Mas poemas
 
POEMAS DE...
Nana Smith
Mi vida y mi poesia
Mas poemas
Mis primeros poemas
Album de fotos
Así es mi tierra
Poemas de mi gente querida
Cartas a mi Madre
Páginas amigas
Mas poemas

imagen
¡¡¡MALDITAS GUERRAS!!!
Imagen
ORACION, PARA INFANTES



Celestial Señora
a tus pies hoy vengo
y ante Ti me inclino,
rezando y pidiendo.
Yo soy pecadora, y...
por eso pido, tu favor y gracia,
toda hacia tus hijos.
Esos que se amparan,
bajo tu Figura, y hacen
de estandarte, tu amor y dulzura.
De la Infantería, tú eres patrona,
y madre del Cristo del amor, Señora.
De Ese que llevan, colgado en el pecho,
los hombres que luchan,
ante un mundo deshecho.
Son...infantes tuyos y... son legionarios,
caballeros nobles, llevando el sudario,
del Cristo que llaman, de la buena muerte.
Pídele Señora, que El esté presente,
ante tanta guerra y tanta miseria,
ante la !injusticia! que imparta...
!certeza! a todos los hombres,
y...ante las contiendas.
Que evite que viertan, la sangre inocente.
Que extienda su mano, de occidente a
oriente, del norte hasta el sur,
del este al oeste, que siembre semilla,
de...paz y justicia, que le abra los ojos
a tanta malicia, que busca la gloria,
a costa de muerte, solo si el petróleo...
se encuentra presente
El sentir de una madre


SECUELAS DE GUERRA



Descalza de luna, va vagando el alma,

despojos de vida y harapos hirientes,

en sus pupilas, retrata la suerte,

de aquellas imágenes de cuerpos inertes.



Las manos vacías…vacía la estancia,

marchitas las flores, que antaño adorara,

ajada la vida y…ajada la suerte,

se perdió el futuro, se ahogó su esperanza



Contempla sin calma, lo que fue una vida,

sentada en la tierra, poblada de muerte,

usando sus uñas…ahonda en el suelo,

(lagar de sus dias y lecho de su suerte)



Ya no busca vida, ni quiere consuelo,

y prepara el suelo donde un día sus huesos...

serán el abono, para un nuevo cielo,

¡malditas las guerras! ¡maldito dinero!



Hoy Madre



Hoy madre, al despertar...
vi tu foto en mi litera
y, recordé que de niño,
al pie de aquella escalera,
!me contabas tantas cosas!

Que, las guerras no eran buenas,
que los hombres...son iguales,
nacieran donde nacieran,
!que no importaba el color,
que en su piel, ellos tuvieran!

Y...me he calzado las botas,
pantalones y...guerrera,
el casco, calado a tope
y el fusil...en bandolera

Sigue el fuego de metralla,
estallando en las trincheras,
!dejando cuerpos sin vida!
!hambre dolor y miseria!

Y...yo me pregunto madre...
si alguna vez les dijeran,
que el odio...solo trae odio,
que el poder...atrae las guerras

Que los hombres...son iguales,
sean de la tierra que sean,
y yo solo, me respondo,
si alguna vez les dijera
una madre con cariño,
al pie de alguna escalera

Que el amor ha de ser mutuo,
sobre la faz de la tierra,
dejaría de haber...hambre
se acabarían, las guerras"

SONIDOS DE GUERRA




Cae la noche en silencio, mientras suena la metralla

los sonidos de la guerra...en mi cabeza se aplanan,

haciéndose un laberinto, de...deber amor y rabia.

Voy patrullando las calles, con el miedo por bandera,

por si se escapa algún tiro, venido de las trincheras

Y a lo lejos, en el cielo, rojo y negro dibujando

sombras de muerte y sollozos, que el viento se va llevando.

En una esquina, a cubierto, me apoyo sobre el fusil y

repaso en mi memoria, una diez veces cien mil,

los consejos que me diste, antes de venir aquí.

Pero, de nada sirvieron, metido estoy en la guerra,

la que otros promovieron, muy lejos ya de su tierra,

para arrancar de este suelo, el poder y las riquezas

dejando al pueblo Señor, bien cubierto de miserias.

Un niño pasa corriendo, huyendo de los sonidos,

que provoca la metralla, atronando los oídos.



Calo mi casco bien hondo, el fusil, en delantera,

debo defender sus vidas, por honor a mi bandera y

mientras yo más me adentro...más infame, veo esta guerra
_________________

A ti legionario


Por que vistes uniforme
y defiendes tu bandera,
medio mundo te critica
y otro medio te venera.
Pero... seguro, no saben,
lo que corroe tus entrañas,
ni el dolor que te acongoja,
ni tu rabia, ni tus lagrimas,
ni la impotencia que pasas,
cuándo entre tiros te escapas,
pensando... quizá mañana,
no me libre de sus garras.
Y sigues, fusil al hombro,
entre chatarra y miseria,
viendo esas madres que lloran,
junto a un puñado de tierra,
abrazadas a las fotos,
de los hijos que parieron,
y piensas... que por petróleo,
enterrados los tuvieron.
Y sigues tu itinerario
solo pensando, un momento
que tu madre al otro lado
no tenga que verte muerto.
A fin de cuentas,
ni es tuya la guerra
ni la bandera, que
por todo el territorio,
con sus estrellas ondea.
De tu bolsillo sacaste
un montón de caramelos,
y a tu al rededor el corro
que los recogerá al vuelo.
Miras la chiquillería
con los ojos empañados,
pues...aunque no está contigo,
tu hijo está bien cuidado.
Y la rabia te consume,
y te atenaza las tripas,
y un fuego fuerte te abrasa,
el que consume las vidas,
de los que por religión
su causa a otro lado mira.




DESPOJOS





De harapos de luna vestía su alma,

de ropas usadas, cubría su cuerpo,

de hambre de vida, sus manos ajadas,

alzadas al cielo !clamaban! sustento.

Sus pies mal calzados pisaban el suelo,

guijarros y piedras, herirlos pudieron,

el frío y la lluvia, cubrieron con velo,

de negra amargura, su amor sin resuello,

que aquellos que mandan, robaron un día,

manchando con sangre amores y versos,

quemaron su casa, mataron sus hijos,

en ruinas de muerte, dejaron su pueblo,

la guerra maldita, que todo lo arrasa,

buscando la gloria, destruyó los pueblos,

y... arrastra a las almas que los habitaron

a un mundo sin lunas, sin paz ni conuelo


A esa Madre




Cabizbaja y enjuta, manos en los bolsillos

y en el pecho las penas, que te hicieron añicos.

Te vas cada mañana, de tu casa al trabajo,

tu rostro taciturno y siempre cabizbajo.

Más...siempre le sonríes al niño y al anciano,

al pobre que te pide... tú le extiendes la mano.

Subes las escaleras, son largos los peldaños,

tu casa...es casi casi, un hueco en el tejado.

Y allí...junto a las fotos que forman tu pasado,

con el tapete grande (solo eso has heredado)

y aquellas flores secas, las que te trajo Eduardo.

un día de septiembre de...hace ya mil años

Vas contando las horas, que llenan el espacio

de toda tu tristeza, de todo tu letargo

Tu vista, está en la esfera, de aquel reloj parado,

desde el aciago día que se marchó tu vástago

Dejándote en la mesa... aquel hermoso ramo,

que hoy, luce como tú.. seco y desamparado

Las guerras solo traen......tristeza y desamparo

en las vidas...vacío y en las almas rozando

la angústia de perder, un hijo o un hermano,

o...el padre que marchó y...ya no ha retornado

Mala respuesta




Es, el calor, que me agobia,
le respondo a todo el mundo.
es por eso, que en mi cara,
reflejo un dolor, profundo.
Y...a solas, junto a tu foto,
rezo y rezo, cada instante.
!Clamo! y !Clamo! con tristeza,
a ese dios que esta distante.
Me invento, mis oraciones,
porque no existe en lo escrito,
nada que diga que quedan,
en España nuestros hijos.
Van a una guerra sin nombre,
van a una paz, que no quieren,
tan solo por dejar alto,
el orgullo y los poderes.
El orgullo, americano,
poder, de una dictadura,
que camuflada de seda,
nos proporciona amarguras.
!Calla, madre! no te expreses
!olvida tus pensamientos!
yo, me debo a mis promesas,
debo estar en mi puesto.
Y...se me amarga la sangre,
me entra !rabia! por el cuerpo,
que sube como una ola,
e invade mi pensamiento.
Si !los matan! se me ocurre,
pensar, en un mal momento,
si los matan, los devuelven,
con una bandera envueltos.
De que, me sirve a mi, ahora
ser patriota, si pierdo
en una guerra sin nombre,
un hijo...un padre mi anhelo! ________________________________________









La amargura se lleva en el alma,
si no puedes sacar sus raices
y te ahonda tan fuerte que alcanza,
a romper de la vida matices.

Yo bebí de la fuente del odio
y comí del trigo de la ira,
en mis venas la sangre corria
como barco, que va a la deriva.

Siempre quise sentir en mis carnes,
el amor y la paz de esta vida,
pero al mundo venimos los hombres,
a luchar contra guerra y mentira.

He sembrado mis campos de flores,
malas hierbas las hicieron trizas,
levanté con mis manos mil sueños,
que mató, alevosa la envidia.

He llegado al final de mis dias,
con el alma deshecha y...las manos vacías.
Ya no quiero pensar en pasado,
quiero darle otra oferta a mi vida,
del rastrojo que se hizo cenizas,
alzo el vuelo, cuál fenix de vida.