entrevistas

.

NTREVISTAS                

¿CÓMO SURGE EL NOMBRE Y EL VESTUARIO DEL SATÁNICO?            

  - Pues mira, eso es un poco sencillo, viéndolo hasta cierto punto por todo lo que rodeaba la imagen de luchador que yo quería formarme. cuando yo comienzo entrenar lucha con el Diablo Cuahutémoc Velasco, todavía trabajaba como empleado de Comercio, lo que a mi madrecita le dio mucho gusto, pues en mi natal Guadalajara estaban de moda las pandillas juveniles y comenzaban a aflorar los hippies.

     Su temor de ella era que yo pudiera interesarme más en los amigos que en el trabajo o en el deporte, pero yo no la defraudé y me metí con ganas al gimnasio con toda mi alma y vocación, ya que yo creo que nací para luchar y no pienso hacer otra cosa que no sea lucha libre.

     En mis inicios me alentaba forjándome metas, primero quería consagrarme como luchador, cosa que gracias a Dios he logrado, después fue realizarme como padre de familia, también lo he conseguido con mis dos hijas y mi hijito, ahora espero seguir en el lugar que ocupo por unos años más.

     Bueno pero ya me salí un poco del tema, te decía que mientras entrenaba, yo quería ser luchador profesional y mi maestro Temoc Velazco no me daba l visto bueno, así que me

 
hice amateur y luché con el nombre de Maravilla Azul y en ese entonces yo era técnico y además llevaba máscara.

      Después de que quise debutar por mi cuenta sin tomarle parecer a mi maestro y tuve un verdadero fracaso, vino un tiempo de reflexión y como a mi me gusta leer y además me iba al cine para no perder el tiempo con los muchachos de mi edad que no dejaban nada bueno, pues de ahí vino mi idea.

      Si, fue en el cine donde surge el SATANICO y no tratando de imitar a mi maestro el Diablo Velasco como mucha gente cree, a él lo admiro y respeto por todo lo que me enseñó, pero no pensé en ningún momento usar su nombre de batalla, por aquello de que nunca segundas partes fueron mejores.

       

      La película de moda y de más éxito en ese momento era la del 007 contra El Satánico Doctor No, James Bond, el agente británico del escritor Ian Fleming y que al verlo en la pantalla utilizando su inteligencia y su maldad para hacerle la vida pesada al héroe de la película me motivó.

      Por un momento me ví reflejado en él y decidí copiarle el nombre, quería ser el Satánico Doctor No, pero pensando en que ya habían sido utilizados los Doctores y los Médicos en la lucha libre, pues me quedé sólo con el Satánico.

     También pensé en utilizar su vestuario, todo de negro, como se visten ahora Octagón, Kung Fu y Kato Kung Lee, pero a mí me gusta mucho el rojo como las llamas son rojas y mi nombre emulaba al Señor del Infierno, pues no tuve más que usar el negro como base y las llamas rojas.

      En un principio mandaba a hacerme mi equipo modestamente como estuviera al alcance de mis posibilidades, pero ahora ya que puedo traer tela importada en los viajes que hago y por eso procuro utilizar lo mejor, si el público paga un boleto por vernos, justo es que le brindemos lo mejor de nosotros.

      De esa manera tan sencilla fue como surgió mi nombre y yo creo que algo tiene en mí, porque Daniel López es una persona civil, como cualquier otra, con sus defectos y virtudes, pero cuando llego al vestidor y con mi atuendo voy por el pasillo del ring, me transformo en el luchador que soy, ya no soy el mismo, las facciones me cambian, mi esposa me lo ha dicho.

      Amo tanto a mi profesión que ese cambio que hay en mí es porque va enfocado a lo que quiero y que me gusta tanto, la lucha libre, ahora mis únicas metas son no defraudar al público y mucho menos defraudarme a mí mismo.

      Quiero que la gente se quede con una buena imagen del Satánico para que sepan que fui alguien en la lucha libre, que deje una escuela o un estilo que aunque no es muy comercial, que alguien se identifique con él.

       Otro personaje que no es para admirarse, pero es sorprendente la forma como tuvo el don de dominar toda una nación y motivarla a hacer un desastre mundial, es Hitler, pero nunca hubiera usado su nombre, era demasiado rudo.

¿Y CÓMO SE HACE EL LUCHADOR EL SATÁNICO?

    - Huy, pues verás; todo comenzó allá en Guadalajara Jalisco, de donde soy originario, sé que está muy trillado decir que vengo de una familia muy dura y humilde, pero en mi caso es verdad, nací muy pobre.

      Mi madre tuvo que hacer las veces de padre y nosotros éramos tres hermanos, así que tuve que dejar los estudios para trabajar y ayudar a mi jefecita con los gastos de la casa.

      Fui peón de albañil, cargador y luego trabajé con los gastos en el taller de La Alianza Caminos de Guadalajara, fui mozo en casa rica; en pocas palabras, trabajé en todo lo que se podía para ganarme unos centavos que nos sirvieran.

      Comencé viendo la lucha libre por el Canal Cuatro de Guadalajara y me gustó mucho, en ese entonces estaban de moda en el candelero Los Espanto, Pantera Blanca, Apolo Curiel (q.e.p.d.) y desde luego el Santo, a quien también veía luchar en el cine y sentía atracción por lo que hacía.

       En una ocasión me decidí y fui a ver una función en vivo, se enfrentaban Rolando Vera y el Santo, contra Benny Galant y Ray Mendoza; era una inquietud que ya tenía y por fin me encontraba en la arena, desde un principio me gustó el ambiente, ya que no es lo mismo estar en tu casa que sentir la emoción del público y gozar con sus gritos y manifestaciones.

    

             

       Me impresionó todo lo que presenciaba, pero en especial ver sangrar al Santo y a Ray Mendoza; muy dentro de mí comprendí que ese era mi camino, así que tuve muchos deseos de aprender a luchar para algún día estar en el lugar de aquellos que eran mis ídolos.

       Para ese entonces ya trabajaba como empleado de comercio y tenía una lanita para pagar mis mensualidades en el gimnasio, así que preguntando llegué hasta las manos de ese gran maestro que es Cuauhtémoc Velazco y con él comencé a aprender los secretos de la lucha libre.

       Lo que más me gustó fue que el maestro era muy exigente y muy observador, así que los primeros días de entrenamiento tuve unos "calenturones", que parecía que estaba bien enfermo, para muchos esto los ha hecho desistir de continuar, pero para mí fue como un incentivo, era como una obsesión decir que quería ser luchador y que nada me haría desistir.

       En el grupo que entrenábamos estaban Franco Colombo, César Curiel, El Espectro Junior, Asesino Negro, Astral, El Monarca, el Gran Cochisse y mi inolvidable amigo Sangre India (qepd), y yo veía que todos ellos ya habían debutado profesionalmente y yo no, así que me desesperaba, pero Cuauhtémoc "Diablo" Velazco era muy celoso con sus luchadores y si aún no los veía listos, no aceptaba que debutaran para que no hagan el ridículo.

        Yo no comprendía aquello y en una ocasión, José Luis Hernández, el Monarca, me animó para que debutara a escondidas de mi maestro y le diera una gran sorpresa, necesitaban a un luchador y pues yo era el indicado.

        Acepté y fui a Ciudad Guzmán, no te digo la fecha porque soy muy malo para recordar fechas, pero recuerdo que llegué y le pregunté a una señora que donde quedaba la arena, y me escondí para ponerme la máscara y entré a la Arena, les dije que lucharía en lugar del que se lesionó, los promotores aceptaron a condición de que no usara el nombre de guerra del sustituído. Recordando al siniestro Satánico Doctor No fue como utilicé el nombre de Satánico.

        Ahí tuve un incidente. Mi rival, notando que yo era un novato, en la primera caída me volteó y me dio unas nalgadas, como a un niño. Me encolerizé y en la segunda le dí una golpiza. Me descalificó el réferi. Me bajé del ring y lo alcancé en el vestidor y también a él le dí. Llegó el promotor hecho una furia, me dio doscientos pesos y me gritó en la cara: "¡Lárgate por donde viniste! ¡Acabas de golpear a mi hermano!".  Huelga decir que el tal hermano era el réferi.

LA LLEGADA AL D.F.: 

"Eran tiempos que me tuve que privar hasta de comer y dormir donde me agarrara la noche, parecía increíble que estando rodeado de tanta gente, tantos compañeros estuvieran en la soledad. Muchos fueron los que me comentaron que mejor me regresara a Guadalajara, que iba a ser muy difícil que tuvieran una oportunidad y te voy a ser sincero, estuve a punto de hacerles caso.

     Pero mi orgullo salió a flote, no estaba dispuesto a darme por vencido tan fácilmente, era una ofensa para mí regresar derrotado y con ello ganarme la burla de mis agresores, solo que no contaban que para derrotarme hace falta algo más".

    Fuentes: Acción en el ring, y En esta esquina.

 

 SATANICO:   FICHA TECNICA Y ÚLTIMAS NOTICIAS   HISTORIA DE SATANICO Y LOS INFERNALES  VIDEO    FOTOS Y MÚSICA                          

   GENERAL: PÁGINA PRINCIPAL   CHARLY MANSON  NOTICIAS DE LUCHA LIBRE   TRIVIAS LINKS  UTILIDADES   LLAVES  LOS QUE NOS DEJARON    LIBRO DE VISITAS