Nivelacion de visores

 

 

Por regla general, la mayoría de tiradores que disparamos a distancias intermedias y largas, cuidamos una serie de detalles con el fin de evitar errores técnicos o de nuestro equipo, y de esta forma garantizar el éxito de cada disparo. Entre algunos de estos detalles dedicamos buena atención a conseguir visores de calidad, monturas adecuadas, limpiamos y pesamos cuidadosamente los balines, usamos programas de balística, mantenemos el cañón limpio como un quirófano, afinamos los gatillos, escogemos las mejores culatas y los más eficientes sistemas de potencia. Pero... aun y a pesar de eso algunos tiros se nos salen de los blancos y pensamos a que puede ser debido. Pues bien, hay otro factor técnico al que prestamos poca (o ninguna) atención y que es motivo de muchos disparos erroneos, es la incorrecta nivelación del arma respecto a los elementos de puntería y en especial respecto a los visores telescópicos.

¿En qué consiste este problema?, pues se trata de que durante el disparo no sujetamos correctamente el rifle, de manera que el visor y el cañón no están en el mismo plano vertical. Esto se conoce con la expresión anglosajona "cant error". Para entenderlo mejor:

La trayectoría de un balín no es rectilinea, todos sabemos que en más o menos cantidad la trayectoria describe un arco y que ese movimiento parabólico lo podemos "sincronizar" con la linea visual del visor que sí es rectilínea. De esta forma esquemática exagerando un poco la trayectoria tiene esta forma aproximada:

El arco que describe depende esencialmente de un factor de tiempo determinado por la acción de la gravedad, cuanto más lento es el proyectil más tiempo de vuelo y más pronunciada es la parábola.

Lo que hacemos realmente con el arma y el visor es ajustar la elevación del cañón por encima de la linea real de tiro para conseguir el ángulo necesario para acertar en el blanco, que es donde nos indica la retícula del visor. Si todo se hace adecuadamente la linea visual y la trayectoria coinciden en un punto que será el punto de impacto. Una de las premisas para que eso suceda es que el centro de la retícula del visor y el centro del cañón estén en el mismo plano vertical:

Exagerando un poco la escala para mayor comprensión vemos en la parte superior la reticula del visor y en la parte inferior el cañon, ambos centros son coincidentes y por lo tanto están en el mismo plano vertical, perfectamente alineados y separados por la distancia "h" que sería la diferencia entre la linea visual del visor y la del cañón, aunque con los ajustes de las torretas del visor conseguiremos que las dos lineas se crucen en el punto de impacto.

Pero puede suceder que el tirador de forma involuntaria ladee el arma, de esta manera los centros del visor y del cañon no estarán en el mismo plano vertical:

Aquí el tirador, viendo nosotros el arma como si mirasemos por el visor, ha ladeado involuntariamente el arma a la derecha, de manera que el centro del cañón (abajo) no está alineado con el centro del visor y, a pesar de que a traves de este podamos ver el blanco centrado, el cañon en realidad no estará apuntando al blanco sino que haremos bajo y a la izquierda, si se observa el primer grafico y miramos la distancia "h" veremos que ahora con el visor inclinado esta distancia es menor, al desplazar el visor a la derecha colocaremos involuntariamente la reticula más baja sin darnos cuenta para compensar la disitinta posición del arma y el arco que describe el balin se acentuará hacia la izquierda. 

Cuanto mayor sea la distancia entre el visor y el cañon mayor será el error en el caso de disparar con el arma inclinada, ya que el angulo también es mayor en función de la trayectoria que describe, de ahi la razón que algunas fuentes recomienden instalar los visores lo más bajo posible. También es crítico en visores con mucha potencia de aumento, donde una leve inclinación a larga distancia representa un movimiento relativo del cañón grande. Y por supuesto este problema es particularmente importante en todos aquellos proyectiles que viajan a velocidades "lentas" como lo son los utilizados en nuestras queridas armas de aire comprimido.

En las pruebas de tiro con el arma sobre un banco de tiro se puede evidenciar con cifras y mediciones como afecta el problema de la alineacion en la precision de los disparos, dependiendo de la velocidad del proyectil una inclinacion "leve" de unos 10 grados puede causar una dispersion de unos 3 cm al punto de impacto alrededor de los 40 metros de distancia y doblando la inclinacion a unos 20 grados (algo que sucede facilmente en algunas posturas de tiro) las agrupaciones se desvian hasta 8 cm del punto de impacto a distancias de 50 metros de distancia.

Por tanto podemos afirmar de forma inequívoca que el problema de no tener la adecuada nivelación del visor con respecto al plano vertical puede ser determinante para conseguir una precisión correcta.

¿Cual es la solución a este problema?, es simple y se conoce desde hace años, no en vano en el siglo XIX los fusiles de avancarga de alta precisión para disparos a larga distancia ya contaban con un sistema para mantener el conjunto visor-cañón correctamente alineados, las velocidades relativamente lentas y los grandes arcos de las trayectorias obligaron a la instalación de niveles de burbuja en las armas para asegurar que estaba perfectamente alineada. Hoy en día casi todos los rifles "match" de concurso lo llevan instalados en los elementos de puntería.

Este sistema se basa en un nivel de burbuja instalado en el visor, rail o en el propio visor. Así el tirador puede alinear los elementos de puntería como siempre y además comprobar mediante la visión periférica que tenemos el arma bien nivelada y que coincide con el ajuste con el que centramos el arma.

Hay varios tipos de niveles adaptables a los elementos de puntería, uno de los más comunes es el nivel de burbuja de alcohol de B-Square que se utiliza en la mayoría de rifles de aire comprimido de altas prestaciones.

Este nivel como se puede apreciar en la fotografía está montado directamente sobre un carril universal de 11 mm de una carabina, es un montaje extremadamente simple que permite centrar el arma teniendo una referencia exacta del grado de inclinación que estamos utilizando. 

Aquí se puede ver el montaje al lado de unas monturas convencionales de dos piezas, es un sistema realmente cómodo y efectivo que permite visualizar con bastante precisión la inclinación del arma y así poder corregir los ladeos involuntarios en las distintas posturas que adoptemos durante el tiro.

En la parte más sofisticada encontramos un accesorio electronico que permite tener en el ocular del visor el estado de nuestra inclinación, se trata del aparato llamado Microlevel que he tenido la ocasión de adquirir a través de un buen amigo que visitó la feria alemana de armas IWA2003. Se trata de un ingenio electrónico altamente sofisticado, de origen aeroespacial, que alberga en su interior un microprocesador y un nivel electrónico basado en un sensor gravimétrico, lo que permite monitorizar de forma constante (centenares de veces por segundo) el grado de ladeo incorrecto del arma.

Lo mejor de su sistema es que la indicación se muestra mediante unos leds de varios colores (rojo, amarillo y verde) de forma continuada ante el mismo ojo que mira a través del ocular (visión periférica). El grado de brillo de los leds asi como la sensibilidad del sensor segun el tipo de uso son ajustables para el usuario.

Este dispositivo se adapta perfectamente al visor mediante un sólido sistema de sujección de bridas plásticas atornilladas dentro de la caja del aparato y cuenta con unos suplementos para adaptarse sin problemas a oculares de prácticamente cualquier diámetro.

Una vez centrada el arma juntamente con este dispositivo el resultado en el campo de tiro se muestra con un código de colores en los leds del visor:

En estas fotografías se aprecia la indicación del visor, en color verde el arma está perfectamente centrada, en amarillo estamos ladeando ligeramente hacia la derecha y en color rojo estamos ladeando mucho el arma hacia la derecha. Dada la velocidad de respuesta de los leds es muy facil compensar la inclinación del arma con respecto al plano vertical adecuado y asegurar que estamos utilizando la misma referencia que cuando centramos el arma. El grado de sensibilidad en la respuesta del aparato es ajustable segun nuestras preferencias.

Personalmente lo tengo montado en el visor de mi rifle Daystate Harrier y debo reconocer que tanto las pruebas con los niveles "analógicos" de alcohol como utilizando el ultra moderno Microlevel son muy satisfactorias y que los beneficios de tener el arma bien alineada son muy importantes sobre todo en modalidades de disparo a larga distancia, en mis sesiones de sniping en posición de sentado he experimentado cambios drásticos en la efectividad de mis disparos mejorando el número de aciertos en distancias muy largas y es que a partir de distancias intermedias (más de 30 metros de distancia) todos los pequeños detalles cuentan a la hora de afinar al máximo la puntería. 

 

 



Miguel Durán Perelló