Ponencias - SIEH 2000 / Versión Anterior - SIEH 2001
La Chilenización de Tacna *
SIEH 2000

Rubén Darío Pachari Romero
Universidad de San Agustín de Arequipa - Perú

En este primer informe presentamos el resultado de una revisión bibliográfica fundamental y ampliamos de esta manera, nuestro tema que es ya parte de una importante preocupación sobre el tema de Tacna y Arica. Aquí lo que intentamos hacer, es presentar un nuevo argumento con relación al inicio de la chilenización, argumento histórico que necesitaba de un respaldo documental y no solamente a priori y cotidiano, en Tacna se sabe que la chilenización comenzó en 1880, lo saben todos, pero la ciencia histórica a través del más completo libro sobre este tema, como se vera, dice que se inicia en 1883. Nuestro interés, por lo tanto, es probar que la chilenización comienza en 1880 y no en 1883.

1880 INICIO DE LA CHILENIZACION EN TACNA

Chilenizar Tacna, es la política, el interés, el anhelo y las acciones de hacer que en Tacna se acepte otra nacionalidad, una distinta a la propia, la chilena, o lo que es parecido, se desperuanice, se transforme su identidad, que su cultura se mezcle o desaparezca hasta que, las nuevas generaciones olviden al Perú y reconozcan a Chile como su país.

La chilenización se ha entendido a la intención de volver chilena a la población de Tacna y Arica. "Por chilenización de estos territorios (en palabras de M. Federico Ríos, citadas por Raúl Palacios y que datan de 1902) se ha entendido todo género de medidas tendientes a hacer perder en ellos el carácter de peruanos, desvinculándolos en todo de su patria, el Perú, e infundiéndole el sello característico de la nacionalidad chilena" (Palacios 1974: 62)

Chilenizar, en este sentido, no resulta una tarea sencilla, una tarea fácil, ni mucho menos un proceso de corta duración, recordemos las enseñanzas de la historia de las mentalidades, la identidad, la conciencia nacional o el "querer existencial nacional" como decía Basadre o el patriotismo se encuentra dentro de las mentalidades, estructura difícil de transformar, difícil de borrar, trastocar o manejar, entonces ¿cómo se podía chilenizar en escasos diez años?, ¿cómo se iba cambiar el alma de los tacneños y ariqueños en tan corto tiempo?, Resulta difícil aceptar una afirmación al respecto, un político puede ganar la simpatía de un pueblo en algunos meses o años, aunque había de por medio un plebiscito, no es igual, Tacna y Arica no iban a escoger un alcalde, ni un presidente, estaba en juego mucho más, se escogería una nacionalidad. Así resulta casi imposible un plebiscito en los términos del tratado de Ancón, que diez años sean insuficientes, más cuando los hogares, los colegios, la iglesia, los clubes, los periódicos, etc., producto de las características de Tacna, se unieron más, se volvieron más impermeables a la presencia del chileno y a cualquier intento de chilenización. Chile quiere Tacna y Arica antes del tratado de Ancón, no lo consigue en este tratado y acata una ocupación temporal, en el plazo señalado por el tratado hacer lo posible porque el plebiscito le sea favorable, se quiso entender como "cesión disimulada" (Aldunate, 1900); se quiso comprar Tacna y Arica, como lo demuestran nada menos que las negociaciones desde 1886 hasta 1890, primero del Presidente Santa María y luego del Presidente José Manuel Balmaceda quienes ofrecen al Canciller Carlos M. Elías fuertes sumas de dinero para el Perú a cambio de Tacna y Arica (Basadre, 1983:VII:189); Y al no prosperar estas vias se fortaleció, se endureció la chilenización, hasta llegar a la cima representado por el Intendente de Tacna Máximo R. Lira. La chilenización tiene dos dimensiones, una oficial, es decir, lo emanado del gobierno, ahí encontramos al presidente a las autoridades de Santiago y Tacna y Arica, está el "Comité chilenizador de Tacna y Arica, compuesto por seis miembros ad honorem" (Palacios 1974:68), formado en Santiago en 1908, un "plan (...) que comprendía un largo y meditado programa; Y por consiguiente, el deliberado y frío propósito de no cumplir el tratado en cuanto al plebiscito y de salir de las facultades que el pacto había dado a Chile." (Belaunde 1919:184) y la otra chilenización es de dimensión no oficial, de la gente común que no tiene voz oficial, pero que sí opina, aconseja, anhela, participa como poblador, etc.

La chilenización según Palacios Rodríguez, "practicamente se inicia con la firma del tratado de Ancón. A partir de ese instante puede decirse que Chile intentará, por todos los medios posibles, ganarse la adhesión y simpatía de los habitantes de esa zona para -llegado el momento del plebiscito- tenerlos a su favor"(Palacios 1974:16)

Nosotros discrepamos en este punto con el Dr. Raúl Palacios, primero por que Chile no anhela Tacna y Arica desde 1883, sino cuatro años antes y lo señalado líneas arriba así lo demuestran y segundo por que Tacna y Arica se ocupan en 1880 y la actuación de Chile desde esa fecha hasta la firma del tratado de Ancón, como se verá, también lo confirma. Preguntamos nosotros, a los tres años y cinco meses de presencia de los chilenos en Tacna, ¿qué nombre le pondríamos?, ¿ocupación, cautiverio, administración chilena...? Ninguno se ajusta a la realidad, por que hay testimonios suficientes para saber que el tratado que ponga fin a la guerra entre el Perú y Chile se comienza a negociar el mismo año de 1880 y entre los beneficios que Chile quiere alcanzar están Tacna y Arica y en algún momento también Moquegua.

En la década pasada, fue presentada una tesis sobre el tratado de Ancón en nuestra Escuela de Historia, su autora Carmen Díaz Jara no tiene una sola idea sobre la iniciación y duración de la chilenización, en algún momento nos dice "la violación del Tratado de Ancón, simplifica cuarenta y seis años de chilenización de Tacna y Arica"(Díaz 1985:190). Cifra que utiliza en varias oportunidades, hasta que cambia para decir que "teniendo ya definitivamente Tarapacá, y la ocupación temporal de Tacna y Arica, le fue fácil disponer del futuro de estas, el que duró casi cincuenta años, frustrando el plebiscito" (Ibid)197). En su conclusión sétima dice "el plebiscito establecido del Tratado, tenía una naturaleza no perentoria. Esto prueba la buena fe del Perú y a la vez, que se creó un problema grave por esta imprecisión jurídica: el cautiverio de cincuenta años para Tacna y Arica" (Ibid:s/n).

La Tesis de Díaz Jara nos obliga a comparar chilenización con cautiverio y con ocupación, se ha visto ya sobre el primer término y con respecto a cautiverio, según el significado de la "Real Academia de la Lengua Española" cautiverio, es la privación de la libertad por un enemigo, ahora es diferente a la chilenización? Creemos que no hay grandes diferencias, cuando hablamos de duración, ambos tienen la misma duración, no hay diferencia tampoco en cuanto a las características que tienen los hechos en su interior, en cuanto a los objetivos que se quiere alcanzar con el cautiverio y la chilenización, en ambos casos estamos frente a una ocupación extranjera, en ambos casos hay dominio y cuando se domina se impone leyes, se controla administrativamente, no es ninguna novedad, se busca beneficios, el cautiverio tiene que ver con ocupación que es puramente físico, se ocupa un lugar y se les priva de sus libertades, entonces se convierte en cautiverio. Palacios Rodríguez nos dice que se puede utilizar "indistintamente (...) para significar lo mismo, encontramos otros términos como: desperuanización, etapa del cautiverio, periodo de sometimiento extranjero, período de administración chilena, fase de la administración chilena, etc."(Palacios 1974:15). Sin embargo, nosotros creemos que chilenización y cautiverio tienen sus diferencias, lo primero es una política oficial o no oficial de volver chilenas Tacna y Arica y el segundo termino es una ocupación física y de prohibicion de un territorio, tenerlas cautivas pero sin un objetivo tan claro como la chilenización. No significa que el cautiverio no consiga objetivos como chilenizar, seguro que si, aquello que se ocupa con prohibiciones a la larga perderá sus características, pero aquí no hay objetivos, plazos, métodos, personajes, cuando aparecen estos elementos, entonces se habla de chilenización como una política. ¿Cuándo termina el cautiverio en Tacna y cuándo comienza la chilenización?, pregunta necesaria a la cual tratamos de responder, diciendo que la chilenización se inicia el mismo día en que empieza la ocupación, como se ha visto.

Frente a "ocupación" y "chilenización", sucede algo parecido, entre ambos conceptos, encontramos algunas diferencias, lo primero es un acto físico, de permanencia en un territorio invadido, puede responder a una política e incluso ser parte de una política; mientras que lo segundo es una política, es un plan organizado que quiere alcanzar un objetivo determinado, la ocupación termina en la permanencia, cuando lleva prohibiciones es cautiverio y cuando se quiere algo, conseguir un objetivo se inicia la chilenización, su propósito ganar en el plebiscito.

 

Ambas situaciones, la ocupación y la chilenización se complementan, se relacionan, se entiende como una unidad, no puede haber sólo ocupación, ni tampoco chilenización sin ocupación.

La ocupación se inicia el 26 de mayo de 1880, en ese momento un enemigo ocupa la ciudad, acto que se realiza después de una batalla, desde este momento se habla de cautiverio y desde este momento se puede hablar de chilenización, hay testimonios que nos dicen que el control de la vida administrativa de Tacna se da desde ese año, "La Situación" diario chileno, nos dice que "cuando se forme el inventario de lo que ha sido la ocupación de Tacna, se verá con sorpresa, entre otras cosas, que las fuerzas de ocupación, desde el primer momento han tenido en sus manos la Beneficencia Pública" (La Situación, año 01 17 de octubre de 1882). La Beneficencia resulta una institución importante por el significado social que tiene, por la ayuda social que presta, de intereses que controla, etc.

El mismo diario dice, al respecto del servicio de agua potable, de cual hay quejas de la población en algunos diarios de la ciudad: "un jefe que administra gracias a una ocupación militar dotará a Tacna del primer elemento de salud: Vida; agua abundante y perfectamente potable" (Ibid: 2 de diciembre de 1882).

Son cuatro años desde la ocupación de Tacna por los chilenos y la ratificación del tratado de Ancón, al principio el gobierno de la ciudad es de carácter militar fruto de la ocupación pero muy pronto se tendrá a un Intendente gobierno civil, similar al Prefecto del Perú, e igual a cualquier lugar de Chile.

En mayo de 1881, por decreto se nombra "oficial segundo de la administración de Correos de Tacna, puesto vacante por separación de don Hipólito Decociste propuesto por el jefe respectivo" (El Comercio (de Tacna) 14 de mayo de 1881). Al respecto de la Administración de Correos, el jefe es chileno, porque el anterior administrador era Temistodes Valdez quien como otros funcionarios públicos, al ser ocupada Tacna "salvo (...) los libros y comprobantes de sus cuentas de su responsabilidad correspondiente al período, corrido del 1 de enero de 1879 al 26 de mayo de 1880...", se le pidió entregar las cuentas a Lima, él responde "que fueron depositados en el Consulado Francés antes de la batalla del Campo de la Alianza" (Prefectura de Tacna Libre, Resibidos, 28 de mayo de 1888)

En mayo de 1881 existe información que la autoridad chilena a través del Director de Obras Públicas reúne a los "agricultores interesados en la distribución de las aguas del Caplina", La intensión es que los agricultores paguen por el servicio de agua (El Comercio: 17 de mayo de 1880).

Se nombra gobernadores ya en el tiempo del primer Intendente, Eusebio Lillo, por ejemplo, en Febrero de 1882 se nombra "Gobernador de Palca a don Salvador Jiménez, con atribución de Juez de Paz"(La Bolsa Mercantil: 01 de marzo de 1882).

En este estado de cosas, también, "se autoriza la constitución en Tacna de una Sociedad Española de Socorros Mutuos y se aprueba los Estatutos"(Ibid: 08 de marzo de 1882).

El 20 de marzo de 1882 se da "la reglamentación de la Administración de Justicia para Tacna" dada por el gobierno central y el 25 de abril del mismo año se crea cuatro juzgados de paz para la ciudad (Ibid: 29 de abril de 1882).

Todas estas acciones administrativas prueban la intención y acciones que Chile impuso en Tacna, lo que se quiere es controlar a la ciudad, mientras en el orden diplomático se negocia la paz y la posibilidad de perpetuar el dominio de Tacna y Arica, suficientes pruebas para no diferenciar lo que sucede desde 1880 hasta 1883 y lo que sucede después del tratado de Ancón. Al no haber diferencias todo el periodo de administración chilena de Tacna está comprendido bajo los términos de Chilenización o cautiverio, de ahí que nosotros afirmemos que la chilenización se inicia en 1880 y no después del Tratado de Ancón. Finalmente el mismo tratado de Ancón nos dice que "El territorio de las provincias de Tacna y Arica (...) continuará poseído por Chile y sujeto a la legislación y autoridades chilenas durante el término de diez años...", dice continuará, lo que significa que se reconoce su ocupación desde su inicio, es decir, 1880.

 

LA OCUPACION CHILENA DE TACNA

Finalizada la batalla del Alto de la Alianza, el 26 de mayo de 1880, por tarde el ejército victorioso se apresta a ocupar la ciudad, la artillería chilena hizo fuego sobre la ciudad, "dos piezas de artillería de campaña (...) al mando del capitán Villareal (hicieron) diez disparos a granada sobre los suburbios de la población", según da cuenta un salto jefe militar chileno a su gobierno. (Boletín de la Guerra, 1880, N34), más adelante nos informa que "hizo su ingreso a la ciudad por la estación del Ferrocarril, se detuvo y envió a unos parlamentarios al mando de Francisco J. Zelaya cuya orden era ultimar rendición al pueblo", volviendo después que le dispararon, en cuya represalia se hizo fuego contra los alrededores de la estación. Acta seguido se tomó prisionero al Alcalde la Ciudad de Tacna Guillermo Mac Lean, única autoridad peruana que permaneció en su lugar, quien estuvo "de prenda para que el ejército en su entrada no sea molestado" (Neuhaus: 1938:113). Tenía Mac Lean la amenaza de fusilamiento si en el ingreso a Tacna moría un soldado chileno. No sucedió nada y el Alcalde fue liberado. Esa tarde ingresó una parte del ejercito chileno y el resto lo hizo al día siguiente. (Benavides 1925: 87)

Era Prefecto de Tacna el Dr. Pedro Alejandrino del Solar, nombrado por Nicolas de Pierola, participó en la batalla del 26 de mayo y al finalizar la misma se dirigió a Tarata, su intención era reunir hombres para unirse al segundo Ejército del Sur y atacar a los chilenos en mejores condiciones, para ello encargó al Coronel Juan Luis Pacheco de Céspedes una comunicación dirigida al Coronel Francisco Bolognesi, le pide "evacuar la plaza y unirse a él" (Huallpa: 1996:22). Plan que no llegó a concretarse conociendo ya la derrota del 7 de junio.

En la Ciudad de Tacna muchas familias se hallaban ya refugiadas en los consulados había desconcierto y temor. Los diplomáticos extranjeros se movilizaban rápidamente a fin de que no se produjeran ataques contra la población, como había ya sucedido en otras partes (Basadre, 1976: 137). Movilización comprensible dada las características de la población tacneña, alto porcentaje de extranjeros, eran dueños del comercio local, quienes no estaban en los consulados se encerraron en sus hogares.

"! Qué día tan horroroso! Qué enorme angustia oprimía nuestros pechos cuando recibimos la triste nueva: hemos perdido" afirmaba un testigo de aquél día, "la zozobra venía incrementándose conforme de sabía del ingreso del ejército vencedor a la ciudad que se convirtió en desconcierto e inseguridad" (Neuhaus:1938:11).

Era como las tres de la tarde, varias fuentes nos señalan el bombardeo, la inseguridad, sobre el invasor, "los chilenos llegaban a Tacna, y los aliados se marchaban completamente dispersos" (Martínez 1928:25). Es en este momento que la alianza entre Perú y Bolivia queda disuelta. El General Campero al dar cuenta de lo ocurrido a su gobierno, nos da noticia de lo que sucede en el ambiente castrense, se refiere a las tres y media de la tarde y dice: "los enemigos dominaban las alturas y nos hacían algunos disparos de artillería que alcanzaban a la de Tacna" (Milla 1979: 30). El General Campero se retira por Palca hacia su país, Bolivia y el Prefecto Del Solar y el General Montero lo hacen hacia Calientes y de ahí a Tarata. (Ibid)

De esta forma se inicia un nuevo periodo en la historia de Tacna, duró cincuenta años, tomó diversos matices y una sola característica, la chilenización y ocupación de Tacna por Chile.

 

RESISTENCIA ARMADA A LA OCUPACION DE TACNA

Al igual que en la zona central del Perú, aquí en Tacna hubo también resistencia a los chilenos, es cierto que no tiene la importancia y magnitud que tuvo con Andrés A. Cáceres en la región central, por esto creemos que no hay motivo para olvidarlas, menospreciarlas o dejar de investigarlas, hay por el contrario una necesidad de conocer la magnitud de estos movimientos, ver su importancia para la resistencia a Chile, conocer la aceptación o respaldo de la población, etc. Hubo en el sur algunos líderes como, por ejemplo, Gregorio Albarracín Lanchipa, Nicolás Ortíz, Juan Luis Pacheco de Céspedes y otros, que luego de participar en el ejército regular peruano y tras la ocupación de Tacna y Arica se negaron a aceptar a los chilenos y más bien organizaron grupos armados para atacar al ejército chileno acantonado en esta región. Era algo similar a lo que sucedía en la zona central, era como la lucha de David y Goliat, era el enfrentamiento de un ejercito profesional contra uno irregular, contra improvisados soldados.

Basadre llama a estos grupos las "Guerrillas de Tacna después de la Batalla del Alto de la Alianza" (Basadre 1983:VI:339) y luego páginas más adelante nos dice que "las campañas de resistencias abundaron hasta octubre de 1883 en ejemplo de silenciosos y abnegado heroísmo de muchos indios anónimos" (Basadre 1983:VI:361). La existencia de grupos de instigación a los chilenos es un tema que recién en los últimos años se está investigando.

"EL CENTAURO DE LAS VILCAS" GREGORIO ALBARRACIN LAMCHIPA

Durante la batalla del 26 de mayo de 1880, Gregorio Albarracin Lamchipa dirigió el escuadrón de caballería denominado "Tacna", pero aquí no comienza su participación en contra los chilenos en esta zona, el llamado "centauro de la vilcas" se enfrentó en varias oportunidades al ejercito chileno y algunas antes de la batalla de Tacna.

Uno de los primeros enfrentamientos entre las montoneras de Albarracin y el ejercito chileno tubo lugar en la localidad de Locumba el 1 de abril de 1880, es decir, casi dos meses antes de la batalla de Tacna, aquel día un grupo de vanguardia chilena, compuesta por aproximadamente 53 hombres al mando del Comandante Dublé Almeida son sorprendidos y derrotados por el Escuadron de Caballería que dirige el "centauro", lo interesante de está batalla es que la población apoya a Albarracin en su cometido de vencer a los chilenos, el poblador común hace suyo la responsabilidad de evitar que los chilenos ganen, encontramos aquí la las temprana participación del campesino tacneño frente la los chilenos. Está participación les costará a los pobladores de Locumba que el ejercito chileno, más fuerte y grande tome medidas drásticas contra la pequeña ciudad de Locumba. (Hallasi 1993:57)

Casi tres semanas después, el 18 de abril de 1880, Albarracin se vuelve a encontrar con los chilenos, esta vez es en el lugar denominado Buena Vista, cerca de la población de Sama, allí los regimientos chilenos "Granaderos" y "Cazadores" dirigidos por él Comandante Vergara, derrotan a la columna de caballería e infantería peruana que dirigía Gregorio Albarracin. Sama, como lo fue Locumba antes, también sufre daños materiales fruto ahora de la victoria chilena. Albarracin tiene que huir a la ciudad de Tacna todavía libre. (IBID: 57)

El "centauro de las vilcas" es un apelativo que nace de las características geográficas de la ciudad de Tacna y de la personalidad de Albarracin, el árbol llamado vilca, es característico del valle del Caplina y algunas oportunidades sirvió de asta, para que manos anónimas izaran en ella el bicolor peruano ante la prohibición de hacerlo en plazas u hogares. (Palacios 1974: 147)

Gregorio Albarracin tuvo su último enfrentamiento con los chilenos el 2 de octubre de 1882, luchó contra la ocupación de Tacna por Chile y su nacimiento en está ciudad es una de sus razones, no tenemos suficientes documentos para saber más de él, nació en Tacna y murio en un enfrentamiento en Sancini (Tacna) con los chilenos.

"EL CUBANO' JUAN LUIS PACHECO DE CESPEDES

De todos los líderes de las guerrillas de Tacna, es Juan Luis Pacheco de Céspedes el que más resalta, cubano de nacimiento llegó al Perú como retribución a la ayuda que el Perú a través de Leoncio Prado hijo del Presidente de la República Mariano Ignacio Prado, brindó a Cuba en su lucha por su independencia. 1879 es el año del inicio de la guerra y de la llegada de "el cubano". El profesor Raymundo Huallpa, investigador paciente y apasionado, causante de la revalorización y difusión de Pacheco de Céspedes, ha publicado recientemente un libro sobre está figura, más que interpretación de la obra del "cubano" es la publicación de fuentes sobre las acciones que este "guerrillero" hizo en Tacna, su libro, "Un Peruanista: Juan Pacheco de Céspedes" publicado por la Municipalidad Distrital de Palca en 1996, está investigación es importante para la historia de Tacna por que abre nuevas páginas sobre la historia regional y más sobre "El Cubano", personaje interesante y fundamental para entender los años posteriores a la batalla de 26 de mayo de 1880, porque nos muestra la resistencia armada frente a una supuesta pasividad, un rechazo y hostigamiento frente a la imagen de aceptación y tranquilidad que los chilenos han querido crear en torno a los meses posteriores a la batalla del Alto de la Alianza y aún antes, Pacheco y Albarracin dicen lo contrario.

Durante la batalla del Alto de la Alianza encontramos a Pacheco de Céspedes como Jefe de la columna "Sama" y al finalizar la batalla es comisionado por el Prefecto de Departamento don Pedro Alejandrino del Solar, para llevar un mensaje al Coronel Francisco Bolognesi, allí se le aconsejaba la evacuación de la Plaza y se le pedía la unión al ejército que el prefecto estaba organizando en la Provincia de Tarata. Basadre en su " Introducción a las Bases Documentales..." haciendo referencia a un folleto denominado "Apuntes Biográficos del Dr. Pedro A del Solar" de 1890, manifiesta que del Solar Tenía un plan de contra ataque por Bolivia, pero quedó al parecer sólo en ese plan, pues su figura en la resistencia es efímera y sin brillo. Pacheco de Céspedes no puede cumplir con su comisión, porque el enemigo tiene ya control de Arica, situación imposible que hace que "el Cubano" no cumpla y también encamine hacia Tarata, donde se reúne con fuerzas dispersas y al lado de Leoncio Prado y otros jefes patriotas, elaboren una estrategia de guerra, utilizar la "guerra no convencional" entendida como ejército no profesional, no regular, sino, como una guerrilla (Huallpa 1996:23).

Es de esta forma que Pacheco de Céspedes inicia su resistencia armada contra los chilenos. El mando militar lo divide con el Coronel Leoncio Prado, él tendrá como centro de operaciones Palca y Leoncio Prado Tarata. Su primer enfrentamiento con los Chilenos es en Palca el 16 de julio de 1880, Sobre los hechos en sí encontramos diferencias entre la versión peruana y la chilena, para Huallpa: "las fuerzas patriotas asestan un golpe letal a las fuerzas expedicionales (...) al tomar por sorpresa al invasor, no permitiendo que las fuerzas enemigas se rehagan inmediatamente, es más, las guerrillas peruanas capturan a dos oficiales del ejército chileno, convirtiéndolos en prisioneros de guerra" (Huallpa 1996:24). En cambio Angel Moreno, chileno que al referirse al mismo hecho nos dice que no hubo enfrentamiento sino que, Pacheco de Céspedes encontró desarmados a los oficiales chilenos y los capturó por sorpresa, dice: "el capitán don Bernabé Chacón que estaba acantonado en un cuerpo de la línea a Pachía, invitó en la mañana del 16 de julio de 1880, a varios oficiales del "Lautaro" a una partida de caza en las cordilleras de calientes y los excursionistas llegaron, en demanda de huanacos, hasta Palca, en el camino del volcán Tacora. En los momentos en que los entretenidos cazadores departían alegremente dentro de una choza de indios, resonó por todos lados y casi encima de ellos, una descarga de fusilería que los obligó a quedar prisioneros. El guerrillero Juan (Luis) Pacheco de Céspedes que iniciaba sus ataques..." (Moreno 1913:21). Una tercera versión chilena como la anterior, nos la ofrece un joven sargento de 15 años cuando estaba en Tacna formando parte del Batallón chileno "Lautaro" tubo la oportunidad de conocer del hecho. El Arturo Benavides, nos dice que: "El Capitan don Bernabé Chalón, el Teniente Ramón Luis Alvarez, el Subteniente don Clodomiro Hurtado y el Doctor señor Pedraza salierón a cazar por las inmediaciones de Pachia, llegaron a un lugarejo cuyo nombre no recuerdo. Para descansar un rato y darlo a sus cabalgaduras desmontaron, aflojaron las cinchas a los caballos y los dejaron pastar. De improviso fueron rodeados y tomados prisioneros por una montonera que por ahí merodeaba, con excepción del Doctor Pedraza, que alcanzó a escapar por haber tenido la precausión de mantener listo su caballo y tomado a las riendas." Benavides 1925: 92) De las tres versiones se puede deducir: primero, que el ataque de Pacheco fue de sorpresa, segundo que fue una victoria para la resistencia, tercero, que los chilenos no conocían todavía la magnitud de las fuerzas de Pacheco y finalmente, que hubo un enfrentamiento, aunque breve por las armas que los chilenos llevaron para cazar. Lo curioso es que no se hayan hecho acompañar por soldados, más todavía que Palca no está a corta distancia de Pachia, ir solos, fue, en todo caso imprudencia y desconocimiento de las guerrillas, lo último es dudoso, no tenemos más información para dar respuestas más claras al respecto.

Después de la victoria de Palca, el ejército chileno, resuelve la persecución de las guerrillas peruanas. Un destacamento chileno llega Tarata y libra la batalla del mismo nombre el 21 de julio de 1880. Dirigía en esta zona el Coronel Leoncio Prado que es vencido y hecho prisionero para ser llevado posteriormente a San Bernardo, localidad cercana a Santiago de Chile. En esta oportunidad Basadre utiliza para hablar de este hecho a la versión del chileno Nicanor Molinari, quien erróneamente habla de junio de 1880 en vez de hablar de julio, cosa imposible por que la batalla del Alto de la Alianza es el 26 de mayo y la resistencia se inicia dos meses después, es decir, en julio, es más la batalla de Tarata es una consecuencia de los hechos producidos en Pachía y estos se realizaron el 16 de julio, es decir, cuatro días antes (Basadre 1983:VI:340). Leoncio Prado es liberado con la promesa de que no volvería a la lucha contra los chilenos, es en este momento que desaparece del escenario tacneño y aparece meses después en la resistencia de la zona central. Está vez la sorpresa es utilizada por los chilenos, "las avanzadas (chilenas) anunciaron que había tropas enemigas, y se ordenó despliegue en guerrillas y avanzamos para tomar la ciudad (...) El enemigo opuso resistencia por cerca de una hora, pero los rodeamos y tuvieron que rendirse los que no huyeron", es está la versión de Benavides que luego nos habla de la captura de Leoncio Prado y sobre las bajas del enfrentamiento sólo nos ofrece las suyas, "por nuestra parte tuvimos cuatro o seis muertos y algunos heridos" (Benavides 1925:94), noticia que nos ilustra en parte la importancia de la resistencia de Pacheco, aunque no hayan noticias concretas acerca de su número, ni de sus bajas o más prisioneros que Leoncio Prado.

La batalla de Calientes y segunda batalla de Pachía son también parte de la campaña de Pacheco de Céspedes. Se pretende expulsar a los invasores y por eso se ataca al enemigo que en ese momento se hallaba desprevenido en Calientes, sitio donde empieza el Valle del Caplina, esta batalla esta cronológicamente ubicada el 2 de setiembre de 1881. Similar acción se presenta en Pachia al día siguiente de Calientes, en ambas batallas dirige Pacheco de Céspedes._ El citado "guerrillero" no se queda en acciones militares, sino que también trata de concientizar a la población mediante sendos discursos, pide la unión de los pobladores a las fuerzas "irregulares peruanas", sus proclamas más de una vez le causará problemas.

En 1883 encontramos dos enfrentamientos más entre Pacheco de Cespedes y los chilenos. El primero es el 2 de agosto en la localidad de Mirave, allí 220 chilenos al mando del Mayor Duberli Oyarzun luego "de aparente persecución (...) son emboscados y derrotados por las fuerzas peruanas"_ pese a su superioridad numérica. El segundo encuentro temporalmente está ubicado el 11 de noviembre de 1883, después de que el tratado de Ancón está consumado, y espacialmente se ubica nuevamente en Pachía, localidad cercana a Tacna, camino hacia Bolivia, allí donde el valle se comienza a estrechar, es este enfrentamiento nuevamente victoria de Pacheco.

Podemos concluir está parte diciendo que estos enfrentamientos tienen su razón de existir debido a la presencia de los chilenos en el departamento de Tacna, recogen el sentimiento de los pobladores, reciben el apoyo de la gente y pretenden de forma desigual vencer a los chilenos y librar a Tacna de su ocupación.

 

* Tema expuesto en la Universidad de Tarapacá (Chile).


[p o n e n c i a _ 0 1] [] [] [p o n e n c i a _ 0 3]

Volver a SIEH 2000 versión anterior

Go to SIEH 2000 version previous