Medio Ambiente U.E.    EUROPA NO VA BIEN Medio Ambiente U.E.


En ls fotografía de Scanpix/Reuters, una ave que se muere en el Báltico impregnada de fuel.

Efectivamente en Abril del 2001 hay malos vientos en Europa y en el mundo, cada vez más petroleros sueltan en el mar su cargamento mortífero, cada vez hay menos unión en atajar los problemas medioambientales en el mundo, cada vez esto está peor...EEUU rechaza la cumbre de Kioto...la tierra cada día se recalienta más...el cambio climático está acabando con los glaciares de la isla Heard...esta isla se cae a pedazos...

Europa no va bien en los temas de Medio Ambiente, la Agencia Europea de Medio Ambiente, alaboró el segundo informe Dobris, del que se deduce comparando con el primer informe de 1994, que muchas malas causas que ya se habian detectado en el primer informe, se han estancado o han ido a peor. En este informe se habla, ¿ como no ? del agua, de los ríos. Ourense está en Galicia, Galicia está en Europa y por supuesto estamos incluidos en este informe.

Desde este punto de vista y siempre con el ánimo de que el ciudano que conozca las causas, puede hacer algo para que mejoren,  suministro al lector información sobre los mismos.


Europa. Informe Dobris.

salir.jpg (922 bytes)


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

RESUMEN DEL 2º INFORME DOBRIS - 1998


Resumen del informe :

NO HAY MEJORAS SUSTANCIALES DESDE 1992 Y ALGUNAS HAN EMPEORADO.

" Los esfuerzos para alcanzar la unión monetaria están frenando las inversiones ambientales en la UE "

 

        Este es el resumen tomado del informe Dobris:

 

PROBLEMA MEDIOAMBIENTAL CLAVE: EVOLUCIÓN POLÍTICA EVOLUCIÓN. ESTADO DEL MEDIO AMBIENTE.
Cambio Climático +/- -
Agotamiento del OZONO + -
Acidificación + +/-
Ozono troposférico +/- -
Productos químicos +/- +/-
Residuos - -
Biodiversidad +/- -
Aguas Continentales +/- +/-
Medio ambiente Marino y de litoral +/- -
Degradación del suelo - -
Medio ambiente urbano +/- +/-
Riesgos naturales + +

 

SIGNIFICADOS :

                        + INDICA UNA EVOLUCIÓN POSITIVA

                        +/- POLÍTICAS INSUFICIENTES PARA ABORDAR EL PROBLEMA. POCOS                                 CAMBIOS O NINGUNO.

                        - POLÍTICAS DE DESASTRE O NO SE HACE NADA.

NOTA : las consideraciones anteriores están realizadas en toda Europa. A nivel de Galicia y de España evidentemente LAS AGUAS CONTINENTALES DEBE LLEVAR un  -   ( los ríos desde 1992 en Galicia han empeorado el 100% )  Y LOS RIESGOS NATURALES - ( en este Pais no está previsto nunca nada, despues de que ocurren las desgracias todo el mundo lo sabía, pero antes......... cero)   . Es una opinión.

flecha.jpg (1051 bytes)

 

CONCLUSIONES FINALES - COPIA EXACTA DEL TEXTO :

( La copía es exacta en cuanto al contenido, no así en cuanto a los gráficos, me parece interesante incluir este texto, por si alguno de los lectores no conoce la terminología exactamente. El que este interesado debe visitar la página www a la que hago referencia en el menu general)

 

Problemas atmosféricos


Gracias a los esfuerzos realizados durante una serie de años por coordinar las políticas y a las medidas de actuación en toda Europa y fuera de ella para disminuir las emisiones perjudiciales y mejorar la calidad de la atmósfera, en la mayoría de los países europeos se han conseguido reducciones apreciables de diversas sustancias que constituyen una amenaza para el medio ambiente y para la salud humana. Entre ellas se incluyen el dióxido de azufre, el plomo y determinadas sustancias destructoras del ozono. Se han registrado también reducciones menores de las emisiones de óxidos de nitrógeno y de compuestos orgánicos volátiles no metánicos (COVNM).

En Europa occidental, estos avances se han debido principalmente a las
políticas de reducción de las emisiones, a los cambios estructurales en la
producción industrial y al uso de combustibles más limpios. En Europa central y oriental, los efectos de las medidas de reducción han quedado ocultos por la fuerte disminución del uso de energía y de la producción industrial a raíz de los cambios económicos estructurales, que han producido considerables disminuciones de los aportes y las emisiones.

En la tabla 2 se muestran los progresos registrados respecto a los objetivos de reducción de las emisiones atmosféricas. Sólo para los contaminantes
atmosféricos que aparecen en esta tabla se han fijado objetivos cuantitativos a escala paneuropea en los convenios y protocolos.

Tabla 2:  Verla en la página WWW

A pesar de los aparentes progresos que se muestran en la tabla 2, deberán
reducirse aún más las emisiones de determinados contaminantes atmosféricos para cumplir los objetivos acordados y los que está previsto acordar. La mayor parte de las emisiones registradas hasta la fecha se han producido como resultado de los cambios económicos y de las medidas encaminadas a las grandes fuentes contaminantes de los sectores de la industria y la energía. A excepción del plomo de las gasolinas, el éxito ha sido menor en la reducción de emisiones procedentes de fuentes difusas como el transporte y la agricultura que, por su propia naturaleza, resultan más difíciles de controlar y requieren una mejor integración de las medidas medioambientales en el conjunto de las políticas.


cambio climático


Si bien se han conseguido algunas reducciones en las emisiones de gases
responsables del efecto invernadero (las emisiones de dióxido de carbono
disminuyeron un 12 por ciento en toda Europa y un 3 por ciento en Europa
occidental entre 1990 y 1995), la mayor parte de estas reducciones se deben a cambios económicos tales como el cierre de muchas industrias pesadas en
Europa oriental y la sustitución del carbón por el gas en los sistemas de
generación de electricidad de algunos países de Europa occidental.

El sector del suministro de energía es el principal responsable de las emisiones de dióxido de carbono (cerca del 35% en 1995), seguido de un porcentaje más o menos equivalente de emisiones procedentes de los sectores de la industria, el transporte, los hogares + el sector del comercio (alrededor de un 20% cada uno de estos sectores), y de una aportación cada vez mayor procedente del sector del transporte. En el último escenario de "situación sin cambios" realizado por la Comisión Europea, se sugiere un aumento del 8 por ciento en las emisiones de dióxido de carbono en la UE entre 1990 y 2010, lo cual supone un marcado contraste respecto al objetivo acordado en Kyoto en diciembre de 1997 de alcanzar en la Unión Europea una reducción del 8 por ciento (para un "conjunto" de seis gases en el que se incluye el dióxido de carbono). No cabe duda de que será necesario emprender acciones a todos los niveles que influyan en la totalidad de los sectores económicos si se pretende realmente cumplir el objetivo de Kyoto.

agotamiento de la capa de ozono


La implementación del Protocolo de Montreal y sus ulteriores ampliaciones han reducido la producción y emisión de sustancias destructoras del ozono en un 80-90 por ciento a escala mundial. En Europa se han conseguido reducciones similares.

No obstante, tendrán que pasar muchos decenios hasta que se recuperen los
niveles de ozono de la estratosfera debido a la persistencia de sustancias
destructoras en la capa más elevada de la atmósfera. Esta realidad pone de
manifiesto la importancia de reducir las emisiones de las restantes sustancias destructoras (HCFC, bromuro de metilo) y la necesidad de garantizar la adecuada aplicación de las medidas vigentes para activar así la recuperación de la capa de ozono.

acidificación


Desde el informe Dobris, se han hecho algunos avances en el control del
problema de la acidificación, en particular como resultado de la reducción
continuada de las emisiones de dióxido de azufre (50% entre 1980 y 1995 en toda Europa). Las emisiones de óxidos de nitrógeno y de amoníaco han
disminuido en un 15 por ciento. Sin embargo, aproximadamente en un 10 por ciento de la cubierta terrestre de Europa el nivel de depósitos ácidos sigue siendo demasiado elevado. En cuanto a las emisiones de NOx procedentes del transporte, la política medioambiental no guarda relación con el constante aumento en el uso de este sector; el incremento en la cantidad y la utilización de automóviles ha frenado las ventajas de algunas mejoras técnicas, como el mayor uso de motores más limpios y catalizadores en los vehículos de pasajeros. En consecuencia, el sector del transporte se ha convertido en el principal responsable de las emisiones de óxidos de nitrógeno. El enorme potencial de crecimiento del transporte privado en los PECO y en los NEI apunta hacia un agravamiento del problema.

ozono troposférico y "smog" fotoquímico


A pesar del aumento de los niveles de tráfico en toda Europa, en el conjunto del continente se alcanzó una significativa reducción (14%) de las emisiones de precursores del ozono entre 1990 y 1995, gracias a una combinación de medidas de control de los diversos sectores y a la reestructuración económica de Europa oriental. No obstante, "smog" fotoquímico, originado por las altas concentraciones de ozono troposférico, sigue siendo frecuente en muchos países europeos, con la consiguiente amenaza para la salud humana y la vegetación.

Será preciso conseguir reducciones más acusadas de las emisiones de NOx y de los COVNM en todo el hemisferio norte para conseguir una disminución significativa de las concentraciones de ozono troposférico. El segundo pasorespecto al Protocolo sobre el NOx de 1988 incluido en el Convenio sobre contaminación fronteriza a larga distancia (CLRTAP) será un protocolo sobre un conjunto de múltiples contaminantes multiefecto, encaminado a atajar la contaminación fotoquímica, la acidificación y la eutrofización. Se prevé que el documento esté preparado para su adopción en 1999 y es bastante probable que imponga reducciones más rigurosas de las emisiones. Será especialmente difícil controlar las emisiones del creciente sector del transporte, principal responsable de las emisiones de NOx en toda Europa y de las emisiones de COVNM en Europa occidental.

En Europa oriental, la industria sigue siendo la fuente principal de las emisiones de COVNM, pero la situación podría cambiar con el crecimiento previsto del transporte.

productos químicos


El grado de amenaza para el medio ambiente y para la salud humana que
entrañan los productos químicos sigue siendo incierto debido al gran número de sustancias de uso común y al desconocimiento sobre su forma de penetración y acumulación en el medio ambiente y sobre sus consecuencias ecológicas y para el ser humano.

Ante la dificultad de evaluar la toxicidad de muchos productos químicos cuyo uso o liberación (y los de sus compuestos) resultan potencialmente peligrosos, algunas de las estrategias actuales de control tienen como objetivo reducir la"carga" de productos liberados al medio ambiente (y, en consecuencia, la exposición a los mismos), mediante la eliminación o reducción de su utilización y de las emisiones. Los nuevos instrumentos, como los programas de reducciones de carácter voluntario, los Inventarios de Emisiones Tóxicas y los Registros de Emisiones Contaminantes, acaparan cada día más atención.

residuos


Se calcula que la generación total de residuos aumentó en un 10 por ciento entre 1990 y 1995. No obstante, parte de ese aparente aumento puede deberse a la mejora de los sistemas de control de los residuos.

En la mayoría de los países, la gestión de residuos sigue estando dominada por la opción más económica: los vertederos. El reducir la cantidad de residuos y evitar su acumulación son medidas que cada día adquieren más reconocimiento como soluciones más deseables, pero todavía no se aprecia ningún progreso global en esa dirección. El reciclado suele tener más éxito en países con una fuerte infraestructura en la gestión de residuos.

Entre las prioridades de los PECO y los NEI, se incluyen la mejora de la gestión municipal de los residuos mediante la separación de los distintos tipos y el mejor control de los vertederos; la introducción de iniciativas de reciclado a escala local; y las medidas de tratamiento de bajo presupuesto en puntos de vertido prioritarios.

biodiversidad


En términos generales, desde la evaluación Dobris ha aumentado la presión
global que ejercen sobre la biodiversidad las actividades humanas (la agricultura intensiva, la silvicultura, la urbanización y el desarrollo de infraestructuras, así como la contaminación).

Estas presiones proceden de una gestión uniforme de la agricultura y la
silvicultura cada vez a mayor escala, una fragmentación del paisaje (que origina el aislamiento de especies y hábitats naturales), la liberación de productos químicos, la extracción de agua y el desplazamiento de especies. Se han emprendido muchas medidas de protección de la Naturaleza a escala nacional e internacional, pero su puesta en práctica acusa un ritmo muy lento. A escala local, se han registrado algunos efectos beneficiosos de determinadas medidas de protección, pero no se han hecho apenas progresos hacia la agricultura sostenible .

En algunas partes de la CEE y de los NEI quedan todavía grandes zonas de
bosques y otros hábitats naturales todavía intactos, que podrían verse
amenazados por las presiones derivadas de los cambios económicos y el
desarrollo si no se incorporan las medidas adecuadas de protección en el marco del Programa Medio Ambiente para Europa (PMAE), en las políticas nacionales de desarrollo económico y en los correspondientes mecanismos financieros, así como en los acuerdos de adhesión a la UE por parte de estos países.

aguas continentales y marinas


El PMAE presta especial atención a la gestión sostenible de los recursos
naturales, incluidas las aguas continentales y marinas. Sin embargo, todos los recursos siguen estando amenazados.

Aunque en la última década, las tasas de utilización de agua se han mantenido estables o incluso han disminuido en una serie de países de Europa occidental y oriental, persiste la posibilidad de los recortes de agua, principalmente en las áreas urbanas. Siguen siendo un problema las fugas de agua en los sistemas de distribución de muchos países y la utilización no eficiente de los recursos hídricos en todos ellos.

La calidad de las aguas subterráneas se ve amenazada por las altas
concentraciones de nitratos procedentes de la agricultura, con el consiguiente riesgo para la salud humana. Las concentraciones de plaguicidas en las aguas subterráneas superan por lo general los niveles máximos admitidos en la UE, y en muchos países se registra contaminación de estas aguas por metales pesados, hidrocarburos e hidrocarburos clorados. Considerando los tiempos de penetración de las sustancias contaminantes en las aguas subterráneas, tendrán que pasar muchos años para que se registren mejoras en la calidad de este recurso.

Desde 1990, no ha habido ninguna mejora global en la calidad de las aguas
fluviales. Aunque en los últimos cinco años se ha registrado una reducción del 40-60 por ciento en las emisiones de fósforo debida a las medidas para el tratamiento de las aguas residuales e industriales y al mayor uso en los hogares de detergentes sin fosfatos, el problema de la eutrofización de las aguas fluviales y marinas, así como de los lagos y embalses, sigue en los mismos niveles que cuando se publicó el informe Dobris, con un exceso de nutrientes en muchas zonas.

Muchos mares europeos siguen estando sobreexplotados, y las poblaciones de una serie de especies están seriamente amenazadas, lo que subraya la
importancia de promover los bancos de peces sostenibles a través del PMAE.

degradación del suelo


La erosión y la salinización del suelo siguen siendo problemas graves en
muchas zonas, en particular en la cuenca del Mediterráneo. Se han hecho pocos avances en la conservación de los suelos, aspecto al que se presta especial atención en el PMAE. Un gran número de lugares contaminados requieren una acción inmediata. En la actualidad, se han identificado 300.000 lugares potencialmente contaminados, la mayoría en Europa occidental y sobre todo en zonas con una larga tradición en la industria pesada.

En Europa oriental, donde hay un buen número de emplazamientos militares
contaminados, hacen falta más datos para valorar con más precisión la
gravedad del problema.

medio ambiente urbano


La población urbana de Europa no cesa de crecer, y las ciudades europeas
muestran todavía signos de tensión medioambiental: mala calidad del aire,
exceso de ruido, atascos de tráfico, pérdida de zonas verdes y degradación de edificios históricos y monumentos.

Aunque ha habido algunas mejoras desde el informe Dobris (por ejemplo, en la calidad del aire urbano), son muchas las tensiones, sobre todo las derivadas del transporte, que acentúan cada vez más una mala calidad de vida en las ciudades y un deterioro de la salud humana. Cabe destacar como avance positivo el creciente interés de muchas ciudades por el movimiento Agenda local 21. Más de 290 ciudades europeas han firmado la Carta Alborg de Ciudades y Poblaciones Europeas hacia la Sostenibilidad. La implementación de las políticas e instrumentos de la Agenda local 21, con su compromiso de alcanzar mejoras significativas a partir de las acciones concertadas a escala local, se está convirtiendo en el principal motor de progreso en las ciudades.

riesgos naturales y tecnológicos


Junto con las constantes presiones impuestas por las actividades humanas
cotidianas, el medio ambiente europeo se ve esporádicamente afectado por los desastres naturales y los accidentes tecnológicos. Sólo en determinadas zonas de la UE se dispone de datos relativos a este tipo de accidentes, y aún es menor la información disponible al respecto en los PECO y los NEI. De acuerdo con los informes de los sucesos registrados, el número de accidentes industriales por unidad de actividad parece ir en declive en la Unión Europea.

El daño originado por las inundaciones y otras catástrofes de índole
climatológica es cada vez mayor en toda Europa a consecuencia probablemente de intervenciones humanas como las alteraciones del paisaje (incluido el sellado de los suelos bajo zonas urbanizadas e infraestructuras), y por la mayor frecuencia de condiciones meteorológicas extremas.

flecha.jpg (1051 bytes)


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL MEDIO  AMBIENTE VA MAL EN EUROPA ( NOTICIA DE 31-12-99)

El ambiente va mal en Europa ( noticia de la FEG, Federación ecologista de Galicia copiada del canal de naturaleza de Vieiros)

La Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), creada por la Unión Europea para conocer mejor el estado del ambiente, publicó un pesimista informe sobre la situación actual y las perspectivas de futuro del ambiente en la UE durante la próxima década. De acuerdo con “El ambiente en la UE en el umbral del siglo XXI”, la situación ambiental del conjunto de la UE tiende a empeorar en términos generales. Para inverter las tendencias negativas cónviene reorientar ya los sectores económicos. 

Según AEMA, “pese a más de 25 años de política ambiental comunitaria la calidad general del medio ambiente en la UE no se está recuperando perceptiblemente”. Hubo progresos en áreas como la calidad das auas superficiales o la lluvia ácida, pero la mayoría de los problemas ambientales se agravó. Los impactos ambientales seguirán a aumentar en el futuro por causa de la expansión prevista de la producción y el consumo.

El informe, presentado en el Consejo de Ministros de Medio Ambiente del 24 de junio pasado, prevé que la producción de residuos y el consumo enerxético continuen aumentando hasta el 2010. El objetivo comunitario de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un  8 % no se cumplirá (mismo podrían aunmentar un 6%). El crecimiento del sector turístico deteriorará más zonas de alto valor ecolóxico. Habrá un incremento de las emisiones y vertidos de algunos metales pesados y pesticidas, mientras que se reducirán las de dioxinas y plomo.

 AEMA señala que “aún no se dispone de ensayos toxicolóxicos mínimos y de avaliación de riesgos en relación con el  75% de las substancias químicas comercializadas y producidas en grandes cantidades”. La contaminación atmosférica por partículas es quizás responsable de 40.000-150.000 muertes anuales adicionales de adultos por enfermedades respiratorias en las ciudades.

AEMA, con sede en Dinamarca, calcula que “la situación del ambiente en la UE y el progreso cara a la sustentabilidad non son satisfactorios y pueden deteriorarse antes de que podamos encontrar las condiciones adecuadas para su mejora”.

flecha.jpg (1051 bytes)