Imagen
 
PAGINA PRINCIPAL |Especial Marcos Vidal | Adoradores | Anécdotas cristianas | Videos Cristianos | Un nuevo estilo | Hub Cristiano | Biografias | Recomendados | Hombres de Dios | Nuevas producciones Cristianas | Entrevista | Noticias del Mundo Cristiano | | Dante Gebel, El Ultimo Superclasio de la juventud | Cuartetos, voces para Dios | Productos nuevo | Productos nuevo 2 | Productos nuevo | Enlaces nuevo
 
Anécdotas cristianas

   
 
imagen
- En la velada de navidad le dijo el hijo a su madre, “Te voy a poner una extensión de luces navideñas en la corona, y cuando hables, la encenderé.” La madre hacía el papel del ángel Gabriel. Luego, ella dijo, “Soy el ángel ¡¡Gaaaaabrieeeeel!! ¡¡Desconéctenla!! ¡¡Se electrocuta!!”
- Dos cristianos beisbolistas se angustiaban saber si al morir podrían jugar béisbol en el cielo. Se hicieron una promesa que el primero que muriera pidiera permiso de venir a decirle al otro si hubiera béisbol en el cielo o no. Pasando el tiempo, murió uno, y se le apareció una noche al otro y lo despertó. “Hermano, hermano, ¡despierta!” “¿Qué pasó?” el otro respondió. “¿Has vuelto?” “¡Si! Te traigo una buena y una mala noticia.” “¡Dime! ¡Dime!” “La buena es que sí hay béisbol en el cielo.” “¿Y la mala?” “¡Te toca lanzar mañana!”
- El pastor hacía una dinámica a los jóvenes. Él les dio una hoja en blanco, y pidió que se dibujaran a la chica que quisieran para su esposa. Algunos la dibujaron con 90 60 90, pero hubo un hermano que no dibujó nada. Entonces, el pastor le preguntó, “¿Por qué no dibujaste?” Él respondió, “Porque yo quiero que el Señor me la de como Él quiere.” “¿Y si te da una coja?” le preguntó el pastor. Respondió el hermano, “No importa si yo la quiero para mi esposa, no para hacer carrera.”
- El pastor hizo el llamado durante una campaña de evangelismo, y empezaban a pasar muchas personas. Él se puso la mano sobre cada persona, pero con tan solo tener contacto con la otra persona, empezaban a saltar y dar unos gritos. Al terminar de orar, el pastor preguntó a cada uno que sentían. Todos decían, “Yo sentí algo como una descarga eléctrica.” Había sido porque el micrófono corría electricidad, pero al pastor no le hacía nada porque él estaba en la plataforma, mientras las demás personas estaban en el césped.
- Un pastor dijo a su hijo de siete años que no le podía comprar juegos electrónicos que usaran armas de fuego. Cuando el niño inquieto preguntó por qué, el papá le dijo, “Esos juegos son muy violentos, y no se los compraré.” El niño respondió, “Yo leí en la Biblia que varios apóstoles utilizaron armas de fuego.” El desconcertado pastor exclamó que no era cierto, pero el hijo insistía que sí lo había visto. Finalmente el papá le dijo, “Por favor, muéstreme dónde la Biblia dice que varios apóstoles usaron armas de fuego.” El hijo le comentó, “Pablo escribió sobre unas e-PISTOLAS, Pedro escribió sobre unas e-PISTOLAS, Juan escribió so…”
- Una vez un hombre predicaba en una iglesia, y cuando estaba en lo mejor del mensaje, una persona sentada en las últimas bancas le gritó, “¡No se oye!” El predicador aumentó el tono de su voz, pero la persona insistía, “¡No se oye!” Un poco molesto, el predicador le pidió al de los controles de sonido que aumentara el volumen, pero la misma persona volvía a gritar, “¡No se oye!” Indignado, el predicador le dijo a la persona, “¿Tienes problemas en los oídos, o qué te pasa?” La persona le contestó, “No. Lo que pasa es que lo que tú haces no me deja oír lo que tú dices.” Hermanos, muchas veces nuestros actos impiden que la gente nos crea lo que les predicamos.
- En una ocasión una hermana que estaba muy bien vestida se le acercó a una de los jóvenes y le dijo, “Fulana, que bien te ves.” Ella le contestó, “Yo lo sé. Sin embargo, tú no te ves tan bien. Perdona que te lo diga, pero tú sabes que yo soy bien sincera.” La hermano le contestó, “Oh, no te preocupes. Yo, sin embargo, ¡soy bien hipócrita!
- Un loro fue entrenado para predicar. El domingo la iglesia estaba llenísima para ver al loro dar la palabra. Intimidado por el público, el loro se quedó callado en el púlpito, arrastraba su pico de un lado para el otro, hasta que su entrenador dijo: “Predica loro, que si no lo haces, te quito todas tus plumas y te pongo con las gallinas.” Inmediatamente el loro miró a toda la iglesia y dijo: “¡Hermanos! Vamos a orar, que el enemigo ya empezó a manifestarse.”
- Cierta noche estaban la mamá y su hijo en casa. El niño derramó la leche, y su mamá le ordenó que limpiara con el trapeador, el cuál estaba en el patio. El niño abrió la puerta, y la mamá se percató de que él tuviera miedo, y ella le dijo cariñosamente: “No temas, hijo. Dios está en todas partes, inclusive en la oscuridad de la noche.” Entonces el niño gritó hacia el patio, “¡Señor! ¡Me pasas el trapeador por favor!”
- Un joven predicaba por primera vez. Cuando él decía que Jesús fue a Samaria en un avión, el pastor le corrigió secretamente: “En ese tiempo no existían los aviones.” Así el joven mencionó un sinnúmero de viajes aéreos en helicóptero, avioneta, etc., mientras el pastor le corregía. Ya cansado de escuchar al pastor, el joven dijo enfurecido: “¿Y quién me enseñó que Poncio era piloto?”
- Estando en la escuela dominical, la maestra preguntó: “A ver, ¿cuántos quieren ir al cielo?” Todos levantaron las manos menos Juancito, a lo que la maestra le preguntó, “Juancito, ¿no quieres ir al cielo?” Juancito respondió, “No, porque mi mamá me dijo que cuando termine, que me vaya derechito para la casa.”
- Era la primera vez que el pastor le pedía a un hermano que predicara. El hermano estaba estudiando en el instituto bíblico aun, y estaba muy nervioso. Cuando leyó el texto él dijo, “He aquí, todas las viejas pasaron,” en vez de “todas las cosas viejas pasaron.”
- ¿Por qué Eva no trabajó nunca? Porque vivió a costillas de Adán
- ¿Cuál es el apóstol que no oraba? Pedro, porque en la puerta del templo llamada la hermosa, le dijo al cojo, “No tengo plata, ni oro.”
- En la República Dominicana un hermano se quedó dormido en un culto por la noche. En ese momento se fue la luz eléctrica, y el hermano despertó asustado, diciendo, “Hermanos, por favor oren por mi, que me quedé ciego.”
- Comenzó a predicar un pastor y decidió hacer una encuesta en esa noche para ver cuantos hermanos miraban la televisión. Preguntó el pastor: “¿Cuántos hermanos de aquí ven al Chapulín Colorado? Por favor levanten sus manos.” Nadie levantó su mano. Entonces dijo el astuto pastor; “Está bien, yo me daré vuelta y no miraré quienes son los que levantan sus manos.” Y volvió hacer la pregunta, “¿Cuántos miran el programa del Chapulín Colorado?" Y como el pastor no estaba mirando, pues tenía su espalda hacia la congregación, casi todos levantaron sus manos. Entonces el pastor, se volteó a tiempo para ver todas las manos levantadas, y dijo: “¡No contaban con mi astucia!” (pues el también lo miraba).
- Después de predicar acerca de los dones espirituales, un hermano vino y le preguntó al pastor, “Pastor, ¿qué hago? Yo sólo tengo un don y es el de criticar, que hago con el?” El pastor, después de pensarlo, le dijo: “¿Recuerda que el hombre que tenía sólo un talento se fue y lo enterró?” “Sí,” contestó el hermano. “Yo le recomendaría que hagas lo mismo con tu don.”
- En un viaje a realizar una campaña, se rompió el freno del bus en el que iban. Mientras tanto, un joven líder se quedó dormido en el último asiento del bus. Al ver que el bus no tenía frenos, una hermana que sólo iba los domingos a la iglesia comenzó a orar en voz alta y muy desesperada. Todos los hermanos empezaron también a orar y a arrepentirse de sus pecados. El hermano que estaba detrás se despertó y dijo, “Si esto pasa en el bus ahora, ¡¿cómo será en la campaña?!”
- Después de un largo día de predicación, el pastor iba manejando a su casa con su esposa. Volviéndola a ver, le dijo: “Mi amor, que cansado estoy.” La esposa respondió, “Yo estoy más cansada que tú.” “Pero, ¿cómo?” dijo el pastor. “¡Yo tuve que predicar cuatro sermones!” “Sí, y yo tuve que escucharlos todos,” respondió la esposa.
- ¿Cómo le dijo Adán a Eva cuando tenía que hacer una diligencia? “Mi amor, plánchame la hojita, que voy a salir.”
- El nuevo pastor comenzó su sermón. La iglesia estaba llena, y el calor de verano casi no se aguantaba. A la media hora el pastor decía, “Por eso nosotros DEBEMOS bla, bla, bla.” A la hora: “Y NO PODEMOS bla, bla.” A la hora y media los hermanos estaban super cansados. Cuando iban a ser ya dos horas que duraba el mensaje, entró una rana por la puerta, que estaba abierta por el calor. La rana saltó por el pasillo y se paró frente al púlpito. El pastor exclamó, “¿Qué significa esta rana?” De la última banca se escuchó un grito, “¡¡Que deeejes ir a tu pueeblooo!!”
- Un pastor americano miró a los hermanos parados en la iglesia. Como no hablaba muy bien el español, en vez de decir, “Vénganse todos, que aquí hay bancas,” él lo dijo así: “¡Vénganse toros, que aquí hay vacas!
- Cierto día un pastor predicando dijo, “Que se pongan en pie los hermanos que se van para el cielo.” Toda la congregación se levantó y gritaba con júbilo, pero un hermanito se quedó sentado. El pastor le dijo, “Hermano, ¿usted no quiere ir al cielo?” El hermanito contestó, “Pastor, es que va mucha gente. Yo mejor me espero el segundo viaje.”
- Una pareja decidió salir de vacaciones a la playa para celebrar sus 40 anos de casados. Cuando llegaron al lugar, ambos se pusieron sus trajes de baño. Cuando el esposo se fijó bien en como lucía su señora de 60 anos en traje de baño, miró al cielo y dijo: “Oh Señor, ¡cuánto me gustaría tener una esposa 30 años más joven!” Enseguida Dios cumplió su deseo, y lo convirtió a él en un anciano de 90 años.
- ¿Sabes cuál es el texto de los boxeadores? Mejor es dar que recibir.....
- Un niño de cinco años aprendió sobre la creación en la escuela dominical. Aprendió que Dios creó al hombre (Adán) y a la mujer (Eva) de la costilla del hombre. La siguiente semana se le presentó un dolor al niño en el costado. Su mamá le preguntó que le pasaba, y él le contestó, "Creo que voy a tener una esposa."
- Un pastor dijo a su iglesia, “Hermanos, necesito levantar una ofrenda para mi Mercedes.” Luego, la iglesia le dio una buena ofrenda. Al domingo siguiente, el pastor llegó a la iglesia con un Mercedes Benz del año, y la iglesia le dijo, “Pastor, ¡usted nos engaño!” El pastor respondió, “Yo no los engañé. Les dije que quería la ofrenda para mi Mercedes.” (Así se llamaba también su esposa.)
- Había una hermana que tenía bastantes pecas en su cara. Estando un día en la iglesia, se le acercó una niña que le dijo, “Hermana, tú te vas a ir derechito al infierno.” “¿Pero por qué?” preguntó la hermana. “¡Porque tú no más pecas y pecas!” contestó la niña.
- Un recién convertido andaba en el campo. En eso le picó una hormiga colorada, de esas que duele bastante el piquete. El hermanito, en su primer amor, la tomó suavemente en sus dedos, la miró, y con mucho amor le dijo, “Ni yo te condeno. Vete y no piques más.”
- Había dos hermanos de la iglesia. Uno de ellos trabajaba en una carnicería. Llegó el hermano a la carnicería y le dijo al empleado: “Hermano, ¿me fía dos kilos de carne?” El empleado le dijo, “No puedo.” Le dijo el otro: “Pero somos hermanos.” El empleado le contestó, “Somos hermanos en el Espíritu, pero no en la carne.”
- Un evangelista vino a predicar a la iglesia. De agradecimiento, una pareja de hermanos lo invitaron a comer. Cuando se sentaron a comer, la hermana sirvió arroz, y más arroz. Finalmente el esposo le dijo a su esposa, “Mi hija, trae el pollo.” El evangelista, ya lleno de arroz, dijo, “No hermanos, gracias.” La hermana dijo, “No, ¡el pollo es para que se coma todo el arroz que tiró en el suelo!”
- Un misionero llegó a Guatemala a realizar su trabajo evangelístico y musical. En una de esas ocasiones, le otorgaron la oportunidad de dirigir un canto con la congregación. El misionero dijo, “Hermanos, abran su libro de cantos y entonaremos el himno que dice, ‘Cuando la Trompa Te Suene.’ ” Al oírlo, el pastor se asustó, se acercó, y le dijo, “Hermano misionero, es “Cuando la Trompeta Suene.”
 
imagen
imagen
universocristiano@msn.com
Escribenos ya danos tu opinion de esta pagina