Capítulo XI

BREVE HISTORIA DE PIURA

Por Reynaldo Moya Espinosa

 

Tomo XII

 

LA REPUBLICA

1975-1980

 

CAPITULO XI

 

PIURA Y LA SEGUNDA FASE

 

 

·        Parkinsonia

·        Las primeras reacciones

·        Inauguración de Challpesa

·        Cambios en la 1ra. Región Militar

·        Retorno de desterrados

·        Renán Estrada retorna a CORREO

·        Carlota Ramos; alcaldesa.

·        Nuevos ministros y encarecimiento de la vida

·        Inauguración del Archivo Departamental

·        El General Velasco en Estados Unidos

·        Inauguración de la presa de Poechos

·        Inauguración de la Plaza Bolognesi

·        El Perú en estado de emergencia

·        Cambios ministeriales y militares

·        Contratos con empresas petroleras

·        Los fosfatos del desierto de Sechura

·        La Textil Piura y el Grupo Romero

·        Llega el petróleo a Bayovar

·        La crisis económica y la agitación laboral en 1977

·        Se gesta la ley de Promoción Industrial

·        Convocan a elecciones para Asamblea Constituyente

·        Empieza a funcionar en Tumbes la Universidad

·        Fallecimiento del general Velasco

·        Cambios ministeriales

·        Elecciones para Asamblea Constituyente

·        Siguen las huelgas

·        Muerte del general Artemio García Vargas

·        Crean ORDENORTE

·        Huelgas en 1979

·        Autorizan explotación minera de Tambogrande

·        Morales Bermúdez no promulga la Constitución

·        Convocan a elecciones generales

·        La muerte de Haya de la Torre

·        El eje Paita-Talara

·        Empieza a funcionar la Universidad de Tumbes

·        Cien años de la muerte de Grau

·        Se inicia la segunda etapa del Proyecto Chira Piura

·        Diversos sucesos de 1979

 

 

PARKINSONIA

ARRIBA

En Agosto de 1975,  llegó a Sullana la señora  Yolanda Valente de Vargas Prieto, esposa del primer ministro y ministro de Guerra , general de división Oscar Vargas Prieto.

El 15 de ese mes cumplía su quinto aniversario el ”Hogar Escuela Sagrada Familia Parkinsonia” del que la señora Yolanda había sido su fundadora y primera presidenta. Venía en compañía de las esposa de los ministros de  de Aeronáutica y Educación. Traía un equipo de herramientas de carpintería, donación alemana y dio inicio a la construcción de una moderna piscina. En los actos estuvieron  presente la Directiva del Comité y la directora del Hogar Escuela, la madre Margarita.

                              

En 1965 estaba al frente de la Colonización de San Lorenzo y de la IRAC (Instituto de Reforma Agraria y Colonización) el competente Ingeniero Renato Rossi, que trató de hacer de la colonización un modelo en su género. Dividió del área de la Colonización en sectores y en el centro de cada sector construyo un Centro de Servicios para los campesinos del área. Allí tenían  viviendas estilo bungalow, depósitos de víveres y servicios diversos, con corriente eléctrica y agua potable.. Cuando Rossi pasó a servir a la ONU, y luego vino la revolución de Velasco y a Reforma Agraria y todo cambió.

Cuando en 1960 el general Vargas Prieto estaba en Sullana al frente de la Primera División, el  Centro de Servicio Parkinsonia,  a 15 kms. del sudeste de Sullana estaba prácticamente abandonado. Fue entonces cuando la señora Yolanda Valente de Vargas Prieto tuvo la idea .de reactivar el Centro de Servicio de Parkinsonia para alojar allí a niños huérfanos el terremoto de Ancash y con las esposas de varios jefes militares y damas de Sullana crearon primero el hogar  y después el Hogar Escuela, que a fines del siglo seguía funcionando a plenitud.  .

 

 

LAS PRIMERAS REACCIONES

ARRIBA

            El mismo día 29 de agosto se difundió en todo el Perú un manifiesto que firmaban los Comandantes Generales del Ejército, Marina, Fuerza Aérea y Fuerzas Policiales, así como también por los Comandantes Generales de las cinco regiones militares, incluyendo lógicamente el general Oscar Molina Pallochia, de la Primera Región Militar de Piura.  Este de inmediato había viajado a Tacna y se puso a disposición de Morales Bermúdez.

 

            El manifiesto decía lo siguiente:

 

            Los peruanos que deseamos una Patria libre, en la que se realicen tanto los individuos como personas, así como la sociedad peruana en pleno, nos pronunciamos revolucionariamente para eliminar los personalismos y las desviaciones que nuestro proceso viene sufriendo por quienes se equivocaron y no valoraron el exacto sentir revolucionario de todos los peruanos.  Confiamos en que la dirección que el señor general de división EP don Francisco Morales Bermúdez Cerrutti imprima al nuevo gabinete peruano, concretice las justas aspiraciones del pueblo, de la fuerza armada y las fuerzas policiales del Perú.  Lima 29 de agosto de 1975.

            Después el nuevo presidente diría en un mensaje a la nación que la Revolución continuaba, pero que se había entrado a una Segunda Fase, y pedía el apoyo de todos.  Luego fue el ministro de Economía Dr. Luis Barúa Castañeda, quien hizo una exposición por televisión y radio, haciendo conocer la situación económica del país y explicando que el reajuste del precio del dólar (depreciación del sol frente al dólar), a fin de no desequilibrar más las reservas y alentar a los exportadores, lo que ofreció no afectaría a las clases populares, porque se mantendrían los precios de los artículos de consumo básicos.

 

            Lo primero y que fue muy notorio, es que de todas las oficinas públicas fueron retirados los retratos del general Velasco y que poco a poco fueron siendo reemplazados por el del nuevo presidente.

 

            Cercanos estaban los días cuando el pueblo enfervorizado se lanzaba a las calles para aclamar a Velasco  y cuando en voz alta gritaba su admiración por “Juan sin miedo” como se le decía y “Chino, contigo hasta la muerte”.  En Lima no hubo ninguna reacción a favor del depuesto, antes al contrario, los días 29 y 30 parecían festivos.

 De toda la corte de altos jefes militares que lo habían rodeado, solamente dos estuvieron hasta el final con Velasco, ellos fueron el Jefe de Estado Mayor general Aníbal Meza Cuadra que hacía poco había sido Comandante General de la I Región Militar de Piura y el general Gastón Ibáñez, Jefe de la Casa Militar del Presidente, los que después tuvieron la entereza de solicitar su pase a retiro.  Velasco recluido en su casa de Chaclacayo, recibía pocas visitas.

 

            Los primeros días de setiembre aparecieron adhesiones  al nuevo Gobierno,  de la CGTP, de las cooperativas agrarias, de las instituciones públicas y privadas.  De Piura llegaron a Lima cientos mensajes de congratulación de personas y de instituciones, olvidando todo lo que Velasco había hecho por el departamento.

 

            Las fuerzas armadas se reorganizaron interiormente para afianzar su institucionalidad, y frenar toda intención de ambición y de personalismo.  Se introduce la formalidad de cese, con lo que se llamaba “invitación de pase al retiro”.

 

 

 

INAUGURACIÓN DE CHALLPESA

ARRIBA

            El 26 de setiembre de 1975 el ministro de Pesquería, almirante Francisco Mariátegui Angulo, inauguró la segunda etapa del Complejo Pesquero de Paita o Challwa del Perú S.A. o simplemente CHALLPESA.  El acto fue apadrinado por el ministro y la señora Ina Nakabe esposa del presidente de la firma Taiyo Giogo.  Al acto concurrieron el ministro de Alimentación, general Rafael Hoyos Rubio; el general Guillermo Arbulú Galliani, Jefe del Consejo Ejecutivo del Complejo Bayovar o CECOMBA y el Embajador del Japón Shigete Nikai, autoridades departamentales y una masa de público.

 

            CHALLPESA era una empresa mixta conformada por la Empresa Pública de Servicios Pesqueros o EPSEP y las firmas japonesas Taiyo Fishery Cº Ltda., Nihón Hogei Cº Ltda., y Mitsubishi Corporation.  La nueva planta estaba diseñada para la producción de congelados utilizando la merluza, el bonito, machete, jurel y caballa.  Por entonces se extraían en todo el litoral  250 000 toneladas de merluza y 200 000 toneladas de jurel y caballa, de las que el 50% procedían de Paita.

 

            La capacidad de producción inicial de esta planta estaba programada para 100 000 toneladas anuales de salchicha de pescado, planta de bloques de congelados de merluza y además contaba en Oquendo, el Callao, con una planta de salchichas y conservas de pescado.

 

            Contaba igualmente con una Planta de Harina y de Aceite de Pescado para la reducción de las vísceras de pescado de tal forma que nada se desperdiciaba del pescado que ingresaba al Complejo.

 

            La primera etapa del Complejo Pesquero de Paita fue inaugurada el 21 de mayo por el entonces primer ministro, general Morales Bermúdez y para su explotación se creó PEPESCA.  El Complejo Pesquero de Paita era el más grande del mundo.

 

            Se pensaba que el Complejo Pesquero iba a dar trabajo a unas 3 500 personas y beneficiar a unos 25 000 pobladores.

 

 

 

CAMBIOS EN LA 1RA. REGIÓN MILITAR

ARRIBA

            El mismo día 26 fue agasajado el general Oscar Molina Pallochia, Comandante General de la 1ra. Región Militar con un almuerzo servido en el Casino Militar de Piura, con el aparente motivo de celebrar su cumpleaños el día 27 de setiembre, pero en realidad se trataba de una despedida, pues debía de viajar en la misma noche del 26 a Lima, en donde asumiría la Jefatura del Comité de Asesoramiento del Presidente de la República o COAP.  En su lugar fue nombrado el general Víctor  López Mendoza que había estado sirviendo en Tumbes.

 

            A la reunión asistió el ministro de Alimentación, general Hoyos Rubio que había venido a Piura con ocasión de la inauguración de la Segunda Etapa del Terminal Pesquero de Paita, también el general Guillermo Arbulú, presidente de CECOMBA,  el general Víctor López Mendoza, jefe de la guarnición de Tumbes, el general Otto Elespuru, jefe de la división acantonada en Lobitos así como jefes y oficiales llegados de las guarniciones de Sullana, Lambayeque y Marañón, que es el ámbito de la Primera Región Militar.  También el jefe de la 1ra. División de Caballería de Sullana, general Francisco Miranda Vargas, fue trasladado a Lima y en su lugar fue designado el coronel Manuel Zegarra Ciquero.El general Miranda estaba casado con una dama sullanera.

 

            Otro cambio producido fue en ORAMS 1 de Sinamos, en donde fue nombrado el mayor general FAP Carlos de la Portilla Gómez.

 

                                PRODUCTOS  DE CHALLWPESA

 

 

RETORNO DE LOS DESTERRADOS

ARRIBA

Una de las primeras medidas que dio Morales Bermúdez para bajar la tirantez política fue la de dejar sin efecto las deportaciones, lo cual permitió que retornasen el presidente Fernando Belaúnde Terry; el humorista paiteño Luis Felipe Angell de Lama, más conocido como “Sofocleto, numerosos dirigentes de Acción Popular, varios periodistas y políticos de diversas ideologías. 

Al que no se le permitió retornar fue a Eudocio Ravínez, que estaba exiliado en México, y al cual se le había quitado la nacionalidad peruana.  Ravínez murió en un accidente automovilístico en 1979.

 

            Se dio mayor libertad a los órganos de prensa y los diarios “El Peruano” y “La Crónica” que eran de propiedad del Gobierno, y antes estaban bajo el control directo de la Presidencia de la República pasaron a depender de la Oficina Central de Informaciones OCI.  Morales Bermúdez destituyó también a Augusto Zimmermann del cargo de Secretario de Prensa de la Presidencia de la República.  Zimmermann fue uno de los nefastos personajes que se convirtieron en el entorno íntimo de Velasco, y había servido en “El Comercio”, pagando a los Miró Quesada con la mayor ingratitud.

 

            También en setiembre de 1975, es nombrado como presidente de Sinamos el general Luis Cisneros Vizquerra y en marzo de 1976 se subrogó a todos los directores de la prensa parametrada, constituida por los diarios que el Gobierno de Velasco había expropiado.  Mediante un compromiso contraído con el general Cisneros, circularon con bastante libertad el semanario “El Tiempo” de Lima, de propiedad de Alfonso Baella Tuesta; las revistas “Oiga”, de Escardó;  “Caretas”, de  Enrique Zileri; “Equis X”, de Ismael Frías que antes dirigía un diario parametrado; “Opinión Libre”, vinculada al diario “Marka”, perteneciente a grupos de extrema izquierda.

 

            Aprovechando el ambiente de mayor libertad, se reactivaron algunos partidos políticos como el APRA y el Partido Popular Cristiano de Luis Bedoya Reyes.

 

            Morales Bermúdez mantuvo en diversos cargos a muchos generales que habían tenido destacada actuación con Velasco,  pero poco a poco se fue desprendiendo de ellos cuando comprobó que no eran confiables, pues era notorio que complotaban para dar un golpe e implantar una “tercera fase” más drástica que las anteriores.  Esos grupos identificados con el “velasquismo”, formaron el Partido Socialista Revolucionario PSR, opuesto a Morales Bermúdez.

 

RENÁN ESTRADA RETORNA A “CORREO”

ARRIBA

En 1969, el periodista Renán Estrada, es nombrado director del Diario CORREO de Piura por Banchero Rossi.  El 27 de julio de 1974, el Gobierno de Velasco tomó los diarios de Lima y entre otros a Correo, lo mismo que a sus filiales de provincias.   Estrada fue sustituido por el periodista aprista Carlos Manrique León.  A fines de 1975, Manrique León y su jefe de redacción, Juan Alvarado Cuyes habían entrado en conflicto con sus trabajadores, los cuales recibieron el apoyo de Neyra, director de Correo en Lima y del gerente Barbis, así como del prefecto de Piura, doctor Alejandro Alberdi.

  El 13 de enero de 1976, el ministro de Trabajo, teniente general FAP Dante Poggi, que antes se había desempeñado en Piura, expidió una Resolución Ministerial subrogando a Manrique y nombrando en su lugar a Estrada que era solicitado por los trabajadores.  Por entonces, desde el advenimiento de Morales Bermúdez,  Estrada se había estado desempeñando como director de la Oficina Central de Informaciones (OCI) de Piura.  En marzo, también Alvarado Chuyes salía del periódico, cuando se dio el D.L.21446 que suspendía la estabilidad laboral en los diarios.   Estrada estuvo en el cargo hasta 1988 en que cesó.

 

 

 

CARLOTA RAMOS, ALCALDESA

ARRIBA

            Carlota Ramos de Santolaya, fue la primera mujer piurana que desempeñó una diputación en el período de 1956 a 1962, por las filas del Movimiento Democrático Pradista.  En 1975, era regidora de la Municipalidad de Piura y desempeñaba la Inspección de Cultura.  En diciembre de 1975, el alcalde Antonio Leigh Rodríguez dimitió el cargo y fue reemplazado por Carlota Ramos, quien se convirtió también en la primera mujer que ejercía la alcaldía de Piura.  En junio de 1976, la señora Ramos es reemplazada en el cargo por el ingeniero agrónomo César Cárdenas Bustíos, que se había estado desempeñando como regidor e Inspector de Infraestructura Urbana.  El ingeniero Cárdenas estuvo en el cargo hasta 30 de abril de 1980.

 

 

 

NUEVOS MINISTROS Y ENCARECIMIENTO DE LA VIDA

ARRIBA

            A pesar de que para los artículos de primera necesidad había precios controlados, esto en la práctica no surtía efecto, por cuanto se acentuaba la carestía y campeaba un mercado negro.  Para evitar que el valor de los arrendamientos de casas-habitación se disparase, se dio el D.L.21379, que prohibía el incremento de la merced conductiva.

 

            El 1º de febrero fue nombrado como ministro de Guerra, Comandante General de las Fuerzas Armadas y primer ministro, el general de división Jorge Fernández Maldonado, en reemplazo del general Oscar Vargas Prieto que había estado renovando licencia por varios meses.  El nuevo ministro fue encargado de anunciar por televisión, un desembalse de precios que encareció la vida.  También el 1º de febrero salió el general Luis La Vera Velarde del Ministerio de Energía y Minas, siendo reemplazado por el general Arturo Latorre Di Tella.  Del Ministerio del Interior salió el general César Campos y lo reemplazó el general Luis Cisneros Vizquerra, más conocido como “El Gaucho”, casado con la sullanera. Lucha Coloma Ávalos, que había sido secretaria del Colegio Santa Ursula de Sullana.

 

            Desde el 1º de enero había salido del Ministerio de Trabajo el teniente general Dante Poggi y en su reemplazo fue nombrado el general Luis Galindo Chapman.  El general Poggi pasó al Ministerio de Aeronáutica en lugar del teniente general César Podestá.

 

            En setiembre de 1975, el general Artemio García Vargas, también casado con la  sullanera Yeni González. y uno de los protagonistas de la caída del presidente Velasco, estaba desempeñando el ministerio de Transportes reemplazando al general Raúl Meneses Arata y el general Jorge Tamayo De la Flor estaba a cargo del Ministerio de Salud, desde el mes de noviembre en lugar del teniente general Fernando Miró Quesada.

            Al iniciarse el mes de enero de 1976, el ministro de Economía, Luis Barúa, anunció que se iba a disponer  un reajuste muy fuerte en el precio de los artículos de primera necesidad.  El 12 de enero de 1976, se dieron 14 Resoluciones Supremas, un Decreto Supremo y una Resolución Ministerial que establecían nuevos precios para las carnes de vacuno, porcino y caprino, para el trigo importado, leche fresca, carnes importadas, alimentos balanceados para aves, carne de pollo, fideo popular, el pan, el arroz pilado y en cáscara, el maíz amarillo y el sorgo, para el frijol de castilla y el azúcar.  En los restantes días de enero, se dieron a conocer nuevos incrementos.

            El 3 de febrero de 1976 se dio el D.L. 21413, que imponía drásticas sanciones contra la adulteración, acaparamiento y especulación de los artículos básicos de primera necesidad. 

 

            Todo esto trajo un general malestar, que se reflejó en la economía de todos los hogares del país.  Se produjeron paros, toma de fábricas y marchas de protesta de maestros del SUTE, así como de los trabajadores mineros y pesqueros.  Por las calles de las principales ciudades del departamento de Piura, casi en forma diaria desfilaban los maestros con pancartas y altavoces.  En Paita, los pesqueros y portuarios se plegaron a la huelga nacional de su gremio.

 

            El 8 de abril, el Gobierno da el D.L. 21462 declarando a la industria minera en emergencia, autorizando a las empresas mineras a rescindir el vínculo laboral con el personal que incurriese en paralizaciones y para aquellos que estando en huelga no se reincorporasen a sus labores en los plazos que se fijarían.  Otras disposiciones se dieron para el sector pesquería.

 

            Al mismo tiempo, para reactivar la economía se dictaron medidas destinadas a incentivar las exportaciones no tradicionales liberándolas de los impuestos de exportación, para lo cual el 18 de mayo se dio el D.L. 21492.  Luego el 25 de mayo, con Decreto Supremo 048-76 EF se normó la conversión de la moneda nacional en moneda extranjera, restringiéndola.

 

            El 11 de mayo se da el D.L. 21491, que manda a cortar los juicios que se seguían por ultraje a la nación a 33 personas entre los que estaban los periodistas Francisco Igartúa y Enrique Zileri Gibson, el coronel Alberto Luna Ferrecio y los piuranos Andrés Luna Vargas y Alberto Urquiaga Rodríguez.

 

            El 31 de mayo, mediante Resolución del Ministerio de Educación se concedió un aumento escalonado a los maestros pensionistas.  Se iniciaba con los que ganaban de   S/. 2.400,00  a S/. 2 999,00  a los que se otorgaba S/.1 000,00 de aumento y se terminaba con los que ganaban entre S/. 5 400,00 y S/.6 000,00 a los que se aumentaba S/.500,00.

 

 

 

INAUGURACIÓN DEL ARCHIVO DE PIURA

ARRIBA

            El 1º de junio de 1976 se inauguró en la vieja casona Eguiguren, en la calle Lima, el Archivo Departamental de Piura, teniendo como primer director al periodista, historiador y profesor, Carlos Robles Rázuri.  Contó desde el principio con 6 servidores entre ellos el historiador Juan Paz Velásquez.  Carlos Robles estuvo al frente de la institución diez años.  Como ocurre con muchas instituciones, se empezó desde cero, sin siquiera muebles, pero gracias a la voluntad y al tesón de sus integrantes, se fueron allanando las dificultades y se principió a hacer el  acopio de documentos que estaban dispersos en las diversas oficinas estatales y también en poder de particulares.  Como Robles Rázuri y Juan Velásquez eran historiadores, el interés fue mayor.  Por eso cuando el primero dejó el cargo al pasar al Instituto Nacional de Cultura, Filial Piura, se podía asegurar que Piura ya tenía un importante Archivo. La casona Eguiguren fue por muchos años residencia de la familia Checa Eguiguren y a fines del siglo se estaba cayendo a pedazos por falta de mantenimiento.

 

 

 

EL GENERAL VELASCO EN ESTADOS  UNIDOS

ARRIBA

Cuando el general Juan Velasco fue depuesto, su salud se encontraba muy deteriorada.  Fue por ese motivo que se vio precisado de viajar con su esposa y su hijo, el Coronel en retiro, Carlos, a Estados Unidos a internarse en el famoso  Walter Reed Hospital.

  Mientras tanto sus familiares se hospedaban en el lujoso, Sheraton Hotel de Washington. Esto fue cuando, el general  ya tuvo que hacer tratamiento ambulatorio.

  El coronel Carlos Velasco había solicitado su pase al retiro en forma casi inmediata a la deposición de su padre y había sido de la promoción de Morales Bermúdez, con quien siempre mantuvo buenas relaciones.

            El 27 de agosto el general Velasco retorna al Perú, pero se interna en el Hospital Militar.  Allí permanecería hasta diciembre de 1977, en que murió.  Todos los sábados partía con su esposa Consuelo a su casa de Chaclacayo,  pues decía necesitaba el cambio de ambiente, y los lunes por la mañana retornaba al Hospital.

 Durante todo ese tiempo vivió completamente apartado de la política y si bien es cierto que se interesaba en los acontecimientos del Perú y comentaba con sus visitantes los sucesos políticos, no tuvo la menor participación en ellos.

 

 

INAUGURACIÓN DE PRESA DE POECHOS

ARRIBA

El 4 de junio de 1976, el presidente, general Francisco Morales Bermúdez, accionó al medio de un botón electrónico que puso en acción las gigantescas compuertas de la represa de Poechos, la más grande del Perú.  En 1971, el Gobierno Revolucionario de Juan Velasco Alvarado había firmado un contrato con la firma yugoslava Energoprojekt, para construir la primera etapa –de tres- del Plan del Chira Piura a un costo de cien millones de dólares.

 

            En la sencilla pero emotiva ceremonia y ante decenas de miles de personas llegadas de todo el departamento, Morales Bermúdez dijo que “la obra se había realizado dentro del marco de la política agraria del Gobierno Revolucionario que tendía a incrementar entre el mediano y el corto plazo, la producción y la productividad en el Perú.  Ahora de cara al futuro y respondiendo al reto del momento, corresponde a los campesinos piuranos poner su cuota de preocupación y de esfuerzo para coronar el éxito debido.

  Con la represa, no sólo se beneficiará el departamento de Piura, sino que constituirá una tangible contribución peruana al desarrollo de la zona de integración peruano-ecuatoriana, de la que Piura es parte fundamental”. Luego dijo el mandatario que “la ejecución del Proyecto Chira-Piura constituye una muestra palpable de las oportunidades de inversión que ofrece el Perú al capital foráneo.  En este sentido, ciertamente la contribución del capital y de la organización empresarial de Yugoslavia, merece subrayarse.  

He aquí la gran  responsabilidad de los agricultores piuranos, de los campesinos todos, deben, escuchando a los conductores de la Revolución en esta segunda fase, trabajar con dedicación y eficiencia, pensando en el Perú entero y en la necesidad de lograr el desarrollo nacional y el bienestar general de todos los peruanos”.

 

            El ingeniero Escobar también pronunció un corto discurso y dijo que el canal de derivación de la represa al cauce del Piura tenía una longitud de 54 kilómetros y una capacidad de 73m3 por segundo.

 

            El ministro de Agricultura, general Enrique Gallegos Venero, condecoró al ingeniero Daniel Escobar, Jefe del Proyecto Chira-Piura.  Demás está decir que al acto concurrieron todas las autoridades militares, civiles y eclesiásticas de Piura y Sullana.  Para facilitar la concurrencia del público se declaró día cívico no laborable  e todo el departamento, el 4 de junio, por D.S. 001-76 IN.

 

            Desde Yugoslavia llegó el ingeniero Zivko Mucalov, director general de Energoprojekt, para hacer entrega de las obras al Presidente de la República.  También estuvo  el Ing. Joza Tucanov,  (o Tucakov) que rea el superintendente general de la obra.

 

            La presa de Poechos con capacidad de 1 000 millones de m3, está situada sobre el cauce del río Chira a 30 kilómetros al norte de la ciudad de Sullana.  Se empezó a construir el 24 de junio de 1972 y las aguas fueron derivadas al Piura antes de su terminación, el 5 de mayo de 1974 mediante una planta de bombeo instalada en la localidad de Montenegro un poco al norte de la ciudad de Sullana.  El equipo utilizado se valorizaba en 22 millones de dólares e intervinieron en la construcción 4 000 personas.

 

            El reservorio tiene 9 kilómetros de longitud y 48 metros de altura.  El embalse tiene dos aliviaderos, uno de compuertas que permiten hacer descargas de 6,425 metros cúbicos por segundo y otro de emergencia para descargar 10 000 metros cúbicos por segundo.  La construcción de la represa hizo necesario la excavación de 7 millones 630 mil metros cúbicos, 17 millones 425 mil metros cúbicos de relleno de tierra y 318 300 metros cúbicos de concreto.

 

            La estructura del túnel de desvío es de concreto armado, con una longitud de 415 metros, un diámetro de 8 metros y una descarga a nivel de 103, de 1 045 metros cúbicos por segundo.  La salida de fondo tiene una estructura blindada de concreto armado, también de 415 metros de longitud y 4,50 metros de diámetro.  Los controles están constituidos por compuertas de ruedas, válvulas mariposa y compuerta radial.  Las salidas al valle del Chira, se hacen con un máximo de 300 metros cúbicos por segundo, al canal Miguel Checa con 14 metros cúbicos por segundo y al canal Huaypirá con 0,3 metros cúbicos por segundo.

 

            El canal de derivación tiene 54 kilómetros, su sección es trapezoidal, el revestimiento de concreto, de 0,10 metros de espesor y en el punto llamado Curumuy vierte las aguas al río Piura, produciéndose una  caída de 40 metros de altura.

 

            La estructura de salida de la represa al cauce del Chira se hace mediante: a) dos tuberías gemelas de 2,4  metros de diámetro; b) dos compuertas de ruedas de 1,6 metros por 28 metros; c) dos compuertas de regulación de 53 metros cúbicos por segundo a nivel 84, de 2 metros de ancho por 2,4 metros de alto.

 

 

 

INAUGURACIÓN DE LA PLAZA BOLOGNESI EN PIURA

ARRIBA

            El 21 de julio de 1967, sin ninguna ceremonia de inauguración había entrado en funcionamiento el puente Bolognesi, durante el gobierno de Belaúnde.  Antes  había sido construida la avenida del mismo nombre, en reemplazo de la transversal Tarapacá.  La avenida unía el puente con el Cuartel Grau y al cruzar la avenida Loreto quedó un óvalo destinado por varios años a levantar allí el monumento al héroe de Arica.  En 1964, se formó un Comité para recaudar fondos y gestionar la construcción del monumento a Bolognesi, y se encargó al arquitecto huaquillano Luis Agurto, constructor del monumento a Grau, que hiciera una maqueta para el monumento a Bolognesi, pero no se llegó a cristalizar en nada.  Y más bien, el arquitecto Agurto murió en junio de 1967, un mes antes de la inauguración del puente Bolognesi.  Después de mucho tiempo, cuando fue jefe de la 1ra. Región Militar, el general Oscar Molina Pallochia, se desenterró el proyecto.

 

            En 1975 era ministro de Guerra y primer ministro, el general Morales Bermúdez y fue a él que acudió el general Molina, que además logró el apoyo económico de la Municipalidad de Piura a cuyo frente estaba don Antonio Leigh  y luego vinieron los aportes de los jefes y oficiales de la 1ra. Región Militar.

 

            El periodista Juan Alvarado Chuyes ha relatado la historia de la inauguración de este monumento y expresa que rápidamente se construyó y se encargó a Lima una  réplica de la estatua de Bolognesi, obra del arquitecto Ocaña, trabajo que fue ejecutado en el Politécnico Nacional “José Pardo” de Lima.  De ese modo el 7 de junio de 1976, conmemorando la Batalla de Arica, se inauguró solemnemente el monumento y en la plaza Bolognesi se llevó en lo sucesivo la Jura de la Bandera por los soldados de la 1ra. Región Militar.  El acto fue presidido por el ministro de Energía y Minas, general Luis de la Vera Velarde, en reemplazo del presidente Morales Bermúdez y contó con la presencia del jefe de la 1ra. Región Militar, general de división Víctor López Mendoza, del nuevo alcalde de Piura, ingeniero César Cárdenas Bustíos.

 

 

TODO EL PERÚ EN ESTADO DE EMERGENCIA

ARRIBA

            Para que los trabajadores públicos y no públicos pudieran hacer frente a los incrementos de los precios que se habían dado y los que se venían, el gobierno dio el 28 de junio de 1976, el Decreto Ley 21531 por el cual se disponía un incremento general de remuneraciones en forma escalonada.

 

            Para remuneraciones de hasta S/.5 000,00 soles mensuales se disponía un aumento de S/.720,00 mensuales.  Para los comprendidos entre S/.5 001,00 y S/.7 000,00 se aumentaba S/.700,00; para los comprendidos entre los S/.7 001 hasta S/.9 000,00 el incremento era de S/.500,00 y así sucesivamente hasta las remuneraciones de S/.15 000,00.  Por esos años con un sueldo de cinco mil soles difícilmente se podía vivir.

 

            Los sueldos de un docente de primera categoría y más de veinticinco años de servicios eran de S/.19 967,00  en junio y de S/.21 167,00 en julio, es decir un incremento de S/.1 200,00.

 

 

            El 1º de julio se dio uno de los reajustes más drásticos cuando se subieron nuevamente los precios de los fideos, de la leche fresca y envasada, de la carne, de los aceites, de la harina de trigo, del maíz, del sorgo, del arroz, de los alimentos para aves, del pescado, las tarifas postales, de los pasajes, del pan y de la soya.

 

            La reacción fue inmediata, las calles de Lima se vieron invadidas por airados manifestantes, que malograban autos estacionados, rompían las lunas de los escaparates de las tiendas, saqueaban establecimientos comerciales y mercados, obligando a la drástica intervención de la policía, con el saldo de numerosos heridos.  La capital vivió muchas horas de angustia y como una reacción en cadena se produjo también graves desórdenes en Arequipa, Cuzco y otras ciudades. aparecieron las llamadas ollas comunes, por las cuales en plena calle y con grandes ollas se preparaba alimentos para los huelguistas

 

            En Piura, como siempre se tomaron las cosas con más calma y si bien se produjeron algunas protestas callejeras, ellas fueron controladas, pero si aparecieron varias ollas comunes.

 

            El Gabinete reunido de urgencia en el mismo día 1º de julio, dio el Decreto Supremo 020-76 IN en cuyos considerandos decía: “Que el Gobierno Revolucionario de la Fuerza Armada ha dictado un conjunto de medidas que requiere el esfuerzo mancomunado de todos los peruanos, ya que están destinadas a conseguir la reactivación económica del país.  Que la aplicación de las citadas medidas está siendo utilizada por determinados grupos políticos, que al margen de los legítimos intereses de los trabajadores, pretenden fomentar alteraciones del orden público.

 

            En el  Artículo 1º, declaró el Estado de Emergencia de toda la República y en consecuencia los comandantes de las Zonas de Seguridad Nacional, asumirían el mando político, poniendo en ejecución los Planes de Defensa Interior del Territorio, aprobados por el Comando Conjunto de la Fuerza Armada.  En el artículo 2º se suspendían por 30 días en toda la República los artículos 56º, 61º, 62º y 68º de la Constitución del Estado.

 

            Cuando el general Velasco asumió el poder, declaró en suspenso la Constitución de 1933 que era la que regía y en su lugar se impuso el Estatuto del Gobierno Revolucionario, pero sin duda el Decreto del general Morales Bermúdez se refería a la Constitución de 33.

 

            El artículo 56º decía: “Nadie puede ser detenido sino por mandamiento escrito y motivado del juez competente o por las autoridades encargadas de conservar el orden público, excepto en flagrante delito, debiendo en todo caso ser puesto el detenido, dentro de las 24 horas o en el término de la distancia, a disposición del Juzgado que corresponda, el que ordenará la libertad o librará el mandamiento de prisión en el término que señale la Ley”.  El artículo 61º decía: “El domicilio es inviolable.  No se puede ingresar a él sin que se manifieste previamente mandamiento escrito y motivado del Juez o de la autoridad competente”.  El artículo 62º  decía:  “Todos tienen el derecho de reunirse pacíficamente y sin armas y sin comprometer el orden público.  La Ley regulará el derecho de reunión.”  El artículo 68º establecía:  “Nadie puede ser extrañado del territorio de la República, ni separado del lugar de su residencia, sino por sentencia ejecutoriada o por aplicación de la ley de extranjería”.

 

            Por el momento no se tocó la libertad de prensa, pero en Lima se impuso el toque de queda que impedía el tránsito de personas y vehículos en horas de la noche.

 

            El mismo día 1º de julio, clausuraron doce publicaciones de periodicidad no diaria y eventual que circulaban en las provincias de Lima y Callao “que abusando del derecho que la ley les reconoce, vienen llevando a cabo campañas orientadas a entorpecer las medidas de reactivación económica y destruir la unidad de las fuerzas armadas”.  Sólo quedaron en circulación los diarios, que todos se encontraban parametrados por el Gobierno.  Para evitar las reacciones del público, se decretó feriado no laborable el viernes 2 de julio.

 

           

 

CAMBIOS MINISTERIALES Y MILITARES

ARRIBA

 

     El 9 de julio el general Carlos Bobbio Centurión se amotinó en el Centro Militar de Chorrillos, pero fue rápidamente develado porque no encontró eco, a pesar de que posteriormente se supo que algunos comandos regionales estuvieron comprometidos.  Como consecuencia de esos sucesos, el primer ministro y ministro de Guerra,  general Jorge Fernández Maldonado, dejó el cargo el 20 de julio siendo reemplazado por el general Guillermo Arbulú Galliani que estaba desempeñando la jefatura del Comité Ejecutivo del Complejo Bayovar en Piura y en su lugar fue nombrado el general José Soriano Morgan.  En la misma fecha, el general Enrique Gallegos Venero, que acababa de estar en Piura como ministro de Agricultura, es sustituido por el general Luis Arbulú Ibáñez y el general Miguel de la Flor deja el Ministerio de Relaciones Exteriores y en su lugar entra don José de la Puente Radbill, segundo civil en el Gabinete.

 El 13 de agosto, el general Artemio García Vargas es reemplazado en el Ministerio de Transportes y Comunicaciones por el general Elivio Vannini Chumpitazi, este había secundado a Morales Bermúdez en los primeros instantes en Tacna como jefe de Ingeniería del Ejército, por lo cual el presidente lo tenía en alta estima y consideró de su obligación recompensarlo con un ministerio.. 

El general García Vargas estaba muy vinculado a Sullana, y había ordenado la construcción del segundo puente sobre el  río Chira.

 

            El general Oscar Molina Pallochia que se encontraba desempeñando la jefatura del Comité de Asesoramiento del Presidente de la República COAP, pasó a desempeñar la jefatura del Comando Conjunto.  El general Molina que pocos meses antes había sido jefe de la 1ra. Región Militar de Piura, había sido muy estimado en este departamento.

            En Piura, fue nombrado como Comandante General de la 1ra. Región, el general Gonzalo Briceño Zevallos, y como Jefe de la División Motorizada de Lobitos, el general José Guabloche Rodríguez.

 

            A pesar del estado de emergencia, el SUTE había promovido huelgas y tomado planteles con participación de alumnos de los últimos años de secundaria.  Para reprimir estos actos el gobierno dio el 21 de julio la Resolución Ministerial Nº 009-76 ED, disponiendo que todo acto de indisciplina con participación de alumnos, personal docente, administrativo y de terceros que impidan el normal funcionamiento de las labores deberá ser informado de inmediato al Núcleo Educativo Comunal, NEC, el que dispondrá el receso temporal o la clausura del local.  Se iniciaría de inmediato un Proceso Administrativo, y los que resultasen culpables serían sancionados hasta con la destitución.  En el caso de los alumnos, éstos podrían hasta ser expulsados.

 

           

CONTRATOS CON EMPRESAS PETROLERAS

ARRIBA

Mediante Decreto Supremo 781 del 1 de agosto de 1947, el residente Bustamante Rivero y su Canciller  García Sayán, dispuso en su artículo 1º lo siguiente

:


1.- Declárase que la soberanía y jurisdicción nacionales se extienden a la plataforma submarina o zócalo continental o insular adyacente a las costas continentales e insulares del territorio nacional cualesquiera que sean la profundidad y extensión que abarque dicho zócalo.


            Uno de los pretextos que sirvió de base para la deposición del presidente Belaúnde en 1968, fue lo que se llamó su entreguismo a la International Petroleum Company (IPC) y a las empresas petroleras del extranjero.  La realidad demostró que el Perú no tenía capacidad técnica ni económica necesarias para hacerlo por sus propios medios.  Ante esa situación una de las primeras acciones legales que llevó a cabo el presidente Morales Bermúdez fue dar el Decreto Supremo Nª 029-76 EM-DGH del 20 de julio de 1976 mediante el cual se declaraba la disponibilidad para su exploración y explotación, y la recuperación secundaria mediante contratos de operaciones en el Zócalo Continental y en la Selva Norte y Selva Sur.

 

            Los contratos se harían a nombre del Estado Peruano por intermedio de la Dirección General de Hidrocarburos.  En el mismo decreto se convocaba a licitación internacional la ejecución de las operaciones de recuperación secundaria de los yacimientos de la Brea y Pariñas, Lobitos, El Alto y Los Órganos, que estaban en proceso de agotamiento.  La recuperación secundaria era una nueva técnica que permitía extraer petróleo que mediante el sistema tradicional ya no se lograba hacer.

            Desde  el 16 de setiembre de 1971 se había autorizado a la Tenneco Oil Company of Perú y la Union Oil Company of Perú a llevar a cabo operaciones en el zócalo continental frente a Talara, pero por diversas causas, fue poco lo que hicieron, mientras que por otra parte la Belco Petroleum Corporation of Perú, lo hacía con gran éxito.  Ante esa situación, las dos primeras transfirieron a la Belco el 50% del área de concesión en el Zócalo Continental, el 3 de agosto del mismo año de 1976.

 

            Otra empresa que desde 1971 estaba operando en la Selva Norte era la Occidental Petroleum Corporation of Perú, y en 1976 estaba operando con éxito.  En octubre se suscribió un nuevo contrato, por el cual le daba el derecho preferencial para comprar el petróleo que produjeran, así como para hacer la distribución del petróleo producido en la planta de destilación primaria de Iquitos.

 

            También en 1976, logró la Occidental por medio de su filial peruana la Oxy y la empresa argentina Bridas, un contrato por 20 años para la recuperación secundaria en los lotes de Los Órganos y El Alto.  La empresa logró recuperar un promedio de 5 000 barriles por día.

 

 

LOS FOSFATOS DEL DESIERTO DE SECHURA

ARRIBA

            Por Resolución Suprema Nº 0183-73 PM-ONAJ del 28 de agosto de 1973 se creó la Comisión de Acondicionamiento del Territorio de la Zona de Bayovar.

 

           Por Decreto Supremo 004-74 PM del 12 de marzo de 1974, se declaró de interés nacional y utilidad pública el acondicionamiento del territorio de la Zona de Bayovar, para desarrollar un gran Complejo Minero-Metalúrgico e Industrial.

 

            Luego por Decreto ley Nº 21107 del 25 de febrero de 1975 se creó el Comité Ejecutivo del Complejo Bayovar o CECOMBA y se nombró al general Guillermo Arbulú Galliani como su primer presidente.   Mediante  Decreto Ley 21487 se dio la Ley de Organización Administrativa para el  Desarrollo del Complejo Bayovar ODECOB y se encargó al Instituto Nacional de Planificación la formulación de un Plan de Acondicionamiento del Territorio de la Zona,   plan que fue aprobado el 3 de agosto de 1976 con D.S. 001-76 IP.

 

            Juan Velasco soñaba con hacer del desierto mágico de Sechura y Bayovar el más grande polo de desarrollo del norte del Perú.  En ese gigantesco proyecto debían de intervenir PETROPERU, MINEROPERU, e  INDUPERU.

            Le correspondería a PETROPERU, la construcción del terminal del Oleoducto Nor-Peruano, que en su primera etapa tendría una capacidad de 200 000 barriles diarios y el monto de inversión sería casi 100 millones de dólares.  Se pensaba ponerlo en marcha en el segundo semestre de 1976.  También PETROPERU  construiría una refinería de petróleo con capacidad de 150 000 barriles diarios en su primera etapa y de 300 000 barriles en su segunda etapa.  Para eso se preveía una inversión de 300 millones de dólares.

 

            MINEROPERU, montaría:  a) Un complejo industrial para tratar la roca fosfórica, que en su primera etapa procesaría 800 000 toneladas al año y en su segunda etapa 2 millones 500 mil toneladas, para lo cual se requería una inversión de 46 millones de dólares.  Dentro del proyecto se consideraba la construcción de un muelle y vías de acceso.  También sería tarea de MINEROPERU.  b) La construcción de un complejo de fertilizantes fosfatados, con una serie de módulos para producir ácido sulfúrico, 650 000 toneladas anuales; ácido fosfórico, 450 000 toneladas al año; superfosfato triple, 377 000 toneladas al año y fosfato diamónico,  231 000 toneladas al año.  c) Se montaría una planta de tratamiento para el cloruro de potasio y sodio que se extraería de las salmueras de la Laguna Ramón. 

La capacidad de producción de potasio sería de 50 000 toneladas anuales.  El monto de la inversión sería 10 millones de dólares.  d) Se construiría una planta para el tratamiento de fertilizantes nitrogenados, para producir urea y nitrato de amonio, hasta 300 mil toneladas anuales para lo que se requería una inversión de 127 millones de dólares.  e) Por último, el complejo metalúrgico, con una refinería para cobre, plomo y zinc, para la exportación.

 

            INDUPERU, quedaba encargada del montaje de una Petroquímica con una inversión de 630 millones de dólares, para la producción de PVC, caucho, acrilonitrilo, polietileno.

 

            Además se construiría una ciudad moderna, con todos los servicios para 200 000 habitantes.

            Por esa época, los fosfatos del desierto de Sechura constituyeron una de las más grandes esperanzas del Perú y especialmente de Piura.  Se trataba sin duda del más grande yacimiento de fosfatos de América del Sur con 10 billones de toneladas de mineral de las cuales 250 millones de toneladas métricas eran comprobadamente de óptima calidad y podían general al país 55 millones de dólares al año al mismo tiempo ayudar a fertilizar los suelos agrícolas.

 

            Desde entonces se han hecho constantes y renovados esfuerzos por disponer de tan importantes riquezas,  pero siempre se han encontrado con la falta de capitales para tan gigantesca tarea, a lo que se unió la baja mundial del precio de los fosfatos, que hicieron bajar el interés por los yacimientos.

 

            En 1980 se creó la Empresa Promotora de Bayovar S.A.  con el fin de poner en marcha el proyecto definitivo para la explotación de salmueras y fosfatos.  Además 15 millones de toneladas métricas de yeso, 42 millones de toneladas de calcáreos y 100 millones de toneladas de diatomitas.

 

En la década del 90, se especuló mucho sobre las posibilidades de yacimientos de gas en Sechura y se pensó en una gasoeléctrica para generar  100 MW.

 

 

 

LA TEXTIL PIURA Y EL GRUPO ROMERO EN 1976

ARRIBA

            En el año 1968, como ya lo hemos mencionado antes, operaba en el Perú la firma Anderson Clayton que controlaba una red de desmotadoras, fábricas de aceite, de jabón y frigoríficos.  Con el advenimiento del Gobierno Revolucionario se sintieron inseguros y con gran sentido de la oportunidad, el grupo Romero adquirió en 1971  todas esas instalaciones a muy buen precio y con facilidades.  Entre las adquisiciones se encontraban las  Desmotadoras CIPSSA, que tenía instalaciones en Pisco, Palpa, Santa María y Guacho.  También la Desmotadora Central, Santa Dolores, las de Tarapoto y Juanjuí.

 Las   reprensa RANSA del Callao, Pisco, Paita y Tumbes, asimismo la fábrica de harina de pescado de Pisco, el frigorífico y la fábrica de aceite y jabón en el mismo puerto.  En Piura tenían desde hacía mucho tiempo las desmotadoras de Catacaos y San Jacinto.

           

            Contando ya con la materia prima del algodón, es decir la fibra, se procedió a fundar el 27 de noviembre de 1972 la Industria Textil Piura S.A. cuyas modernas instalaciones se levantaron al Oeste de la ciudad de Piura.

Para su financiación se invirtieron 80 millones de soles de Bonos de la Deuda Agraria, lo que representaba el 50% del capital de la empresa.  Estaba destinada a fabricar hilados de toda clase, sobre todo de algodón Pima, uno de los mejores del mundo.  La hilandería empezó a trabajar en 1976.

 En 1979 esta fábrica fue ampliada a un costo de 27 millones de dólares, de los cuales el Estado aportó en préstamos 80,75%, la banca privada el 25,54% y con recursos propios de la empresa 13,71%.  A todo eso se agregó el apoyo que les prestó el entonces ministro de Hacienda, Javier Silva Ruete.  Como la exportación de hilados gozó del 35% del Certex, las utilidades de la Textil fueron apreciables.

   

 

            Con los bienes adquiridos a la Anderson Clayton y con los que tenían de sus anteriores empresas, se formó el 16 de junio de 1976 la Compañía Industrial Perú Pacífico S.A.  Esta empresa se dedicaba a la fabricación de los aceites vegetales Capri y Friol Compuesto, la margarina Regia, el café Cafetal.  Posteriormente produciría la manteca Palma Tropical, se dedicaría a desmotar y a la compra y venta de algodón.  Su principal planta se encontraba en Lima.  Después  comenzó a producir aceite Palma Tropical en la plantación adquirida en el valle del Huallaga.  En 1990, la Compañía Industrial Perú Pacífico S.A. había progresado grandemente y tenía 9 funcionarios, 142 empleados y 259 obreros.

 

            -Oleaginosa Pisco S.A. creada el 27 de julio de 1976.  En su planta de Pisco, se dedicaba a la fabricación de harina de pescado, desmote y compra-venta de algodón, producción de aceites comestibles, jabón para lavar Jumbo y de tocador Yibuti.  Estos bienes habían pertenecidos antes a Anderson Clayton y a los hermanos Bellido Espinoza, que además antes de la Reforma Agraria tenían en Ica varios fundos, habiéndose  quedado los últimos con algunas desmotadoras y otras instalaciones.  El grupo Romero acostumbraba que unas empresas tuvieran acciones en otras y fue así que la Oleaginosa Pisco S.A. o simplemente OLPISA, tenía fuertes inversiones en 6 empresas del mismo grupo, incluyendo la Textil Piura.

            -Selva Industrias S.A. también se formó en base a los activos que adquirieron de Anderson Clayton.  Controlaba las desmotadoras de Tarapoto y Juanjuí en el valle del Huallaga y una planta para refinar aceite de cocoteros, pepita de algodón y de soya, productos que son llevados a otros lugares.  Esta empresa posee un laboratorio para efectuar transplantes de óvulos fecundados de pura sangre  a vacas criollas.  El aceite que venden tenía como marca Palma Real.  Por estar ubicada en la selva, la empresa no pagaba impuesto a la renta y se benefició mucho con el Certex.  En el distrito de Shilcayo, ubicado cerca de la ciudad de Tarapoto, el grupo Romero adquirió de Anderson Clayton, una plantación de 40 hectáreas a la cual llamaron Finca Piura que sembraron totalmente de cocoteros y le dieron el carácter de plantación experimental.  Para controlar esta plantación crearon la empresa Selva Agrícola S.A.

 

            -Agencias Ransa S.A., así como la Compañía Almacenera Rasa S.A., además Servicios de Reprensaje S.A. fueron empresa destinadas a la comercialización y exportación de algodón.

 

            -Ransa Comercial S.A. fue una empresa de Anderson Clayton que se  llamaba Reprensa Algodonera Nacional S.A.  En el Callao tenía un gran almacén y otros menores en Pisco y Paita, donde también prestaban servicios de reprensado de algodón.  También actúan como Agencias de Aduana.

 

            -Frigoríficos Ransa S.A.  con cámaras en el Callao, Paita y Tumbes..  Almacenas productos perecibles como carnes importadas por su Ganadera Shilcayo S.A. y Cegetra S.A., pescado y mariscos.

 

            -La Agencia Ransa S.A. en Pisco con agencias de aduana.

 

 

 

LLEGA EL PETRÓLEO A BAYOVAR

ARRIBA

            El hallazgo de petróleo en la selva norte, decidió la construcción de un oleoducto a la costa.  La tarea era inmensa porque se tenía que atravesar caudalosos ríos, luego vencer la altura de los Andes y por fin bajar a la costa y atravesar las caldeadas arenas del desierto de Sechura.

 

            El 16 de octubre de 1974 se dio comienzo a la construcción del oleoducto, en cumplimiento de lo que disponía la Ley 190435 del 6 de junio de 1972, que declaraba de utilidad y necesidad públicas, con la más alta prioridad nacional la construcción de un oleoducto trasandino que permita transportar a la costa la producción de petróleo proveniente de la selva.

 

            El domingo 15 de agosto de 1976. se dieron cita en el campamento El Valor, funcionarios y obreros, que habían estado laborando en los tramos finales del Oleoducto Nor Peruano.  La última tarea en la Estación de Bombeo Nº 7, era la soldadura de los últimos tubos, en los tramos III y IV, entre Jaén y Bayóvar.

 

            Al trascendental acto asistieron el coronel Guillermo Paulino Manco, sub-jefe de ODECOB en representación d el general José Soriano Morgan, presidente de ODECOB; el ingeniero Pierre Luigi Cairone, director de TECHINT, la firma argentina que había construido el oleoducto;  Alejandro Alberdi, prefecto de Piura; el primer consejero de la Embajada Argentina, doctor Carrena; el agregado aeronáutico de esa Embajada, comodoro Schaubb, el agregado naval, capitán de navío Goulú, el agregado militar, general Torres, así como autoridades de Lima y Piura.

La gigantesca obra se empezó a construir a principios de 1975 y se tuvo que trepar a una altura de 2 400 metros en Porculla, atravesar caudalosos ríos como Hualapampa y Huancabamba.

 

            Las máquinas que  utilizaron     fueron gigantescas y entre ellas se contaron  65 topadoras, 45 “side-booms”, 34 excavadoras, 220 camiones, 100 camionetas, entre otras.  El Banco Nacional de Desarrollo de la República Argentina prestó 40 millones de dólares para la obra.

 

            El oleoducto tenía 1 313 kilómetros, es decir una distancia aproximada de Talara a Lima, con ocho estaciones de bombeo y una estación de alivio.  La línea troncal es de 856 kilómetros, dividida en dos tramos, el primero es de 306 kilómetros y une a las estaciones 1 y 5 y el segundo tramo va de Jaén a Bayovar y recorre 550 kilómetros.  Las turbo bombas que hay en las estaciones de bombeo, impulsan el petróleo hacia la costa.  La presión de caída desde las alturas de los Andes a la costa se regula con la estación de alivio.

 

            En Bayovar el petróleo se almacena en grandes tanques.  La construcción de los 14 tanques de almacenamiento corrió por cuenta de la firma COSAPI.  Desde la Unión Soviética, llegaron grandes rollos de acero para construir los tanques.  Para las  paredes laterales se requiere de cuatro rollos por tanques, para la base se necesitaban dos y para la parte superior otros dos.  Cada tanque de almacenamiento se construyó con una capacidad de 22 380 metros cúbicos.  Cuando se desea enviar el petróleo al exterior, se le impulsó hacia el muelle que tiene forma de T con 220 metros de largo y 500 metros  entre sus extremos.  Puede atender barcos tanques de hasta 250 000 toneladas.  Todo el accionar en el muelle es automático y se maneja por control remoto.  Su construcción corrió a cargo de la firma inglesa Wimpey, la misma que construyó los muelles de Paita y Salaverry.

 

            El oleoducto cuenta con un ramal norte de 253 kilómetros de longitud que penetra profundamente en la selva.  Fue construido por la empresa mexicana Protexa y tiene dos estaciones de bombeo, una en Andoas y la otra en Morona, habiendo cruzado la tubería los caudalosos ríos Pastaza, Huazaga, Huituyacu y Marañón.

 

            El petróleo llegó a Bayovar el 24 de mayo de 1977 a las 10 y 45 de la noche y fue el trabajador Absalón Cornejo el encargado de hacer esta primera recepción.  La noticia se propagó rápidamente en el campamento y fue un motivo de júbilo  para la gran cantidad de trabajadores que laboraban en ese lugar.  Los diarios piuranos dieron amplia información sobre el suceso.

 

            El 7 de julio de 1977, considerando la importancia que había adquirido Bayovar, se da el D.S. 007-77 MA por el cual se eleva a la categoría de Puerto Mayor, a la que hasta entonces había sido la caleta de Bayovar.

 

 

LA CRISIS ECONÓMICA Y LA AGITACIÓN LABORAL EN 1977

ARRIBA

            Las medidas económicas dictadas por el Gobierno no dieron resultados y más bien el subempleo aumentó del 18% al 18.  El ministro Barúa se vio precisado a emitir  moneda inorgánica, lo cual originó la devaluación del Sol y el tipo de cambio se elevó de S/:38,70 a S/.45,00 y después a S/.65,00 para que el erario nacional dispusiera de más fondos se incrementó el impuesto a la venta de bienes y servicios del 17%  al 20%.  Se  prohibió por seis meses los incrementos de sueldos por negociación colectiva y se suprimieron los reclamos por condiciones de trabajo, lo cual creó gran malestar entre la clase trabajadora.  Para calmar a los reclamantes, el Gobierno expidió el 7 de junio de 1977 el Decreto Ley 21866 disponiendo un aumento general para los trabajadores del sector privado en una escala descendente que iba del 15% de incremento para los que  ganaban menos de cuatro mil quinientos soles hasta porcentajes menores  para remuneraciones mayores.  En el sector público hubo un aumento de S/.820,00 para el personal activo y para los pensionistas.

 

            El ministro de Economía, Barúa Castañeda, planteó en mayo al presidente Morales Bermúdez, elevar una vez más el precio a la gasolina para poder cubrir el déficit fiscal, pero el mandatario se opuso, ante lo cual el ministro presentó su renuncia el 16 de junio.  Otro ministro que estaba enfrentando dificultades era el ministro de Trabajo, general Luis Galindo Chapman.  En lugar del primero fue nombrado el ingeniero Walter Piazza Tanguis y para reemplazar al segundo, el mayor general Luis Ugarelli Valle.

 

            En enero, ya se había producido una recomposición del Gabinete, pues algunos ministros habían manifestado su intención de renunciar.  En Educación, salió el general Ramón Miranda Ampuero y entró el general de brigada Otto Elespuru Revoredo; en Salud, el general Jorge Tamayo de la Flor fue reemplazado por el teniente general Humberto Campodónico y el contralmirante Jorge Dubois Gervasi, fue reemplazado en la Cartera de Integración por el vicealmirante Rafael Durand Rey.

 

            El ministro Piazza planteó drásticas medidas como incrementar el precio de la gasolina en un 50%, frenar el gasto público, fomentar el ahorro interno, dar amplias garantías a los empresarios, otorgar un pequeño aumento de sueldos, solicitar un préstamo externo de 250 millones de dólares y reducir drásticamente los gastos militares.  Lógicamente el Gabinete y Morales Bermúdez se opusieron y al trascender al público también los sindicatos hicieron lo mismo.  Entonces Piazza renunció cuando aún no había cumplido un mes.

            El 20 de junio se declaran en huelga los trabajadores de Centromin y todos los asientos mineros de la sierra central quedan paralizados en forma indefinida y se producen despidos masivos  de trabajadores.  El 25 el Gobierno da un Decreto Supremo declarando ilegal la huelga.

 

            Grupos laborales de extrema izquierda agrupados en la CGTP y trabajadores apristas de la CTP formaron un Comando Unitario de Lucha para enfrentarse al Gobierno y el 14 de julio se agruparon 23 organizaciones gremiales.  Ante la situación de emergencia, el presidente Morales Bermúdez, pone a un militar, el general Alcibíades Sáenz Barsallo en el Ministerio de Economía.

            Como el SUTE se agitaba, el Gobierno dispuso que se adelantaran las vacaciones escolares de medio año a partir del 15 de julio y se suspendieron los desfiles escolares.

 

            El Comando Unitario de Lucha convoca a un paro nacional el 19 de julio, solicitando un nuevo aumento general de sueldos a nivel del costo de vida, dejar sin efecto el programa económico propuesto por Piazza, congelar los precios de los artículos de primera necesidad, vigencia de la estabilidad laboral y de los pactos colectivos, vuelta al trabajo de los trabajadores despedidos, regreso de los deportados, libertad de los trabajadores detenidos, restablecimiento de las garantías constitucionales, levantamiento del toque de  queda.  Como en Lima se producen desórdenes, el Gobierno usa la fuerza para reprimirlos.  La parte baja del Ministerio de Economía  y Finanzas es ocupada por empleados públicos.  Grupos vociferantes que recorrían las calles son disueltos con gases lacrimógenos y con las varas largas de goma que ensaya la policía.  carros blindados recorren el centro de la capital y se apostaron en la plaza de armas.  En Arequipa, Cuzco y Huancayo, se produjeron graves desórdenes con saldos elevados de muertos y heridos.  Nunca se supo cuantos habían resultado muertos o heridos en Lima, pero en la iglesia de Comas se velaron tres cadáveres..  En toda la República se despidieron a cinco mil trabajadores. Los choques entre la policía y los huelguistas que recorrían las calles eran frecuentes y se disparaba al cuerpo.

 

            En todo el departamento de Piura el paro fue acatado, pero transcurrió sin desórdenes.  Los trabajadores estatales se plegaron a la paralización y también los Bancos, pero los mercados funcionaron normalmente.  En la policía se declaró la inamovilidad y las patrullas se redoblaron  por las calles.  La gente vivía pendiente de las noticias de la radio, la televisión y los periódicos.  Los petroleros y los pescadores prolongaron la paralización por algunos días más.

 

            En su mensaje de 28 de julio, el presidente Morales Bermúdez anuncia que convocaría a elecciones para una Asamblea Constituyente y terminaría con el estado de sitio y la suspensión de las garantías constitucionales, pero a fines de julio los trabajadores de la Southern Perú Koper Corporation entran en huelga indefinida.

  Lo mismo hacen los trabajadores de la Empresa de Saneamiento de Lima SEDAPAL, creando problemas en el establecimiento de agua en la capital. También entran en huelga varias fábricas de Lima.   El 2 de agosto, con Resolución Suprema 042-77 TR se declara ilegal la huelga de la Southern y se da plazo de 24 horas para que los trabajadores se reintegren a sus labores.

  En el mismo día y por medio de Resolución Ministerial se despide a 30 servidores de SEDAPAL por haber participado en el paro del 19 de agosto y el 9 de agosto con D.L.21902, se autoriza a todas las empresas publicas que hubieran despedido a personal por el paro del 19, a cubrir las vacantes producidas.

 

            Los huelguistas habían desafiado las severas medidas implantadas, con la suspensión de garantías constitucionales en el país y el estado de sitio en Lima y a pesar de que la situación laboral no se había normalizado totalmente, el Gobierno consideró necesario, dictar algunas medidas para crear un clima de paz y de confianza y fue así como el 28 de agosto con D.S. 027-77 IN dispone el cese del estado de sitio y el restablecimiento de las garantías constitucionales.

 

 

SE GESTA LEY DE PROMOCIÓN INDUSTRIAL DE PROVINCIAS FRONTERIZAS

ARRIBA

            En 1976 en todo el Perú funcionaban los Comités Departamentales de Desarrollo o simplemente CODES que tenían ámbito departamental.

 

            En los departamentos de Piura y Tumbes funcionaba por excepción el CODREPT o Comité Regional de Desarrollo de Piura y Tumbes por medio de la Oficina Regional de Desarrollo, que era presidida por el Comandante General de la Primera Región Militar, que en ese entonces era el general Francisco Miranda.

 

            CODREPT estaba constituido por cuatro Sub-Zonas de Desarrollo que funcionaban por medio de Sub-Comités de Desarrollo al frente de las cuales estaba como presidente el Jefe Militar de mayor nivel en la Sub-Zona.  Tanto la Oficina Regional de Desarrollo como los Sub-Comités de Desarrollo, estaban integrados por altos jefes militares y por los jefes civiles o directores  de cada sector.

            El Sub-Comité de Desarrollo de la Sub Zona Sullana-Ayabaca, estaba presidido por el general David Huamán Adrianzén, jefe de la 1ra. División de Caballería y tenía como Vice-Presidente al alcalde de Sullana, don Julio Baca Ríos.

 

            Deseando el general Huamán hacer algo que favoreciese el desarrollo de Sullana y Ayabaca, para compensar el perjuicio que había recibido Sullana con la supresión de las exoneraciones tributarias de los Parques Industriales, incorporó al Sub Comité, a título personal, al jefe de Presupuesto y Planificación de la Municipalidad de Sullana, CPC Reynaldo Moya, y le encargó la labor .de presentar un plan para lograr el desarrollo de Sullana.

 

            Dos meses más tarde, o sea el 7 de junio, el CPC Moya presentó al general Huamán un proyecto que llamó de Promoción Industrial de Provincias Fronterizas y en el cual se contemplaban:  a) exoneraciones tributarias a las empresas industriales de frontera  b) asistencia técnica  y c) un régimen especial de créditos. 

 Se especificaba que las provincias beneficiadas serían:  todas las del departamento de Tumbes; las de Sullana, Ayabaca y Huancabamba en el departamento de Piura y todas las del departamento de Tacna.  No se comprendían a otras provincias fronterizas de sierra y selva,  por cuanto ya contaban con la Ley de Promoción de la Selva.

 

            El Sub Comité de Desarrollo aprobó por unanimidad el proyecto y lo elevó al CODREPT.  El jefe divisionario, general Miranda, convocó a una plenaria en el Cuartel Miguel Cortés de Sullana, a la cual asistieron altos jefes militares y los jefes  de las reparticiones públicas de Piura y Tumbes en número de setenta.  Allí Moya defendió el  proyecto y se resolvió que una Comisión Multisectorial lo estudiase en forma detenida y elevase un informe.  El presidente de la comisión fue el ingeniero Juan Arroyo, jefe Departamental Industrial y 6 funcionarios de Piura, más Reynaldo Moya en representación de Sullana.  Las discusiones fueron largas y ardorosas y al final el general Miranda hizo suyo el proyecto y lo envió al Ministerio de Industrias en Lima, el cual incorporó el proyecto de Sullana al anteproyecto de nueva Ley General de Industrias, que estaba preparando.  Como el tiempo lo avanzó, el ministro  resolvió dejar todos los estudios hechos para que todo fuera resuelto por el nuevo Gobierno.  Cuando asumió la Presidencia el arquitecto Fernando Belaúnde Terry, se dio la Ley General de Industrias 23407 de fecha 28 de mayo de 1982, en la que figuraban los siguientes artículos.

 

            Artículo 70º.- Para los efectos de la presente Ley, se consideran Zonas de Frontera y Selva, a los departamentos de Tumbes, Tacna, Loreto, Ucayali y Madre de Dios y las provincias de Sullana, Ayabaca y Huancabamba del departamento de Piura;  San Ignacio y Jaén del departamento de Cajamarca;  Bagua y Chachapoyas del departamento de Amazonas;  Chucuito, Huancané, San Román, Puno y Sandia del departamento de  Puno; y los departamentos, provincias y distritos comprendidos como Zona de Selva en la Ley Nº  15600  y las circunscripciones señaladas en el Decreto Supremo Nº 401-H del 4 de octubre de 1965.

 

            Artículo 71º.-  Las empresas industriales establecidas o que se establezcan en Zonas de Frontera o Selva, están gravadas sólo con las contribuciones al Instituto Peruano de Seguridad Social, y con los derechos de importación  salvo lo dispuesto en el Artículo VI del Título Preliminar de esta Ley, así como los tributos municipales.

 

            Conforme a lo dispuesto en el párrafo anterior, las empresas industriales establecidas en las zonas de Frontera o Selva sólo están gravadas con los tributos y contribuciones  que expresamente en él se mencionan  y, por lo tanto, exoneradas de todo impuesto, creado o por crearse, inclusive de aquellos que requieran de norma de exoneración expresa.

 

 

 

CONVOCAN A ELECCIONES PARA ASAMBLEA CONSTITUYENTE

ARRIBA

            Desde enero de 1977, el ministro del Interior, general Luis Cisneros Vizquerra, había iniciado conversaciones con los partidos políticos  que existían al momento de la deposición de Belaúnde.   Fue así como se realizaron contactos con el APRA, con Acción Popular, Partido Popular Cristiano y Partido Comunista del Perú, pero no se contactó con los partidos nuevos que habían fundado algunos generales que habían servido a Velasco y que se encontraban en condiciones de exiliados y los considerados de extrema izquierda, furibundos enemigos del régimen.  Se buscaba crear un clima propicio para iniciar el retorno a la constitucionalidad y establecer un clima de paz, alejado de la subversión.  En diciembre de 1976, el general Leonidas Rodríguez Figueroa, Arturo Valdez Palacios y el contralmirante Jorge Dellepiani, habían fundado el Partido Socialista Revolucionario PSR, que se proclamaba heredero de los ideales revolucionarios de Velasco. Los dos primeros serían deportados meses más tarde.  En enero, la Corte Suprema absuelve al general Javier Tantaleán Vanini que ya estaba en el retiro, al que llamaban “El Delfín” por su cercanía a Velasco, de acusaciones que en realidad tenían un fondo político.

 

            En setiembre y mediante una Resolución del Ministerio del Interior, se dejó en suspenso la clausura de los semanarios Marka, Opinión Libre, Momento, El Periodista, El Amauta del Mar, La Palabra del Pueblo y Kunan.

 

El presidente Morales Bermúdez presionado por la huelga y paro general, se decidió a dar un paso democrático.

 

            El 4 de octubre de 1977 se dio el Decreto Ley 21949, que dice:

 

CONSIDERANDO:

 

Que es necesario institucionalizar las transformaciones estructurales que se vienen llevando a cabo desde el 3 de octubre de 1968, así como definir la estructura del Estado, el ejercicio del pluralismo político y económico y los mecanismos de participación de la población y asegurar la plena vigencia de los Derechos Humanos a través de una nueva Constitución Política, como paso previo e indispensable a la transferencia del Poder;

 

Que es conveniente por lo tanto convocar a elecciones para conformar una Asamblea Constituyente encargada de la dación de una nueva Carta Política;

 

Que es indispensable así mismo, precisar la finalidad y plazos dentro de los cuales la Asamblea Constituyente debe cumplir su cometido;

 

En uso de las facultades de que está investido, y con el voto aprobatorio del Consejo de Ministros;

 

Ha dado el Decreto Ley siguiente:

 

Artículo 1º.- Convocarse a Elecciones para representantes a una Asamblea Constituyente, las que se realizarán el 4 de junio de 1978.

 

Artículo 2º.-  La Asamblea Constituyente tendrá como exclusiva finalidad, la dación de la nueva Constitución Política del Estado, la que contendrá esencialmente, entre otras, las disposiciones que institucionalicen las transformaciones estructurales que viene llevando a cabo el Gobierno Revolucionario de la Fuerza Armada.

 

Artículo 3º.-  La Asamblea Constituyente se instalará el 28 de julio de 1978 y concluirá sus funciones en la primera quincena de julio de 1979.

 

Artículo 4º.-  Para las elecciones de la Asamblea Constituyente, el territorio de la República se considera como un solo Distrito Electoral.

 

Artículo 5º.-  Las modalidades, procedimientos y condiciones que regulen el proceso electoral, así como la conformación de la Asamblea, será  precisada por Ley.

 

Firmaron este Decreto Ley el presidente Morales Bermúdez y los Ministros de Guerra, Guillermo Arbulú Galliani; de Marina, vicealmirante Jorge Parodi Galliani y el Ministro de Aeronáutica, teniente general FAP Jorge Tamayo de la Flor.

 

 

 

 

EMPIEZA A FUNCIONAR EN TUMBES FILIAL DE UNIVERSIDAD NACIONAL DE PIURA.

ARRIBA

En 1977, empezó a funcionar en Tumbes, en el local del Instituto Agropecuario, una filial de la Universidad Nacional de Piura.

 

El 12 de junio de 1984, durante el gobierno del presidente Belaúnde, se dio la Ley 23881, que creaba la Universidad Nacional de Tumbes, con los programas académicos de Agronomía, Ingeniería Pesquera y Contabilidad.  Se encargaba a la Comisión Inter Universidades su organización, de conformidad con lo que establecía la Ley Universitaria 23733.  Como rentas, además de las que pudiera asignarle el Gobierno Central  por partidas presupuestales, tendría las donaciones y legados, las rentas de los bienes propios y aportes diversos.

 

En Sullana, es creada la Escuela Superior de Educación Profesional “Ildefonso Coloma” y en Tumbes la Escuela Superior de Educación Profesional “Abelardo Quiñónez Gonzáles“.

 

 

 

EL FALLECIMIENTO DEL GENERAL VELASCO

ARRIBA

Desde que retornó de Estados Unidos, en agosto de 1976, el general Velasco había permanecido bajo control médico en el Hospital Militar. Ya no se movilizaba y solo pasaba su tiempo en cama o en silla de ruedas.

 En diciembre su  salud se deterioró grandemente.  Su familia y allegados lo rodeaban permanentemente.  El día 24 de diciembre a las 8 y 10 de la mañana, Berta Gonzáles, cuñada del general, conocida en el mundo del deporte como “la Coca”  pues había sido gran basketbolista, salió del dormitorio del general y se concretó a decir a los periodistas y amigos que esperaban en una gran sala, “Juan ha muerto”.

La noticia no por esperada dejó de ser impactante.  Pronto se conoció en todo Lima y gente de pueblo se empezó a reunir frente al Hospital Militar.

 

De inmediato el Gobierno emitió el Decreto Supremo 027-77 PM que decía:

 

CONSIDERANDO:

 

Que ha fallecido el general de división  ® Juan Velasco Alvarado, Ex –Presidente de la República, quien inició el proceso revolucionario que vive el país;

 

Que su deceso ha producido sentimiento de pesar en el pueblo y en el Gobierno peruano;

 

Que es deber del estado resaltar los méritos de sus hijos ilustres y rendirles homenaje a su memoria;

 

Que en consecuencia el Gobierno Revolucionario de la Fuerza Armada, identificado plenamente con el profundo pesar que este doloroso hecho ha motivado; y

 

Estando a lo acordado ;  Decreta:

 

            Artículo 1º.-  Tribútese honores fúnebres de Presidente de la República, a los restos mortales del General de División EP ® Juan Velasco Alvarado.

 

            Artículo 2º.-  Declárese Duelo Nacional el día 26 de diciembre, día de las exequias debiendo permanecer izado a media asta el Pabellón Nacional en el Palacio de Gobierno, edificios públicos, bases, cuarteles y buques de la Marina de Guerra.

 

            El 26 de diciembre se expidió otro Decreto Supremo declarando ese día como no laborable en las provincias de Lima y Callao, fecha de las exequias del general Velasco.  Se hacía con el fin de favorecer la concurrencia del pueblo al sepelio.

El general Guillermo Arbulú G. presidente del Consejo de Ministros, fue de inmediato al Hospital Militar a presentar el saludo del Gobierno a la familia.  Fue recibido fríamente y la cruz de flores que llevaba en nombre del presidente Morales Bermúdez se quedó en la calle.

 

            Las exequias se realizaron en la Catedral de Lima y afuera se reunió una enorme muchedumbre que a duras penas podía ser contenida por una cantidad considerable de efectivos policiales y militares.

 El féretro fue conducido en hombros hasta la plazuela de San Francisco, donde fue puesto en una carroza que era precedida por un Escuadrón del Húsares de Junín con los sables desenvainados en posición de saludo.  La multitud pugnaba por extraer el féretro de la carroza para llevarlo en hombros pero la policía lo impedía.  Asegura Guillermo Thorndike, en “La República Militar” que la cantante Cecilia Barraza aprovechando que la carroza se había detenido momentáneamente, se metió en ella, arrebató las llaves y las arrojó al gentío.  Y a partir de entonces y hasta el cementerio, el féretro fue llevado en hombros del pueblo.  El gentío abarcaba varias cuadras y al llegar al cementerio Presbítero Maestro, el vicealmirante en retiro Guillermo Faura y el general en retiro Meza Cuadra, desde un árbol al que habían trepado se dirigieron a la multitud, para ponderar la obra de Velasco al mismo tiempo que zaherían a los hombres de la Segunda Fase.

 

            En Piura se sintió mucho la muerte de Velasco, sobre todo en las clases populares y campesinado, no así entre la gran cantidad de agricultores que habían sido despojados de sus tierras por montos ínfimos y que eran pagaderos en Bonos a cancelarse a lo largo de veinte años.  En la generalidad, no se podía olvidar que el ex –mandatario había sido piurano y que había hecho grandes obras buscando el desarrollo del departamento.  Los periódicos dieron abundantes noticias y los editoriales con orlas negras.

 

 

CAMBIOS MINISTERIALES Y HUELGAS EN 1978

ARRIBA

El 1º de febrero de 1978, el presidente Morales Bermúdez introdujo varios cambios en su Gabinete.  Ante todo, salió el general de división Guillermo Arbulú Galliani, ministro de Guerra y  primer ministro que por límite de edad pasó a retiro.   El general Arbulú había servido en Piura como jefe de CECOMBA, luego fue trasladado a Lima como jefe del Comando Conjunto y de allí pasó a ser primer ministro.  Fue sustituido por el general de división Oscar Molina Pallochia, el cual se había desempeñado diez meses como Comandante General de la Primera Región Militar con sede en Piura.    Luego pasó a Lima como jefe del COAP, a continuación es nombrado en la jefatura del Comando Conjunto y de allí a primer ministro.  La noticia causó en Piura gran satisfacción, por que  “el gordo Pallochia”, como generalmente se le llamaba, era muy apreciado.

  En el Ministerio de  Energía y Minas, el general Arturo La Torre Di Tolla fue reemplazado por el general de división Juan Sánchez Gonzáles; en el Ministerio de Salud, salió el teniente general FAP Humberto Campodónico y entró el mayor general FAP Oscar Dávila Zumaeta;  en el Ministerio de Trabajo, el mayor general Luis Ugarelli  Valle  fue reemplazado por el  teniente general FAP José García Calderón.  El Ministerio de Alimentación  que tenía el general Rafael Hoyos Rubio, pasó a integrarse con el Ministerio de Agricultura que tenía el teniente general de la FAP Luis Arias Graziani.; el Ministerio de Integración que había sido creado recientemente y era servido por el vicealmirante Rafael Durand Rey, se fusionó con el Ministerio de Industrias que siguió con el general Gastón Ibáñez O’Brien, que servía a Morales Bermúdez desde el comienzo.

 

            Al iniciarse el mes de mayo, entró en huelga el Centro Minero Pacocha y San Mateo protestando por la carestía de la vida y el despido de los trabajadores.

 

            El día 8 de mayo el SUTE dispuso un paro de protesta que fue acatado en casi todo el Perú.  El Ministerio de Educación dispuso descuentos a los que habían intervenido pero posteriormente dejó sin efecto la medida.  El paro se convirtió en huelga indefinida y las labores en gran número de centros educativos del Estado se suspendieron o se realizaron en forma muy restringida. 

El Gobierno autorizó el reemplazo de los profesores ausentes, pero los estudiantes azuzados por los profesores huelguistas los hostilizaron y hasta los agredieron físicamente.  En el departamento de Piura, los colegios particulares funcionaron en medio de la hostilidad de los estatales que los tildaban de “amarillos” y los atacaban con pintura.  El 29 de junio, después de las elecciones el Gobierno mediante Decreto Ley 22222 autorizó la reorganización de los centros educativos que aún estuvieran en huelga.  La paralización magisterial duró tres meses y terminó con las vacaciones de medio año pues en agosto se habían normalizado las labores escolares.

 

            El 16 del mismo mes de mayo, los trabajadores bancarios hicieron un paro de protesta.  El 18 varios sindicatos dan al Gobierno, un plazo de 48 horas para realizar los días 22 y 23 un Paro Nacional Unitario, que organizaron la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), de tendencia comunista; la Confederación Nacional de Trabajadores (CNT), mayoritariamente aprista; la Confederación Nacional Agraria (CNA); la Central de Trabajadores de la Revolución Peruana (CTRP) fieles a los postulados de Velasco.   También se adhirieron la  Federación de Gráficos del Perú, la Federación de Chóferes  del Perú, la Federación de Trabajadores de Luz y Fuerza y la Federación de Trabajadores Cerveceros.

 Prácticamente todas las actividades en Lima quedaron paralizadas y los transportistas, aún cuando no habían acatado mayoritariamente la huelga, temieron por sus vehículos,  a las 10 de la mañana se retiraron de la circulación porque muchas calles de los barrios estaban bloqueadas, se apedreaba a los vehículos y algunos fueron incendiados.  A partir del día 23 rigió en Lima el toque de queda entre las 10 de la noche y las 5 de la mañana.

 

            El Gobierno respondió el mismo día 18 de mayo, declarando ilegal el plazo y el paro proyectado.  También declaró el estado de emergencia en toda la república y suspendió la edición de todos los semanarios y los espacios de noticias de la radio y la televisión.  El 8 de junio, con el fin de crear condiciones de normalidad para las elecciones a la Constituyente, se derogó la prohibición y se suspendió el estado de emergencia.  El lunes 19 junio, es decir al día siguiente de las elecciones entró en huelga la poderosa Centromin.

 

            El 27 de mayo el Ministerio de Trabajo constató que estaban en huelga indefinida los empleados y obreros de la Southern Marine Drilling Company de Talara; los de Aqua Marine S.A. Talara; los del Sindicato Único de Obreros de la Compañía de Ventas y Servicios Industriales S.A.; los de Electro Perú;  los trabajadores de la Cooperativa 247; los obreros de la Clínica Santa María; los trabajadores de la Estación de Servicios de Petroperú; los trabajadores de la Compañía de Servicios Técnicos e Ingeniería, los trabajadores de los Molinos Santa Teresita.  La producción petrolera no se interrumpió, pero se hizo a ritmo lento.  El 30 de mayo fue disuelta la Confederación Nacional Agraria mediante Decreto Ley 22199, por haber intervenido en actividades diferentes a las de sus fines.

 

            A mediados de mayo, se produjeron nuevos e importantes cambios ministeriales.  El doctor Javier Silva Ruete asumió la cartera de Economía en reemplazo del general Alcibíades Sáenz.  Un nuevo civil ingresó y ese fue el ingeniero Gabriel Lanatta Piaggio quien juramentó como ministro de Industria, Comercio, Turismo e Integración en lugar del general Gastón Ibáñez O’Brien que tenía ese ministerio desde que el general Morales Bermúdez asumió la presidencia.  En el importante Ministerio del Interior que tenía el general Luis Cisneros Vizquerra, fue nombrado el general Fernando Velit Sabattini.

            Silva Ruete, doctor en Economía, era piurano, hijo del recordado Máximo Silva Velásquez.  Una de sus primeras medidas fue nombrar a Manuel Moreyra Loredo como presidente del Banco Central de Reserva, para controlar la emisión inorgánica de moneda.  Apoyó al sector empresarial frente a las demandas laborales, siguió una política económica liberal e inició el proceso de privatizaciones, pues Velasco había sobredimensionado al Estado.  En criterio de muchos economistas, la crisis fue detenida pero no solucionada.

 

 

 

LAS ELECCIONES PARA LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE.  HAYA DE LA TORRE

ARRIBA

En 1978, Haya de la   Torre –que había estado exiliado en Europa- llegó al Perú y anunció que intervendría en las elecciones.  Lo mismo hicieron las agrupaciones que se declaraban herederas del legado político de Velasco, no obstante que estaban desterrados 13 personajes entre generales velasquistas, dirigentes sindicales y periodistas.  Eso no obstante, que se rumoreaba que Haya estaba delicado de salud.  En cambio, Acción Popular decidió no intervenir en actitud de protesta.

 

            En abril de 1978, Sendero Luminoso hizo conocer su oposición a las  elecciones y crea una escuela militar para preparar cuadros para la lucha armada, escuela que clausuran en 1979.  Por entonces Sendero era un grupo desconocido  y nadie le prestó mayor atención.  El 25 de mayo son deportados varios civiles y militares, entre ellos los generales Leonidas Rodríguez  Figueroa y Arturo Valdez Palacios, los vicealmirantes José Arce y Guillermo Faura, el contralmirante Jorge Dellepiane, los militares Benza y Fernández Salvatecci y los civiles Hugo Blanco, Alfonso Baella Tuesta, ex –periodista del diario “El Comercio”, a Justiniano Apaza y Genaro Ledesma Izquieta.

 

            Las elecciones se programaron inicialmente para el domingo 4 de junio, pero se postergaron para el 18 y se realizaron en un ambiente de tensión pero de orden.  Los resultados fueron los siguientes:

 

           

01

Aprista Peruano

PAP

Víctor Raúl Haya de la Torre

1’241,194

37

02

Partido Popular Cristiano

PPC

Luis Bedoya Reyes

835,294

25

03

Frente Obrero Campesino

FOCEP

Hugo Blanco

433,413

42

04

Partido Socialista Revolucionario

PSR

Leonidas Rodríguez Figueroa

232,520

6

05

Partido Comunista del Perú

PCP

 

207,612

6

06

Unidad Democrática Popular

UDP

Javier Diez Canseco

160,741

4

07

Frente Nacional Trabajadores y Campesinos

FRENATRACA

Róger Cáceres

135,552

4

08

Demócrata Cristiano

PDC

Héctor Cornejo Chávez

83,075

2

09

Unión Nacional Odriísta

UNO

Julio de la Piedra

74,137

2

10

Movimiento Democrático Peruano

MDP

Javier Ortiz de Zevallos

68,619

2

11

Acción Revolucionaria Socialista

ARS

Mariano Villarán

20,164

0

12

Partido Democrático Reformista

PDR

 

19,524

0

 

 

La alta votación del FOCEP alentó a la extrema izquierda para radicalizar las huelgas. El pradismo y el odríismo desaparecieron como partidos políticos.

            El prestigio de Haya de la Torre, hizo posible que lograse una gran votación y el derecho a presidir la Asamblea Constituyente.  Luis Bedoya Reyes logró sin duda muchos votos de Acción Popular.  Se eligieron 100 congresistas.

 

            Acción Revolucionaria Socialista fue una rama escindida de Acción Popular, que originalmente pretendió llamarse Acción Popular Socialista, pero como el asunto fue llevado por Acción Popular ante el Jurado Nacional de Elecciones, tuvo que cambiar su nombre.  En las elecciones votaron cinco millones de personas.

 

            Los piuranos que lograron ser elegidos como constituyentes, fueron el doctor Marco Antonio Garrido Malo (sullanero) y el doctor Rafael Vegas García  que integró la Directiva de la Asamblea como segundo secretario.  Un tumbesino que integró también la Asamblea Constituyente fue Carlos Arturo Moretti Ricardi.

            Además de los ya mencionados, otras personas importantes de la política nacional que integraron la Asamblea Constituyente fueron:  Ernesto Alayza Grundy, Xavier Barrón,  los hermanos Pedro y Roger Cáceres Velásquez, Hugo Blanco Galdós, Héctor Cornejo Chávez, Carlos Manuel Cox, Julio Cruzada Zavala, los hermanos Enrique y Francisco Chirinos Soto, Javier Diez Canseco, Jorge del Prado, Isidoro Gamarra, Alan García Pérez, Luis Heysen, Genaro Ledesma Izquieta, Genaro León de Vivero, Carlos Malpica, Carlos Enrique Melgar, Antonio Meza Cuadra, Luis Negreiros, Javier Ortiz de Zevallos, Mario Polar Ugarteche, Ramiro Prialé, Roberto Ramírez del Villar, Carlos Roca Cáceres, Leonidas Rodríguez Figueroa, Alberto Eldredge, Luis Alberto Sánchez, Andrés Townsend Escurra, Javier Valle Riestra y Héctor Vargas Haya.

 

            La   Asamblea fue instalada solemnemente el 28 de julio de 1978.

 

           

 

SIGUEN LAS HUELGAS

ARRIBA

Después de las elecciones el Gobierno quiso dar una muestra de buena voluntad y el 14 de julio decretó una amplia amnistía a todos los ciudadanos y militares que hubieran sido sentenciados o estuvieran procesados por razones de tipo político, ordenándose su inmediata libertad, y de igual modo, se disponía que se dieran facilidades a los que estuvieran exiliados para que pudieran retornar.  El 31 de julio se ordenó la reposición de los maestros que hubieran sido separados por haber participado en las últimas huelgas magisteriales, debiendo volver a sus plazas de origen.

            El día 9 de agosto, se declaró en estado de emergencia a todos los establecimientos estatales de salud del país porque todo el personal había entrado en huelga.  Por la naturaleza del servicio, se dictaron medidas especiales.  Esta huelga también se propagó al departamento de Piura, pero el día 15 se normalizó la situación.

 

            Pero las huelgas en los asientos mineros continuaban y más bien  nuevos Sindicatos se plegaron a las mismas con clara intención de paralizar toda la actividad minera del país.  El 8 de agosto, el Gobierno declaró ilegales las paralizaciones de las minas de Toquepala y Anexos en Moquegua; de los Trabajadores Metalúrgicos de Ilo y de los trabajadores de la Southern Perú Koper Corporation.  También en el mismo día pero con otro Decreto Supremo, se declaraban ilegales las huelgas de la Corporación Minera de Castrovirreyna y la que habían emprendido los sindicatos de la Empresa Minera Santa Lucía.  Otro tanto se hizo con los trabajadores empleados y obreros de Hierro Perú, con los trabajadores de la Mina de Raura y de igual manera se conminó a los trabajadores de Centromin de La Oroya y Cerro de Pasco a retornar a sus labores, bajo amenaza de despidos.  Como los mineros respondieron radicalizando la huelga, el Gobierno declaró en estado de emergencia a las localidades de Pasco, La Oroya, Morococha, Casapalca, Yauli, Marcono, Ilo  y a Ilabaya en Tacna.  Pero estas medidas de fuerza resultaron insuficientes, por cuyo motivo el Gobierno radicalizó su accionar y dispuso el 29 de agosto, el estado de emergencia y la suspensión de las garantías constitucionales en los departamentos de Huánuco, Junín, Pasco, Huancavelica y Ayacucho, asumiendo los comandantes militares el control político de los mismos.

            Las paralizaciones siguieron extendiéndose y el 1º de setiembre se declaró ilegal la huelga de los trabajadores de la Compañía Minera de Pativilca, la de San Ignacio de Morococha, la de los yacimientos de San Vicente, de las Minas Canarias y de las Minas de Cerro Verde de Minero Perú.

 

            Entre el 5 y el 8 de setiembre la Federación de Empleados Bancarios del Perú, hizo una huelga de brazos caídos durante tres horas y media en la mañana reclamando aumento de sueldos.  Esta huelga fue acatada en todas las sucursales bancarias del departamento de Piura.

            El 21 de setiembre entraron en huelga  la Federación Nacional de Trabajadores de Electro Perú S.A.  Como esta huelga revestía gravedad, los funcionarios y altos empleados de la empresa fueron movilizados con el fin de mantener el servicio y en muchos lugares técnicos del ejército y de la marina prestaron su apoyo, pese a lo cual se produjeron muchas y prolongadas interrupciones del servicio, lo cual también se sintió en Piura.

 

            Los trabajadores mineros realizaron “marchas de sacrificio” hacia Lima con mujeres e hijos pequeños.  Ocuparon plazas públicas y allí pernoctaron durante mucho tiempo.  Hicieron la llamada “olla común” que se popularizó.  Durante la noche tuvieron que sufrir las inclemencias del clima, pero al amanecer  con renovados bríos recorrían las calles de Lima con gran beligerancia, lo cual motivó enfrentamientos con la policía.  Se apostaban frente al Ministerio de Trabajo, Palacio de Gobierno, Palacio de Justicia y el Congreso, pero este enfrascado en elaborar la Constitución, no les prestó atención.

 

            La última huelga declarada ilegal, fue la de Cuajone dependiente de la Southern Perú Koper Corporation, el 4 de diciembre  mediante Resolución Suprema Nº 093-78 TR.  Para esa fecha, ya en muchas empresas mineras se había normalizado la situación porque el Gobierno había concedido aumentos salariales y mejorado las condiciones de trabajo.

 

 

MUERTE DEL GENERAL GARCÍA VARGAS

ARRIBA

El 13 de agosto de 1978, falleció en un accidente de aviación el general Artemio García Vargas, uno de los grandes protagonistas de la deposición del general Velasco.  El avión militar done iba,  había salido de la Base Aérea de Arequipa y se produjeron fallas en los motores.

 

            En 1971, García Vargas trabajaba en el Ministerio de Guerra y por un mal entendido, el presidente Velasco lo vejó gravemente, lo que lo afectó profundamente, recibiendo el respaldo del entonces Canciller General, Edgardo Mercado Jarrín, el que para aquietar al enfurecido coronel, logró le otorgaran su ascenso a General, pero García Vargas nunca olvidó la ofensa y se la haría pagar cara a Velasco.  Cuando al iniciarse el año 1974, Mercado Jarrín es nombrado Primer Ministro, una de las primeras medidas fue de nombrar a su protegido, el ya general García Vargas, como jefe de la más poderosa unidad militar del Perú, la VI División Motorizada ubicada en Tacna.  Un año más tarde, García Vargas exigió al general Francisco Morales Bermúdez, que en ese entonces era primer ministro y estaba en Tacna, que se pronunciara para la rebelión contra Velasco, pues estaba titubeante.

 

            Siendo presidente el general Morales Bermúdez, lo nombró ministro de Transportes.  Fue entonces que accedió al pedido del alcalde de Sullana, Julio I. Baca Ríos de tender un segundo puente sobre el río Chira.  Siendo un oficial joven, García Vargas había servido en Sullana y se había casado con la damita sullanera Jenny Gonzáles Torres, cuyos padres y familiares seguían viviendo en Sullana.

 

            Su deceso fue por lo tanto muy sentido en la Perla del Chira y el alcalde cursó telegramas de condolencia y dispuso que la bandera fuera izada a media asta en el local municipal.  El segundo puente lleva el nombre de “General Artemio García Vargas”, el mismo fue inaugurado cuando el presidente Belaúnde hacía su segundo mandato.

 

 

 

CREAN ORDENORTE

ARRIBA

El 14 de noviembre de 1978 y con Decreto Ley 22334 se creó el Organismo Regional de Desarrollo del Norte, llamado simplemente ORDENORTE, para los departamentos de Piura y Tumbes, el que se encargó de impulsar el desarrollo regional.

 

            Por entonces ya habían sido creados, pero sólo con  ámbitos departamentales otras entidades similares.

 

            ORDENORTE tendría un jefe nombrado con Resolución Suprema refrendada por el primer ministro.  Como Órgano de Línea tendría direcciones sectoriales, con autonomía pero manteniendo relaciones técnico-normativas con los respectivos Ministerios.   Los Comités Departamentales de Desarrollo de Tumbes y de Piura que habían estado funcionando, seguiría actuando como  órganos desconcentrados del nuevo organismo.

 

Esto en realidad constituyó un principio de descentralización administrativa y económica, pues todos los servidores públicos de los diversos Ministerios pasaron a depender de ORDENORTE.  Por entonces era jefe de la Primera Región Militar, el general Justo Arias Aranguez, al cual le correspondió por lo tanto ser el primer presidente de Ordenorte.  Este jefe era descendiente directo del coronel Justo Arias Aranguez que se inmoló heroicamente en el Morro de Arica junto a Bolognesi.

 

 

 

LA NUEVA CONSTITUCIÓN DE 1979

ARRIBA

Haya de la Torre presidió en julio de 1978 las Juntas Preparatorias de la Asamblea por haber obtenido la mayor votación.  Posteriormente fue elegido por mayoría como presidente de ese organismo.  En su mensaje del 28 de julio, se refirió a la Constituyente como el Primer Poder del Estado.

 

Cuando la Asamblea empezó a funcionar, los grupos de izquierda presentaron un pedido para que tuviera funciones legislativas, es decir la facultad de dar leyes.  Eso hubiera producido un conflicto con el Gobierno Revolucionario, y además hubiera rebasado las atribuciones señaladas en su convocatoria.  El pedido no fue aprobado, porque tanto el APRA como el PPC, el MDP y la UNO, se opusieron tenazmente.  Todo el segundo semestre de 1978 y los primeros tres meses de 1979, fue trabajo de comisiones y el debate se desarrolló entre abril y julio de 1979.

 

Desde 1976 Haya de la Torre se había sentido mal de salud, por lo cual viajó a Alemania.  Estando ya de presidente de la Asamblea, las dolencias se le acentuaron, por lo cual viajó a Estados Unidos, en donde no le pudieron diagnosticar el mal que tenía.  De regreso al Perú, los médicos le hacen saber que tenía un cáncer avanzado.  Viajó nuevamente a Estados Unidos y en el Hospital de Houston le confirmaron el diagnóstico peruano.  En diciembre dejó de concurrir a la Asamblea, debiendo asumir el control el vicepresidente Luis Alberto Sánchez.

 

El artículo 1º de la nueva Constitución decía:  “La persona humana es el fin supremo de la sociedad y del Estado.  Todos tienen la obligación de respetarla y protegerla.”  En el  artículo siguiente dedicado a los derechos de la persona, se acogían muchos de los artículos comprendidos en la Declaración de los Derechos Humanos, lo que sin duda no gustó a los conductores del Gobierno Revolucionario.

 

El artículo 81º decía textualmente:  “El poder emana del pueblo.  Quienes lo ejercen, lo hacen en su representación y con las limitaciones y responsabilidades señaladas  por la Constitución y la Ley.  Ninguna persona, organización, fuerza  armada o fuerza policial del pueblo, puede arrogarse su ejercicio.  Hacerlo es sedición.”

 

Artículo 82º:  “Nadie debe obediencia a un gobierno usurpador ni a quienes asumen funciones o empleos públicos en violación de los procedimientos que la Constitución y las leyes establecen.  Son nulos los actos de toda autoridad usurpada.  El pueblo tiene el derecho de insurgir en defensa del orden constitucional.”

 

El Gobierno de Morales Bermúdez cuando convocó a elecciones, tenía el propósito de que la nueva Constitución, acogiera e institucionalizara, los que consideraban  logros revolucionarios, pero no fue así, pues los constituyentes le dieron un sentido claramente democrático.  Esto creó una notoria tensión entre la Asamblea y el Gobierno.

 

 

 

CAMBIOS MINISTERIALES EN ENERO DE 1979

ARRIBA

Los sindicatos que parecía haber dado una tregua con la terminación del año 1978, se aprestaban a reiniciar las demandas laborales.  Eso lo conocía el Gobierno y aprovechando la oportunidad  del nuevo año, realizó una recomposición de su Gabinete.

 

En el Ministerio de Pesquería salió el contralmirante Francisco Mariátegui, quien había estado en el cargo desde el comienzo con Morales Bermúdez y en su reemplazo fue designado el contralmirante Jorge Villalobos.  En el Ministerio de Industria, Comercio, Turismo e Integración, en reemplazo del ingeniero Gabriel Lanatta Piaggio fue nombrado el vicealmirante Jorge Dubois Gervasi,  quien anteriormente había sido ministro de Integración, ministerio que luego fue refundido.

  En Educación, en lugar del general Otto Elespuru, asumió el cargo el general José Guabloche Rodríguez, quien se había estado desempeñando  como jefe de la División de Lobitos.  En el Ministerio de Salud, en reemplazo del vicealmirante Oscar Dávila Zumaeta, nombraron al mayor general FAP E. Rivas Plata Hurtado.  En Vivienda y Construcción, salía el contralmirante Jerónimo Cafferata y entraba el general Oscar Rosas Cresto

.  En el Ministerio de Relaciones Exteriores salía el embajador José de la Puente y entraba el doctor Carlos García Bedoya en el Ministerio de Guerra  y por lo tanto como Primer Ministro, en febrero pasó al retiro el general Oscar Molina Pallochia y en su lugar ingresó el general Pedro Richter Prada que ya había sido ministro;  en Aeronáutica salía el teniente general Jorge Tamayo de la Flor y era reemplazado por el teniente general Luis Galindo Chapman y por último en Marina salía el contralmirante Jorge Parodi –por pase al retiro- y lo sustituía el vicealmirante Carlos Tirado Alcorta.

 

En Piura era Comandante General de la Primera Región el general Justo Arias Aranguez que a fines de enero pasó a retiro, siendo reemplazado por el general Ramón Miranda Ampuero, que meses antes había sido Ministro de Educación.  Por lo tanto, asumió la Presidencia de ORDENORTE.  Como Jefe de Estado Mayor, fue nombrado el general Arturo  La Torre Di Tolla, que por lo tanto, asumió el cargo de Sub-Presidente de ORDENORTE.

 

 

 

HUELGAS EN 1979

ARRIBA

No había terminado el año  y ya el 28 de diciembre de 1978, el Sindicato de Trabajadores de Electro Perú, daba un plazo de 72 horas para iniciar el 3 de enero 1979 una huelga indefinida.  Como era de suponer el Gobierno la declaró ilegal.  El mismo día 28 de diciembre, los trabajadores de la Compañía Peruana de Teléfonos reclamando aumento de sueldos, realizaron paro a nivel nacional, que consecuentemente comprendió a los departamentos de Piura y Tumbes.  En Lima los huelguistas ocuparon las instalaciones de la empresa y sacaron a los empleados que estaban a cargo del servicio de emergencia, por eso en Piura hubo sorpresa cuando las comunicaciones se suspendieron súbitamente.

Durante 24 horas el país quedó aislado internacionalmente, y como los huelguistas hasta llegaron a dañar instalaciones se les abrió juicio penal.

 

Como también la CGTP amenazaba con un inminente paro, el Gobierno se adelantó y el 5 de enero volvió a declarar el Estado de Emergencia en todo el territorio nacional y se encargó a los jefes militares asumir el mando político y militar de sus correspondientes circunscripciones.  Al mismo tiempo que se daban estas medidas, una vez más se suspendió la circulación de varios semanarios, para lo cual se dio un Decreto Ley.  Las publicaciones afectadas fueron: ABC, Amauta, El Tiempo (de Lima), Equis X, Kunan, Marka y Unidad las que recién reaparecieron el 17 de mayo.1979  Pese a todo, la CGTP realizó el paro los días 9, 10 y 11 de enero.

 En Piura se sintió más la paralización el primer día.  El 26 de mayo fue suspendida la circulación de la Revista Caretas. Como protesta se encerraron en la capilla de Pizarro de la Catedral de Lima, los periodistas, Julio Cabrera de X, Jorfe Castro Ríos de la FPP, Jorge Flores Lama de Marka y Zileri de Caretas.

Cuatro meses después se autorizó la circulación de Caretas..  En el mes de febrero 1979, seguía en el sur la huelga de los asientos mineros de Cuajone a pesar del Estado de Emergencia y más bien entraban en huelga los trabajadores de Hierro Perú.

 

El 6 de  marzo se levantó el Estado de Emergencia, pero la paralización de los asientos mineros en Toquepala seguía, por cuyo motivo se declaró en Estado de Emergencia a los departamento de Moquegua y Tacna, que se mantuvo hasta el 11 de abril. Casi de inmediato la Federación Nacional de Trabajadores Metalúrgicos y Mineros del Perú declaró un paro nacional de dos días que no se sintió en Piura por no existir asientos mineros.  El Gobierno volvió a implantar el Estado de Emergencia en todo el territorio

 

A partir del 4 de junio, el SUTE declaró una huelga general indefinida, que estaba llamada a ser una de las más largas de los últimos años.  Como siempre el principal motivo fueron los bajos sueldos pero en las demandas se incluyeron otros puntos que el Gobierno consideró extra laborales.  La huelga se caracterizó por su violencia y por marchas casi diarias de los maestros por las calles de las ciudades, hechos que se registraron también en varias localidades de los departamentos de Piura y Tumbes. En Lima las tanquetas de la policía salieron a las calle, pero los huelguistas con gran audacia las atacaban.

Los padres de los alumnos de los colegios estatales, temiendo por la seguridad de sus hijos, no los mandaban a estudiar, porque piquetes de huelguistas se apostaban en los alrededores para impedir su ingreso y atacar a los docentes llamados “amarillos”.  Muchas veces los estudiantes de los últimos años de secundaria y de escuelas superiores, también engrosaban las manifestaciones.

 Los días 7 y 8 de junio se produjeron graves hechos en la Escuela Normal Mixta de Huaraz, por cuyo motivo fue recesada.  El primer día de huelga, los profesores de los colegios particulares, no asistieron a sus planteles como una adhesión simbólica.  Las relaciones entre el ministro de Educación, general Guabloche y el SUTE se tornaron muy tirantes y fue declarado persona no grata.

 

El 30 de junio se dieron dos Decretos Leyes, uno aumentando S/.3 000,00 soles mensuales  a todos los servidores públicos y a los pensionistas y otro estableciendo para los empleados de la actividad privada una “Bonificación Especial por Costo de Vida” también de S/.3 000,00 pero de todos modos el 16 de julio la CGTP decretó otro paro de protesta..  El SUTE lo consideró insuficiente, dada la inflación ya existente.  El 18 de setiembre con nuevos Decretos Leyes, se otorgan nuevamente otros aumentos de S/.3 000,00 para servidores públicos y privados.  También en setiembre se elevaron sueldos y salarios mínimos.

 

El 1º de julio el Gobierno cambia al ministro de Energía y Mina, Juan Sánchez Gonzáles, pensando en dar a los huelguistas de las minas un mejor interlocutor y nombró en su reemplazo al general piurano de conocidas familias,  René Balarezo Vallebuona, pero la situación no varió.

El 10 de agosto al iniciarse las labores del segundo semestre, se decretó un aumento general para el magisterio de acuerdo a los niveles magisteriales.  El sueldo más bajo sería de S/.21 600,00  para los docentes de menor nivel y con 24 horas semanales.  Los docentes de V Nivel, con 40 horas de clase o permanencia en el plantel pasaron a ganar S/.62 600,00.

 

El 20 de julio se principiaron a cubrir las plazas vacantes de los profesores huelguistas con profesores profesionales sin título pedagógico.  Llegaron las vacaciones

de la mitad del año y la huelga magisterial seguía,

 

Con eso los docentes principiaron a reintegrarse poco a poco a sus labores y en setiembre todo había tornado a la normalidad.  Tuvieron también aumentos especiales los trabajadores textiles, de construcción civil, de Salud, de Correos y Telecomunicaciones.

 

Los incrementos de remuneraciones y diversas disposiciones mejorando las condiciones laborales, aquietaron los reclamos y a fin de año solamente la mina de Atacocha se encontraba paralizada.  El 26 de diciembre, mediante sendos Decretos Leyes, se dispusieron nuevos aumentos de sueldos a los trabajadores de la actividad privada, estatales y pensionistas.

 

 

 

AUTORIZAN EXPLORACIÓN MINERA EN TAMBOGRANDE

ARRIBA

Desde el siglo anterior, cuando Raimondi visitó Piura, hizo conocer que en la región de Tambogrande y aún bajo la misma ciudad había una rica mina de hierro.  Posteriormente, el ingeniero Duval  que hacía estudios de irrigación de las cuencas de los ríos Piura y Chira también planteó al gobierno la conveniencia de explotar las minas de Tambogrande y cuando por esos años y los siguientes se habló del ferrocarril de Paita al Marañón, se proyectó que pasara la línea férrea por Tambogrande para facilitar la exportación del mineral de hierro que se extrajera.

 

Desde los tiempos del Gobierno de Sánchez Cerro en 1932, el Instituto Nacional de Investigación y Fomento Minero del Perú INIFM, se interesó en los supuestos yacimientos de hierro de Tambogrande, y cuando tal Instituto se convirtió en el Instituto Geológico Metal Minero del Perú INGEMET, continuó interesándose  por ese “yacimiento de hierro”, ubicado al noroeste de la ciudad de Tambogrande y llegó a establecer una reserva potable de 17 millones de toneladas métricas de mineral de hierro, con ley 42,6% y 28% de óxido de silicio.

 

Durante el Gobierno del general Morales Bermúdez volvió a suscitarse el interés por los mencionados yacimientos y se afirmaba que en realidad no era una mina de hierro si no de cobre a flor de tierra.  Por Decreto Supremo Nº 019-78 EM DGM del 22 de noviembre de 1978 el área minera fue declarada, área de  reserva nacional en una extensión de 100 kilómetros cuadrados comprendidos dentro de los 50 kilómetros de la frontera con Ecuador.

 

El 10 de setiembre de 1979, con Decreto Ley 22672 y en un solo artículo, se declaró de necesidad nacional la exploración y explotación de la zona a que se refería el D.S.019-78.

 

El mismo día, es decir el 10 de setiembre de 1979, mediante Decreto Supremo 021-79 EM-DGM se autorizó a la empresa Bureau de Recherches Geologiques ef Minieres de Francia “B.R.G.M.”  a efectuar labores de prospección, exploración y eventual explotación en la Zona de Tambogrande para lo cual se suscribió un Acuerdo de Bases de 6 cláusulas y tres Anexos.  Además se planteaba la posibilidad de constituir una Empresa Minera Especial.  Se llegó a pensar en la formación de una empresa mixta con capitales franco-peruanos para invertir 340 millones de dólares.  Inicialmente, se pensaba explotar 348 TM al año a tajo abierto y luego incrementar la producción a 130 metros de profundidad bajo parte de la población de Tambogrande.

 

Los estudios de la firma francesa permitieron establecer que se trataba de un rico yacimiento polimetálico, en donde había gran cantidad de mineral de cobre y de oro.

 

En tiempos del  primer gobierno del presidente Alan García se formó una empresa regional.

 

 

 

MORALES BERMÚDEZ NO PROMULGA LA CONSTITUCIÓN

ARRIBA

Cuando la Asamblea Constituyente inició sus funciones, los representantes de la izquierda radical, trataron de que asumiera funciones legislativas a lo que se opuso el APRA, el PPC, la UNO y el MDP porque eso sería enfrentarse al Gobierno.  Por lo tanto, la Asamblea se abocó a redactar la nueva Constitución y cuando ésta quedó terminada y firmada por Haya de la Torre, fue llevada a Palacio para su promulgación,

Haya de la Torre se encontraba ya muy grave y el texto de la Constitución fue llevado a Villa Mercedes donde se encontraba el líder aprista, para que la firmase, lo que a duras penas pudo hacerlo. El general Morales Bermúdez se negó, porque se trataba de  que de inmediato entrase en funciones lo que implicaba el cese del Gobierno Revolucionario en sus funciones y además porque no se habían constitucionalizado las principales reformas estructurales de la Revolución.  Morales Bermúdez devolvió la Constitución sin firmar y se tuvo que esperar hasta el 28 de julio de 1980 cuando hubiera un nuevo Gobierno Constitucional.

 

 

 

CONVOCAN A ELECCIONES GENERALES

ARRIBA

El 30 de julio de 1979, se dio el Decreto Ley 22622 por el cual se convocaban a Elecciones Generales, con la firma de todos los ministros.  Para entonces el general Luis Arbulú Ibáñez había sido reemplazado en la cartera de Agricultura y Alimentación por el general Carlos Gamarra Pérez Egaña.  El de Transportes y Comunicaciones  general Elivio Vannini era sustituido por el general José Soriano Morgan. Que hacía pco tiempo había estad en Piura, jefaturando el Organismo de Desarrollo del Complejo de Bayovar u ODECOB. En el Ministerio de Trabajo, teniente general José García Calderón fue reemplazado por el mayor general Javier Elías Vargas.

 

El mencionado Decreto Ley decía:

 

CONSIDERANDO.

           

            Que es objetivo del Gobierno Revolucionario de la Fuerza Armada, la transferencia del poder a la civilidad, la que culminará con la instalación del Gobierno Constitucional el 28 de julio de 1980.

 

            Que para tal efecto debe de convocarse a Elecciones Generales de Presidente y Vicepresidentes de la República, Senadores y Diputados, señalándose la fecha en que ellas se realizarán. 

           

En uso de las facultades de que está investido y con el voto aprobatorio del Consejo de Ministros.  Ha dado el Decreto Ley siguiente:

 

Artículo 1º.- Convócase para el 18 de mayo de 1980, a elecciones generales de Presidente de la República, Primer y Segundo Vicepresidente, Senadores y Diputados.

 

Artículo 2º.- Las Elecciones Generales, se regirán por las disposiciones electorales sobre la materia, con las modificaciones y adiciones que contendrá el Decreto Ley que oportunamente se expedirá.

 

Artículo 3º.-  Derógase todas las disposiciones que se opongan al presente Decreto Ley.                  

 

El 27 de agosto desde Tacna se dio el Decreto Ley 222652 mediante el cual se introducían varias modificaciones en el Estatuto Electoral dado con Decreto Ley 14259 en 1962.

 

De acuerdo al mismo, los Presidentes, Vice-Presidentes, Senadores y Diputados, serían elegidos no por seis años sino por cinco.  Establecía la obligatoriedad del voto de los analfabetos.  Las elecciones para Senadores dejaron de ser departamentales y se harían por Distrito Electoral Único.  El número total de Senadores se fijó en 70.  En el anterior Estatuto, Tumbes tenía 1, Piura 3 y el departamento de Lima 9.  En cuanto a Diputados, el anterior Estatuto señalaba para Tumbes, Moquegua, Tacna y Madre de Dios, 2 diputados.  Para Amazonas, Pasco y San Martín, 3 diputados.  Para Ica, Huancavelica y la Provincia Constitucional del Callao, 4 diputados.  Para Loreto, Apurímac, Lambayeque y Huánuco, 5 diputados. Para Arequipa y Ayacucho 6 diputados.  Para Junín, La Libertad y Ancash, 7 diputados.  Para Cuzco y Puno, 8 diputados.  Para Piura y Cajamarca, 9 y para Lima 40. En total esta Cámara tenía antes 140 diputados.  En el nuevo Estatuto, se elevaba el número de Diputados a 180 y se asignaban a Lima 40; a Piura y La Libertad 11;  Cajamarca y Junín 10; a Ancash, Arequipa y demás provincias de Lima 9; a Cuzco, Lambayeque y Puno 8; a Loreto y Provincia Constitucional del Callao 7;  a Ica 6; a Huánuco y Ayacucho 4; a Huancavelica, San  Martín, Amazonas y Apurímac 3; a Pasco y Tacna 2 y 1 a Moquegua, Madre de Dios y Tumbes.

 

 

 

LA MUERTE DE HAYA DE LA TORRE

ARRIBA

En el mes de julio cuando se terminaba de redactar la constitución Haya de la Torre se encontraba sumamente grave en su domicilio de Villa Mercedes en Chaclacayo.  Allá fueron llevados los documentos el 12 de julio para que los firmara, para lo cual fue necesario que Jorge Idiáquez  Ríos asistente personal y fiel compañero, lo ayudase.

 Días después, el 26 de julio, el Gobierno Revolucionario expidió la Resolución Suprema Nº409-79 RE otorgándole la condecoración de la Orden “El Sol del Perú” en el grado de Gran Cruz que era la máxima condecoración de la República, la que le fue llevada por el Canciller Carlos García Bedoya.  El 2 de agosto falleció, cuando tenía 84  años.  En ese mismo año habían muerto Ravínez y Pedro Beltrán, otros personajes protagónicos de la política peruana.

 

El mismo 2 de agosto, el Gobierno emitió el Decreto Supremo Nº 021-79-PM disponiendo el izamiento del pabellón nacional a media asta en los locales del Congreso, cuarteles, buques de la Marina de Guerra y edificios militares desde el día 2 hasta la inhumación de los restos.

 En el local del Congreso se levantase una capilla ardiente con Guardia de Honor y Bandera y el ataúd debía estar cubierto con el Pabellón Nacional.  Para el día del traslado de los restos al cementerio, se dispuso la concurrencia de Compañías de las tres armas y de la Guardia Civil, con escoltas.  Se tocarían marchas fúnebres en el trayecto.  Y al momento de la inhumación se dispararían 19 cañonazos.  El día de las exequias se declaró duelo nacional.

 

Sus restos fueron llevados a la Casa del Pueblo, en la avenida Alfonso Ugarte, en donde fueron velados.  Decenas de millares de acongojados apristas y también opositores políticos, desfilaron ante el féretro para despedir al que había sido su conductor y guía por decenas de años. Era un mar humano agitando pañuelos blancos. Muchos  lloraban..  Luego fue trasladado en hombros del pueblo que se disputaba por llevar el féretro hasta la Universidad de San Marcos, en donde se le rindió homenaje.  Después  la inmensa multitud siguió hasta el Congreso donde se le brindaron honores de Jefe de Estado.  En la Catedral de Lima celebraron solemnes exequias.

La dirigencia aprista decidió que la exhumación no fuera en  ningún cementerio de Lima sino en el de Trujillo, ante lo cual el día 3 se emitió otro Decreto Supremo, declarando no laborable en el departamento de La Libertad el día de las exequias.

 

Cuando Haya de la Torre asumió la Presidencia de la Asamblea, fue el primer y el último cargo público en que sirvió y como una muestra de desprendimiento,  en el Congreso sólo cobró un sol mensual.  Su cadáver fue trasladado por tierra a la ciudad de Trujillo, lugar de su nacimiento,  siendo enterrado el 6 de agosto.  Por todos los pueblos por donde pasaba, miles le rendían homenaje.

 

En Piura, el diario Correo, alcanzó a publicar un extenso editorial que terminaba diciendo, que los apristas parodiando a Piérola, podían decir:  ¡Ha muerto Haya!  ¡Viva Haya1  Entre los piuranos el deceso era esperado, porque los diarios habían estado informando día a  día sobre el curso de su enfermedad, lo cual en el interés general había desplazado a segundo lugar las informaciones sobre la nueva Constitución que Morales Bermúdez se negó a promulgar.  Una nutrida delegación de apristas piuranos viajó a Trujillo para concurrir a su sepelio.

En Trujillo, se congregaron inmensas multitudes. En una sencilla tumba fue enterrado en el cementerio de Miraflores. En el interior de la tumba, el la parte de la cabecera estaba escrito: “Aquí descansa la luz” y a un costado, la palabra APRA. Al borde  la tumba se colocó  un enorme peñasco en donde se podía leer : VICTOR RAÚL.

 

 

 

EL EJE PAITA-TALARA

ARRIBA

Antes de 1979, el puerto de Paita se abastecía de agua de unos tanques que se encontraban en el tablazo, hasta donde el agua era impulsada desde el río Chira.  De igual manera la ciudad de Talara se abastecía de agua de la planta de tratamiento del Portachuelo ubicada a varios kilómetros al sur de la ciudad.  La planta de bombeo se encontraba en Miramar, población ubicada a varios kilómetros al sur de  la ciudad.  La planta de bombeo se encontraba en Miramar, población ubicada en la margen derecha del río Chira.  Mediante una tubería de hierro de 18 pulgadas era llevada al Portachuelo y de allí a Talara en donde se almacenaba en grandes tanques.  El 16 de enero se dio el D.L. 23428 autorizando un préstamo de 1 800 000,00 dólares para construir el eje.

 

La construcción de la Petroquímica incrementó las necesidades de agua en un 50% en Talara y la construcción del Terminal Pesquero en Paita también requería de un volumen apreciable de agua.

 

El gobierno decidió solucionar los problemas de los requerimientos de agua para fines industriales y para las necesidades domésticas de las localidades de Paita, Talara, Negritos y poblaciones del norte de la zona.  Como el proyecto era muy grande y costoso se decidió dividirlo en dos etapas, constituyendo la segunda, la atención de requerimientos de agua de Lobitos y El Alto.

 

En 1977 se dio inicio a la obra en su primera etapa que demandaba una inversión de 1 372  600 soles los que fueron financiados con un crédito francés.  Las obras se ejecutaron por intermedio de la Dirección General de Obras Sanitarias y la firma encargada de ejecutarlo fue la Degremont.

 

 

La obra consistía en una gran planta de tratamiento en El Arenal, en la margen izquierda del río Chira y de ese lugar mediante dos extensas tuberías llegaba el agua, mediante un ramal a Paita y con otro a Talara tras de cruzar el río.  A su paso proporcionaba agua a la población de Amotape en la margen derecha.  En su trayecto llegaba a la Estación de Bombeo Nº 1 y luego la Nº 2 de donde partía una cañería de 24 pulgadas hasta una cámara de carga.   Luego la cañería al llegar frente a Negritos se dividía en tres ramales, uno de 10 pulgadas iba a Negritos, otro a Talara y un tercero estaba destinado para las poblaciones del norte.

 

En noviembre de 1979 entró en funcionamiento la primera etapa.  Se encontró con un problema en las redes de abastecimiento domiciliario de Paita y Talara que eran muy antiguas, por lo cual posteriormente se fueron cambiando.

 

La producción media mensual de abastecimiento a Talara y Negritos era 575 670 m3  y la de Paita y anexos de 168 705 m3.  Años más tarde se ejecutó la segunda etapa, que llevó agua a El Alto y Lobitos.

 

 

 

ENTRA EN FUNCIONAMIENTO EL COMPLEJO DE SOLVENTES

ARRIBA

En 1974 en el Plan Perú se había proyectado la construcción de un moderno Complejo Petroquímico en Talara, lo que convertiría a esa localidad en el más importante polo de desarrollo del país.

 

El Complejo Petroquímico consideraba.

  1) La modernización de la Refinería de Talara 

2) La construcción de un Complejo de Fertilizantes 

3) La construcción de una Planta Negro de Humo  y

 4) La construcción de un Complejo de  Solventes.

 

Hasta 1979 todo el plan se había cumplido, menos en lo que se refiere al Complejo de Solventes.  Se trataba nada menos de una empresa que era la primera que se ejecutaba en el Grupo Andino.   Se había proyectado para producir 5 000 toneladas métricas al año de acetona, 10 600 toneladas de alcohol isopropílico.

 

La acetona es un solvente de carácter orgánico que constituye insumo para la fabricación de thiners, pinturas, fibras textiles bajo la forma de acetato de celulosa, para fabricar gases industriales como el acetileno, para lacas, barnices y otros más, es decir  que del producto había gran  demanda.

 

Para fabricar el alcohol isopropílico, se utilizaba una materia prima, el propileno propano, producido por la Unidad de Craqueo Catalítico de la Refinería.  El alcohol isopropílico se utiliza en la fabricación de pintura, thiners, tintes, productos plásticos, tintas para imprenta, pinturas aerosoles y otros más.

 

 

 

CIEN AÑOS DE LA MUERTE DE GRAU

ARRIBA

El Gobierno mediante Resolución Suprema Nº 212-78 PM  designó el año 1979 como “Año de Nuestros Héroes de la Guerra del Pacífico”.

 

El 27 de febrero de 1979 se dio el Decreto Ley 22453 se dispuso la acuñación de monedas de curso legal alusivas a los hechos.

 

Debían de acuñarse 30 000 monedas de oro cuyo valor sería de S/.100 000.  De ellas 10 000 debían de tener la efigie de Grau, 10 000 la efigie de Bolognesi y 10 000 la de Cáceres, con la leyenda “Año de Nuestros Héroes de la Guerra del Pacífico”.  La ley sería de 916,6 milésimas de oro, con un diámetro de 37 milímetros y un peso de 31 gramos y 1050 diezmilésima de gramo.  También se acuñarían monedas de oro cuyo valor sería de  cincuentas mil soles con la efigie de Elías Aguirre, Alfonso Ugarte y Francisco García Calderón.

 

Se disponía la acuñación de monedas de plata cuyo valor sería de  S/. 5 000 soles con figura del "Huáscar".  Tanto las monedas de oro como las de plata llevarían al reverso el escudo nacional y la leyenda “Banco Central de Reserva del Perú”.

 

No obstante el alto valor de las monedas de oro de Grau, en Piura hubo una gran demanda de ellas.  Unos las adquirían para sus colecciones y otros para tenerlas de recuerdo.

 

El 18 de noviembre el Gobierno expide el Decreto Ley 22810, disponiendo que el Banco Central de Reserva suspenda la circulación  de las monedas de oro y plata que tiene en su poder, por el alto valor que había adquirido el oro y la plata en el mercado internacional, lo cual había aumentado el valor intrínseco de las monedas.

 

También se mandaron a imprimir estampillas policromadas.  Una denominada Combate Naval de Iquique al precio de S/.14 con un tiraje de quinientos mil ejemplares.  Otra del Combate de Angamos de S/.100 cada una, con un tiraje de un millón de ejemplares.

 

Para los piuranos, los actos recordatorios tuvieron características especiales.  Desfilaron las fuerzas armadas, las instituciones, las cooperativas agrarias y los colegios.  Frente al  Monumento a Grau, se le rindieron emotivos homenajes al héroe.  Los diarios lanzaron ediciones especiales.

 

El 28 de marzo se promulgó el Decreto ley 22481 por el cual se creaba la Comisión Nacional del Centenario de la Guerra del Pacífico, que fue encargada de orientar, dirigir y coordinar la ejecución de programas de actuaciones con que el Perú conmemoraría dicho Centenario.  Estaba presidida por el presidente activo de la Benemérita Sociedad de Fundadores de la Independencia, Vencedores del Dos de Mayo de  1866 y Defensores Calificados de la Patria y la integrarían 14 altos personajes entre los cuales había ministros, rectores de universidades, las fuerzas armadas e instituciones vinculadas  con los estudios históricos.

 

El 8 de octubre de 1997, se dio el Decreto Supremo Nº 32-79 PM, que declaró Día del Valor y del Heroísmo, al 8 de octubre de 1879.  Se declaraba  el 8 de octubre de 1979 día feriado no laborables y se disponía que en ese día a las 9:50 de la mañana se guardara un minuto de silencio en toda la república y acto seguido se efectuaría una salva de 21 cañonazos en todos los cuarteles y buques de guerra.

 

 

 

SE INICIA LA SEGUNDA ETAPA DEL PROYECTO CHIRA-PIURA

ARRIBA

Los piuranos tenían especial interés en que cuanto antes se iniciaran las obras de la segunda etapa del Proyecto Chira-Piura, que iba a favorecer a la agricultura del Bajo Piura.  Para eso se conectaron con el Ministro Silva Ruete, el cual logró que se diera el Decreto Ley 22531 del 15 de mayo de 1979 que autorizaba la gestión de un préstamo de cincuenta y cinco millones de dólares por intermedio del Banco de la Nación, que sería pagadero en doce años..

El domingo 11 de noviembre de 1979, se firmó en Piura, en el Salón de Actuaciones de la sede central de ORDENORTE, el contrato para la ejecución de la Segunda Etapa, suscribiéndolo por una parte el ingeniero Germán Rodríguez, Director General del Proyecto Chira-Piura y por la otra parte el ingeniero Ljubomir Popovic Director Gerente de la Empresa Energoprojekt.  El acto se hizo contando con la presencia del Ministro de Economía y Finanzas, doctor  Javier Silva Ruete y del general Ramón Miranda Ampuero, Jefe de la Primera Región Militar y de Ordenorte.  Este organismo era el que iba a manejar la ejecución del proyecto, pues cuando se creó ORDENORTE una de sus dependencias fue la Dirección Ejecutiva del Proyecto Especial Chira-Piura (DEPECHP) creado por Decreto Ley 18381.

 

Al acto que fue público, concurrió gran cantidad de campesinos, habiendo hecho uso de la palabra, el presidente de la Liga Agraria de Piura, señor Víctor Flores Taboada.  El ingeniero Popovic, en su alocución, dijo que la suscripción del contrato, era una manifestación de la confianza del Gobierno de  Yugoslavia y de la firma Energoprojekt en el Gobierno Peruano.

 

El ingeniero Rodríguez expresó que la segunda etapa iba a mejorar y ampliar el riego del Bajo Piura y que el represamiento del agua que se iba a realizar con la Presa de los Ejidos, iba a crear mejores condiciones de vida para el campesinado.  También hicieron uso de la palabra ponderando la importancia de la obra el ministro Silva Ruete y el general Miranda.

 

La obra constaría esencialmente de una presa y del canal principal.  Además del barraje controlado, del vertedero libre, del canal de limpia y de la bocatoma del canal.  A siete kilómetros al norte de la ciudad de Piura se iba a construir la presa de los Ejidos, con la que se iba a elevar el nivel del agua, para permitir el riego por gravedad, eliminando el costoso uso de las bombas.

 Iba a ser construido para soportar masas de agua de hasta 2300 metros cúbicos por segundo, pero las grandes crecientes del Niño de 1998 permitieron comprobar que soportó caudales mucho mayores.   El barraje controlado iba a construirse de 86 metros de longitud y allí se instalarían 7 compuertas radiales.

 

El vertedero libre iba a ser de 120 metros con una capacidad de hasta 600 m3 por segundo. 

El canal de  limpia tendría dos compuertas radiales y su misión sería la de limpiar los sedimentos de la presa.

La bocatoma del canal estaría ubicada en la parte izquierda de la presa y contaría con tres compuertas radiales de 2,74 metros de alto por 4,27 de ancho, permitiendo evacuar 60 m3 por segundo.

 

El canal principal tendría 58 kilómetros, estaría revestido de concreto y permitiría regar por gravedad 35 000 hectáreas en el Bajo Piura.  En su primer tramo de 17 kilómetros, correría paralelo a la margen izquierda del río Piura y luego mediante un sifón atravesaría el cauce para seguir por la margen derecha, hasta las proximidades de la ciudad de Sechura.  El canal tendría de trecho en trecho, bocatomas para alimentar canales secundarios.  En los sitios que fuera necesario, se proyectaba construir puentes muy sólidos para el tráfico automotor.

 

Los canales secundarios iban a irrigar las secciones de Cumbibirá-Palo Parado; Sinchao, la margen izquierda y el resto del valle.  En el Bajo Piura existían en 1979 una gran cantidad de canales secundarios y terciarios, construidos por los propios agricultores, pero todos estaban sin revestir.  Todos iban a ser modificados, revistiéndolos no solo con concreto, sino en algunos casos elevándolos de nivel para permitir el riego por gravedad.  En total se iban a modernizar 1 200 kilómetros de canales secundarios y terciarios.

 

A los veinte mil campesinos del Bajo Piura se les iba a tecnificar y dar ayuda crediticia mediante el Banco Agrario.  A mediados de 1982, cuando el arquitecto Belaúnde Terry desarrollaba su segundo mandato, los trabajos se hacían aceleradamente empleando a cientos de hombres y un impresionante pool de maquinaria pesada.  Los ingenieros Saúl Yábar  Pacheco y Eduardo Guerra, Director Ejecutivo y Director Adjunto del Proyecto Chira-Piura, supervisaban las obras.

 

 

 

SUCESOS DIVERSOS EN 1979

ARRIBA

-Inauguran Cine Teatro en Catacaos.  El 1º de enero de 1979 empezó a funcionar el Cine Teatro Catacaos, que había sido inaugurado el 29 de diciembre de 1978.  Era una sala moderna y elegante, cuyo propietario era el vecino de ese lugar don José Flores Oliva.  Actuaron como padrinos el prefecto de Piura Alejandro Alberdi, natural de Catacaos y la señora Lea Cruz de Flores.  Concurrió el alcalde de Catacaos, señor Humberto Requena Oliva.

 

-Fusilan a sub-oficial Vargas Garayar.  Cuando se iniciaba el año 1979, era fusilado en Lima el sub-oficial Julio Alfonso Vargas Garayar, por el delito de traición a la Patria, por haber entregado secretos militares a Estados Unidos.  Hacía muchísimos años que no ocurría un suceso igual en el Perú, por lo cual el suceso tuvo una amplia cobertura periodística que embargó la atención de los piuranos.

-Pandero Volkswagen.  Desde hacía diez años la empresa Mercantil del Norte, era representante de los autos Volkswagen y para promocionar las ventas, creó el llamado “Pandero Volkswagen”, que consistía en la formación de grupos de 180 personas, que aportaban mensualmente S/.10 600 (que en esa época era una suma módica), durante 60 meses.  Mensualmente se hacían rifas y el ganador lograba un auto, libre de todo pago futuro.  También se remataba un determinado número de vehículos y a  los ganadores de inmediato se les entregaban sus autos, siguiendo con el pago de las cuotas con deducción de lo que pagó al momento del remate.  Los que habían pagado 50 cuotas recibían el auto y seguían pagando las 10 cuotas restantes.  Piurana, Sullana y otras localidades, vieron pronto que una gran cantidad de “escarabajos” circulaban por las calles.

-Piurano, alcalde de Lima.  El empresario industrial piurano Roberto Carrión Pollit, es nombrado alcalde de Lima, por el Gobierno Revolucionario. Un antecedente igual se produjo en 1930, cuando Sánchez Cerro derribó a Leguía, nombrando alcalde de Lima al doctor Luis Antonio Eguiguren.

 

-Estudios de agua potable para Bayovar.  En abril de 1979, la firma consultora Loti Asociados, Corporación Hidrotécnica S.A. entregó al general Francisco Maury López, Jefe de ODECOB, los estudios destinados hechos a un costo de 200 000 dólares, para dotar de agua potable al Complejo de Bayovar, que hasta ese momento se surtía  de cinco pozos tubulares.