RIAÑO: SECRETOS Y MENTIRAS.

Riaño fotografía del sensacional pueblo que quedó bajo las aguas del embalse. Riaño fotografía del sensacional pueblo que quedó bajo las aguas del embalse.

Fotografía sacadas de las www indicadas anteriormente. Desconozco los autores.

Un capítulo sacado del libro de Mario Sáenz de Buruaga "Rotos y descosidos en la Naturaleza Ibérica.

 

 

Riaño: Secretos y mentiras

  Mario Sáenz de Buruaga.

A Simón Pardo, ganadero de 54 años, que se descerrajó un tiro cuando le fueron a desalojar para derribar su casa.

 

 

       SON MUCHAS, en los últimos años, las investigaciones que están sopor­tando los políticos por prevaricaciones, robos, delitos fiscales y si­milares lindezas. No estoy a favor de apuntarme a los bombardeos por el mero hecho de ver el fuego más atizado, pero cuando el tiempo es testigo de que la mentira ha sido utilizada como licencia para cometer una barbarie, entonces, apelar a que se investigue lo que considero ha sido una de las más injustas y crueles estafas que la democracia española ha cometido contra un territorio, se me antoja como casi obligatorio. Al­guien me habrá tachado ya de tremendista. Veamos.

 

       31 de diciembre de 1987. Noche Vieja. Valle de Riaño, norte de León. Las campanas de ocho de las iglesias qUe el valle tenía no tañieron anunciando el nuevo año: sólo sus ruinas y las de todas las casas que pre­viamente habían sido demolidas, recordaban que para ellos, para esos ocho pueblos, para sus gentes, el tiempo se había parado para siempre; sí se escuchó, sin embargo, el choque metálico y atronador del cierre de las compuertas de la presa. el agua empezaba, por fin, a embalsarse con el caudal del Esla y con las lágrimas de miles de vecinos de la Montaña. En ese instante, en el sur de la provincia, el jolgorio era mayor que nun­ca; el regadío, el dios de la agricultura, era ya un hecho irreversible. A su vez, Sáenz de Cosculluela, Ministro de Obras Públicas, ingería la doce­ava uva y sorbía el champán de la satisfacción. Objetivo cumplido.

 

         HAN PASADO NUEVE AÑOS, desde que la presa de Riaño iniciara la retención del agua. Las 130.000 Ha. (esta cifra fue posteriormente rebajada a 84.000) que debían ser empapadas, siguen siendo de secano y, eso sí, las centrales hidroeléctricas que funcionan y/o que estan proyectadas, engordan las arcas de este monopolio al que hay que seguir alimentando para poder ordeñarlo con los beneficios que Iberduero (hoy Iber­drola) bien sabe. Ésta ha sido una crónica de un desvío de objetivo mil veces anunciado, pero nunca escuchado por los agricultores y por los que tacharon a Ios antipantano" de nostágicos, urbanitas, ecologistas de caverna...

 

         Cuando en 1983 el Gobierno y la junta de Castilla y León, socialistas ambos, anunciaron decididamente que retornaban el proyecto del em­balse ‑ideado a principios (le siglo‑, nadie podía creerlo. La amenaza de décadas ‑nunca una población ha vivido con la soga tanto tiempo al cuello‑ se vestía de cruzada regante hacia unos campos que por no te­ner no tenían tan siquiera realizado el proyecto de estudio de regadío (éste se adjudicó a la empresa EYSER, S.A. en ¡enero de 1987 por 51 millones de pesetas) ni construido un solo metro de canales o acequias (petición ésta que se hacía insistentemente desde la oposición al pantano, con el fin de que los promotores del mismo probasen la honradez de sus argumentos y fines). Nada pudo hacerse. La cerrazón a los razo­namientos quedaba empañada por la soberbia de quien sabe que tiene batuta de mando; la justicia, mil veces tildada de lenta, actuó con una ce­leridad que nadie recordaba (demandas, pleitos, interdictos, eran re­sueltos con una urgencia que para sí hubiera querido Ruiz Mateos); detenciones, niños gritando de terror, fuego en las casas para no verías caer, son episodios que sólo quedan, quizá sea mejor así, en las heme­rotecas y en la memoria de los exiliados del valle.

 

       Hoy, LAS CIRCUNSTANCIAS son las anunciadas desde los tejados valiente­mente protegidos (por 10.000 pesetas día y persona según el delegado del Gobierno en esa Comunidad) hasta la extenuación de las máquinas derribadoras y del gigantesco e intimidatorio despliegue de las fuerzas de orden público: el Canal de los Payuelos, eje principal de canalización del agua, no es sino una zanja que de vez en cuando mueve algo de tie­rra para seguir anunciando el riego; los presupuestos del Estado no in­cluyen, un año más, prioridades para este tipo de obras; la Unión Euro­pea (UE) no sólo no apoya estas infraestructuras (no lo hacía ya hace 10 años), sino que subvenciona los barbechos; los agricultores del sur de León, llevados cuando exigían la muerte de Riaño por una inercia ciega, antisolidaria, viciada de lemas acuñados sólo con comodidad, ya no protestan, ya no se manifiestan, ya no. Ahora los tiros van por cómo acogerse a las ayudas cuantiosas que la UE destina a quienes conservan las grandes extensiones de secano para preservar las aves esteparías: la avutarda ha sustituido al aspersor.

      El 2 de febrero de 1987, Mario Amilivia, diputado de Alianza Popular y hoy Alcalde de León, elevaba una pregunta a la Mesa del Congreso en la que solicitaba información al Gobierno socialista sobre el presupuesto y plazos de ejecución para la canalización del agua; finalizaba diciendo ¿en qué fecha se regará? ¿Por qué no se hace esta misma pregunta ahora desde la filas del PP?

 

        LA PRESA DE RIAÑO es el muro hispano de las lamentaciones. Lo primero que hizo el régimen franquista fue construir el testigo, el "ojo, que aquí estamos", el Muro, que así se le llamó siempre en Riaño; y es que las ver­güenzas siempre quedan emparedadas, ocultadas o separadas por bun­kers de hormigón: los estalinistas lo levantaron en Berlín y la Confede­ración Hidrográfica del Duero hizo lo propio en Riaño.

 

         Tirar la piedra y no apuntar a quién, no es de recibo. Yo, desde aquí, pi­do que de oficio se investigue, por si fueran constitutivas de delito, las actuaciones que desarrollaron durante aquel tiempo las siguientes per­sonas: Don Javier Sáenz de Cosculluela (ex-Ministro de Obras Públicas), don Emilio Villar (ex-Presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero), don Jaime González (ex-Consejero de Agricultura de la junta de Castilla y León), don Domingo Ferreiro (ex-Delegado del Gobierno en C. y L.), don Alberto Pérez (ex-Presidente de la Diputación Provincial de León), don Jesús Calvo (párroco y ex-Presidente de la asociación de re­gantes ACOPRIS) y Da Matilde Fernández (ex-Presidenta de 'Riegos del Sur' y  ex-senadora).

 

MARZO, 1997

 

 

Embalse de Riaño actualmente.

Fotografía sacadas de las www indicadas anteriormente. Desconozco los autores.

El texto anterior forma parte del libro "Rotos y descosidos en la Naturaleza Ibérica" del escritor Mario Sáenz de Buruaga.

Me encanta que figure en mi página www en defensa de los ríos gallegos y por supuesto de los ríos de España.

Me encanta y se que al autor también le gustará que su grito por Riaño, figure en internet.

Siento lo de Riaño, como siento en Galicia: el desastre de La Laguna de Antela, el embalse del Cenza, el de Prada que dejo Alberguería en el fondo, el de Castrelo de Miño, lo de Lindoso con el río Limia, los embalses que han embalsamado al río Miño de lo mejor de Europa...siento todos estos desastres,  y pienso que las cosas se deben hacer mejor, mucho mejor y por supuesto algunas no hacerlas.

Desde mi hoja www un saludo al autor del artículo y rogarle que siga pidiendo justicia...