Koinós. El pensamiento político de Rafael Gambra

pag. principal Razón Española

LIBROS: Koinós. El pensamiento político de Rafael Gambra. nº 94

Comentarios de Manuel de Santa Cruz al libro de M. Ayuso Torres .

artículo anterior indice siguiente artículo

LIBROS: Koinós. El pensamiento político de Rafael Gambra


Ayuso Torres, Miguel: Koinós. El pensamiento político de Rafael Gambra, ed. Speiro y Fundación Elías de Tejada, Madrid 1998, 239 págs.



El profesor Ayuso ha tenido un primer acierto al señalarse para su trabajo, el estudio del pensamiento político tradicional posterior a Vázquez de Mella. Dos han destacado, Elías de Tejada, y Gambra; pero ha habido algunos más, como Marrero. Y se ha dado la paradoja de que esos ideales, al quedar en estos tiempos menos encarnados y comprometidos que en la historia anterior, han ganado en pureza y en exigencia de ser tratados con un método académico.

Ahora encabeza la tarea de recopilar el «Liber Amicorum» del mismo Gambra, aparecido y presentado a un tiempo en el reciente homenaje a su personaje, cuya reseña figura en este número.

Todo esto recuerda la fulgurante respuesta que dio Don Florentino Pérez Embid a una sugerencia mía de que alguien debería continuar la Historia de los Heterodoxos de Don Marcelino: «Lo que hay que escribir es la historia de los ortodoxos». Ya lo está haciendo Ayuso.

El buen oficio de Miguel Ayuso para estos trabajos está comprobado. Pero, además, en estos libros de ahora sobre Gambra viene refrendado porque, vivo su personaje, Rafael, le ha podido dar como a nadie hasta ahora, y de primera mano, las orientaciones más autorizadas y menos conocidas para ordenar su propio pensamiento, y no pocos materiales inéditos. Como aquí somos dados a homenajear más a los muertos que a los vivos, tan feliz colaboración no es frecuente.

Ese estudio sistemático del profesor Gambra, se presenta en su filosofía general y con unas notas biográficas y de contexto histórico previas; después, todo el texto viene constante y firmemente apoyado en citas a pie de página, y resulta una crítica del racionalismo decimonónico e inmediatamente después, de la insuficiencia del existencialismo. Gambra tiene una gran coherencia doctrinal, que ya resaltaron los oradores en su homenaje, y por ello, no pasa de una banda a otra, de la censura al aplauso, sino que permanece fiel a su talante independiente y a su pensamiento católico.

El amor a su tierra navarra ha llevado a Gambra a profundizar en la observación de sus costumbres y ha elevado estas vivencias hasta entroncarlas con doctrinas. Así reconstruye otro gran capítulo de su pensamiento, que es el concepto de comunidad en la civilización y en la política; y lo contrapone y diferencia de la mera sociedad, que es coexistencia de individuos o de grupos.

Gambra no ha podido ocultar a Ayuso en este libro su devoción por Saint Exupery, extendiéndose en consideraciones metafísicas sobre la relación del hombre con las cosas, a través del «aprivoisement», que significa domesticación o hacer propias las cosas.

Al final se recogen a modo de conclusión, muy didáctica, las constantes del pensamiento de Gambra, a saber: 1.ª El repudio radical de la civilización racionalista. 2.ª El lenguaje es factor esencial para la gran mutación mental que se opera ante nuestros ojos. 3.ª La vida humana es una entrega e intercambio con algo superior que se asimila espiritualmente. 4.ª La concepción del habitáculo humano como mansión en el espacio y rito en el tiempo. 5.ª La sociedad no se puede estudiar solamente desde un punto de vista racional. 6.ª La sociedad recibe también una fundamentación religiosa. 7.ª La existencia de un orden social cristiano aparece en el corazón de muchas discrepancias. 8.ª La comunidad forma una sociedad de deberes distinta de la sociedad de derechos. 9.ª La pérdida de la unidad católica es el origen de la actual disolución de las nacionalidades y civilizaciones. 10.ª Hacer tabla rasa de todo lo anterior y sujetar las sociedades a una serie de aniquilamientos y de creaciones, -que eso es la Revolución-, es un género de insania. 11.ª Condena el régimen parlamentario liberal nacido de la teoría de la soberanía popular, y le contrapone la monarquía tradicional. 12.ª Defiende la representación corporativa. 13.ª El vínculo constitutivo de España es de carácter predominantemente religioso. 14.ª El Carlismo excede de un mero pleito dinástico, y por eso merece la pena proseguir su surco.



Manuel de Santa Cruz




artículo anterior indice siguiente artículo

Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.