El Refugio
Imagen
LOS CUENTOS DEL CONTADOR PARTNOY
"Llegar a Destino"
"Morir en el Empedrado"
"La Luna Nueva"
"El Loco Flores"
Terrorismo de Estado
ALMACEN DE RAMOS GENERALES
Donde hay yeguas, potros nacen
El Refugio
*
 
El Refugio
   
"Gregorio, venimos a pedirte que nos ayudes." Fueron las primeras palabras que en tono de ruego y de anuncio de su presencia dijo Benme, en el momento en que éste salió al encuentro de quienes ingresaban a la casa desde el acceso al establecimiento de campo. La obscuridad de la noche no le dejó ver que era su suegra a quien reconoció por la voz. Ella venía acompañada de otras dos personas, sus hijas Paulina y Eva, a quienes Gregorio tampoco reconoció porque vestían ropa de varón.

Esta visita inesperada alarmó a los habitantes de la casa, quienes se encontraban cenando, y fue el alboroto de los perros que ladraban los que anunciaron el arribo de gente extraña. Cuando las personas estaban entrando al lugar fueron lamentos y llantos el aviso que recibieron; entonces intuyeron que quienes llegaban eran portadores de alguna mala novedad. Este arribo alteró la cena tranquila lo que generó miedo en los hijos más pequeños y sorpresa en los mayores.
Gregorio era el padre de ellos, que quedaron huérfanos de madre al fallecer su esposa.

Cuando la abuela y sus tías entraron a la cocina,los chicos se corrieron en los bancos largos que rodeaban la mesa donde comían dándoles espacio a los huéspedes para que pudieran sentarse. Finalizado dicho movimiento, Benme les dijo el porqué de la visita: “Sabemos que la policía de Rivera tiene órden de llevar presas a las chicas, nos enteramos por Sonia, la esposa del farmaceútico” Gregorio no salía de su asombro y lo mostraba por la expresión de su rostro y por el tono de su voz al hacer preguntas sobre el particular. No cabía duda que no se imaginaba ni entendía lo que estaba pasando con las cuñadas, por lo que inquirió en tono dubitativo: ¿Si... pero porqué la policía las tiene que buscar? ¿Que cosa hicieron, robaron? Esta fue otra de sus preguntas. Las chicas se intercambiaron una mirada mezcla de sorna y de suficiencia por lo que ellas tenían la certeza de que su cuñado no estaba dispuesto a comprenderlas ante la situación en que fueron involucradas y porqué la policía las buscaba para detenerlas.

Paulina, tenía veinte años, Eva diez y ocho, ellas eran las hermanas de Sara, la esposa de Gregorio. La figura de Paulina se destacaba por sus grandes ojos negros, muy vivaces, alta de estatura, su gesto desinhibido y de modales elegantes; Eva se le parecía, poseía una mirada inteligente; era de estatura más baja que su hermana. Ambas tenían los rasgos que son característicos de algunas mujeres judías de Ucrania. Paulina, quien conocía bien a su cuñado, pensó que les echaría en cara que estaban en problemas con la policía por pertenecer al Partido Comunista. Por este motivo le dijo a su hermana que no conseguirían ayuda de Gregorio si no agachaban la cabeza en caso que les cuestionara la militancia política contraria a la autoridad que gobernaba el país. Debían ser prácticas, actuar con cinismo y aguantarse todo lo que Gregorio podía descargar en un discurso acusador si esperaban que las ayudara a evadirse de la búsqueda policial.

El tiempo apremiaba frente al riesgo que estaban teniendo y si esta situación se complicaba por entrar en una confrontación estéril con su cuñado al tocar cuestiones relacionadas con las ideas comunistas sería en vano el intento de búsqueda de un salvataje.

Paulina organizó mentalmente el discurso para afrontar el pedido y esto fue lo que le dijo a Gregorio: “Vos sabés que nosotros por ser judíos fuimos perseguidos en Ucrania, con pogroms, discriminación y toda clase de violencia física y de insultos. Esto fue lo que tuvimos que padecer y para salvarnos de tales castigos tuvimos que emigrar..(1) Todos estos sufrimientos los tuvo la familia entera. Llegamos aquí donde más de una vez también recibimos el insulto tan común de 'rusos de mierda'. Aquí somos mal vistos y maltratados; hay muchos que nos odian por ser judíos y nos acusan diciendo que los 'rusos' mataron a Jesus. En su fanatismo religioso repiten lo que les enseñan en la iglesia y la autoridad que gobierna, y en su ignorancia nos acusan de comunistas por que venimos de Rusia. La policía, además de vigilar todo movimiento que hacemos nos acusa diciendo que nuestras reuniones son actividades criminales para crear la caída del gobierno y un cambio revolucionario de la sociedad. Nosotros nos reunimos con nuestros amigos para conversar sobre las novedades que hay en el mundo y entonces la policía, los gobernantes, los del partido Conservador, los del partido Radical, los Curas, los Católicos, nos acusan por subversivos y nos envían a prisión cada vez que algo cambia en la política, en el gobierno, o en el mundo. Porque ellos solo piensan que la culpa de todo lo que se les ocurre que pueda desestabilizar su conducción la tienen los Rusos, los Cumunistas, por eso nos está buscando la policía”. Allí paró de hablar por un momento, tomando un descanso, luego, con un tono de súplica le dijo: “Venimos a pedirte que nos ayudes a escondernos de la policía”

La respuesta de Gregorio no se hizo esperar, quien contestó sin vacilar con un “Yo no quiero problemas”. A lo que Benme le dijo: “Te pido por favor que nos ayudes no tenemos otra persona a quien pedirle ayuda”.“¿Donde puede ir una mujer viuda, inmigrante y pobre, que no tiene otro familiar que no seas vos, a pedirle que ayude a esconder a sus dos hijas que la policía no las detenga?. Ellas son tus cuñadas.” Al ruego de su madre, Paulina agregó: “Vos podés ayudar a que la policía no nos descubra escondiéndonos en un sitio seguro”.

Luego de analizar la situación que se le estaba presentando, llegó a la conclusión que no tenía escapatoria ante el pedido que le hicieron, porque seguramente a estas horas la policía las estaría buscando por todo el pueblo de Rivera y si salían de su casa seguramente se enterarían y lo llamarían para averiguar hacia donde se marcharon, y si él no les suministraba esta información lo detendrían por presunta complicidad y por negarse a colaborar con la autoridad. El estaba atrapado en esta situación, así lo pensó porque de una u otra manera corría el riesgo de ser involucrado en la cuestión, de modo que optó por acceder al pedido de refugiar a sus cuñadas en un sitio que le pareció que no serían descubiertas por la policía, si esta llegara a realizar una requisa en su campo.

El pensó que el sitio ideal para esconderlas era la parva de pasto de alfalfa próxima a la casa, que era donde se refugiaba el sordo-mudo, a quien ocupaban en el acarreo de la leña para la casa, arrear las vacas al corral para ordeñarlas, todo a cambio de darle un espacio para que se estableciera en el lugar con ellos, además de recibir la comida. Se lo conocía por el “mudo” era un personaje que solamente se expresaba haciendo señas con sus manos-no habia sido educado con el lenguaje de sordomudo- éste agregaba, para que le prestaran atención cuando queria comunicarse, un grito que sonaba algo así como mmmammmma.......mmmammmaaaa. Cada vez que se alteraba por algún motivo - como susto o enojo - el tono de su grito era más fuerte y repetido.

Dispuesto a darles escondite a las cuñadas, se dirigió a la parva donde dormía el mudo y luego de despertarlo con gran alboroto de éste, lo hizo salir de allí y lo llevó al galpón utilizado como depósito.

Luego acompañó a las chicas llevándolas hasta la parva de pasto donde se escondieron en el mismo sitio donde el mudo se guarecía de la intemperie. Luego se taparon con el pasto que estaba totalmente seco. Siendo éste un escondite suficientemente seguro como para que pasaran desapercibidas si la policia llegaba al lugar en su búsqueda.

En horas de la madrugada llegó el oficial de policía acompañado de dos agentes, ellos tenían orden de detención de las chicas, y ante la respuesta negativa del dueño de casa quien dijo desconocer su paradero, ellos realizaron una requisa porque la orden judicial así lo disponía. Cuando entraron al galpón donde estaba durmiendo el mudo, éste se asustó por la presencia de los policías y salió corriendo hacia la parva en procura de su refugio habitual, levantando el pasto que cubría el escondite de las chicas. Paulina y Eva, quienes reaccionaron rápidamente al darse cuenta del peligro que corrían si la policía venía al sitio, aprovecharon la obscuridad de la noche para salir del lugar y huir. Los agentes se tentaron por la risa viendo al mudo aterrorizado huyendo del galpón y no intentaron seguirlo en su deplazamiento hasta la parva. Ellos actuaron torpemente lo cual favoreció a las hermanas en su huída, dándoles tiempo suficiente para alejarse del lugar sin que descubrieran su paradero; por lo que los policías perdieron todo rastro para encontrarlas.

Luego de esta experiencia, ellas con su madre se trasladaron a Buenos Aires, allí hicieron actividad política en el Partido Socialista.

(1)Moisés Borowicz, un sobreviviente del Holocausto, escribió en sus memorias sobre el nazismo: "Tuve muchos compañeros de colegio y de juegos que no eran judíos, como supongo tienen todos los chicos judíos en cualquier parte del mundo. Pero cuando Hitler subió al poder en Alemania, en Polonia surgió un enorme antisemitismo. No me puedo olvidar lo que me dijeron un grupito de compañeros: ‘Cuando venga Hitler, los vamos a pasar por la máquina de picar carne y de ustedes vamos a hacer albóndigas'.

Notas:
1) Benme Bercovich: Emigró de Ucrania a Argentina con seis hijas: Jane, Sara, Rebeca,
Geñne, Paulina y Eva.
2) Sara se casó con Gregorio Brufman, o Broffman, que era inmigrante y tenía una
parcela de campo adjudicado por el programa de colonización de los judíos en la localidad
de Rivera con el programa de Baron Hirsch.
3) Del matrimonio de Sara y Gregorio nacieron Esther. Natalio, Catalina quien en su partida de nacimiento es inscripta con el nombre de Geñna, Aron inscripto Arturo, Rosa y Carlos apodado ñato.
4) Sara estaba embarazada cuando tuvo un accidente al caer de una escalera. A consecuencia del mismo pierde la criatura y fallece en Buenos Aires por no habérsele extraído el feto a tiempo.
5)Gregorio, el padre de familia, crió a sus hijos huérfanos de madre.

Washington D.C., mayo 2008

*
     
     
   
Escríbeme
Para más información