Capítulo VIII

CAPITULO VIII

CONFLICTO CON ECUADOR Y LA CREACIÓN DE LA PROVINCIA DE SULLANA

 

 

Ø       El fallo del rey de España perjudicaba al Perú

Ø       Agitación en Ecuador contra el Perú

Ø       Muñiz ordena movilización general

Ø       Germán Leguía envía propuesta de Ecuador

Ø       Intervención tripartita amistosa

Ø       El cometa Halley

Ø       Otra vez la Escuela Náutica de Paita

Ø       Construyen cementerio en Paita

Ø       Candidato Civilista

Ø       Se propone creación de la provincia de  Sullana

Ø       Ley 1441 creando la provincia de Sullana

Ø       La 1ra. Municipalidad Provincial de Sullana

 

 

El fallo del rey de España iba a perjudicar al Perú

INICIO

El problema de límites con Ecuador estaba desde 1904 bajo el arbitraje del rey de España.  El monarca creó comisiones técnicas consultivas, las cuales presentaron sus correspondientes informes al Consejo de Estado de España, el que a su vez emitió un dictamen en mayoría y otro en minoría suscrito este  último por Felipe Sánchez Román.

 

            Sólo faltaba el fallo definitivo del rey Alfonso XIII, lo cual nunca se llegó a producir.

 

            El dictamen en mayoría establecía en resumen lo siguiente:

 

            -Se reconocía y aceptaba la validez de la Cédula de 1802.  Esto era lo que siempre el Perú había planteado pero Ecuador en forma permanente se negaba a reconocer.

 

            -Se reconoció a las provincias coloniales españolas, el derecho de agruparse y separarse voluntariamente por la constitución de los nuevos estados soberanos cuya demarcación no siempre coincide con las antiguas audiencias y virreinatos  y establecieron el uti possidetis correspondiente a la fecha anterior a la independencia.  Este planteamiento combinaba el principio de libre determinación de los pueblos, con el de la posesión real y efectiva en determinación de los pueblos, con el de la posesión real y efectiva en determinado momento.  Cuando Piura proclamó su independencia al poco tiempo lo hizo Tumbes y también Jaén como parte integrante del antiguo Virreinato del Perú, que con la llegada de San Martín se declararon libres.  Luego acreditaron representantes antes la primera Asamblea Constituyente y aun Guayaquil, se proclamó como parte del Perú y acreditó  al poeta Joaquín Olmedo como diputado.  Fueron sólo mucho después que Sucre y Bolívar, con cubileos, presiones y amenazas y bajo ocupación militar, incorporaron a Guayaquil a la Gran Colombia contra  el deseo de sus habitantes.

 

            -El dictamen también establecía que para la determinación de los límites, había que partir de la situación limítrofe del 12 de julio de 1832 cuando se suscribió el tratado Novoa-Pando época en que ya Ecuador constituía una república independiente de la Gran Colombia.  Se consideró que el tratado Larrea-Gual de 1829 debía ser considerado caduco y se negó toda validez al llamado Tratado Pedemonte-Mosquera.

 

            Hay que hacer notar que el Perú siempre había insistido en que el mencionado Tratado Pedemonte-Mosquera no existía y lo había demostrado de diversas formas, pues no pasaba de ser una gran superchería.

 

            -Se trataba según el dictamen de resolver cuestiones de límites y no de territorios, y según tal criterio se reconocía la peruanidad de Tumbes, de Jaén y de Mainas y sólo había que buscar, y establecer la línea de límites de estos territorios con Ecuador.

 

            -El dictamen, manifestaba que el territorio de Mainas no era tan grande como el Perú pretendía y que había que aplicar un criterio de equidad de acuerdo a lo cual:

 

a) Todo el río Santiago quedaría en territorio ecuatoriano.  Eso significaba el acceso de Ecuador al Marañón, y la pérdida de más de la mitad de la actual provincia de Bagua.

 

b) Todo el curso del río Morona y la orilla derecha del río Pastaza   en su curso bajo.  De allí una línea,  hasta llegar a un punto del curso bajo del   río  Cururay  hasta llegar al Napo.  La zona del Putumayo era también disputada por Colombia.

 

            El voto singular de Felipe Sánchez Román fue en el sentido de aceptar la validez del tratado Pedemonte-Mosquera, que reconocía como territorios ecuatorianos todos los ubicados en la margen izquierda del Marañón y del Amazonas, incluyendo la ciudad de Iquitos.

 

            El dictamen significaba entregar a Ecuador poblaciones enteramente peruanas como Borja, Puerto América y Barranca; así como extensos territorios equivalentes a la mitad del departamento de Loreto.  El Ecuador llegaría al Amazonas y el Perú quedaría con una frontera inestable frente a Colombia que tenía grandes pretensiones territoriales.

 

            En 1909 ya se conocía tanto en el Perú como en Ecuador el dictamen.  La representación parlamentaria de Loreto, Amazonas, Cajamarca y Piura hicieron conocer su más rotunda oposición, en las sesiones secretas de febrero de  1910.  Se hizo saber que el pueblo de Loreto se sublevaría en masa de tratar de aceptar tal situación y en efecto, había en la ciudad selvática una gran efervescencia y las mismas autoridades en forma franca habían hecho conocer su apoyo al pueblo.

 

            En cambio la Cancillería Peruana y una gran cantidad de parlamentarios oficialistas, pues otros se habían puesto en la oposición y aceptaban el arbitraje.

            Lo cierto es que todo el territorio que se iba a entregar al Ecuador se encontraba en su mayor parte habitado por peruanos, bajo la administración peruana y en no pocos lugares hacía mucho tiempo existían guarniciones militares.

 

            Pero los ecuatorianos deseaban la integridad de los llamados territorios de Tumbes, Jaén y Mainas, a su vez  se creían  lesionados en sus intereses.

           

            Desde fines de 1909, la prensa de ese país principió a atacar el informe arbitral y decía que era preferible la guerra que aceptar los resultados del arbitraje del rey de España.  En el país vecino se tenía la completa seguridad de contar con la ayuda de Chile y de Colombia en caso de un conflicto bélico con el Perú.

 

            El diplomático y político ecuatoriano Enrique Baquerizo Moreno que estaba en Madrid envió a Ecuador informaciones alarmantes.  Por ese tiempo el Presidente de ese país Eloy Alfaro enfrentaba una situación política muy delicada, de tal manera que le convino alentar el espíritu nacionalista del pueblo para distraer la atención.  Formó la Junta Patriótica Nacional, que integró el Arzobispo de Quito monseñor Gonzáles Suárez que uno de los que

tomó una más extrema posición.

 

 

Agitación en Ecuador contra el Perú

INICIO

 

            La prensa ecuatoriana se desbocó.  En los primeros días de enero de 1910 había un clima francamente hostil contra el Perú en Guayaquil y en Quito.

 

 

Pronto se congregaron multitudes, que atacaron a los negocios peruanos y los escudos de los consulados fueron arrancados y arrastrados por las calles por las turbas.

 

            En una “llamada” que hace en la página 601, Tomo I de “Historia de la Emancipación del Perú”, de don Germán Leguía y Martínez, dice que en 1906 el puerto de Paita sólo tenía 3 001 habitantes y que la gente había salido en gran cantidad huyendo de la peste bubónica o se había ido a trabajar a los asientos petroleros, así como a Guayaquil en donde habían 7 000 peruanos en su mayoría de Paita.

Los peruanos habían formado un populoso barrio llamado “Perú” y hasta allí iban las turbas en acción provocativa.

 

            Precisamente, era ministro del Perú en Quito, don Germán Leguía y Martínez que el año anterior había sido Prefecto de Piura.

 

            En Lima, también se produjeron desórdenes de turbas que atacaron los locales diplomáticos  ecuatorianos arrancando escudos y banderas.

 

            En Tumbes, Piura y Paita en donde había una gran cantidad de ecuatorianos, se vivía un clima de gran tensión, pero no se produjeron actos hostiles contra personas.

 

            Pronto una gran cantidad de peruanos fue dejando Ecuador ante los actos hostiles.  La mayoría eran piuranos.  Uno de ellos fue el próspero comerciante sullanero Alberto Franco Echandía, radicado en Guayaquil en donde estuvo varios años.  Estaba casado con doña Manuela Guerra y cuando esta iba a alumbrar la hacía viajar a Sullana, o en caso contrario inscribía a sus hijos como peruanos en el consulado.

 

            Se vio obligado a dejarlo todo y al llegar al Perú se enroló en las fuerzas movilizables.  Años mas tarde llegó a ser prefecto de varios departamentos y senador por 13 años.

 

            En Guayaquil, había un grupo de piuranos que colaboraba con el periódico “El Grito del Pueblo”.  Eran ellos el cataquense Fernando Ramírez García, el paiteño Julio Octavio Reyes, Carlos Barandiarán, y C. Horna;  todos los cuales retornaron.

 

 

El general Muñiz ordena la movilización general

INICIO

 

            Mientras en el plano internacional los acontecimientos se desarrollaban y agravaban rápidamente, el Congreso del Perú se enfrascó en una discusión si debía de proseguirse con el fusil mauser en el ejército, o adquirirse los fusiles japoneses “arizaka”.

 

            El presidente Leguía preferiría la marca japonesa, pero el ministro de Guerra general Ernesto Zapata, ex –prefecto de Piura era de opinión de continuar con los mauser.  Igual era el criterio del diputado por Tumbes Luis Miró Quesada que era el representante de un numeroso grupo parlamentario.

 

            Pese a eso, el ministro de Guerra fue interpelado y aún cuando logró un voto de confianza, prefirió renunciar y el 5 de marzo de 1910 todo el gabinete hizo lo mismo.

 

            De inmediato se trató de solucionar la crisis ministerial, pero sólo después de dos intentos fue posible conformar un nuevo gabinete presidido por Javier Prado y Ugarteche, que tenía como ministro de Guerra al senador por Piura, general Pedro Muñiz.

 

            De  inmediato Muñiz dispuso la movilización general de 23 000 hombres a los que se dotaría de fusiles mauser.  Hubo un gran fervor entre la juventud, que en forma masiva acudió a los cuarteles de modo que de inmediato se cubrió el contingente.

 

            Como Jefe de la Campaña en el Norte se nombró al general Enrique Varela, jefe militar muy apreciado que había luchado contra los chilenos.

 

             Como Jefe Divisionario se nombró al coronel Maximiliano Frías García que desplegó gran actividad, como consecuencia de lo cual sufrió una aparatosa caída de su caballo lo cual determinó poco después su muerte.

 

            Desde 1903 se encontraba en Piura el escuadrón de caballería Nº 7 que había llegado al mando del comandante José Jarrín.  Fue elevado a regimiento de caballería Nº 7 bajo el mando del teniente coronel Jorge Anderson O’Phelan y a fines de mayo de 1910 se trasladó a Tumbes.  Recibió a gran cantidad de reservistas de Lima, Trujillo y Piura, que se alojaron en el edificio en construcción del hospital en Castilla para recibir un rápido entrenamiento.  Los regimientos de infantería Nº 9 y 11 acantonaron provisionalmente en Sullana y luego fueron igualmente enviados a Tumbes.  La flor y nata de la juventud piurana fue enrolada en el regimiento de caballería Nº 7.

 

            Eduardo Merino de los Ríos, hacendado de Ayabaca, se encargó de adelantar y transportar un contingente de más de 150 voluntarios, que ingresaron a Piura marchando.  El 22 de abril salió de Huancabamba un centenar de jóvenes voluntarios hijos de las familias más conocidas de la ciudad. El semanario “El Progreso” informaba del emotivo acto de despedida que se le tributó por parte del pueblo de Huancabamba,  reunido en la plaza de armas donde formaron y oyeron misa los 104  jóvenes.  Fueron muchos los vecinos que acompañaron a caballo varios kilómetros a los voluntarios.

 

            Ante la posibilidad de que por Huancabamba se abriese  otro frente de lucha, fue enviada a esa ciudad una comisión militar presidida por el comandante Mindreau, e integrada por el capitán Tuccio, los tenientes Doria y Bueno, y los sargentos Barriga, Corzo, Champi y Villanueva, con la finalidad de adiestrar y preparar un cuerpo de voluntarios, y evitar sorpresas por ese lado de la frontera.

 

            Era jefe del batallón de infantería Nº 9 el teniente coronel Manuel C. Bonilla al cual se le encargó adicionalmente organizar la movilización en Piura, pues las unidades militares acantonadas en el departamento y en Tumbes, debían doblar sus efectivos, pero el nuevo personal debía estar convenientemente entrenado, uniformado y armado.  El vivac  se ubicó al pie de la loma de  Mambré al norte de Sullana.

 

            De Paita, La Huaca y Sullana; llegaban por tren en forma constante nuevos contingentes de jóvenes,  todos voluntarios.

 

            En 1910, don Baltasar Navarro era diputado suplente, lo cual no fue impedimento para solicitar un puesto en la lucha que parecía se iba a producir.   Como tenía formación militar, el Gobierno lo nombró jefe de la Guardia Nacional en Piura, con grado de coronel. De inmediato,  Navarro reorganizó dicho cuerpo y como comprendía que el Gobierno estaba enfrentando una gran cantidad de gastos con el conflicto, contribuyó en gran forma a mantener el mencionado cuerpo de guardias.

 

            La Junta Patriótica estuvo presidida por don Miguel Checa Checa.

 

            El Perú logró muy pronto apostar importantes fuerzas   a lo largo del río Zarumilla y escalonó otras en Tumbes, en Sullana y en Piura.

 

            También los ecuatorianos habían movilizado tropas, pero no en la forma que lo había logrado hacer el general Muñiz.

 

 

Germán Leguía envía propuesta ecuatoriana

INICIO

 

            Como ya lo hemos dicho, don Germán Leguía se encontraba desempeñando en esos momentos el cargo de Ministro Plenipotenciario del Perú en Quito.

 

            El presidente de Ecuador, Eloy Alfaro, por intermedio de Germán Leguía, propuso al Gobierno Peruano, discutir sobre una línea que decía había sido recomendada por don Ramón Menéndez Pidal, cuando éste había sido nombrado Comisario Regio en 1904 por el rey de España, para estudiar los límites de los dos países.

De acuerdo a la propuesta, la línea fronteriza sería: río Zarumilla, río Alamor, río Macará, Chinchipe, sigue el curso del río Santiago, luego el  Marañón hasta encontrar al Pastaza y remonta a éste hasta llegar a Laguna Supay o Chalgua  ( do de se unen el Alto Pastaza con el  Cononaco), sigue por el río Curaray  hasta   el punto de su unión con el Napo, bajaría por éste hasta lograr nuevamente el río Amazonas cuyo curso seguiría 50 kilómetros.

 

            Decía además Eloy Alfaro que el Gobierno peruano podía presentar una modificación a esta propuesta y que ambas serían entregadas al árbitro, es decir al rey de España Alfonso XIII.

 

            Por cable, envió Leguía y Martínez esta propuesta a Lima, siendo recibida por el canciller Melitón Porras, que la rechazó de plano.

 

            Por esa fecha había llegado a Guayaquil el buque escuela chileno “Baquedano” y eso había dado motivo para confraternizar con los marinos chilenos con el pueblo ecuatoriano e intensificar las manifestaciones contra el Perú.  El 3 de abril en Quito y el 4 en Guayaquil, se produjeron ataques simultáneos contra la embajada, consulado y negocios peruanos, se arrastró el escudo, se saqueó establecimientos comerciales y se maltrató a numerosos residentes peruanos.

 

            Barcos de la marina de Ecuador, pretendieron atacar y capturar un barco mercante peruano que navegaba frente a Ecuador pero en aguas internacionales.

 

            El vapor Maullin de Chile, llegó a Guayaquil conduciendo gran cantidad de armamento chileno.

 

            Por esa fecha las relaciones entre Perú y Chile habían sido rotas y se encontraban en el más bajo nivel en lo que se refería al siglo.

 

 

Intervención tripartita amistosa

INICIO

 

            La guerra parecía inminente y sólo había que esperar quien hacía el primer disparo.  Fue en esos momentos, en que a iniciativa del Brasil y con la contribución de Estados Unidos y Argentina, se interpusieron el 22 de mayo de 1910, los buenos oficios para evitar un conflicto.  Se planteaba como medida inmediata la suspensión del estado de movilización en ambos países y que retiren las tropas apostadas en la frontera, en forma tal que las ubicadas en Zarumilla en el lado peruano quedasen acantonadas en Tumbes y las ecuatorianas en Machala.  Los tres países deseaban que se continuase con el arbitraje y el Perú se inclinaba por aceptarlo bajo ciertas condiciones, pero Ecuador planteaba prescindir ya del laudo y entrar  al trato directo.

 

            A mediados de junio, ya el peligro de la guerra había pasado, y todo el problema se desplazó al campo diplomático.

 

            El general Muñiz era partidario de aprovechar la oportunidad para resolver de una vez y por medio de las armas el viejo problema que tenía el Perú con Ecuador.  El ministro que con tanta eficiencia había puesto al Perú en pie de guerra  se resistía a ordenar la desmovilización y enviar a sus casas a los voluntarios que con tanto fervor habían acudido a enrolarse.  Se produjo una situación tirante entre el presidente Leguía y el ministro, pero éste se vio precisado a decretar la desmovilización.  El general Muñiz renunció entonces el cargo el 22 de junio alegando motivos de salud, pero en todo el Perú se sabían que las razones eran las discrepancias con el presidente, porque Muñiz deseaba seguir adelante con la acción militar. Cuando en Tumbes y en Piura empezó la desmovilización, los voluntarios gritaban ¡Viva la Guerra, viva Muñiz!  ¡Abajo Leguía!

 

            Muñiz asumió de inmediato la presidencia del Partido Constitucional que obedecía al general Cáceres y había sido un buen aliado del presidente Leguía, pero bajo la dirección de Muñiz, se apartó de la línea política del Gobierno.

 

            Hay que hacer notar, que en todas las discusiones de límites que se tuvieron con Ecuador siempre se consideró al río Alamor como línea fronteriza en casi todo su recorrido, pero con el protocolo de Río  de Janeiro, sólo una pequeña parte del curso bajo de ese río sirvió de límite.  Con eso, tanto Tumbes como la provincia de Sullana perdieron tierras.

 

            En noviembre de 1910, el rey de España renunció en forma definitiva a seguir actuando de árbitro.

 

 

El cometa Halley

INICIO

 

            Los cometas son astros que giran alrededor del sol.  Describen órbitas elípticas muy alargadas, con ciertas variaciones.   A estos se les llaman cometas periódicos y se estima su número en 525.  Pero con los telescopios su número resulta infinito.

 

            Otros cometas llamados no periódicos, aparecen una  vez y luego se pierden para siempre en el espacio infinito.

 

            Todo cometa se compone generalmente de tres partes:: núcleo, cabellera y cola.  El núcleo es la parte más brillante que semeja una estrella.  La cabellera es una especie de atmósfera que rodea al núcleo y la cola es el rastro luminoso, compuesto de gases, de enormes dimensiones que el cometa arrastra en sentido opuesto al sol.

Son muchos los cometas que el hombre a lo largo de los siglos ha podido apreciar a simple vista, pero el más importante de todos ha sido el Halley que aparece cada 76  años y fue descubierto en 1682 por el astrónomo Edmundo Halley.

 

            Del cometa Halley, se sabe que en 1456 apareció con un núcleo muy brillante, al que el papa  Calixto II condenó como un genio maléfico.

 

            Luego apareció en 1531 con núcleo menos brillante y cola menos larga.  En 1607 el núcleo tenía una mancha oscura.  En 1682 el núcleo era como una estrella de segunda magnitud y su cola el doble de la que tenía en 1531.  En 1759 pasó alejado de la tierra y no se pudo observar ni siquiera con telescopios, pero en 1835 si fue visible a simple vista, su núcleo era brillante, su cola tenía 20º de longitud.

 

            El siguiente debía aparecer en 1911.  En esta oportunidad había creado gran expectativa en el mundo científico, pues iba a pasar muy cerca de la tierra.

 

            La fecha de la aparición del cometa se había señalado para el mes de abril y a medida que se acortaba el tiempo, nuevas informaciones aparecían en la prensa mundial creando un estado de psicosis.  Se temía desde un choque con lo cual se perdería el mundo, como también que la Tierra atravesaría la larga cola de gases del cometa,  asfixiando  a todo el género humano.  Otros estimaban que el calor de la cola era tan alto, que toda especie viva sobre la Tierra iba a desaparecer.

 

            En Lima, la Revista “Variedades” se ocupaba en forma continua del cometa Halley y el sabio Federico Villarreal escribía en “Ilustración Peruana” artículos serios.

 

            El 27 de abril de 1911, los diarios de Lima publicaron despachos  procedentes de Londres, París y Nueva York, dando a conocer el pánico que se había apoderado de esas grandes ciudades ante las noticias, de que los astrónomos habían asegurado que la Tierra atravesaría la cola del cometa.  Y como el miedo es lo más  contagiante, pronto Lima se vio también contagiada por el terror y eso se generalizó en todo el país.

 

            Posiblemente en Piura y en Tumbes, los extremos del pánico no llegaron a tanto porque la atención estaba centrada en la movilización para enfrentar lo que se consideraba una segura guerra contra el Ecuador.

 

            En Lima se trató de explicar que no había peligro, pero el 5 de mayo una multitud se congregó frente a palacio y exigía al presidente Leguía se le dijera la verdad.  Había ocurrido que el día anterior, “El Comercio” en su edición vespertina que salió retrasada, decía a todo lo ancho de la primera página “El cometa cubre gran parte del  cielo”.  En el texto se podía leer lo siguiente:  “el 12 de mayo, a las 9 de la noche, entrará a la Tierra en el segmento intoxicado de la cauda  y como el cianógeno es ávido de oxígeno, la mezcla mortífera en la atmósfera, se verificará fatalmente”.

 

            No era para menos que Lima se volviese un loquerío, pues la información era el texto de un cablegrama.   En la noche del 4, los templos se  llenaron de multitudes histéricas,  que  a gritos imploraban la piedad divina.  A las 11 de la noche se organizaron procesiones, en las que las mujeres y los niños lloraban en forma desesperada.  Una procesión partió de la Catedral y estaba llegando al Rímac,  cuando alguien gritó ¡El  cometa, el cometa!  Y  todas las miradas se dirigieron  llenas de pánico al cielo y en efecto  allí se podía apreciar al terrible espectáculo.   De improviso, toda la gente salió  corriendo en diversas direcciones –presumiblemente a sus hogares- y nadie quedó acompañando a las sagradas imágenes.

 

            Desde el 10 de mayo, las actividades comerciales prácticamente se habían suspendido en Lima.  La gente no se preocupaba ni siquiera de adquirir comestibles ¿para qué? se preguntaban con angustia con la imagen de una muerte cierta, muy cercana.  Las personas entendidas trataban de calmar a las gentes pero todo era inútil.

 

            Los diarios publicaron muchas colaboraciones en el sentido de que el cometa antes había pasado frente a la Tierra y nada había pasado.  Se aseguró también que la cola pasaría lejos, y que no había ningún peligro.  Entre el 10 y el 16 de mayo, la gente dormía fuera de sus casas.  El cometa aparecía a la 1 de la madrugada y desaparecía a las 7 de la mañana, es decir que sólo era visible en esos momentos ya que la luz del sol no permitía su visibilidad.  Las gentes como hipnotizadas pasaban las noches mirando el cielo y tal era la luminosidad en esas horas que parecía luna llena. El terror llegó a su máximo las noches críticas del 12 y 16 de mayo, pero poco a poco la serenidad fue retornando a los espíritus al comprobarse que nada pasaba en ningún lugar del mundo, y que más bien los astrónomos aseguraban que el cometa Halley había principiado a alejarse de la Tierra.

 

            Sobre la forma como Piura vio al Halley, damos las versiones de dos piuranos que fueron testigos del fenómeno celeste.  La versión fue dada cuando en marzo de 1986 el cometa hizo una nueva visita a  nuestro mundo.

 

            Don Abraham Rodríguez, tenía 15 años cuando el cometa apareció en Piura.  El tenía muchos hermanos mayores pero en esa época la autoridad paterna era muy respetada y a él lo mandaban a dormir temprano.  Sin embargo le permitieron permanecer  hasta después de las 11 de la noche.  Su padre era administrador de la Hacienda La Peñita a dos horas y media de Piura y la familia con la peonada veía el cometa por el sitio por  donde aparece el sol.  Su enorme cola iluminaba todo el cielo. No recordaba que hubiera tenido tanto miedo.  Dice que su padre tuvo tres matrimonios y en ellos, más fuera de ellos llegó a tener un total de 43 hijos.

 

            Doña Manuela Michilot dice que vivía en la calle Junín y que apenas tenía cinco años.  Dice que en su casa tenían mucho miedo y que cuando era visible el cometa se metían debajo de la cama.  El espectáculo se vio por varios días y como había cielo despejado y lleno de estrellas, entonces todo mundo podía ver el  cometa desde las puertas de sus casas, por que no había edificios  altos como ahora.  El cometa aparecía por el lado de Tacalá, por el antiguo Hospital de Belén y desaparecía por el Club Grau.  Dice que lo veían después de comer.

 

            El Halley fue visible en Piura desde el 14 de abril a partir de las 7 de la noche.  Los voluntarios que habían sido movilizados para ir a la frontera, veían todas las noches ese espectáculo subyugante desde sus vivacs.

 

            Fue en efecto en 1910, cuando el cometa Halley pasó más cerca a la Tierra. Como la cola o cauda es curva, dicen muchos científicos que la Tierra pasó por el espacio libre de esa curvatura.  Otros en cambio manifiestan que la Tierra como si fuera un proyectil en el espacio, penetró en la cola y siendo la atmósfera mucho más densa que el material de la cola, se abrió paso como una enorme esfera compacta.

 

Hazaña de Jorge Chávez

INICIO

 

El 23 de setiembre de cada año se celebra en el Perú el Día de la Aviación Civil.  recuerdo a la heroica muerte de Jorge Chávez  Darnell.

Chávez había nacido en París el año 1887 hijo de padres peruanos y fue inscrito en el consulado peruano como nuestro nacional.

Desde que en Francia se iniciaron los primeros vuelos con aeroplanos muy livianos, Chávez se volvió un apasionado de los vuelos aéreos..Se matriculó en la primera escuela de aviación abierta en París  y tras su primer vuelo realizado en  febrero de 1910, obtuvo su brevete con el Nº 32. Participó en varis competencias aéreas y en un vuelo logró cubrir 147 kilómetros. Adquirió un monoplano Blériot de alas de lona, al que introdujo varias modificaciones. Logró un record de altura de 2.000 metros, lo cual lo estimuló para realizar una audaz hazaña. A lo que antes nadie había hecho: atravesar los Alpes, los montes mas altos de Europa.                                                                        

El 23 de setiembre de 1910, levantó vuelo en una frágil nave desde la aldea de Suiza de  Brigue. Por donde pasaba los aldeanos lo aclamaban. Como siempre se había sentido peruano, llevaba nuestra bandera en su avión..Atravesó el paso del Simplón y estuvo a la vista de la aldea italiana  de Domodósola. Había logrado vencer a los Alpes.  Pero cuando trataba de aterrizar,  un golpe de viento hizo virar al avión y se rompieron las cuerdas del plano utilizadas para tener tensas a las alas. Se precipitó a tierra  cuando estaba a diez metros del suelo y se fracturó  las dos piernas. Llevado a un centro asistencial, sobrevivió cuatro días.. en su delirio gritaba:  “Yo no quiero morir”….”Aterrizar, aterrizar”…”la altitud, la altitud”….”Mas arriba todavía más arriba”

El diario “el Comercio” de Lima fue informando pormenorizadamente desde antes del vuelo.

En Piura también se conoció el intento y la muerte del aviador por que algunos periódicos le dedicaron. Se lamentó mucho el accidente. .

 

Nueva Ley creando la Escuela Náutica de Paita

INICIO

 

            Posiblemente pocos han de ser los centros educativos en el Perú que hayan motivado tantas leyes, decretos supremos u otras normas de menor jerarquía disponiendo su funcionamiento y que al final de cuentas no funcionen.

 

            Ese es el caso de la Escuela Náutica de Paita, no obstante que sus primeras promociones, cuando funcionó con cierta regularidad en el siglo pasado dieron a la marina nacional hombres de verdadero mérito y que llegaron a ostentar altos grados en la fuerza naval,  sin embargo, a pesar de eso, funcionó la Escuela Náutica con mucha irregularidad o no funcionó.

 

            La nueva Ley 1509 del 13 de diciembre de 1911 decía lo siguiente:

 

            Artículo 1º.- Créase una Escuela Náutica en el puerto de Paita, autorizando al Poder Ejecutivo para que la organice en la forma que llene cumplidamente el objeto de su creación.

 

            Artículo 2º.- Los gastos que ocasionen la instalación y sostenimiento de la Escuela Náutica de Paita, se aplicarán en el primer año a la Partida Extraordinaria del ramo de Guerra y Marina del Presupuesto General y en los años siguientes, a la partida que para el efecto se consigne en el mismo presupuesto.

 

 

Construyen Cementerio de Paita

INICIO

            La epidemia de la bubónica encontró a Paita sin disponer de un verdadero cementerio en el exacto sentido de la palabra.

 

            Por lo tanto la Municipalidad se vio en la necesidad de construir uno, pero como la ciudad circundada por los cerros no permitía hacerlo, se tuvo que ubicarlo en el tablazo, de tal manera que los difuntos paiteños no bajan a la tumba sino más bien suben a la tumba.

 

            El año 1911 se puso en uso el nuevo camposanto y fue el 27 de julio de 1921 cuando pasó a poder y control de la recientemente fundada Beneficencia Pública de Paita, la que se instaló el 12 de junio de 1921 siendo su primer Presidente don Arturo Pallete el que se mantuvo en el cargo por cinco años.  Como Inspector del Comité de Cementerio fue nombrado don José Rodríguez G. que sirvió en tal cargo hasta 1931.

 

 

 

Civilistas lanzan candidato

INICIO

            Estando el Partido Civil dividido, ser resolvió reorganizarlo para evitar que se ahondara el divisionismo.  El 12 de noviembre de 1911 se reunieron los más conspicuos miembros del Partido Civil en Lima, incluyendo a los del grupo disidente del “Bloque”.  Al finalizar se nombró una nueva directiva que presidían Antero Aspíllaga y Roberto Leguía, lo cual significó una clara victoria para el grupo leguiista y una derrota para el Bloque y el pequeño grupo Civilista pardista.

 

            El grupo Civilista-leguiista había también logrado adueñarse de la mayoría tanto en la Cámara de Diputados como de senadores con las elecciones del tercio, lo que unido al control del mismo partido, le permitió imponer la candidatura de Antero Aspíllaga que fue lanzada en forma oficial el 10 de diciembre de 1911.

 

            El 12 de enero de 1912 se reunieron en el salón de actuaciones del Colegio de Santo Tomás de Aquino, más de 200 conspicuos miembros del Partido Civil, que no aceptaban la candidatura de  Aspíllaga, con el fin de cambiar ideas y formaron un comité directivo cuyos elementos más influyentes eran Enrique de la Riva Agüero, Matías Manzanilla, Antonio Miró Quesada, Vicente Maúrtua y entre los que también se contaba al piurano Víctor Eguiguren,  que se había pasado a la oposición, desde la intervención del  Prefecto de Piura en las elecciones de 1911.

 

            Luego se produjeron contactos entre estos Civilistas Independientes, los Demócratas pierolistas, los Liberales de Durand y los Constitucionales disidentes de Muñiz, con el fin de buscar un candidato único de oposición.

 

            El 11 de febrero de 1912 se celebró una reunión con los representantes de los grupos políticos antes enumerados para tratar de acordar la persona del candidato único, pero de inmediato surgieron irreconciliables puntos de vista entre los Civilistas Independientes y los Demócratas representados por el mismo Nicolás de Piérola que para integrar la coalición ponía una serie de condiciones.  Al no aceptársele anunció el retiro volunta-

rio del Partido Demócrata.

 

 

 

Coronel Frías propone creación de la Provincia de Sullana y Huamán de los Heros lo logra

INICIO

 

. El 15 de octubre de 1903, fue presentado en la Cámara de Senadores un proyecto de ley, creando la provincia de Sullana, por segregación de territorios de la Provincia de Paita., El autor del proyecto era el senador por Piura coronel Maximiliano Frías García el cual lo fundamentó y logró que conjuntamente con él lo firmasen el senador José Noblecilla de la recientemente creada Provincia Litoral de Tumbes, y el senador por Huancavelica Julio Santiago Hernández.

 Era éste un antiguo amigo de Frías que juntos habían prestado su adhesión al coronel Iglesias para poner fin a la guerra con Chile, y después continuaron también haciendo causa común tanto en el periodismo como en el parlamento, pues Hernández fue varias veces parlamentario y una persona de mucha cultura.  El proyecto pasó a comisiones, pero en donde en realidad se estancó fue en la Cámara de Diputados pues, hubo intereses en contra.  Hubo que esperar 8 años.

            Cuando el doctor Huamán de los Heros fue elegido diputado en los comicios por la renovación del tercio, el sullanero Jorge Eduardo Leigh, del que era muy amigo, le solicitó encarecidamente tomase empeño en agilizar el trámite y así lo hizo el diputado huancabambino, como se puede apreciar por las siguientes comunicaciones:

 

Lima Octubre 9 de 1911.

 

Querido compadre (Jorge Eduardo Leigh)

 

Después de muchos esfuerzos acabo de conseguir que ponga a la orden del día con dictamen favorable, el expediente de la nueva provincia de Sullana que procuraré se vea de un momento a otro.  El asunto pues queda en pie inmejorable.  Hoy hemos tenido sesión hasta las 9 p.m. de manera que apenas me alcanza el tiempo para ponerle estos cuatro renglones.   Suyo afectísimo compadre. Benjamín Huamán de los Heros;  Diputado por Huancabamba.

 

Lima 23 de Octubre de 1911.

 

Señor Jorge Eduardo Leigh.- Sullana.

 

Mi querido compadre:

 

He cumplido mis compromisos con Sullana, con una religiosidad que entiendo no es habitual en los hombres públicos.  No puede Ud. imaginar el trabajo que me costó conseguir el dictamen favorable de las  comisiones, porque los enemigos de la Provincia, bajo cuerda le habían hecho una guerra formidable.  Enseguida de los dictámenes tuvo que comenzar a comprometer de uno en uno a mis amigos encontrando muchas resistencias, que cedían sólo como favor personal.

 

Después se presentó una complicación grave y era la falta de tiempo, para ocuparse de asuntos más importantes, de interés general y de los que la Cámara había acordado ocuparse de preferencia.  Sin embargo, comprometí al  Presidente de la Cámara para que hiciera lugar al de Sullana, lo que me prometió, pero habiendo pasado algunas sesiones sin que lo hiciera, manifesté tal desagrado que hube de retirarme de la Cámara, diciendo que no regresaría hasta que no se me asegurara que se iba a discutir la cuestión de Sullana.  Este expediente dio magníficos resultados y el 20 de los corrientes se dio la batalla.  Yo pronuncié un corto discurso y llevé un montón de papeles y les hice consentir  a los representantes que no había dicho ni la mitad de lo que tenía que decir a favor de Sullana, pues me reservaba lo mejor para la réplica.  Los adversarios del proyecto optaron por guardar silencio.  Puesto en votación, fue aprobado el proyecto a las 7 p.m..  Inmediatamente me dirigí al cable y le puse el siguiente parte:  Leigh.-Sullana .Creada la provincia. Huamán.  En la mañana de ese día le había enviado un telegrama diciéndole que  tenía puesta toda mi influencia personal  y política y que  confiaba en el éxito.  Hora  después el éxito estaba alcanzado.  Es posible que el telegrama haya llegado después que el cable.  Los amigos de Piura no me han ayudado.  Ni Rodríguez ni los otros.  Estaban reservados.  Cuando Lama se dio cuenta de que se iba a ver el asunto, se acercó a decirme que no lo hiciera y que no era conveniente ocuparse este año del asunto, pero yo no cedí, y por el contrario, en el discurso hice alusión a que él (Lama), al comenzar la legislatura, había manifestado la conveniencia de que se creara la nueva provincia.  Cierto que Lama hizo esa declaración porque quiso adelantarse a mí para presentarse allá en buenas condiciones.  Pero lo hizo con la seguridad de que el asunto nunca pasaría.  Luego vaya la Ley al Gobierno que será dentro de dos o  tres días, será promulgada porque el Gobierno está comprometido conmigo, de hacerlo en el día.

 

Le mando el discurso que pronuncié en el asunto de la irrigación del Chira y llevo mi carta abierta al Correo, para agregar en el camino, el que pronuncié en defensa de Sullana, que debe haberse publicado en el diario de esta mañana.  Reciba muchos recuerdos y un abrazo de su compadre y amigo.  Benjamín Huamán de los Heros.  Diputado por Huancabamba.

 

Lima 31 de Octubre de 1911.

 

Querido compadre:

 

La ley sobre la nueva provincia será promulgada el sábado 4.  Hemos convenido esto con don Carlos (Carlos Leigh) porque me dijo necesitaban  Uds. conocer anticipadamente la fecha para preparar sus fiestas.  El primer subprefecto será don Carlos.  Ya he arreglado esto con el Presidente.  En sus manifestaciones no olviden al Presidente Leguía, es el único que me ha ayudado.  A pesar de que hay en el Gobierno y en el Parlamento prevención contra la creación de nuevas provincias, por simpatía a Sullana y deferencia hacia mí, el señor Leguía me ha ayudado para que se dé la ley en diputados.  Deben aclamarlo y hacerle  conocer al pueblo lo que le debe.  La irrigación del Chira también será debida al Presidente.  Háganle telegrama de agradecimiento el día de la promulgación.  Le escribiré detalladamente en el próximo vapor.  Saludos de su compadre.  Benjamín Huamán de los Heros.  Diputado por Huancabamba.

 

 

            El Rodríguez que no ayudó fue sin duda alguna don Julio Rodríguez el diputado elegido por el tercio conjuntamente con Huamán de los Heros.  El Lama que trató de oponerse fue don José de Lama Armendáriz, diputado por Paita.

 

            Don Carlos Leigh fue en efecto el primer subprefecto de Sullana y don Jorge Eduardo fue diputado en forma sucesiva desde 1919 hasta 1930 en fue derrocado el presidente Leguía

 

La Ley 1441 de Creación de la Provincia de Sullana

INICIO

 

El  Presidente de la República

 

Por Cuanto

 

El Congreso ha dado la Ley siguiente

 

El Congreso de la República Peruana

 

Ha dado la Ley siguiente:

Artículo 1º.- Créase la Provincia de Sullana, que será formada por los distritos de Sullana y Querecotillo, quedando éstos segregados de la provincia de Paita.

 

La capital de la Provincia de Sullana, será la ciudad del mismo nombre.

 

Artículo 2º .- Los límites de la nueva provincia de Sullana serán los mismos de los dos distritos que la constituyen conforme a esta ley.

 

Comuníquese al Poder Ejecutivo para que disponga lo necesario a su cumplimiento.  Dado en la sala de sesiones del Congreso de Lima a los tres días del mes de Noviembre de  mil novecientos once.

 

Agustín Tovar, Presidente del Senado.  Roberto Leguía, Diputado Presidente; Miguel Echenique, Senador Secretario; Arturo Rubio, Diputado Secretario.

 

Al Excmo. Señor Presidente de la República

 

Por tanto:

 

Mando se imprima, publique, circule y se le dé el debido cumplimiento.

 

Dado en la Casa de Gobierno de Lima a los cuatro días del mes de noviembre del mil novecientos once.-  A.B. Leguía, por mandato de S.E. P. Jiménez.

 

            El 14 de junio de 1962 se dio la Ley 14093 que declaraba Día Cívico en Sullana, el 4 de noviembre de cada año.

 

            La provincia fue oficialmente inaugurada el  2 de diciembre de 1911. Como es de suponer el acto principal fue la sesión  solemne realizada por el entonces Concejo Distrital de Sullana.

 

El ultimo alcalde distrito Pedro Merino Vinces, hermano el combatiente de la Breña  Eusebio Merino Vinces; convocó a la solemne inauguración de la nueva provincia

 

            De acuerdo al acta suscrita, la sesión se abrió a las 9:30 de la mañana presidida por el alcalde distrital don Pedro J. Merino al que acompañaban los síndicos, de rentas César Camminati y de gastos Arturo Arellano, así como el regidor don Manuel Calderón.  Como invitados concurrieron el prefecto del departamento coronel Agustín Zapatel, el nuevo subprefecto de Sullana don Carlos C. Leigh, el presidente de la Corte Superior de Justicia doctor Gil de Echave, el juez de  primera instancia de la provincia de Paita doctor Domingo Castro L, el gobernador del cercado señor Parcemón Franco, el delegado del concejo distrital de Querecotillo señor Pedro Calderón, los jueces de paz de 1ra., 2da., 3ra. y 4ta. nominación del cercado señores Carlos Morales, Luis Morales, Teodoro Mena y Buenaventura Cruz; el cura párroco del distrito doctor Andrés Quevedo, el agente consular de los reinos de España y Grecia señor José Cardó, el Inspector de Telégrafos señor Gerónimo Aste, el alférez Carlos Llona y Rivero en representación del R.C.7, el subdelegado de la Intendencia de Guerra Felipe Alvarado y Zegarra, el delegado de la Beneficencia Pública de Piura don José Andrés Lama,  el Jefe del Grupo de Artillería Nº 1 mayor Eduardo Aguila y otras personas, entre las  que se contaba don Jorge Eduardo Leigh.

 

            El prefecto abrió la sesión y declaró inaugurada la  provincia de Sullana, procediéndose a leer el texto de la Ley.

 

Luego hizo uso de la palabra el alcalde don Pedro Merino y posteriormente el  prefecto, el presidente de la Corte Superior, doctor Víctor M. Zapata y don Vicente Olaya a nombre del elemento obrero.

Don Pedro Merino asumió de inmediato la alcaldía provincial y se juramentó.

De esa forma Merino fue el último alcalde distrital y también el primer alcalde provincial, hasta el 1 de mayo de 1912, fecha en que asumió ese cargo don Jorge Eduardo Leigh por votación popular.

 

 

La Primera Municipalidad Provincial de Sullana

INICIO

            Por tratarse de una nueva provincia que no podía estar si su correspondiente cuerpo edil, se efectuaron elecciones municipales en la provincia en abril de 1912, para elegir a los miembros de la nueva municipalidad.

 

            Se tuvo en cuenta la Ley 1072 del 8 de marzo de 1909 sobre elecciones municipales y sus modificatorias 1560 y 1561 promulgadas el mismo día 29  de febrero de 1912.  Estas leyes en realidad se habían dado contemplando los intereses del Gobierno y en base a la situación prevaleciente en Lima.  En 1910   había sido alcalde de la capital don Antero Aspíllaga y le había sucedido don Guillermo Billinghurst, y ambos habían renunciado para estar libres de poder postular a la presidencia de la República.  En 1912 era alcalde de Lima don Nicanor Carmona y el Gobierno quería removerlo, así como también a muchos alcaldes del resto del país.  Por la Ley 1561 que adelantaba la fecha de las elecciones municipales, era con el fin de tener nuevos  alcaldes para el momento de la realización de las elecciones presidenciales.  Pero al final de cuentas no se llegaron a realizar las elecciones municipales en Lima, con lo cual las últimas que se habían efectuado en la capital habían sido las de 1908.

 

            Los ciudadanos elegido para conformar el nuevo cuerpo edil sullanero fueron: Francisco Avalo, Jorge Eduardo Leigh, José María Cardó, Felipe García, José Parcemón Franco, José L. Barreto, Salomón Maldonado, Bitolino Arellano, Víctor Manuel Castillo, Nicolás S. Devoto y Vicente Zapata  Infante.  Como  concejal suplente  fue elegido don José Ruiz Ortega.

 

            La instalación de este grupo edil se efectuó  el 1º de mayo de 1912 y como presidente  de esa reunión se nombró al regidor Francisco Avalo, el cual manifestó que en aplicación a lo que disponía el artículo 3º de la Ley 1072 se iba a proceder a elegir los cargos, aplicando las normas establecidas en la Ley Orgánica de Municipalidades del 14 de octubre de 1892.  Efectuada la votación el resultado fue:

 

Para alcalde..........................Jorge E. Leigh, 10 votos y José L. Barreto, 1 voto.

Para tnte. alcalde................José María Cardó  9 votos y José Parcemón Franco 2 votos.

Síndico de rentas.................Francisco Avalo 10 votos y Felipe García  1 voto.

Síndico de gastos.................Felipe García 10 votos y Nicolás Devoto 1 voto.

 

            Luego se procedió a juramentar a las nuevas   autoridades edilicias.

 

1