LA CONSTELACION DE SAGITARIO

Podemos situar esta constelación, como la número diez del Zodíaco. Se la conoce, en la misma posición que tiene desde hace miles de años. Por tanto, es sorprendente, que alguien, de pronto, haya percibido la existencia de esa constelación. El Sol está en Sagitario, desde el 15 de diciembre, hasta el 19 de enero (unos 36 días).

Sagitario, es una gran constelación, por la que atraviesa como en muchas otras, la Vía Láctea. La constelación se encuentra muy hacia el sur y por debajo del plano del Ecuador. Esto hace que cuando el Sol alcanza su mínima declinación, que es cuando comienza el invierno en nuestras latitudes, la constelación sobre la que se proyecta es esta de Sagitario. Hace 2,000 años, en esas mismas fechas, se proyectaba sobre Capricornio. De ahí, el que todavía se sigue mencionando a ese punto del cielo, como el "Trópico de Capricornio", o "Solsticio de invierno". Insistimos pues, en que cuando el Sol está en el punto que denominamos Trópico de Capricornio, la constelación sobre la cual se proyecta es esta de Sagitario.

La observación de la Vía Láctea, en esta zona, nos presenta grandes y ricos campos de estrellas. Por ejemplo, la M 17 conocida como "Nebulosa de Omega", que tiene una magnitud de 7,0 y por tanto, no podemos verla a simple vista y que se encuentra de nosotros a 5.700 años-luz. Desde nuestras latitudes, podemos ver alguna de sus estrellas pero mal, ya muy cercanas al plano del horizonte. También es muy bonita para verla con telescopio la M 20, conocida como la famosa Trífida de Sagitario.

*************

La mitología le dedica su atención a Sagitario. Representa uno de los dos centauros del cielo. Los centauros eran criaturas de leyenda, con cabeza humana y torso y cuerpo de caballo; eran muy frecuentes en las viejas leyendas y el más famoso de ellos era Quirón, quien se suponía que tenía las estrellas agrupadas en las constelaciones del cielo. Un día, Quirón fue accidentalmente herido por una flecha del arco de Hércules. La flecha había sido impregnada en el veneno de la sangre de la Hydra. En su dolor, Quirón llamaba a Júpiter a gritos para que le permitiera morir y Júpiter, accedió a colocarle entre las estrellas. Sin embargo, ya estaban ordenadas todas ellas en la zona norte del cielo y por ello fue enviado al lejano cielo del sur, donde brilla como el otro centauro (Centaurus), situado también en este hemisferio sur.

Página Principal