Ex

 

  Ex-Salitrera Santa Laura 

La Ex-salitrera Santa Laura está ubicada a 47 km. a este de Iquique, capital de la primera región  de la república de Chile; a 8 km. de la estación Pozo Almonte del ex ferrocarril  salitrero de Iquique a Pisagua, Sección Norte, contando con un ramal, que llegaba a las mismas canchas de la oficina de embarque del salitre, que se trasladaba vía marítima hacia Europa, desde  Iquique.

Queda, de aquella época de miserias y esplendores, las ruinas materiales de la construcción y la Historia dejando su mensaje trascendente a los tiempos por venir.

Construída el año 1872 por la firma Barra y Riesco. Fué comprada en 1915 por el gobierno de Chile a la firma Inglesa Foelsch y Martín. Se mantuvo en funciones fabricando "oro blanco"-salitre, nitrato de sodio o azoe-  hasta el año 1960. En su época de "oro" producía 35.000 quintales métricos mensuales de salitre y 322 quintales métricos anuales de yodo. Tenía una superficie de 180.5 Hás. de terrenos salitrales que eran explotados por una casta de hombres sufridos cuyo espíritu de fuerza y sacrificio se delata en las generaciones que descienden de aquellos.

Abundan restos de plantas salitreras en el "Cantón de Nebraska" que ocupaba casi toda la Pampa del Tamarugal y Cordillera de la Costa; las mas representativas son Santiago Humberstone y Santa Laura.

¿Por qué Santa Laura? Nos ha parecido la mas indicada por su condición actual que acusa un grave abandono y deterioro progresivo. Hay un inminente peligro de que se derrumbe en cualquier momento; aunque sus formas arquitéctonicas descomunales aún se mantienen; las condiciones inhóspitas del lugar y las manos desalmadas de ladrones de madera hacen de esta estructura un esperar ansioso de desaparición.

Este monumento enclavado en medio de la pampa, que nos trae del pretérito historias del esfuerzo humano merece ser atendido por las autoridades globales que se encargan de dirimir y declarar Patrimonio Cultural de la Humanidad a testimonios arquitectónicos como este. Asimismo el gobierno de Chile debería destinar fondos para su recuperación material y preservación histórica.

Estas iniciativas de restaurar y preservar a estas oficinas salitreras no es nueva; en 1970, tanto Humberstone como Santa Laura fueron declarados monumentos históricos, lo que evidentemente ha ayudado en su preservación. En 1989 se sumaron a esta declaración las "tortas de ripio" que bordean a ambas salitreras. Hoy pertenecen al Estado de Chile (se está gestionando el traspaso a Bienes Nacionales) ya que en otra época estuvieron en manos particulares que las estaban desmantelando y vendiendo su madera como "desarme".

Santa Laura contituye un "museo de sitio" único en el planeta que muestra como vivían y trabajaban los hombres pampinos, cuando entre los "serpentines" transpiraban bajo 50 grados de temperatura sin desmayar, para sacar la cuota de salitre que imponía la administración.

Además, de sus imponentes edificios en que sobresale "la máquina" con una arquitectura colosal, propio de una oficina salitrera "Schanks", se ha convertido en emblema actual de esos tiempos en que el trabajo allí iba mas allá de lo humano.

El significado cultural y turístico de la Ex-Salitrera Santa Laura va mas allá de las fronteras de Chile; dada su condición de "única" y de relevancia histórica que testimonia de una manera imponente cómo se desarrolló la economía y un modo de vida en esta parte del mundo, cuyo quehacer viajó y trascendió por todo el globo. El Salitre solo existía  en el norte grande de Chile.

Ahora, ponemos a disposición de los cibernautas de todo el mundo este viaje virtual, por entre las ruinas de lo que un día fué un bullente ámbito de esperanzas humanas y que hoy veneramos por su incuestionable contenido  histórico-cultural y turístico de importancia planetaria.

 

                                                                                                                                                                                                                                            Ramón Seguel Vorpahl

Afiche de la época diseñado por Camilo Mori, publicitando las bondades del oro blanco.