Ponte Romana de Portomarín

Escribe Secundino Lorenzo. Email.

(En grados, m, s) -->    Latitude 42º 48´ 8.17 ´´ N    Lonxitude 07º 36´ 53.77´´ W   

(En grados decimais) --->      42.803019 N ,   7.616814 W

Ponte "Pedro Peregrino" de Portomarin. Descoñezo o autor da fotografía. Por certo de pouca calidade a copia...

Esta ponte era romana. Parece ser que Dª Urraca mandouna destruir na súa loita co seu segundo esposo Alfonso el Batallador no ano 1112.

Sobre a súa base romana parece que non hai dúbidas, nesta fotografías poden apreciarse os sillares e as tamén  partes de fábrica que puñan nas pontes en forma triangular e que permiten a auga ir por un e outro lado, ou sexa cortar a corrente, en galego penso se chaman cortamar (en castelán son os tajamares).

A ponte tiña 152 metros de longa cun ancho de 3,30 m. Descoñezo os arcos que tiña, pero polo menos debía ter entre  nove e once...Parece ser polos comunicados dos accidentes que  tiña once arcos.

Outra vista da ponte.

Reconstruida posteriormente por "Pedro Peregrino" seica en 1126, por eso levaba ese nome, por suposto xa con un estilo medieval  e finalmente sábese que  en decembro de 1801  cae parte da ponte, concretamente un arco,  nunha riada e logo no ano 1895 outra riada levou a parte central.

Outra vista da ponte.

Sobre a riada de 1895 vou poñer un texto que saco dunha reportaxe aparecida en "Galicia Dixital":

"El gran puente romano de Portomarín nació con mala estrella. Era tan necesario y estratégicamente tan importante que por eso la reina doña Urraca lo mandó destruir, Pedro Peregrino lo reconstruyó. Los avatares del tiempo siguieron haciendo mella en el “gigante”. Los ineptos gobernantes de aquella época no supieron valorar su importancia económica y social; por eso lo dejaron al albur de los temporales, sin emplear un real en su conservación.

Tanto el Rey como el Comendador de Portomarín se valen todavía de este maltrecho puente para cobrar buenos impuestos, pero no invierten un solo maravedí en repararlo. Consecuencia: el puente termina convirtiéndose en intransitable y Portomarín queda aislado. La hermosa “joya” romana se va destruyendo paulatinamente, ya sea por efecto de los temporales, ya por la depredadora mano del hombre.

El desmoronamiento definitivo del gran puente romano de Portomarín ocurre a las once de la mañana del día 5 de febrero de 1895. Ese mismo día el Alcalde de la villa, Cándido López, se dirige al Gobernador Civil de la provincia para darle cuenta del trágico suceso. El comunicado del Alcalde aparece publicado en el diario “El Regional” de Lugo, el día 8 de febrero de 1895, y reza así:

“Un puente en ruínas” 
“A las once de la mañana del día de hoy, se ha desplomado el arco central del puente de esta villa, situado sobre el río Miño. Otros dos arcos, de los diez que se conservan en pie, amenazan inminente peligro de ruína, y quizá se derrumben antes de que V.S. reciba la presente. Lo ocurrido fue solo obra de la mano del tiempo, y afortunadamente no hubo desgracias personales que lamentar.

Debo hacer presente a V.S. –sigue diciendo el Alcalde- que sin este antiquísimo puente, único sobre el río Miño en una extensión de más de once leguas, son inmensos los perjuicios que va a sufrir este término municipal y los de Paradela, Páramo, Sarria, Monterroso, Taboada y Guntín, dándose el caso de no haber en la referida extensión, o sea desde esa capital a Belesar, ni barcas a propósito para alguna clase de tráfico, ni puntos convenientes para establecerlas, con los solos medios del país, sin riesgos de las personas y ganados.

La feria de Monterroso, una de las más renombradas de la Península, queda sin la vía más usada para la exportación de los ganados a los pueblos de Castilla; y esta villa se ve privada de comunicación entre si misma toda vez que la población de halla situada en ambas riberas del río, unidas hasta aquí por el citado puente”.

La exportación de ganado a Castilla se hacía siguiendo el camino real hacia Paradela, Sarria y Lemos que partiendo de Portomarín pasaba por Fontedagra, San Juan de Loio, A Reguenga, O Poste (San Martiño), Santalla, Pacios, Sarria, San Vicente de Paradela, Riocabo de Cima, A Serra (Santa Cristina), Foilebar, Mosteirovello (Castro de Rei de Lemos) y Rubián (Bóveda), en dirección al valle de Quiroga y Monforte de Lemos. 
Otra posible ruta de exportación era la que actualmente coincide con el camino de Santiago por tierras de Paradela hacia Sarria.

Las autoridades municipales de Portomarín, más cercanas a las necesidades de la vida cotidiana de las gentes del entorno, comprendieron que el río sin puente, o sin un servicio público paliativo se convertía en una barrera casi infranqueable, que trunca la libre circulación de las personas, animales y mercancías e impide el desenvolvimiento general de los pueblos periféricos y de la propia villa. Esa fue, sin duda, la razón fundamental que motivó a la Corporación Municipal de Portomarín, reunida el día 3 de julio de 1895, a tomar el acuerdo de establecer “el paso gratuíto de personas y ganados a medio de barcas sobre el río Miño entre las parroquias de San Pedro y San Nicolás de Puertomarín, se saca a subasta el indicado servicio por el término de un año, cuyo importe será de 1000 pesetas. "...

Fotografía de Juan José Vega. Aquí vense os dous anaquiños que quedaban a principios do século XX. A ponte que se ve é de 1930.

Posteriormente foi levando partes da ponte que quedaba ata que  en 1960 soio quedaban  dous anaquillos, un no medio que se ve na fotografía e outro na parte dereita. O encoro de Belesar foi inaugurado por Franco en 1963.

 

Esto é o único que queda hoxe cando baixa o encoro. Neste lugar o encoro ten máis de  30 metros de profundidade. Observar un pilar da ponte a esquerda do caneiro. Enfrente estaba Portomarín. Fotografía Secundino Lorenzo.

Hoxe está baixo o encoro de Belesar. Soi queda un trociño de arco no río e outro en terra...

 

   

Fotografía actuais. Hoxe, o que queda da Ponte Romana,  está a dereita desa ponte feita para poder pasar dun lugar a outro.  Foto da esquerda.

Na fotografía da dereita vese río arriba o caneiro, parte da ponte, o novo ponte e a ponte que había antes de facer o encoro (estrada de Sarria a Pontemarín).

 

Dice Angel Fernández López:

"El arco central del puente romano de Portomarín se derrumbó el día 5 de febrero de 1895. Desde esa fecha hasta 1930 en la que se inaugura el segundo puente (el de los automóviles), Portomarín se tiene que valer de una barcaza pública para el transporte de personas, animales y mercancías entre ambas márgenes del Miño. Este precario servicio (aunque más vale algo que nada), aparte de incómodo e incompleto, hubo de representar, en épocas de grandes crecidas, un enorme peligro para quienes lo tuvieran que utilizar.

La licitación del nuevo puente se lleva a efecto el día 7 de febrero de 1925 y dice así: “Se anuncian a subasta las obras de construcción del puente sobre el río Miño en el trozo tercero de la carretera de Lugo a Portomarín, cuyo presupuesto asciende a 330.848,08 ptas.; plazo de ejecución hasta el 30 de junio de 1928”. También se subastan las obras de construcción del trozo tercero de la carretera de Lugo a Portomarín, cuyo presupuesto asciende a 158.649,54 ptas. Plazo de ejecución: 30– junio, 1927.”

Tanto el puente como las carreteras Lugo-Portomarín, y Sarria-Paradela-Portomarín se subastaron y construyeron en tiempos de Primo de Rivera (1923-1930); el hombre que desde el punto de vista de su política de obras Públicas consiguió unos resultados ingentes: las carreteras españolas fueron citadas por la prensa inglesa como las mejores del mundo; se impulsó el desarrollo de la red ferroviaria; se acometió un importante plan de obras hidráulicas y se construyeron y pusieron en funcionamiento numerosas escuelas.

Algunas personas mayores de Portomarín, de excelente memoria sobre lo pasado, afirman que “A ponte inaugurouse o día 10 de setembro de 1930. Os canteiros eran de Pontevedra e ganaban dúas pesetas diarias; que o enxeñeiro-contratista era orixinario de León e chamábase don Román”.

Finalmente, el tercer puente de Portomarín, el pueblo nuevo y el embalse de Belesar fueron inaugurados por Francisco Franco en el mes de septiembre de 1963.

La antigua villa y sus encantos, los dos puentes, los “caneiros”, las fértiles “veigas” y muchas viñas quedaban para siempre sepultados bajo las aguas, y los famosas anguilas que, en otros tiempos de abundancia, se exportaban saladas a Castilla, quedaban privadas por las presas de Peares y Belesar de su ruta natural de emigración.

También se quedó bajo las aguas el camino de San Roque, conocido en la antigua villa con el nombre de “Corga de San Roque”, que partía de la plaza de Santa Isabel, situada al norte de la iglesia románica de San Nicolás, y se dirigía hacia Ventas de Narón y Monterroso."

Portomarin anterior a 1960. Observar os dous anaquillos da Ponte. Un no medio do río e outro na esquina esquerda. Ese anaquillo foi aproveitado para poñer, hoxe en día, fora das augas do encoro, para decir que existiu esa ponte...

Fotografía dos restos da Ponte Romana de Portomarín "Ponte Pedro Peregrino" antes de 1960. Inda está Portomarín no seu lugar coa Iglesia de San Xoan na marxe dereita. Fotografía sacada dende o barrio de San Pedro.

Outra fotografía histórica de Portomarín. Autor descoñecido.

Fotografía de Juan José Vega.

 

Fotografía de Víctor López V. Esta fotografía xa é actual. Portomarín xa foi trasladada e físoxe a nova ponte. Esta ponte sube máis de 30 m. sobre o leito do río.

 

 

Outra vista da ponte.

Nesta fotografía inda está a parte esquerda e un trociño na parte  dereita. Descoñezo o autor da fotografía e tamen o ano. Neste link tendes máis fotografías.

 

Este trozo da parte dereita inda existía no ano 1960. Logo co motivo do encoro de Belesar foi levado fora do río e o final da ponte grande construida.

Fotografía de Juan José Vega.

Esto foi o trozo de ponte  que pasou para arriba,  o final da ponte, un arco romano e a torre defensiva.

 

Esta ponte era a que permitía o paso no camiño de Santiago, vindo de Sarria, camiño de Piedrafita,  e camiño de Santiago. Ponte fundamental para os peregrinos.

  Volver.