiva también venía el ministro de Pesquería, general Javier Tantaleán Vanini.

 

            Durante toda la ceremonia, una escuadrilla de aviones supersónicos Mirage provenientes de la Base Aérea de Chiclayo, sobrevoló Paita.

 

            El general Morales Bermúdez y una humilde anciana de familia de pescadores de Paita, apadrinaron el acto.  Fue leído un emotivo mensaje del presidente Velasco.

 Luego hizo uso de la palabra el general Tantaleán Vanini, quien manifestó que había un gran ausente por motivos de fuerza mayor y ese era el general Velasco al cual se debía que la obra se hubiera hecho realidad.  Luego en forma sarcástica dijo, señalando las instalaciones:  Esa es la base de submarinos y cohetes supersónicos  que los enemigos de la revolución venían propalando en el extranjero.  Al terminar y en medio de los aplausos de la enfervorizada multitud, dijo ¡Viva el Perú, carajo!

 

 

 

Clima de tensión política

ARRIBA

Después de la huelga policial y del saqueo de Lima, quedó una situación de inestabilidad y de tensión.  El régimen militar aparentemente tan fuerte había mostrado puntos débiles.

 

            El 11 de febrero, fueron cambiado con diversos cargos a Lima, los Comandantes Generales, general Aníbal Meza Cuadra de la Primera Región Militar, general Jorge Barandiarán Pagador de la Quinta Región Militar y general  Luis Cisneros Vizquerra de la Cuarta División Motorizada, siendo reemplazados por el general Oscar Molina Pallochia, general Mario Gálvez Velarde y general Luis Arbulú Ibáñez, respectivamente.

 

            En Piura el Proceso de la Reforma Agraria había culminado en 1974, a pesar de lo cual la agitación seguía en el campo, fue así como en marzo, cientos de campesinos del Alto Piura, invadieron la ex –hacienda Monte de los Padres.

 

            En enero de 1975 había sido nombrado presidente del Comando Conjunto el general Oscar Vargas Prieto, quien había sido antes Comandante General de la Primera Región Militar Piura-Tumbes y también Comandante General de la 1ra. División de Caballería en Sullana.  Desde marzo los generales Morales Bermúdez y Vargas Prieto empezaron a conspirar.  En julio se les unió el general Luis Cisneros Vizquerra “El Gaucho” que era Directo de Inteligencia del Cuartel General del Ejército.   Estaba casado con una dama sullanera desde que era teniente.  En su propio auto, el general Cisneros reunía a los Almirantes y jefes de aviación que se habían unido al complot.

 

            El problema era que la salud de Velasco empeoraba y en cualquier momento podía renunciar al mando e imponer un sucesor que no fuera del agrado de los demás.  A fines de febrero, después de los sucesos de Lima, Velasco había sufrido un infarto mientras estaba en el baño y fue auxiliado por el Jefe de la Casa Militar.  Se trató de guardar secreto, pero los rumores llegaron hasta Piura.

 

            Otro que complotaba activamente era el general FAP Enrique Schroth Carlín, el mismo que el 3 de octubre de 1968 estando en la Base Aérea de Las Palmas había intentado seguir fiel al Gobierno Constitucional de Belaúnde.

 El  general Schroth era el más antiguo de las Fuerzas Armadas, después de Vargas Prieto.  Se pensó en dar un golpe de estado a mediados de febrero, pero los luctuosos sucesos de Lima obligaron a una postergación, y eso se repitió dos veces más.  El reemplazante de Velasco sería el general Morales Bermúdez, siguiendo como reemplazantes los generales Vargas Prieto y el mismo Schroth.

            El ministro de Aeronáutica, general Gilardi supo del complot y se lo contó a Velasco, el que actuó rápidamente, invitando al retiro a Schroth en marzo.

 

            El malestar quedó en la marina que había retirado su confianza al vice-almirante Guillermo Faura Gaig, ministro de Marina y miembro de la Junta Revolucionaria.  Como el general Velasco no hiciera caso al reclamo de almirantes y vice-almirantes, el 24 de junio de 1975, la marina dejó sus bases en el Callao y salió mar afuera.  Se nombró una comisión de altos marinos presidida por el contralmirante Jorge Parodi Galliani, la que pidió a Velasco la salida de Faura.  Se tuvo que ceder.  Salió Faura y entró el vice-almirante Augusto Gálvez Velarde.  Parodi fue nombrado Jefe de Estado Mayor de la Marina.  Todo se hizo en sólo dos días.

 

            En junio, Velasco hacía convalecencia en Chaclacayo.  Allí reunió a sus ministros y les dijo que pensaba renunciar el próximo 3 de octubre, debiendo sucederle Morales Bermúdez.  Tremenda sorpresa causó lo expresado por el presidente y no faltaron los que pensaron era una treta para ver las reacciones.

            En el círculo íntimo del presidente también había ambiciones.  El que más destacaba y llamaban El Delfín, era Tantaleán que estaba construyendo un imponente edificio para el Ministerio de Pesquería y tenía a su disposición un poderoso jet que había pertenecido a Banchero Rossi, el gran empresario pesquero.  Otros generales que aspiraban la sucesión eran Leonidas Rodríguez, jefe de la poderosa Segunda Región Militar de Lima.  De igual modo, los generales Fernández Maldonado y Enrique Gallegos que siendo coroneles habían conspirado con Velasco contra Belaúnde.

 

            Los primeros días de agosto fueron deportados Arturo Sánchez, Horacio Zevallos y Abel Gallirgos, altos dirigentes del SUTEP, Sindicato Único de Trabajadores de la Educación del Perú; el huaquillano Andrés Luna Vargas que era Secretario General de la Confederación de Campesinos del Perú, Víctor Alama dirigente de la Comunidad de Querecotillo y varios dirigentes gremiales más.

 

            Estando en Dinamarca el doctor Elías Mendoza Habersperger, alto dirigente de Acción Popular, fue informado que no podía retornar al Perú.  También el 5 de agosto fue deportado el dirigente aprista Carlos Enrique Ferreyros, Decano del Colegio de Abogados de Lima.  Corrieron igual suerte Armando Villanueva del Campo, Carlos Roca y Luis Negreiros Cruzado, quienes fueron enviados a México.  Además Carlos Malpica, líderes comunistas y periodistas de  “Marka”.  Se empezó a desconfiar del general Rodríguez Figueroa.

 

           

 

Morales Bermúdez depone a Velasco

ARRIBA

El 29 de agosto de todos los años, se celebra en Tacna el retorno al Perú.  Uno de los números más impresionantes es el paseo de la bandera.  Por eso no llamó la atención en Piura, que el general Oscar Molina Pallocchia viajara los últimos días de agosto a la ciudad heroica.  En realidad concurría a una cita revolucionaria.

 

            En Tacna se encontraban también el general Luis Vera Velarde, Jefe de la III Región Militar con sede en Arequipa; el general Luis Montoya Montoya Jefe de la IV Región Militar con sede en el Cuzco.  En la misma ciudad de Tacna se encontraba acantonada la VI División Mecanizada, considerada la más poderosa de América Latina cuyo jefe  Artemio García Vargas, era aquel alto jefe militar que años antes fue ofendido gravemente por Velasco.  La oportunidad le había llegado de cobrarse con creces los insultos.                                              

 

            Bajo la presión del general García Vargas, el general Francisco Morales Bermúdez que se encontraba presidiendo la reunión de altos jefes, aceptó a las 3 de la madrugada del día 29 de agosto de 1975 encabezar el movimiento contra Velasco.

            De inmediato se enviaron mensajes por radio al contralmirante Jorge Parodi Galliani, Jefe de Estado Mayor de la Armada y al general Podestá, Jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea.  Este llevó la información de la rebelión a su jefe el general Gilardi, Ministro de Aeronáutica.  Eran las 5 de la mañana.  De inmediato este llamó a Chaclacayo en donde se encontraba el presidente Velasco.

 

            Pero los sucesos se habían producido rápidamente.  La V Región Militar con sede en Iquitos telegrafió a Tacna su adhesión.  Los rebeldes se comunicaron telefónicamente con el jefe de la poderosa II Región Militar con sede en Lima, general Leonidas Rodríguez Figueroa, que se consideraba uno de los más adictos a Velasco.  Por el momento, Rodríguez Figueroa no adoptó ninguna decisión y más bien convocó al general Fernández Maldonado a reunirse en la División Blindada.  Los dos jefes resuelven a las 6 de la mañana comunicar el hecho a su superior el general Oscar Vargas Prieto, Presidente del Comando Conjunto.  Cuando a las 8 a.m. vuelven a llamar desde Tacna a la II Región Militar, contesta el general Vargas Prieto dando a conocer su adhesión.

            Velasco se trasladó a su despacho en Palacio, pero a las 9 de la mañana 15 generales del Ejército y de la Aviación se habían reunido en el Ministerio de Aeronáutica y allí en medio de la consternación de los generales Gilardi, Miró Quesada y algunos más que seguían fieles a Velasco, el criterio que se adoptó fue de que se trataba de un hecho consumado que contaba con la adhesión de casi todas las fuerzas armadas.

 

            Velasco tuvo una larga reunión con sus ministros pero no se llegó a ningún acuerdo.

 

            A las 11:30 de la mañana se propaló por radioemisoras y por la TV un comunicado procedente de Tacna en el que decía que el pronunciamiento revolucionario que se acababa de producir, era para eliminar los personalismos y las desviaciones del proceso de la revolución de la Fuerza Armada, que se venía sufriendo por quienes en forma errónea no habían valorado el exacto sentir revolucionario de todos los peruanos y que se confiaba que con la dirección que imprimiese el nuevo gobierno peruano el general de división Francisco Morales Bermúdez Cerrutti, se concretarían las justas aspiraciones del Pueblo, de la Fuerza Armada y Fuerzas Policiales del Perú.  Este comunicado fue propalado por todas las  Regiones Militares.

Equipos militares se trasladaron a los diversos periódicos de Piura, para entregar comunicados. Por otra parte  las noticia se dieron a grandes titulares,  y los periódicos que habían aumentado su  tiraje  fueron  arrebatados de  las  manos. En  los  círculos de

la clase media y de los antiguos propietarios de fundos agrícolas y de empresas, hubo satisfacción. En el campesinado se produjo un tremendo estupor y en las oficinas de SINAMOS casi el clima era de tragedia. No se produjo ningún mitin, ni a favor ni en contra. Aquellos que en cartelones decían, “Chino, contigo hasta la muerte”,permanecieron mudos..

 

            En Palacio seguían sesionando ministros y generales adeptos a Velasco, Entre otros estaban los generales Dante Poggi, Fernando Miró Quesada, y Luis Arias Grazziani,  de la aviación; y del ejército, Pedro Richter Prada, Miguel Ángel de la Flor y otros.

Se había preparado una Resolución pasando a  retiro a Morales Bermúdez, Vargas Prieto y a los Comandantes de todas las Regiones Militares, pero el documento no llegó a ser firmado.  Luego se elaboró un documento de solidaridad con Velasco que firmaron los presentes y se envió en copias a los diarios para su publicidad, pero luego fue retirado.  Al medio día fueron saliendo los altos oficiales reunidos en Palacio.

            En el extranjero, la noticia de la caída de Velasco se conocía desde las  6 de la mañana y por diferencia horaria muchos periódicos la publicaban.  Tantaleán Vanini se encontraba en una misión en Inglaterra y listo para partir a Moscú en misión secreta.  Entre cientos de deportados peruanos en el mundo entero, la noticia causó júbilo y se prepararon a retornar al Perú.  Luego llegaron los comunicados de apoyo de la Marina y de la Policía al nuevo mandatario.  En Palacio Velasco estaba casi sólo.  Únicamente el general Meza Cuadra, el Jefe de la Casa Militar, general Ibáñez Burga, el general Graham y su médico el doctor Marino Molina.

 El grupo admitió que ya todo estaba consumado y Graham redactó un breve mensaje de Velasco al país, que este firmó:

  “Al alejarme de la conducción del Proceso Revolucionario, responsabilidad que asumí el 3 de octubre de 1968, lo hago con la íntima satisfacción del deber cumplido y haber sentado las bases para un nuevo Perú.  Como gestor y conductor de la Revolución Peruana, agradezco al pueblo de mi Patria, a la Fuerza Armada y Fuerzas Policiales, el apoyo brindado en esta difícil tarea de transformar nuestra sociedad y pido a todos los hombres y mujeres del Perú, con uniforme o sin él, a mantenernos unidos y dar todo el apoyo que requiere la continuidad del Proceso Revolucionario”.

 

            Eran las 2:40 de la tarde y todo había terminado para Velasco.  Su esposa y su cuñado lo fueron a ver a Palacio.  Poco después salían casi de incógnito de Palacio.  Había terminado lo que después se llamaría Primera Fase y comenzaba con Morales Bermúdez la Segunda Fase, pero de acuerdo a lo que se aseguraba en esos momentos, la Revolución de la Fuerza Armada continuaba.

 

El nuevo Gobierno

ARRIBA

Antes de que Velasco Alvarado renunciara, se produjo otro suceso extra fronterizo. Las guarniciones chilenas de Arica e Iquique, conociendo la llegada a Tacna de los generales jefes de las regiones militares y los ajetreos en la poderosa División Blindada de Tacna, se alarmaron y declararon el estado de alerta.

Al conocer esta situación el general  Morales Bermúdez, se comunico telefónicamente con el jefe chileno de la guarnición de Arica y le explicó la situación. Para confirmar  esta situación de cordialidad se acordó que en los territorios  respectivos y en las fronteras se hicieran desfiles con la concurrencia de oficiales de ambos países. El peligro de guerra desapareció totalmente.

 

            Con el mensaje de Velasco, terminó la posibilidad de una guerra civil, y  también de una guerra externa.  Las organizaciones populares no intervinieron para nada en los sucesos que se habían llevado a cabo en las últimas 24 horas.

 

            A las 9:05 de la mañana del día 30, llegó a Lima por vía aérea el general Morales Bermúdez en compañía de su esposa Rosa  Pedraglio y del Comandante General de la III Región Militar de Arequipa, lo fueron a recibir los generales Óscar Vargas Prieto, Leonidas Rodríguez, Arias  Grazziani, Fernando Miró Quesada, Dante Poggi, Francisco Miranda, Rafael Hoyos, Gallegos, Graham, el contralmirante Jiménez de Lucio, contralmirante Gálvez y otros más.  Durante media hora conversaron en forma reservada Morales Bermúdez y Vargas Prieto. Como se podrá apreciar un buen número de los visitantes habían estado respaldando a Velasco hasta el último momento.

 

            En Piura, como ya lo hemos manifestado, se conoció la rebelión de Tacna desde las primeras horas de la mañana del mismo día 29. por los comunicados de los militares sublevados.  Siguiendo a su Comandante General Óscar Molina Pallochia, todas las guarniciones de la Primera  Región Militar apoyaron el movimiento de Tacna.  En Piura, la tierra de Velasco, la tranquilidad no se alteró en ningún momento.  Lo que prevalecía era la curiosidad y el deseo de conocer en forma detallada los sucesos.

 

            El prefecto  Alejandro Alberdi odontólogo de profesión, que desde agosto de 1974 ejercía el cargo, adoptó una actitud de prudencia.  Luego sería ratificado.

 

            En los primeros días de la Revolución en su segunda etapa, el hombre más poderoso después del general Morales Bermúdez era el general Óscar Vargas Prieto.  Fue bajo su dirección y control que se formó el nuevo equipo de la Junta Revolucionaria que quedó constituida por el mismo Vargas  Prieto en su condición de Comandante General del Ejército, teniente general FAP César Podestá Jiménez Comandante General de la Fuerza Aérea del Perú y Jorge Parodi Galliani, contralmirante, Comandante General de la Marina de Guerra.

 

            El anterior Comandante General de la Fuerza Aérea fue el teniente general FAP  Rolando Gilardi, el cual cumplía 60  años de edad el 30 de agosto, lo que significaba su inmediato pase a la situación de retiro.

 

            El mismo día 30 de agosto se reunía la nueva Junta Revolucionaria bajo la presidencia del general Vargas Prieto y designaba Presidente de la República al general Francisco Morales Bermúdez Cerrutti mediante Decreto Ley Nº 21268.

 

 

Los que entran y los que salen

ARRIBA

El nuevo presidente juró en la tarde del día 30 de agosto de 1975.  Al acto acudieron gran cantidad de altos oficiales que algunas horas antes habían hecho grandes protestas de adhesión al presidente Velasco.  También elementos civiles que habían ocupado cargos importantes en el anterior régimen se hicieron presentes, como si nada hubiera ocurrido.  Uno de estos fue Augusto Zimmermann Zavala, que antes había trabajado en “El Comercio” con los Miró Quesada y contribuyó a la captura del periódico por parte del Gobierno. Revolucionario  En la ceremonia de juramentación, el hijo del nuevo presidente, Remigio Morales Bermúdez tuvo un incidente con Zimmermann y le apostrofó sus deslealtades.

 

            El 31 de agosto se juramentó el nuevo Gabinete.

 

            Los Ministros  salientes fueron:

Vice  almirante Augusto Gálvez Velarde, Ministro de Marina

Teniente general FAP Rolando Gilardi Rodríguez, Ministro de  Aeronáutica

General Rafael Hoyos Rubio, Ministro de Alimentación

Contralmirante Alberto Jiménez  de Lucio, Ministro de Industria

General Almílcar Vargas Gavilano, Ministro de Economía y Finanzas

Mayor general FAP Luis Arias Grazziani, Ministro de Comercio

Contralmirante Isaías Paredes Arana, Ministro de Vivienda y Construcción

General Brigada Ramón Miranda Ampuero, Ministro de Educación

General de División Enrique Gallegos Venero, Ministro de Agricultura

Teniente General Fernando Miró Quesada Belmonte, Ministro de Salud

Teniente General FAP Dante Poggi Morán, Ministro de Trabajo.

General de División, Pedro  Richter Prada, Ministro del Interior

General de Brigada  Raúl Meneses Arata, Ministro de Transporte y Comunicación

General de División Miguel de la Flor, Ministro de Relaciones Exteriores.

General de Brigada Jorge Fernández Maldonado Solari, Ministro de Energía y Minas

General de División Javier Tantaleán Vanini, Ministro de Pesquería.

 

            Los nuevos ministros fueron:

General de Brigada  Rafael Hoyos Rubio, Ministro de Alimentación

Contralmirante Francisco Mariátegui Angulo, Ministro de Pesquería

General de Brigada Gastón Ibáñez O’Brien, Ministro de Industria y Turismo

General de División Luis La Vera Velarde, Ministro de Energía y Minas

General de Brigada César Campos Quesada, Ministro del Interior

General de Brigada Ramón Miranda Ampuero, Ministro de Educación

Teniente General FAP Fernando Miró Quesada, Ministro de Salud

Contralmirante Isaías Paredes Arana, Ministro de Vivienda y Construcción

Doctor Luis Barúa Castañeda, Ministro de Economía y Finanzas, que fue el único civil en el Gabinete.

General de División Enrique Gallegos Venero, Ministro de Agricultura

General de Brigada Raúl Meneses Arata, Ministro de Transportes y Comunicaciones

Teniente General FAP Dante Poggi Morán, Ministro de Trabajo

Mayor General Luis Arias Graziani, Ministro de Comercio

General de División Miguel de la Flor  Valle, Ministro de Relaciones Exteriores.

 

            Como se puede apreciar, muchos ministros continuaron con sus carteras anteriores, lo que lleva a suponer que eran conspiradores cuando servían a Velasco.

 

            El   doctor Barúa Castañeda, único civil en el Gabinete, había sido Secretario del General Almílcar Vargas Gavilano, Ministro de Economía y estaba con su jefe cumpliendo una misión en Tacna cuando se produjeron los sucesos de Tacna.  Pasó a ser Ministro de la cartera en donde había sido secretario.

 

 

CIPCA

CENTRO DE INVESTIGACIÓN Y PROMOCIÓN DEL CAMPESINADO

ARRIBA

CIPCA es una organización no gubernamental de desarrollo promovida por la Compañía de Jesús en el Perú.

Fue fundado el 29 de mayo de 1972; su sede está en Piura. Se encuentra inscrito en los Registros Públicos de Piura bajo el régimen de Asociaciones Civiles sin fines de lucro; se encuentra igualmente inscrito en el registro de organizaciones no gubernamentales de desarrollo receptoras de cooperación técnica internacional del Ministerio de la Presidencia del Perú.

 

 

El diseño institucional de CIPCA combina estrategias de intervención directas en la promoción del desarrollo, con actividades de investigación, tratamiento de información, debate y concertación a nivel regional y nacional. CIPCA busca inducir cambios en las instituciones de la sociedad regional (el Estado, el mercado, la democracia local), o en sus agentes, de manera que su funcionamiento integre creciente y creativamente a poblaciones marginadas de los beneficios del bienestar económico y de la participación ciudadana.

CIPCA organiza sus actividades a través de tres Programas que desarrollan los 3 grandes mandatos institucionales:

·         Programa de Desarrollo Empresarial Rural – PDER, que dirige centralmente su actividad al logro de la viabilidad consolidación de los pequeños agricultores organizados como base del desarrollo agrario;

·         Programa de Desarrollo de la Gobernabilidad Local – PDGL, que orienta su actividad a apoyar la consolidación de la democracia local, de las organizaciones sociales y gobiernos locales como gestores del desarrollo;

·         Programa de Proyección Regional – PPR, que propicia la viabilidad de la región, como proyecto de desarrollo integrador y como sistema de toma de decisiones.

·          La  emisora  Radio Cutivalú, única de alcance regional, colabora desde la comunicación de los actores de todos los espacios a la vigencia cotidiana de la región. El PPR canaliza el compromiso que CIPCA comparte con la mayoría de instituciones de la región por la descentralización, y colabora a levantarlo como cuestión nacional.

A fines del siglo seguía al frente de CIPCA Bruno Revesz, que es el alma de la institucion y el que la he llevado al alto grado de  prestigio que tienen hoy.